domingo, 29 de enero de 2012

SCORPIONS. Antes del gran salto



Scorpions, un nombre asociado a una época determinada del metal 80´s. Miles de adolescentes crecieron con su música y fueron participes de la subida a los altares del rock con un picotazo tan venenoso como el de "Love At First Sting". El metal y el pop se daban un auténtico atracón con los estribillos de "Rock You Like a Hurricane" o "Big City Nights", las emisoras de turno machacaban al personal con la eterna "Still Loving You"...
...Pero la época gloriosa de la banda ya había empezado antes, antes quizás incluso de los discos que hoy recordamos...



No se podrá decir aquello de que los teutones Scorpions no gozaron de tener en sus filas a grandes “hachas” de las seis cuerdas durante toda su historia como grupo, los hermanos Schenker, Uli- Roth, Matthias Jabs…

Discrepancias aparte de cual es la mejor época de la banda ( yo me quedo con lo grabado hasta el monumental “Tokio Tapes") con “Lovedrive”, Scorpions comenzaban un nuevo periplo con el guitarrista Matthias Jabs con el cual alcanzarian la mayor cota de popularidad, fama y ventas durante la década de los 80. Como aperitivo los “Scorps” sacaban este disco en 1979 y la verdad es que lo que hay en los surcos  merece y mucho la pena. Hay que contar que Michael Schenker huido de los UFO (sus peleas con Phil Mogg ya empezaban a ser míticas) grabaria guitarra solista en tres de los ocho temas de “Lovedrive”, por cierto, dos de esos temas los mejores de largo del disco ¿Pura coincidencia? No lo se, pero “Another Peace Of Meat” simplemente se sale desde su riff inicial y durante tres minutos y medio te golpean con un hard rock de muchisimos quilates y con Klaus Meine pletórico entre tanto riff y solo de guitarra.



Pero la otra pieza sublime de este disco es “Can’t get enough”, posiblemente el mejor tema de los Scorpions, una canción emparentada con la era Uli-Roth y los más salvaje que pudieron hacer para “Virgen Killer” o “Intrance” pero con Michael Schenker dominando las seis cuerdas como el sabe hacerlo, además Herman Rarabell y Francis Butchholz nos castigan con esa ritmica atronadora y Klaus Meine lo borda de nuevo.

Pero tambien el debutante guitarrista Jabs pone su grano de arena en la composición y en la guitarra junto a los más habituales Rudolf y Meine. “Lovin You Sunday Morning” es una hermosa manera de comenzar el disco, un temazo de más de cinco minutos donde se ve a unos Scorpions más comerciales pero sin perder el sonido caracteristico de obras antecesoras. “Always Somewhere” es la primera balada del disco, con sus partes cuasi-acusticas y Matthias Jabs dibujando bonitos solos en un lienzo al que le termina de dar colorido un genial Klaus Meine, una gran canción. “Coast To coast “es una instrumental bastante guapa compuesta enteramente por Rudolf Schenker.

El único pero que se le puede poner a “Lovedrive” es “Is There Anybody There”, un tema realmente flojo que no se que pinta en esta historia por lo que pasamos directamente al siguiente tema. En “Lovedrive” solo con oir su comienzo sabes que Michael Schenker lleva los galones colgados de nuevo, un riff marca de la casa e inconfundible, otra gran canción firmada por Rudolf Schenker y Klaus Meine.

Y para cerrar una de las baladas más celebres de los alemanes, “Holiday”. Archifamosa dentro de la comunidad hard rockera y metálica en la que Klaus Meine sobresale aunque no desmerece tampoco la labor de Matthias Jabbs y el bigotudo Schenker, todo un broche de oro para cerrar un notable disco producido por uno de los valuartes del sonido del grupo, Dieter Dierks.

