lunes, 18 de septiembre de 2017

CHEAP TRICK: "IN COLOR" 1977


Cuarenta añazos ha cumplido esta semana este relevante disco, el segundo de una larga e irregular trayectoria la de Cheap Trick que ha sido sublime en unos cuantos casos como en la de este "In Color". Actualmente la banda sigue grabando buenos discos como en los viejísimos tiempos en los que un "Hello There" para ellos era como salir a la calle y dar los buenos días para cualquier mortal de nuestra especie.

En  el 77 rodeados de la fiebre Punk que asola USA y Reino Unido principalmente, los pupilos del extravagante y extrovertido Rick Nielsen que ya han sido bendecidos por Joe Ramone,  freirán los sesos de los incautos que tengan la suerte de padecerles en directo. En el  estudio la rabia es más contenida que en el debut Glitter Rockero producido por Jack Douglas, ahora el Power Pop se le sube a las barbas al Hard Rock, aunque Nielsen reniege de ese adjetivo, "Downed" entonces es una canción Pop y aquí no ha pasado nada.

En realidad si que ha pasado, "Downed"  brilla desde sus primeros acordes como esa gema caribeña vista desde la superficie del agua. Uno se sumerge en ella buscando la melodía pluscuamperfecta, el estribillo super cinco estrellas y vaya que si lo encuentra. Robin Zander es el hombre que le ha dado ese brillo tan característico.

¿Seguimos? En realidad retrocedamos...
¿Big Eyes? Recuperando el tono más Glam rockero del debut con un rock and roll de manual, su riff es terco y cabezudo, el estribillo estrambótico, no es la única extravagancia de la banda en su carrera discográfica, me viene a la mente "Auf Wiedersehen" sin ir más lejos.


Luego llega un clásico, "I Want You Want Me". En Japón aman esta canción. Yo no soy japo, pero puedo entender esa comunión con un tema Pop sublime en el cual las guitarras tosen acordes armoniosos entorno a un estribillo fabuloso con el estigma del número 1 en la frente.

"You´re All Talk" es nervio puro y "Oh Caroline" la vuelta de tuerca al Pop que los amados Kinks de los hermanos Davies inventaron después de crear Rock Duro con "You Really Got Me" y su reverso tenebroso "All Day All Of The Night".

La sencillez en la música de los de Rockford se torna sublime en "Clock Strikes Ten", o como el Rock and Roll inventado por Gene Vincent y Berry penetra en nuestra espina dorsal poseyéndonos como Zombies entregados a la causa rockera, arrojados a los infaustos riffs duros de la guitarra de Nielsen y al ritmo trepanador de Carlos y Petersson.

"Southern Girls" es el sueño americano echo canción y "Come On Come On" otro órdago a la grande power popero, ambas tienen a Zander como azucarillo a la mala leche que la banda se gasta en el fondo de su ser. Con la centelleante "So Good To See You" se cierra un magnífico segundo álbum, parte importante de las calientes noches del Budokan que estaban rojas en un poniente que ya se vislumbraba.




viernes, 8 de septiembre de 2017

STEPPENWOLF: "MONSTER" 1969


"Monster" es una epifanía de los sonidos que pululaban entre el púrpura de la vestimenta hippy y del ácido en su momento álgido. "Monterey", "Woodstock" subidos a lomos de las guitarras de Larry Byrom, músico que llegó para dar un plús sónico al cuarto álbum de la banda de Ontario afincada en California. El músico que lo será de Neil Young o de la banda de Peter Frampton hace un trabajo Kaleidoscópico durante las siete canciones de "Monster".

El tema título con sus más de nueve minutos planea a media altura psicodélica; por debajo de los artefactos creados por los Byrds que lo hacían a ocho millas de altura o de los Greateful Dead que iban lanzados directamente a la exósfera. John Kay, el tipo que puso voz cazallera al himno motero por excelencia, luce tipo en "Monster" (tema) , pero su aportación no se detiene aquí. La letra es pura política y puro Viet-Nam, estamos en el 69 amigos y el mundo es una puta caldera.

