miércoles, 5 de junio de 2013

NOVEDADES: KADAVAR "Abra Kadavar" + RIVERSIDE "Shrine of New Generation Slaves" + AIRBOURNE "Black Dog Barking"

KADAVAR - Abra Kadavar



Con un juego de palabras nos llega el primer trabajo de este trío alemán para el potente sello "Nuclear Blast". Los germanos han querido dar una buena impresión con su segundo disco de mágico título, y a buen seguro que "Abra Kadavar" les permitirá hacerse un hueco dentro del panorama hard rockero, al menos mimbres para ello tienen.

En una época en la cual a los Graveyard les va muy bien, es de agradecer que opten por las reglas del juego que utilizan los suecos  apostando por un "Retro-Rock" que sigue a la cabeza para un buen número de aficionados a la música del riff demoníaco inventado por el "Mefisto" del Rock duro, Mr Tommy Iommy hace más de cuarenta años.

Con solo mirar la portada de éste "Abra Kadavar" ya sabes a que atenerte. Y es que parece de todas todas un trabajo del año 69 o 70. Tanto el color como el "Look" de la banda en la carpeta da el pego, transportándonos a la época del debut de "Bubble Puppy" por poner un ejemplo.

En cuanto al sonido, recuperan Kadavar en su segundo trabajo, algo más alejado del sonido fumeta con retazos Psicodélicos de su debut, el sello personal y "Quincallero" que en los 70 desplegaban algunos compatriotas suyos, bandas que se reprodujeron gracias al satánico rito sobre el gira discos del "Master Of Reality" de los maestros negros Sabbath. Me refiero a los "Gift" o a sus compatriotas germanos "Mournin' Night Sun", bandas de la serie B del Rock pesado y del "Proto-Heavy" setentero donde también se sitúan Kadavar.

Seguramente que los coleccionistas de grupos de rancio abolengo como los mencionados hasta ahora, o los Captain Beyond de Rod Evans o los daneses Hurdy Gurdy ya les habréis echado un buen bocado a Kadavar con su debut del pasado año.

Pues si aquello os dejó buen sabor de boca seguramente que "Abra Kadavar" haga tres cuartos de lo mismo. Esto no es jamón pata negra, pero como mínimo si que se puede degustar como si fuese "Paleta Ibérica" Hard Rockera, aunque sea el "Frankfurt" y la cerveza lo que más se destile en el país de estos tres jóvenes barbudos.

Nueve temas tiene éste trabajo, viscerales a más no poder, con el estigma del "Vol 4" de los Sabbath o de los dos primeros discos de los Judas Priest, en los cuales los riffs pesados campan a sus anchas. Riffs    escuchados hasta el hastío pero que tienen músculo y bemoles.





La banda da el do de pecho para que temas como "Come Back Life" o "Black Snake" suenen auténticamente salvajes, y con el añadido de una producción acorde a la altura del sello, algo que falló en el disco debut.

Lupus Hinderman, vocalista de la banda, no se conforma con ser recordado como un sucedáneo actual de Ozzy. Sus limitaciones las suple con entrega y con el convencimiento de poder sacar adelante canciones que pasan del corriente al potable, "Doomsday Machine" o "Eye Of The Storm". Sin haberle visto sobre un escenario tengo claro que en el estudio da el pego.

También lo hace como guitarrista, y no se corta a la hora de transportar parte del riff del "Doctor Doctor" de los UFO para su tema "Dust". En cuanto a la base rítmica de Rivoli y Mammut, bien, no dan tregua en todo el disco.

Ahí tenemos la mencionada "Dust", "Fire", o la final "Abra Kadabra" para demostrarlo, y para que tengamos presentes a Kadavar como futuribles al Top 10 del Stoner Rock que se guisa ahora.

Caído en Little Big Horn



RIVERSIDE "SHRINE OF NEW GENERATION SLAVES"


hardrockmonsters013.portadariverside
NOVEDADES
Tras la pequeña decepción que, para algunos (entre los que me incluyo), supuso su “Anno Domini High Definition” (por lo del cambio de estilo), y un prometedor EP que nos reconciliaba con la causa, “Memories In My Head”, aquí tenemos el sexto trabajo de larga duración de los polacos liderados por Mariusz Duda.

Si hemos de darle una definición rápida, para que sepamos qué es lo que nos depara este disco así, a bote pronto, os sugeriría meter en una coctelera grandes dosis de Pink Floyd y Deep Purple, convenientemente aderezadas por esa especia tan adictiva que es Porcupine Tree, y unas gotas, muy pocas, de jazz. Lo agitamos con fuerza, y obtenemos este “S.O.N.G.S.”, un disco en el que los polacos se apuntan al carro del revival, y en el que encontraremos grandes influencias del mejor prog de los 70, muy similares a lo que un genio como Steven Wilson nos ha entregado recientemente. Los polvorientos estamos de enhorabuena !!!

El fuego se abre con “New Generation Slave”, un compendio o resumen muy acertado de todas las influencias que repasaremos en este disco, sobre todo, las púrpuras, que en este primer tema ya se dejan sentir con fuerza.

“The Depth Of Self-Delusion” se acerca al territorio que Wilson y sus compinches ya han asfaltado desde hace años, una influencia que Duda y sus chicos nunca han podido negar, y gracias a la que nos han entregado sus mejores trabajos. Un tema reposado, nostálgico, en el que la intro bien podría formar parte de alguno de los pasajes que Tool nos evocan en alguno de sus temas.

