jueves, 23 de marzo de 2017

TKO, KICK AXE: METAL AMERICANO A LA SOMBRA DEL METAL HEALTH


No tengo ní idea de sí este disco se llevaría algún pescozón por la portada con una tía tirada a los píes del macho de turno a día de hoy, un Heavy Motero Glam apocalíptico que acaba de realizar una Kata seguramente patética. Si lo miramos bien, al tío de la portada no le veo para dar muchas hostias la verdad, y sí con pinta de llevarse unas cuantas "In His Face"...


El caso es que tenemos ante nosotros el auténtico Glam-Metal made in 80´s, 80´s Metal USA o como diablos queramos denominarlo. Bandas como WASP se llevaron el premio gordo que bien podían haber repartido con estos TKO que de himnos metálicos iban sobrados.

Eran de Seattle, la fría y lluviosa ciudad del Oeste les puso en el camino del triunfo con un debut del 79 que nos mostraba a una banda de Glam Rock que sonaba perfectamente y que grabó un estupendo "Let It Roll" que mezclaba a The Who con Cheap Trick; y es que la voz de Brad Siegel, lider del grupo era un huevo similar a la de Roger Daltrey, joder, parecían la versión Hard Rock Glam de los ingleses.

Cuando la testosterona se disparó en los riffs de los rockeros heavies de los 80, los TKO recibieron también la llamada del metal, aparecieron en un par de recopilatorios con bandas de Seattle como Queensryche y publicaron "In Your Face" para el sello "Combat Records" en el 84, año en el que WASP sacaban su primer LP y Ratt se salían del mapa con "Out Of The Cellar".


TKO son más duros que la mayoría de bandas de Los Ángeles en este disco, riffs hinchados y corpulentos; punteos muy heavies, estribillos repetitivos, peleones y macarras; como lo son las diez canciones que vienen en el plástico.

La voz de Singel deja el rollo Daltrey para meterse más en una onda Kevin DuBrow, ya sabéis, un poco chillón y Heavy, o sea, lo que estaba de moda en aquellos dichosos días. Una voz perfecta para títulos de metal agresivo y rockero como los de "End Of The Line" o "Working Girl", tema este que me recuerda al sonido de los primeros Black N Blue.

El comienzo con "I Wanna Fight" no puede ser más camorrista, TKO salen en tromba como si fuesen los "All Blacks" en un torneo de Rugby. El pressing continua con los dos siguientes temas, "Run Out Of Town" y "Give Into The Night" consiguen los mismos resultados que Siegel en la portada del disco.

Sólo aflojarán el pistón en la tierna "I Can Do Without You", porque el resto de temas sigue pisoteando con fuerza, "So This Is Rock N Roll", "Danger City" , "Don´t Give It Away" dan en la diana nuevamente, doblando la ración de estribillos pegadizos y con la misma energía en lo musical. 

"In Your Face" fue grabado en Hawaii (¿Os imaginaís a estos tipos en Hawaii?) contando con la colaboración en las guitarras de un Adam Bomb que imagino sería bastante joven en esa época.


Subiendo de la lluviosa y húmeda Seattle llegamos a Canadá país en el cual el Metal está representado por Helix que han publicado en el 83 y 84 dos importantes discos de Heavy Rock y Metal: "No Rest For The Wicked" y "Walkin´The Razor Edge".

En la gélida Regina, capital del Saskatchewan canadiense, viven los miembros de Kick Axe, formación nacida al trasluz de la aurora boreal y cuyo primer trabajo como ocurre con el "In Your Face" de los TKO bien mereció mejor fortuna que la que finalmente "Vices" obtuvo.

Y es una pena ya que canciones como "Dreamin´About You" tenían esa pegada comercial que en la MTV podría haber tenido su espacio pero que el sello de la banda "Epic" no promocionó como era debido.

Lo curioso es que "Epic" tampoco abandonó a su suerte a los canadienses desde el principio, la apuesta con Spencer Proffer de "Phasa" records era clara. Se trataba de apostar por el productor del "Metal Health" de Quiet Riot que había logrado que los norteamericanos llegasen al número 1 de las listas americanas en tiempos del "Thriller" de Michael Jackson.