"Draft Resister" y "Power Play" también caldean el ambiente de un disco que se mueve inquieto cercano al incipiente y nerviatico Rock Duro del 69, todavía unido al Blues Rock por el cordón umbilical y para el que Steppenwolf utilizan sus artes de siempre, con el casi omnipresente órgano de Goldie McJohn y unas guitarras ácidas, ásperas que echan pulsos entre efectos de wah wah al rítmo caluroso del bajo y batería. 


"Move Over" es el tema más popular del álbum y única aportación al mítico recopilatorio del 71 "Gold: Their Great Hits". Un Rock Duro marchosón y fogoso que te gana por los riffs, la voz de Kay y el teclado humeante de McJohn.

Con "FaG" llega el Blues, se trata de un instrumental entretenido pero que no quita el hipo, compuesto por teclista, bajista y guitarrista respectivamente.
Mejor "What Would You Do (If I Did That To You)", donde el Blues Rock y el Soul se funden en un Rock rudo dulcificado por unos coros con muchísimo feeling. 

El final llega con "From Here To There Eventually", los treinta y dos minutos de "Monster" se consumen  como una vela que llega hasta el final saboreando un Rock ácido costa oeste total con unas guitarras muy precisas, unas voces muy bien puestas dentro de un ambiente puramente Psych, el que se desacía en tu lengua a finales del 69.

Artimus Alistair Babayôbski





martes, 29 de agosto de 2017

GRAND FUNK RAILROAD: "SURVIVAL" 1971

No se puede decir que sean unos perfectos desconocidos dentro del estado pero desde luego que los norteamericanos están lejos de sostentar el Status de unos Black Sabbath o Deep Purple. Lo de Grand Funk Railroad es más caminar de la mano de los Blue Öyster Cult, otra maravillosa banda de culto por estas soleadas tierras.


Al trío de Michigan, pues de Flint son, se les conoce sobretodo por "We´re An American Band", himno en USA y de culto en muchos otros lugares del mundo con olor a petas de maria y a Napalm por aquello de su auge durante el odioso conflicto en Viet-Nam.

Yo les prefiero siempre en sus tres primeros años, concretamente con la termobárica triada que conforman "Grand Funk" (el álbum rojo), "Live Album" y "Closer To Home", registrados entre el 69 y el 70 al que unimos "Survival", del 71, con siete canciones menos explosivas en una primera exploración que el anterior material debut incluído ("On Time" 69), pero con la mecha más larga y con una explosión final a la altura de todo lo anterior grabado.

El material de Grand Funk es puro Cream-champagne, sobremanera en el disco rojo. "Survival" ya es más maduro, aquí uno ya viene de vuelta con la "mili" echa por lo que si queremos seguir haciendo comparaciones con los británicos habría que hacerlo en cuanto a la evolución que sufrieron del debut a "Wheels On Fire", entonces entendemos el crecimiento de los de Ohio desde "On Time" a este trabajo de carpeta "Australopithecus" y furia contenida en sus surcos.

"Country Road" abre las hostilidades con un riff afilado de Mark Farner que es reproducido por el bajo de Schacher. La voz con su feeling Soul entra en juego y despega en un estribillo pletórico que juega a lo mismo que la guitarra. En el solo el "Power Trío" sale a la palestra y "Country Road" quema, la batería y bajo literalmente calcinan a su paso; la guitarra puro Napalm, otra vez esa horrible palabra...


Más de lo mismo "All You´ve Got Is Money"; mucho Funk primigenio, Soul Rock a patadas y pinceladas de los mismísimos Sabbath en los riffs y solos (los de Sheffield también habían ahogado sus penas en los discos de Cream).

La nerviosa "Confort Me" es otro magistral Rock a dos voces deudor de los sonidos de la costa Oeste americana, pero presa de un vigorizante Rock Duro con unos redobles maravillosos de batería y un ritmo desbocado por momentos tanto de guitarra como de bajo.