Despertamos del letargo al que nos han inducido para encontrarnos con el trallazo del disco. Así, sin avisar, se nos viene encima un riff purpleliano de manual: “Celebrity Touch”. El Hammond omnipresente de Michael Lapaj, liderando este tema, nos recuerda a ese monstruo que fue y será Jon Lord. El tema más duro y rockero del disco, aunque un servidor se queda con las secciones central y final, más atmosféricas… una delicatesen que, por desgracia, solo dura unos segundos.



“We Got Used To Us” nos devuelve a los mejores Riverside, a ésos por los que alguno sentimos debilidad. Aquí no hay influencias, son ellos mismos, en una canción melancólica, de ésas que suelen esconder en cada uno de sus discos. Una pequeña maravilla, no me atrevería a decir que la mejor del disco, pero si del mejor material de este trabajo. Mariusz Duda, soberbio. Este hombre cada vez canta mejor, sobre todo en tempos como éste.


Ahora… la pequeña decepción del disco. “Feel Like Falling”, una canción que me recuerda a los más infumables discos de Génesis con Collins: “Invisible Touch”, “We Can’t Dance”, etc. Sabemos también de la influencia de Banks, Rutherford y Cía. en los polacos, pero, francamente, en este caso, podrían habérsela ahorrado. No pega este tema en este colosal trabajo, y ello impide que sea de 10.



Entramos en la parte más densa del disco, con dos temas largos. “Deprived (Irretrievably Lost Imagination” nos devuelve a la onda hipnótica de los Porcupine Tree más lisérgicos, y después, “Escalator Shrine” nos mete en un ambiente fuertemente floydiano, que a un servidor, por el ritmo y tempo de la canción, le recuerda muchísimo al “Money” de Waters & Cía. Aunque, en la parte central, endurecen el ritmo, hasta quedar fuertemente “sabbathizado”, para, al final, retornar a la onda Floyd. Como veréis, el disco es de lo más entretenido.

Cerramos con “Coda”, una canción corta y acústica, sin mayor trascendencia, pero que nos deja con ganas de más.

Y, para los que quieran más, les recomiendo que se hagan con la versión extendida del disco, en la que tenemos, aparte de algunos extras, dos temas “Night Sessions”, partes 1 y 2, un poco experimentales, en la que los polacos dan rienda suelta a su destreza instrumental y en los que juegan con el prog y el jazz al mismo tiempo.

Un buen disco, en el que Riverside, afortunadamente, recuperan su esencia básica, y en el que no se cortan a la hora de mostrar sus más claras influencias musicales. Los amantes del buen prog y de los sonidos 70’s sabrán apreciarlo, aunque algunos esperamos que algún día puedan, por fín, etiquetar un disco con un sello y estilo personales. Un disco en el que, por fín, podamos decir “ésto suena a Riverside”.


        Ritchie Moreno




AIRBOURNE "BLACK DOG BARKING"






De verdad que no esperaba esto. Quiero decir, su primer disco me pareció muy bueno. Es verdad, ACDC por un tubo y poca originalidad. Pero lo que hacían estaba de puta madre, sonaba fresco y divertido...

...Esperaba la confirmación con el segundo trabajo, sí, ese disco que te lanza o te puede hundir...Al final aquel disco fue una decepción del copón amigos míos...

Así que incluso de mala gana me puse cara a cara con lo nuevo de los australianos y, mira tú por donde, "Black Dog Barking" me alegró aquella tarde lluviosa en la que estaba aburrido de cojones delante del reproductor.



Empezando por el himno que viene a redimir a Airbourne con los que nos aburrimos como el pulpo "Paul" con su anterior trabajo. "Ready to Rock" es el original nombre para un tema de todo menos original. Pero vaya trallazo amigos. Puro Rock de estadio, un himno que Airbourne pueden decir bien alto ¡Si! ¡Es nuestro y no de ACDC!. Un tema que no hay quien envíe a la papelera de reciclaje y se te incrusta en el disco duro como si nada.


Con "Black Dog Barking" han bajado el pistón de la velocidad , sonando más claros e incluso recordando a KISS en temas como "Animalize" (¿Coincidencia?). La producción es sin duda la mejor hasta ahora, y da gusto escuchar la potencia que exhiben los "Aussies" en los ochenteros riffs y estribillos de "Back in the Game" o "Firepower". Si "Ready to Rock" era un prometedor inicio y el resto no estaba del todo mal (más bien...¡Bien!) "Live it Up" vuelve a lanzar a Airbourne como a un hombre bala de un circo. Temazo con un riff inicial deudor del "For Those About to Rock (We Salute You)" y un desarrollo "Party Metal" total.


Que Airbourne parece que han encontrado algo parecido a un sonido propio se palpa en "Woman Like That" o la Heavy Rockera "Hungry"...Si estaban hambrientos, nosotros también de escucharles buenos temas otra vez.
Desde luego que no pensaba darles una oportunidad, pero sería un error. "Black Dog Barking" nos vuelve a traer a los mejores Airbourne.
Ponlo junto al Debut, ábrete unas birras, volumen alto y disfruta del cervecero aroma que dejan "Cradle to the Grave" o "Black Dog Barking", la posible resaca ya es cosa tuya.

El Hijo de Ron Keel



No hay comentarios:

Publicar un comentario