El Hijo de Ron Keel



"Animal Magnetism" es el segundo disco de la etapa del guitarrista Matthias Jabs en la formación alemana y siempre ha tenido la mala fortuna de estar situado entre dos obras monumentales del grupo que son su anterior disco "Lovedrive" y el siguiente titulado "Blackout" dándome la sensación de haber quedado como una obra menor en la etapa más exitosa del grupo.

Vale, quizás no sea el disco más redondo de la etapa en la que el grupo despegó definitivamente a nivel internacional, pero sí que fue el disco que abrió a los alemanes las puertas del éxito en las listas americanas. Y prueba de ello es que con este disco pasaron de ser teloneros de diferentes bandas cuando realizaban giras por los E.E.U.U. a encabezar su propia gira en el "Animal Magnetism Tour"
Y parte de la culpa de ese éxito se debe a la comercialización que experimentaron las composiciones que forman parte del disco. Comercialización que, por cierto, ya empezaron a desarrollar en su anterior disco, el impresionante "Lovedrive".

Buena muestra de ello es el tema que abre el disco. "Make it real" es toda una oda al buen gusto por las melodías comerciales y adictivas con un riff de guitarra inicial que te engancha desde el principio y poseedor de un estribillo maravilloso. Es con diferencia el tema más comercial del disco y con el que más rápido conectas cuando lo escuchas por primera vez además de ser un clásico incuestionable en la trayectoria del grupo.

 


Otro de los temas que por derecho propio ha pasado con el tiempo a ser otro clásico del grupo y formar parte indiscutible de los repertorios, más incluso que el tema anteriormente citado, es sin lugar a dudas "The zoo". Un tema que posee el encanto de tener un ritmo machacón y constante, un estribillo magnífico a la vez que comercial que tira de espaldas y un solo a cargo de Matthias Jabs en el que el guitarrista nos demuestra como usar el talk box de una manera magistral que te deja extasiado desde el primer momento.

Siguiendo con los temas más destacados del disco está "Don't make no promises (Your body can't keep)", un tema cañero y rockero a partes iguales con un estribillo también muy comercial y que, si no me equivoco, es la única aportación a nivel compositivo de Matthias Jabs en la historia del grupo. Lo cual me extraña viendo el nivel de este tema en concreto.

La balada de turno corre a cargo esta vez del tema titulado "Lady starlight". Quizás no esté tan inspirada como otras a las que nos tiene acostumbrados la banda, pero que duda cabe que es todo un baladón con unas melodías maravillosas y que desprende un intenso sentimiento que sólo la privilegiada voz de Klaus Meine sabe transmitir.

El resto de temas del disco siguen todos una onda hardrockera similar, con más acierto en algunos momentos, como puede ser en el caso del tema "Only a man", y menos en otros como en el tema "Twentieth century boy".

Mención aparte merece el tema que da título al disco, que así como ocurre en el caso del tema "China white" de su siguiente disco "Blackout", es una canción con un ritmo pesado y cansino que para mi es de los temas menos inspirados del disco. No obstante al grupo pareció gustarles este tipo de temas porque como ya he dicho volvieron a repetir la fórmula en su siguiente disco.

En la reedición del disco del 2001 se incluyó un tema que en su momento no formó parte del disco pero que sin embargo fue single del mismo titulado "Hey you" figurando en los créditos de dicha reedición como "rare single". Es un tema muy melódico y comercial que cobra más fuerza cuando llega el estribillo y en el que la voz de Klaus Meine suena en un tono irreconocible en las estrofas y que para mi personalmente es muy superior a algunos de los temas que el grupo sí decidió incluir en el disco.

Lo dicho, me da la sensación de que este disco a quedado como en un segundo plano en esta etapa de ventas millonarias del grupo, pero para mi no significa otra cosa que un pequeño paso atrás para coger impulso para lo que vendría más adelante.