Una aseada y pulida versión del "Feelin´Alright" de los versátiles Traffic es el cuarto apeadero que la locomotora rockera de Ohio se lleva por delante en este "Survival", mientras que "I Want Freedom" funciona como alegato póstumo del tardo hippismo sepultado por una catarata de notas del bajo de Mel Schacher y órganos hammond regados por la voz de un magnífico Farmer.

La paz que trasmite "I Can Feel Him In This Morning" con sus ecos sixties a la Jefferson Airplane se rompe con el tercer cover de "Survival"; "Gimme Shelter" de Jagger/Richards es adaptada con virulencia granítica, muy bien zurcida por unas indómitas guitarras y una  sección ritmica sin ataduras que ponen fin a un magnífico y atemporal disco.

Artimus Alistair Babayôbski


lunes, 14 de agosto de 2017

URIAH HEEP: "THE MAGICIAN´S BIRTHDAY" 1972


1972 queda muy lejos, lejísimos, pero para los amantes del Rock es un año repleto de discos "Top". El Rock Duro gritará al son del "Made In Japan" de Purple y el "Machine Head". Del  Volume IV" de los Sabbath brotará el Heavy Metal y el Rock Progresivo tocará el Olimpo de la grandilocuencia con obras de Yes, Genesis, Tull y Emerson, Lake & Palmer.

Entre ambos estilos Uriah Heep, siempre firmes desde finales de los sesenta llegando al 72 con dos de sus obras cumbres, el druidismo sónico de "Demons & Wizards" y su mística continuación "The Magician´s Birthday", abordado como semi disco concepto basado en un pequeño relato de Ken Hensey con la cubierta perfecta que un libro o disco fantasioso anhela, un maravilloso dibujo de Roger Dean.

A los Heep ha de reconocérselo casi todo, aunque pocas veces se ha sido lo suficientemente justos con ellos. Las listas premiaron el brutal "Easy Livin´" y poco más.

Músicos inquietos presas de un ataque de barroquismo sin parangón, en "The Magician´s Birthday" unen el puente entre el Progresivo y el Rock Duro, algo que Purple, Zeppelin o Jethro Tull habían intentado posiblemente queriendo y King Crimson en su debut sin querer. O fue al revés?

 Uriah Heep llevarán la tarea con el teclado de Hensley como brújula, pero sin olvidar que el timón es cosa de un Mick Box siempre hábil con su guitarra y de la voz de un David Byron perfecto para ensalzar las intrincadas melodías de la banda.


La crepuscular "Sunrise" abre con maestría un fuego fatuo Prog Rockero sumergido en los teclados de Hensley, a fuego lento se va asando uno de los grandes temas del combo, en el que sigue alumbrando la llama propulsada por un estratosférico David Byron que canta como los grandes del género.

El Rock muscular se estira y contrae al rítmo que marcan el bajo y la batería de Gary Thain y Lee Kerslake en "Spider Woman", magistral Rock directo a tu aparato locomotor con eficaces guitarras de un Mick Box que pasea su acústica y puntea con gracia en la siguiente "Blind Eye".

"Echoes In The Dark" pasa por una fantasmal composición de Hensley dominada por sus teclados que Byron y Box engradecen aún más por sus increibles aportaciones vocales y guitarrísticas. En "Rain" Byron muestra su encantadora voz a la hora de vérselas con una balada de cruel desamor y "Sweet Lorraine" nos regala uno de los momentos memorables del disco, con todos los ornamemtos esenciales de la marca Heep; teclado chillón y fantasioso, riffs poderosos con Wah Wah presente y un chorus intenso y pegadizo.

La bucólica "Tales" pone nuevemente el sabor Prog Rockero que se desata totalmente en la última pieza del disco, la homónima "The Magicians Birthday", una super épica pieza que supera los diez minutos y que rememora ligeramente a los Zeppelin en los riffs iniciales de Box, pero que enseguida se revela como una auténtica campeona en su estilo gracias a unas melodías sobresalientes y a un giro psicodélico que el tema experimenta durante la primera parte de su viaje. La magia y la mística que acompañaría a los Uriah Heep durante buena parte de los 70 vive comodamente instalada en este tema, con una parte central instrumental  Heavy Rockera que seguramente dejó huella en la mente de Steve Harris y Dave Murray para los primeros días de Maiden.

