miércoles, 8 de febrero de 2017

DEVIL DOGS:" SATURDAY NIGHT FEVER" 1993


¿Es posible un disco que reúna la furia del Rock & Roll precámbrico de los cincuenta, la mala hostia de los Sonics y la catarsis electrificada del Punk Rock Australiano de Radio Birdman o los Saints?

Pues si, DEVIL DOGS, que además como son neoyorkinos saben que Ramones y Dictators eran la sangre rockera que hacía caminar al Punk en la Gran Manzana, y ellos la suministran en catorce bocados de High Energy Punk Rock Garajero, que hará que te muevas aunque tengas el culo encadenado a una silla.

Que no nos despiste su título, "Saturday Night Fever" sube la temperatura corporal gracias a la electricidad que sale del jodio discarral. Aquí no hay Tonis Maneros ni hostias, solo tres tipos que no es que no te hagan prisionero, te laminan y te devoran mientras caes rendido como un sonánbulo ante unas canciones infecciosas, rabiosas y auténticas; puro y canalla Rock & Roll.

"Saturday Night Fever" transcurre a una velocidad de vértigo, sin tiempo a coger aíre, la amalgama de riffs caen como panes llovidos del cielo, mientras la base rítmica hace un trabajo sucio que trepana.

¿Disco grabado en vivo? Tal cual, con público en un estudio; amigos, borrachos que pasaban por allí, realmente no lo se, pero seguro que salieron de la grabación completamente lacerados por este auténtico martillo pilón Punk Rockero.


Estamos en el 93 y Devil Dogs son una banda que tiene el culo pelado de dejarse la piel en los escenarios de medio mundo. En España tienen una labrada reputación ganada con sudor y quilates de decibelios desparramados, el respetable que les conoce mediante Fanzines y la reputada Ruta 66 disfruta de su rockanrol.

El imperio de las bandas de Los Ángeles se ha desmoronado y el Grunge gana, pero los amantes del Punk Rock y el Garaje Rock han vivido los 80 de otra manera diferente, los 90 serán mucho más productivos; los tipos del sello norteamericano Crypt tienen a los New Bomb Turks y a los Devil Dogs como abanderados a su causa de sonidos sucios, rápidos y sudoríficos.

Los perros infernales se unen en el 89 con la obligación de convertirse en redentores del rock & roll a base de Little Richards, Standells y Dead Boys. Debutan ese año con el homónimo trabajo y en un par de primaveras abrasan los toca discos con dos de cedeses y dos mini Lp´s, nada del otro mundo, pero crudo, muy crudo y rockero.

Dan con la tecla en el 93 con este "Saturday Night Fever" producido por Kurt Bloch de los Young Fresh Fellows que los hace sonar termonucleares pero adoptando una linea melódica que les "suaviza" las malas artes Punk Rockeras de las que son hábiles trileros.

No hay piedad posible durante los catorce temas, si acaso un par de respiros más efímeros que un boca a boca en un ahogado; temas propios escupidos por la banda y covers de los Stones y de los Victims triturados para tí amigo rockero, para que lo sigas devorando con gusto, a lo canibal.



No hay comentarios:

Publicar un comentario