jueves, 1 de agosto de 2013

NOVEDADES: QUEENSRYCHE:" QUEENSRYCHE 2013", BLACK STAR RIDERS :"ALL HELL BREAKS LOOSE"



Resurrecciones. Hablemos de resurrecciones. Porque “Resurrection” hubiera sido el título más adecuado para este trabajo.


Los tenemos de vuelta, señores…. la vieja guardia pretoriana de la causa, Rockenfield-Jackson-Wilton, con una mano de los nuevos inquilinos Lundgren-LaTorre, nos devuelven a los buenos tiempos de una banda que, quién lo hubiera dicho, ha deambulado por la mediocridad en los últimos tiempos. Y, como guinda de este pastel agrio, una batalla legal tan grotesca y ridícula (los caminos de la Justicia son inescrutables, como bien sabemos en este país), que permite que dos bandas de rock compartan el mismo nombre, aunque con diferentes, muy diferentes resultados: Tate con su banda de mercenarios, pariendo un disco apresurado, torpe y mediocre, secundado por mercenarios (de lujo, eso sí, pero mercenarios), y hasta mal grabado, como la propia banda (éste último término, utilizado en el sentido más peyorativo de la palabra), reconoce.

Pero, centrémonos en los buenos…

Inquietud, eso es lo que sentíamos alguno antes de que este nuevo trabajo viera la luz. Tate ya se había anticipado a la jugada con su “finstro” de disco, y quedaba por ver si la mediocridad también se había instalado o contagiado en el otro lado. Afortunadamente, nada más lejos.

Entremos en el disco. “X2”, la intro, firmada por Rockenfield, un hombre que, aparte de tocar la batería en una de las bandas más grandes que ha parido el metal-progresivo, es un auténtico maestro a la hora de crear atmósferas cinematográficas que te vayan ambientando.


Y… ¿a qué nos da paso? A temas que podrían haber formado parte de discos como “The Warning”: “Where Dreams Go To Die”, “Redemption”…

A acordarnos de genios como Chris DeGarmo, cuya sombra es más que alargada en “Spore” o “In This Light”, ésta última, la mejor del disco, en mi opinión…

A segundas partes de temas como “Road To Madness” o “Silent Lucidity” (“Open Road” o “Midnight Lullaby”, respectivamente)…

A agresividad, frescura y dinamismo, siempre dentro de la vieja escuela, como “Fallout”…

LaTorre ??? Un buen sustituto, cumplidor, pero que no llena en su totalidad el vacío que el sobreactuado ego de Tate ha dejado en la banda. Nos tendremos que conformar.

Lundgren ??? Aguanta el tipo doblando los solos de Wilton.

Mención aparte para el tremendo bajo de Eddie Jackson, que en algunos temas es el auténtico motor de la canción. Me alegro de que, por fín, este hombre y su músculo se noten en un disco.
Amigos… un álbum CLASICO de Queensryche. No busqueis experimentaciones, porque no las hay. Tomaos esto como un nuevo “The Warning”: directo como un gancho al mentón. Partimos de cero… y vamos a ver si estas buenas expectativas tienen continuidad.

A ver si lo próximo es un nuevo “Rage For Order”, que ya sería lo máximo.



Ritchie Moreno







BLACK STAR RIDERS - ALL HELL BREAKS LOOSE (2013)
Durante un buen puñado de meses la rumorología se había disparado con este trabajo. No hay duda de que el morbo estaba servido desde que Scott Gorham decidiese que Thin Lizzy debería grabar un nuevo disco. No fueron pocos los indignados desde el primer momento tachando de oportunistas a Scott y a todos los involucrados en el reparto de esta historia del Rock que todos suponíamos cerrada.

Y es que, amigos míos, no valen engaños ni medías tintas, Thin Lizzy se nos murieron el día que a Phil Lynott se le paró el corazón. Volver a la carretera con el nombre de Thin Lizzy sin Phil Lynott es como "El Padrino" sin Brando o Pacino ¿Os imagináis "Casablanca" sin su elenco de protagonistas principales después de 75 años?

Finalmente ha imperado la cordura y el nombre de Thin Lizzy ha sido respetado y reemplazado por el de "Black Star Riders". Y este primer disco de la banda de Scott Gorham, el tío de Los Almighty y tres experimentados mercenarios, más que como una continuación numérica del grupo original de Lynott, debe tomarse como un tributo a su legendaria figura.

Así que mirado de esa manera "All Hell Breaks Loose" es un trabajo realmente disfrutable. Los riffs están trabajados muy bien, como la parte rítmica. No hay sitio para las sorpresas, de modo que la voz de Rick Warwick suena a Lynott, y la música a Lizzy.



"Bound for Glory", "Valey of the Stones", "Hey Judas" o "Kissin' The Ground" por citar cuatro canciones, constan de los mismos pilares que las añejas melodías de los irlandeses que pasan por tributos actuales a "Waiting for an Alibi", "Killer on the Loose" o "Cowboy Song", parando en cada detalle de "Black Rose", "Johnny The Fox" o el infinito "Jailbreak".

Sin olvidarse de la faceta más sensiblera que afectaba a Phil Lynott, aunque obviamente falta la aureola casi mística del hijo de Phyllis.

Canciones tipo "Kingdom of the Lost" recuperan o mejor dicho, tratan de recuperar el folclore irlandés que tanto le gustaba a Phil, dejándonos una canción tan entretenida como poco original.

"All Breaks Loose" es un disco que se deja escuchar y hasta querer. Que los mitómanos de los irlandeses seguramente acabarán comprando, y que posiblemente repudiarían si las palabras Thin Lizzy hubiesen usurpado la caratula del álbum. 


Al final, pecado venial con buenos temas que unirá a banda y seguidores para disfrutar de él y para que la llama de Phil no se apague. 

Caído en Little Big Horn



1 comentario:

  1. el de queensryche no me termino de convencer,no por que sea un fan ciego de geoff tate,sino que es un disco de heavy metal y no de metal progresivo,me dejo con sabor a poco

    ResponderEliminar