Bronze Records publicaría el disco en Noviembre del 72, producido por el capo del sello Gerry Bron, que trabajaría todavía en futuros trabajos de los Heep, algunos tan buenos como el siguiente "Sweet Freedom" del 73 o "Return To Fantasy" del 75. En el 2004 con la reedición de parte del catálogo Bronze por el sello Sanctuary, los discos de los Uriah Heep se reeditaron con montones de bonus, "The Magician´s Birthday" contiene un buen número de inéditos como las estupendas "Crystal Ball" y "Silver White Man" además de diferentes tomas de temas publicados en el álbum original.

Artimus Alistair Babayòbski



viernes, 28 de julio de 2017

AC/DC: " FOR THOSE ABOUT TO ROCK (WE SALUTE YOU)" 1981


Estaba claro que la empresa no era fácil. Se té muere el vocalista perfecto y posiblemente el pilar en el que se sustenta la banda, todo parece irse al garete pero la banda resurge con un "Back In Black" que tiene parte del mejor material discográfico y al que Brian Johnson termina por darle el resto de credibilidad.

Una vez superados los recelos de los fans con una gira tremenda queda volver al estudio y golpear nuevamente a esos fans antes de que bajen la guardia, y lo hacen como si de un hostiazo de Muhammed Alí se tratase con "For Those About To Rock (We Salute You)", que entra suave con ese magnánimo riff que envuelve al oyente en su espiral rockera convertida en huracán con un Brian Johnson muy vertical y con la maquinaria rítmica ACDC a todo trapo; el estribillo y el final a base de cañonazos realzan la épica de esta gran tormenta rockera.

A los que dicen que el disco se termina con este tema se les acaba ese argumento cuando Angus acomete el riff de "I Put The Finger On You", tema que con un dinamismo y energía a prueba de balas, resiste cada embestida que le da el paso del tiempo gracias a su aparente sencillez y a su sobrio estribillo.

La tercera en discordia es "Let´s Get It Up" ¿Floja decís? No por favor ¿Realmente alguien puede decir semejante cosa una vez terminado el tema?  Solo se me ocurre decir que Mutt Lange lo ha vuelto hacer el hijo de puta...

De momento hay empate técnico entre "Back In Black" y el nuevo trabajo ¿Lo rompera "Inject The Venom"? Quizá no pero el cuarto tema sigue aguantando al disco en todo lo alto ¿Donde coño está la mediocridad o el bostezo que alguno pregona? Ni siquiera en los silencios entre canción y canción porque el álbum trascurre como el arroyo de un riachuelo ladera abajo, osea a toda velocidad.


"Snowballed" cierra con un siete un primer acto hasta el momento de nueve. Apunto de darle la vuelta al vinilo "For Those About To Rock" pierde a los puntos con "Back In Black".

Con "Evil Walks" el inicio de la cara B es furioso. El riff conciso de Angus, la rítmica machacona de Malcom y el potente estribillo la convierten en una de las preferidas del álbum. El sonido al igual que en "Back In Black" que abría el lado dos del mismo disco camina por la senda del Hard/Heavy Rock, perfecta para lo voz de Johnson, alejándose cada vez más del Hard-Blues-Rock macerado en Boogie de los discos con Bon Scott.

"C.O.D." entretiene pese su cadencia repetitiva, representando el papel de escudera fiel de los temas importantes del disco, ni es un clásico ni un tema olvidable. 
Personalmente me quedo con "Breaking The Rules" y sus aspavientos sureños, con ese estribillo menor pero altivo. Otro magnífico serie B de la banda.

El final recae en "Night Of The Long Knives" y "Spellbound", dos esforzados y sudorosos mini himnos con todos los vicios malos y buenos de la música de los australianos, repetitivos hasta el dolor pero que saben o sabían ganarse a su personal con esos riffs diabólicos de Angus, la cazallera voz del Johnson y el rítmo pasional de Malcom y el de la irrepetible y sencilla base rítmica de Phil Rudd y Cliff Williams.

