miércoles, 14 de diciembre de 2011

MIRADA RETROSPECTIVA



JETHRO TULL “MINSTREL IN THE GALLERY” 1975

El disco en el cual Ian Anderson lleva sus cantos de juglar un paso más allá. Ambientado en una época de señores y vasallos, "Minstrel In The Gallery" es uno de los discos saludados con más gracia por los incondicionales de la banda. Y ciertamente que "Aqualung", "Thick Is A Brick" o "Songs From The Wood" se me ocurren a la hora de pensar en trabajos que puedan hacer sombra a este genial disco, pero ni por esas...
Y es que como si de un cuento de esos de "Once Upon A Time"...empieza el primer tema "Minstrel In The Gallery". Con Ian Anderson haciendo acto de presencia a lo trobador y a capela. A continuación entra el resto de la banda marcándose un Rock Duro Progresivo cardiaco con los riffs y punteos de Martin Barre por delante de la acorazada base rítmica que vuelven a formar Jeffrey Hammond Hammond al bajo y "Super" Barriemore Barlow" a la batería. Por supuesto que acompañado a las melodías vocales, y flauta marca de la casa, Ian Anderson.

A renglón seguido "Cold Wind To Valhalla". En un principio la propuesta del tema se presenta a modo de ese "Folk Rock" que campeará a sus anchas por los surcos de "Songs From The Wood" un par de años más tarde, pero el tema camina finalmente por derroteros ciertamente rockeros, con una instrumentación recia y una linea vocal de Anderson muy original.

"Black Satin Dancer" es un tema conducido por David Palmer. Es el primero del álbum donde los arreglos orquestales van delante del resto de los instrumentos, por lo menos hasta la mitad del mismo. Más adelante los riffs de Martin Barre y la flauta travesera de Ian Anderson le igualarán la partida, para finalizar juntos en una hermosa eclosión sinfónica.



Dicen las malas lenguas que Ian Anderson llegó a la grabación de este disco bastante quemado psicológicamente, algo que afectaría a algunas de las composiciones del álbum. Quizás la melancólica y hermosa "Requiem" o la no menos tristona "One White Duck/Nothing At All" fueran compuestas bajo un manto grisáceo en la mente del genio escocés que beneficiaría a las dos canciones, ambas magistrales.

Este disco, como no podía ser de otra manera, posee su "Suite" particular. "Baker St. Muse", dividida en cuatro partes en las que la banda se muestra ciertamente rockera. Martin Barre hace gala de su mejor repertoria eléctrico y acústico. John Evan se destapa exquisito al teclado y Ian Anderson locuaz al máximo con esa lírica tan expresiva, y también épica, de su voz y flauta, con sus virulentos ataques vocales e instrumentales.

De todas todas, "Minstrel In The Gallery" es una nueva obra maestra para paladares exquisitos.

Caído en Little Big Horn








No hay comentarios:

Publicar un comentario