Proffer también triunfará unos meses después con el primer LP de los WASP de Blackie Lawless y Chris Holmes, pero antes quiere poner una banderita en el mapa de estos semi desconocidos Kick Axe, lo va lograr a medias, Kick Axe no van a triunfar pero van a grabar un disco repleto de himnos metálicos que casi treinta y tres años más tarde de su publicación son totalmente reivindicables.


Uno de los problemas que tuvo la grabación de "Vices" fue que la banda no pudo desplazarse totalmente a California donde Proffer tenía su estudio, así que Proffer iba y venía del Canadá y la banda también pasaba cortos periodos de tiempo grabando en USA.

Obviamente la grabación cuando menos fue extraña pero el material urdido por la banda en su totalidad salvo en un par de temas junto a Proffer es Heavy Rock de lo más excitante. Baste asomarse al portentoso "Heavy Metal Shuffle" que descarga fuegos artificiales Heavy Rockeros desde el inicial riff hasta el himnico y callejero estribillo.

Precisamente ese Heavy pandillero repleto de estribillos sudorosos y rítmos machacones que combinan el sonido patrio de unos Helix con los Quiet Riot y los sonidos de la "NWOBHM" recorren de cabo a rabo este excelente "Vices".

"All The Right Moves", esa "On The Road To Rock" a medio camino entre Helix y los Kiss del "Lick It Up" o  "Alive & Kickin´" tienen ese sonido bregador que hemos escuchado en Judas Priest o Krokus, aparte de la fuerza y dureza de la música, los estribillos altamente adictivos están a la orden del momento.

"Maneater", "All The Right Moves" o la pomposa "Vices" harán que recuerdes durante una buena temporada el debut de este quinteto que publicaría dos discos más en la década de los 80, dos trabajos que no están a la altura de "Vices", disco que ha sido reeditado por Rock Candy con el añadido de "30 Days In The Hole", himnico y adictivo tema de Humble Pie que la banda adoptó para la banda sonora de la prescindible chorrada "Los Albóndigas En Remojo", logrando una acertada revisión a la altura de los trabajos de Quiet Riot con Slade y que quien sabe si bien promocionada podría haber conducido a la banda al éxito.

El Hijo de Ron Keel




miércoles, 15 de marzo de 2017

THE WOGGLES: "TEENDANCEPARTY" 1993


Más de 25 años en el candelero no es poca cosa...The Professor Manfred Jones y sus colegas llevan desde comienzos de los 90 dando la murga, dándose una paliza en directo y repartiéndose las hostias con un público como loco por llevarlas en la cara, o donde haga falta cada vez que The Woggles se dejan ver por la ciudad de turno.

Los de Athens emergieron cuando REM estaban de moda, pero su música tenía que ver más con lo que los Cynics mascaban en Pittsburgh o los Fleshtones en New York. 

"Teendanceparty" fue su primera demostración de que "Loosing My Religion" no era su credo, y que le iban a dar sopas con ondas al dichoso "Smell Like Teen Spirit"; porque el auténtico espíritu "Teen" estaba en los riffs de "Mad Dog 20/20" o en el rítmo enloquecido de "My Baby Likes To Boogaloo", donde era mejor irse de fiesta al son de los Lyres o de los Standells que al de Michael Stipe (Siempre "Respect", claro que sí).

Esta primera referencia en largo de los Woggles es mi preferida; junto al "Profesor" están "Pile Driver" a la batería, Zorko Brooks a la guitarra y "El Rojo" Agner al bajo. 

El álbum es una Party Rock garajera que une a los Cynics de "Rock And Roll" con los primeros Fleshtones. Canciones muy directas, sin trampas ni cartón...veamos: "Mad Dog 20/20" es un comienzo soñado para un neófito del Garaje, un cuelgue de Rock and Roll con "The Proffesor" bastante pasado y un estribillo correoso y divertido.

En "Insomnia" hay desasosiego en la voz del Proffesor y en las guitarras, pero los rítmos incitan al baile y hacer el chorras, otro monumento al Garaje Rock de los 80 pero parido en los 90. "Count The Ways" y "Raining Teardrops" hacen bandera de la sencillez sacándole la banda un partido de la hostia, las guitarras son adictivas, los estribillos cojonudos.