El disco vería la luz en las postrimerías del 81 con la curiosidad de que en la edición española, en la primera, habría un error de impresión en su portada que cambiaba los colores originales de la carpeta al fondo oscuro y cañón en color marrón, siendo una edición bastante cotizada en la actualidad. "For Those About To Rock" (We Salute You)" fue un éxito relativo de crítica y rotundo de ventas embarcando a la banda en una de las mastodónticas giras que llevarían a lo largo de los 80.

El Hijo de Ron Keel

Portada Española primera edición


lunes, 10 de julio de 2017

THE PLIMSOULS: "EVERYWHERE AT ONCE" 1983




Llegaron a prestar uno de sus mejores temas a la banda sonora de la película 80´s "Valley Girl", uno de los primeros vehículos para Nicholas Cage, era el año 83 y "A Million Miles Away" junto a temas de  grupos como The Payolas o Modern English sonaban a todo trapo dentro del film.

El lider natural de la banda militó con anterioridad en los seminales The Nerves junto a Paul Collins, con los que grabó una de las primeras referencias del catálogo discográfico del sello "Bomp" records dedicado al Power Pop.

Si no habéis adivinado de quien hablamos ya es hora de desvelar el nombre de Pete Case y el de su banda The Plimsouls a los que hoy dedicamos la reseña de su obra más importante, el segundo y magnífico "Everywhere At Once", uno de los grandes del Power Pop de ayer y por supuesto hoy.

Con "Geffen" de apoyo, la banda de Paramount (California) firma un disco escandaloso de melodías perfectas ensambladas a una música que en algunos casos roza lo excepcional. "Shaky City" inicia el brillante lienzo con un colorido rock and roll, macizo y con un estribillo super atractivo.

"Magic Touch" pone el primer Power Pop del disco, altamente vibrante y con un chorus emocionante rodeado de guitarras que redundan en lo cristalino pero que no hacen ascos a lo eléctrico. "Oldest Story In The World" pone el contrapunto Pop, y además teje una melodía vocal buenísima en la que Case está sobervio.


"Lie, Beg, Borrow & Steal" es hasta donde recuerdo un tema de los garajeros sixties Mouse And The Traps que Plimsouls llevan a su cancha, domándolo a su antojo, dándole la contundencia que la original no tenía y un final de bandera.

Uno de los momentos más inspirados del álbum llega con "Play The Breaks", un formidable y fornido medio tiempo que se acelera en torno a su tremendo estribillo. "How Long Will It Take" abre de manera sensacional la otra cara del disco, la melodía me sabe a grande del Power Pop, el estribillo y el final del tema es para no perdérselo, uno de los grandes "Highlights" del género.

Pero si de clásicos hablamos "A Million Miles Away" se lleva la estrella del paseo de la fama, no solo por su vinculación a la banda sonora nombrada con anterioridad, el Power Pop mayestático es autoritario en cada fraseo de Case, en cada nota de guitarra y en un estribillo irrepetible. Estamos ante esa canción diez porque no hay más numeración que poder darle.

"My Life Isn´t Easy" posiblemente sea lo menos redondo del disco, pero tampoco es un tema deforme y sí disfrutable. Pero mucho más lo es "Inch By Inch", esta vez si que nos damos de bruces con un tema que impone, sobretodo por su poderoso estribillo.

"I´ll Get Lucky" y "Everywhere At Once" cierran el vinilo (el cd lo hace con el instrumental "Hobo") con otras dos inyecciones Power Pop de calado inmediato en sangre, corazón y cerebro. Un final cuasi redondo para un redondo con pocos rivales en su campo.





lunes, 26 de junio de 2017

KING´S X: "OUT OF THE SILENT PLANET" 1988


Lo primero que tiene que quedar claro es que "Out Of The Silent Planet" es un discazo. Así, en la primera línea por si hay algún despistado que no conozca ni el disco ni a los benditos (dicen que son una banda de Rock Cristiano, aunque nunca lo he tenido claro) KING´S X, una banda de la que en el pasado publicamos reseñas de "Gretchen Goes To Nebraska" y "Faith Hope Love", o lo que es lo mismo, el segundo y tercer disco de estudio de la banda.