"Abba" es una versión clásica del tema de los Paragons que bandas como Cynics llevaron a disco, concretamente al "12 Flights Up", y que Woggles recuperan con acierto. El primer acto cierra con las excitantes "End Of The World" y "My Baby Likes To Boogaloo".

En el otro lado del disco de entrada el Garaje Punk de "Get Yourself Together" y el descaro bailón de "Struttin´ In Style" con un Profesor locuaz y gamberro. Le siguen el desmadre garajero vía Lyres de "The Third Rail" y "Hoodoo Healer", un tema entre los Seeds de Sky Saxon y el Psychobilly. 

La vena macarra y Punk viene debajo del brazo de la Miracle Workers "Hang Up", güiñan un ojo al Country en "Country Squire" y cierran con "Wild Man", una enloquecida pista con el riff de la serie "The Twlight Zone" en su ADN.



miércoles, 8 de marzo de 2017

SEX MUSEUM: "INDEPENDENCE" 1989


Algún día se tendrá que valorar como se merece la trayectoria de los madrileños Sex Museum. Famosos en la Malasaña madrileña de mediados/finales de los 80, fueron cambiando de pelaje Garaje/Sixties por el del Rock duro a golpe de disco desde el inicial "Fuzz Face", cuyo nombre defínia las intenciones de la banda, pasando por el disco compartido con Los Macana, donde se ventilaban un par de serias versiones de los Purple de Rod Evans, hasta "Independence", segundo LP publicado por "Romilard Records" en el 89.

En este tercer trabajo tenemos a los hermanos Pardo y a Marta Ruiz tirando del carro; voz principal, guitarras y el omnipresente órgano Hammond es cosa del trío que se apoyan en una super competente base rítmica formada por Jose Luis Hernandez "McCartney" al bajo y Álvaro Martialay a las baquetas.

La colorida portada en tonos rojos y negros para contornear las caras de los cinco miembros del grupo y su nombre, pone de manifiesto que el envoltorio psicodélico es el papel de líar que enrolla al no menos hipnótico Rock que Sex Museum contiene dentro de esta tercera cachimba sónica.

Juan Hermida terminó de decorar el álbum junto a la banda en los madrileños estudios duplimatic, con la colaboración de Felix Arriba como técnico de sonido, dando forma a nueve canciones en formato LP que en su versión cd aumentaba hasta las catorce y entre las que estaba una excitante versión del "I´m Eighteen" del fastuoso "Love It To Death" de Alice Cooper.

Lo que se barruntaba después del magnífico disco comparido con Los Macana salta a la yugular desde "Friends", hímnico temazo presidido por el riff de Hammond de Marta Ruíz que descarga toda su potente pirotécnia garajera endurecida por las cromáticas guitarras cortesía de Fernando Pardo y el ardoroso estribillo ya clásico cantado por su hermano Miguel.


Una magnífica entrada de batería redoble incluído da início al fascinante "Independence"; Marta Ruíz vuelve con otro riff fastuoso a lo John Lord vía Purple Rod Evans dentro de un tema devastador como pocos de los que se han grabado en suelo español. No necesita estribillo para noquearte el posiblemente mejor tema del disco cantado con pasión por Miguel y con unas guitarras que crujen.

La melopea a base de Rock psicodélico de finales de los sesenta se acrecenta con la hipnótica balada "Hear Me Calling" y con la demencial "Voodoo Child", un coktail molotov de teclados Hammond y guitarras aplastantes que no terminan por perderse de vista ni cuando la banda enfila "Emotional Divorce", el garajero cortes que cierra el sensacional primer acto de "Independence".

"I´M Moving" prosigue con otra acelerada demostración de Hard Rock Purpleliano de pletórico y vigoroso estribillo, mientras que "Black Heart" nos sumerge en un fascinante medio tiempo através de tenebrosos pasajes del omnipotente Hammond de Marta, picudas guitarras fuzz y la oscura voz de Miguel.

"Mc Deep" es uno de mis favoritos de Sex Museum; el riff de guitarra corta, el órgano aniquila envuelto en la maraña de Rock psicodélico que la base rítmica moldea. No estás en el 68 aunque pueda parecerlo, un tema sensacional.

El final con "Last Last" rememora la locura locuaz del combo de Alice Cooper del 70 en un final de altos vuelos para uno de los mejores discos de los ochenta, década con algunos trabajos bochornosos y que contaron para más inri con la complicidad de medios de comunicación y sellos semi poderosos. Afortunadamente fanzines o revistas como Ruta 66 siempre han estado departe de los buenos, que como Sex Museum aún les quedaba un buen trecho de camino por recorrer.


miércoles, 1 de marzo de 2017

JUDAS PRIEST: "TURBO 30"



Que levanten la mano todos los que fliparon con "Turbo" desde el día que se puso a la venta. 
Ahora que la levanten los que odiaron el disco desde el primer día porque decían que se habían vendido.
¿Y los que estaban en el medio? A mí me dejó un tanto indiferente en su momento, me parecía un disco con temazos, innegable, pero "Screaming", "Defenders" e incluso "Point Of Entry" me parecían demasiado para "Turbo".

Con los años no solo lo he apreciado, actualmente es uno de los discos de Judas Priest que más repesco y uno de los que más fresco me suenan en esta segunda década de la segunda centuria. 
"Turbo Lover" es ese himno metálico que estaba en todos los trabajos del grupo, no era Heavy Metal como "Freewheel Burning", ni Hard Rockero como "Living After Midnight", pero lo "tenía" amigos.

"Locked In" y "Private Property" eran tan comerciales que algunos fans se marearon al escuchar tanto desparrame de clembuterol en sus estribillos. Lo mismo podríamos decir de las fabulosas "Parental Guidance" y "Rock You All Around The World", más madera para que fuese pasto de las emisoras rockeras norteamericanas.

Ni tan siquiera el bajón después del portentoso himno "Out In The Cold" con el trío calavera "Wild Nights, Hot & Crazy Days", "Hot For Love" o "Reckless" restaban credibilidad a un disco arriesgado y muy comercial que ha vuelto a ser reeditado con motivo de sus treinta palos. 


En realidad "Turbo" ya fue reeditado en el 2001 junto al grueso de la discografía de los de Sheffield, pero como ya ocurriese con los treinta aniversarios de "Screaming For Vengance" y "Defenders Of The Faith", "Turbo" vuelve como aquellas dos con un parasito incluído que hace necesaria su compra.

 En el caso del álbum que nos ocupa aparte del remasterizado original, contamos con un doble cd con la grabación en audio del concierto registrado un 22 de Mayo de 1986 en Kansas City dentro del "Fuel For Live Tour", que la banda ofreció por todo el mundo, y del que teníamos el para mí imprescindible "Priest Live".

Sinceramente creo que el contenido del segundo y tercer Cd de este remaster supera al "Priest Live". El sonido es mucho más crudo, más Bootleg y menos estudio. "Metal God" era un Dios verdaderamente en aquellos días y las guitarras de Tipton y Downing vuelven a demostras que son la mejor dupla de la historia del Heavy Metal. Creo que estamos ante la mejor fomación de los Judas en la que también contabamos con el sempiterno Ian Hill al bajo y el efectivo Dave Holland a las baquetas.

¿Y el set list? Pués la mitad de los temas del "Turbo" junto a la flor y nata de la discografía de la banda, donde no faltan clásicos como "Heading Out To The Highway", "The Hellion/Electric Eye", "Victim Of Changes" o "Hell Bent For Leather", uniendo los Judas "modernos" con los pretéritos, para convertirse en eternos. Una auténtica y verdadera gozada por la que merece la pena rascarse los bolsillos.

El Hijo de Ron Keel





jueves, 23 de febrero de 2017

BLUE CHEER "BLUE CHEER" 1969: TROGLODITAS DEL ROCK DURO VOL 18


Una de las bandas más brutales de la primera hornada del Proto Heavy Rock fueron los americanos BLUE CHEER. Afincados en San Francisco de donde eran oriundos, laceraron al personal a base de indómito y furibundo Rock duro ácido en el 68 con "Vincebus Eruptum", un esputo de guitarras sangrantes y mala leche que daba otra vuelta de tuerca al significado del "Power Trio" puesto en boga por bandas como Cream.