Me estoy imaginando a los heavies cavernicolas de finales de los 80 aquí en la piel de toro, los mismos gilipollas que les lanzaron de todo a Tesla escuchando un tema como "Goldilox" o "In The New Age".

Qué una nueva era empezaba dentro del Rock Duro estaba claro desde un año antes del debut del trío tejano, cuando los Gunners nos volaron los huevos con "Appetite", discos como este de hoy nos adelantaban unos cuantos años lo que vendría desde Seattle.

Y es que Jeff Ament de Pearl Jam quedó eclipsado cuando los vio derruir sonicamente una pequeña sala de Seattle ante poco más de 150 personas, o Kim Thayil de Soundgarden los cita como una de sus máximas influencias musicales.

Los tipos del sello "Megaforce" también se quedaron de piedra al escuchar una maqueta que Dough Pinnick les hizó llegar con cuatro temas producidos por Andy Johns, los chicos habían quedado impresionados con el trabajo de Andy en el debut de Cinderella aunque Johns era ya un productor afamado por aquel entonces.

En Nueva York les hacen sonar en un extraño concierto-festival con leyendas como Joey Ramone entre los asistentes y poco después la banda regresa a su Texas natal para grabar debut con Sam Taylor (el cuarto King´s X) de productor.

Cuando el disco salió al mercado recibió elogios en la mayoría de reseñas de revistas y fancines roqueros; la "Kerrang" británica encumbró a "Out Of The Silent Planet" como el mejor disco del año 88.


No es para menos, "In The New Age" abre con mística un disco cuya portada parece la de un grupo de Metal progresivo en la onda de los Queensryche. Nada que ver amigos, "Goldilox" es el "Gran Dios Pan" del álbum, una maravillosa balada de letra y música a flor de píel que desde hace muchos años los fans cantan de la "A" a la "Z" con auténtica devoción mientras la banda pone la banda sonora.

"Power Of Love" es un crossover Gótico-Hard-Metalero con unas melodías que entran a machete en nuestro cuerpo siendo testigos del intercambio de guitarrazos repletos de quintas metálicas pero también de interludios acústicos.

Más quintas en la poderosa "Wonder", medio tiempo coral, espiritual y épico con rítmos incansables de Heavy Metal donde la batería de Gaskill es un monstruo de dos cabezas y Pinnick explota sus virtudes vocales aprendidas a base de discos Motown.

"Sometimes" muestra a un Pinnick super enérgico con su bajo, marcando un ritmo fervoroso a la limón de unos riffs de guitarra Hard Rockeros cortesía del también vocalista Ty Tabor, la voz de Dough es puro feeling Soul y el estribillo del tema es muy pegadizo y viral.

Por supuesto que uno de los temas fastuosos del debut es "King", si de un redentor nos habla al menos no lo parece, más bien anuncia la llegada de algo impío. Junto a "Goldilox" un clásico de su primera época que se quedó bastante tiempo en su repertorio. Cuenta con poderoso chorus y un sonido Hard Rocker total.

Con un sonido termonuclear "What Is This", bajo Funk total, guitarras ásperas y ensalada de Metal y Rock Gótico. Cuando alguien dice aquello de "Rock Alternativo" parece que lo hace exclusivamente para nombrar la música que hacían REM, pues escuchen "Far, Far Away" y en el año que salía "Green" King´s X se adelantaban en años a cualquier banda que jugase con el Metal más vanguardista y el Grunge.

Uno de mis números favoritos del álbum es "Shot Of Love", un caramelo envenenado de estribillo endiabladamente pegadizo, voces celestiales a la par que rockeras que rivalizan en categoría con "Visions", otro clásico super Power Trío total que cierra un debut de mucha altura, diferente a casi todo y que junto a "Dogman" es mi preferido de los de Texas.