Sólo pasaron ocho meses y en Agosto publican "Outsideinside" nuevamente bajo la estela de temible trío, algo que termina con "New Improved!" en los albores del 69, ya que para el siguiente trabajo y cuarto, el combo pasa a ser cuarteto con la inclusión del teclista Ralph Burns Kellogg. El batería y miembro original Paul Whaley sale de la banda aludiendo diferencias con el resto del elenco y su sustituto será Norman Mayell.

"Blue Cheer" es el homónimo trabajo de los de frisco y quizás pasa por ser el menos conocido de sus primeros cuatro discos de estudio. Con anterioridad la banda había abandonado el sonido ácido de sus inicios por un Rock Duro Blues con pinceladas Folk y psicodélicas más comercial, con tendencias garajeras que recordaban a los Steppenwolf que estaban de moda en aquellos días.

Pese a los cambios de formación y sónicos, el discos es un impecable trabajo donde el Rock que reinaba en la California del último año de la década de los sesenta se reivindica tema a tema.

Del Rock Soul vía Steppenwolf de la inicial y genial "Fool", con su armónica, su optimismo vocal y sus estupendas guitarras ácidas, se pasa a tendencias más comerciales y poperas como las de "You´re Gonna Need Someone", entre Spencer Davies Group y los Stones más accesibles.

 "Hello L.A. Bye Bye Birmingham", tema del binomio Davis-Bramlett para Nancy Sinatra, es adaptada por el cuarteto con acierto, para rockear duramente a continuación con la estupenda "Saturday Freedom", tema compuesto por el guitarrista Bruce Stephens con patrones similares a los que Humble Pie utilizará en sus discos de los primeros setenta.

Para cuando ataca "Ain´t That The Way" Blue Cheer sesgan el sonido garage de unos Standells o los Seeds de Sky Saxon y lo convierten en un Rock Duro ácido de mucha engundia, gracias a unas tremendas guitarras.

El arranque de la otra cara del disco no puede ser mejor, el brutal "Rock & Roll Queens" con sus pianos juguetones y sus guitarrazos suben la temperatura del álbum que se mantendrá con la muy Small Faces y atmosférica "Better When We Try".

El Rock ácido a la Steppenwolf retorna en "Natural Man" y se mantiene en "Lovin´You´s Easy", cerrando Blue Cheer el disco con "The Same Old Story", un Rock & Roll de taberna, taburete, jarra cervezera y caña a presión que deja buen gusto en boca y sonrisa en la cara. De todas todas, estupendo trabajo el cuarto de los Blue Cheer.


viernes, 17 de febrero de 2017

KING CRIMSON: "USA" 1975


Desgraciadamente KING CRIMSON vuelven a la primera plana del blog por culpa de una perdida. John Wetton cerro está puerta hace unos días y hemos decidido rendirle homenaje con "USA", el fantástico directo que la banda británica grabó en suelo americano en el comienzo del Verano del 74, unos meses antes de la grabación del icónico "Red" y seis meses después de "Starless & Bible Black".

En ese momento la banda está encarnada por el homnipresente Robert Fripp a las guitarras y melotrón, Bill Bruford a la batería, el violinista David Cross que también se hará cargo de los teclados y el melotrón, y John Wetton al bajo y a la voz.

El tortuoso camino de la noche comienza con la acongojante "Larks´Tongues In Aspic Part II", abracadabrante instrumental que lleva al filo de lo imposible los instrumentos de King Crimson, con sus torrentes de melotrones descontrolados, violines chirriantes, guitarras acompasadas y desacompasadas, y el bajo berbiquí de Wetton que logra abrir orificio en el imaginario del entregado oyente.

¿Que no he dicho nada de Bruford? Memorable es la palabra.


Wetton introduce su maravillosa voz en el "Palace Theatre" con "Lament", rapidamente la banda se sacude del alma un Rock Duro progresivo a base de baterías sádicas de Bruford, bajo trepanante de Wetton y de la guitarra circular del siempre ingenioso Fripp. Wetton canta con fuerza y mala leche uno de los temas estrella de "Starless & Bible Black".

El violín de Cross acompañado de unos platillos fantasiosos y el melotrón, disparan la primera salva de fuego de "Exiles", el bucólico y afrutado "bitter" prog-rockero que Wetton canta lastimeramente, transportándonos a los Crimson de Greg Lake, aunque el tema es una de las estrellas rutilantes del genuino "Larks´Tongues In Aspic". Estupendo solo envenenado de Robert Fripp.

"Asbury Park" es el recreo para King Crimson; ese tiempo de diversión en el que los tipos de la banda ponen todos sus recursos encima del escenario para goce del personal, entroncando con la potente y portentosa "Easy Money", mítica canción de la banda con otra gozada pseudo improvisada y estribillo "comercial". Me molesta la abrupta ruptura del tema como si fuese un tema de estudio antes de los siete minutos, realmente imperdonable y que no se ha subsanado en la reedición del 30 aniversario de hace unos años.

La sensacional "21 st Century Schizoid Man",con un descomunal Bruford precede a "Fracture", auténtica bacanal esquizo progresiva, que durante once minutos lleva al oyente al límite mediante su aquelarre sónico. La melancólica "Starless" con sus cortinas de melotrones, el bajo punzante y tristón como la misma voz de Wetton, y su ruptura musical de esquemas a mitad del tema, es la carta que Fripp nos enseña de lo que será el vibrante "Red", disco que cerrará una época de King Crimson pero que abrirá de par en par las puertas del Metal Progresivo futuro.

Artimus Alistair Babayobski






miércoles, 8 de febrero de 2017

DEVIL DOGS:" SATURDAY NIGHT FEVER" 1993


¿Es posible un disco que reúna la furia del Rock & Roll precámbrico de los cincuenta, la mala hostia de los Sonics y la catarsis electrificada del Punk Rock Australiano de Radio Birdman o los Saints?

Pues si, DEVIL DOGS, que además como son neoyorkinos saben que Ramones y Dictators eran la sangre rockera que hacía caminar al Punk en la Gran Manzana, y ellos la suministran en catorce bocados de High Energy Punk Rock Garajero, que hará que te muevas aunque tengas el culo encadenado a una silla.

Que no nos despiste su título, "Saturday Night Fever" sube la temperatura corporal gracias a la electricidad que sale del jodio discarral. Aquí no hay Tonis Maneros ni hostias, solo tres tipos que no es que no te hagan prisionero, te laminan y te devoran mientras caes rendido como un sonánbulo ante unas canciones infecciosas, rabiosas y auténticas; puro y canalla Rock & Roll.

"Saturday Night Fever" transcurre a una velocidad de vértigo, sin tiempo a coger aíre, la amalgama de riffs caen como panes llovidos del cielo, mientras la base rítmica hace un trabajo sucio que trepana.

¿Disco grabado en vivo? Tal cual, con público en un estudio; amigos, borrachos que pasaban por allí, realmente no lo se, pero seguro que salieron de la grabación completamente lacerados por este auténtico martillo pilón Punk Rockero.


Estamos en el 93 y Devil Dogs son una banda que tiene el culo pelado de dejarse la piel en los escenarios de medio mundo. En España tienen una labrada reputación ganada con sudor y quilates de decibelios desparramados, el respetable que les conoce mediante Fanzines y la reputada Ruta 66 disfruta de su rockanrol.

El imperio de las bandas de Los Ángeles se ha desmoronado y el Grunge gana, pero los amantes del Punk Rock y el Garaje Rock han vivido los 80 de otra manera diferente, los 90 serán mucho más productivos; los tipos del sello norteamericano Crypt tienen a los New Bomb Turks y a los Devil Dogs como abanderados a su causa de sonidos sucios, rápidos y sudoríficos.

Los perros infernales se unen en el 89 con la obligación de convertirse en redentores del rock & roll a base de Little Richards, Standells y Dead Boys. Debutan ese año con el homónimo trabajo y en un par de primaveras abrasan los toca discos con dos de cedeses y dos mini Lp´s, nada del otro mundo, pero crudo, muy crudo y rockero.

Dan con la tecla en el 93 con este "Saturday Night Fever" producido por Kurt Bloch de los Young Fresh Fellows que los hace sonar termonucleares pero adoptando una linea melódica que les "suaviza" las malas artes Punk Rockeras de las que son hábiles trileros.

No hay piedad posible durante los catorce temas, si acaso un par de respiros más efímeros que un boca a boca en un ahogado; temas propios escupidos por la banda y covers de los Stones y de los Victims triturados para tí amigo rockero, para que lo sigas devorando con gusto, a lo canibal.