Alvaro Kintana Urrastarazu



"Blackout" es el octavo disco de estudio de SCORPIONS y muy posiblemente su mejor disco.
Aunque "Love A First Sting" los terminó de encumbrar e hizo de ellos una banda que vendía discos como rosquillas es en "Blackout" donde el grupo empezó a saborear las mieles del exito a nivel mundial ya que el disco consiguió ser platino en E.E.U.U.

"Blackout" tiene su pequeña historia protagonizada por su vocalista Klaus Meine. Durante la grabación del disco el cantante tuvo problemas serios en las cuerdas vocales que le impedían cantar y que casi consiguen retirarle del mundo de la música. Pero después de someterse a cirugía y a una serie de extrictos ejercicios vocales Klaus Meine volvería con fuerzas renovadas para terminar de grabar el disco. El asunto fué tan serio que el grupo contó con la colaboración de Don Dokken para, en caso de ser necesario, grabar el disco y pasar a formar parte activa de la banda. Afortunadamente no fué necesario.

"Blackout" es un disco duro y potente pero sin olvidar la faceta melódica que forma parte de la banda desde sus comienzos.


Lo abre el tema que da título al disco, un tema duro y rockero con uno de los riffs de guitarra más famosos del Heavy Metal y con una energía y una intensidad apabullantes. Después de un grito infrahumano y la rotura de un cristal al final de "Blackout" seguidamente comienza "Can't Live Without you" con un ritmo repetitivo y machacón y un estribillo comercial y altamente adictivo especial para vacilar al público en directo haciendo que la gente lo cante hasta la extenuación.

Para seguir tenemos el tema estrella del disco, "No One Like You" es un tema que empieza fuerte con un sólo de guitarra para después continuar en un tono de semibalada y desembocar en un estribillo antológico y uno de los mejores de la historia del grupo. Temazo incuestinable.

Le sigue "You Give Me All I Need", que básicamente repite las estructuras del anterior tema alternando partes lentas con partes más rápidas pero sin llegar a la genialidad de su antecesora. No obstante es otro grandísimo tema comercial y melódico.

Para terminar la primera cara del disco, cuando entonces todavía no existían los cds, tenemos "Now", un tema frenético y aceleradísimo que podría ser a este disco lo que para "Lovedrive" fué "Another Piece Of Meat".

La segunda cara del disco comienza de manera explosiva a cargo de uno de mis temas favoritos del disco, me refiero a "Dynamite", un tema poderoso y cañero con un estribillo machacón que se repite hasta la saciedad y que servía al grupo para finiquitar los conciertos por aquella época antes de los bises. Sencillamente espectacular.

 "Arizona" es la siguiente, un tema comercial y festivo con unos riffs de guitarra marca de la casa y que para mi es una de las joyitas escondidas del disco. Me encanta. "China White" es un tema oscuro con un ritmo cansino marcado por los riffs de guitarra y también el más extraño de todo el disco.

Y para terminar el disco tenemos otra joya, esta vez en forma de balada, "When The Smoke Is Going Down" es un tema sublime, un tema maravilloso con una melodía increible que acompañada de la voz de Klaus Meine alcanza cotas inimaginables de una brillantez compositiva fuera del alcance del resto de los mortales.

Alvaro Kintana Urrastarazu





LA JOYA DEL SOL NACIENTE


Es indudable que algo hay entre nuestras bandas de Rock favoritas y la tierra de los emperadores. De allí salieron algunos de los mejores directos de la historia del Rock pesado. El caso de los alemanes no iba a ser diferente.

Con este directo Scorpions cierran su primera etapa y despiden con honores al hasta ese momento guitarra solista, Uli John Roth; un depredador de las seis cuerdas influenciado por Hendrix que en este directo nos enseña su lado más oscuro y agresivo.

Como muestra la portada, el Rock fiero e intenso es lo que domina este doble álbum publicado en 1978 y que recreaba con especial virulencia los temas de "In Trance", "Virgin Killer", "Taken By Force" y "Fly To The Rainbow". Aquí canciones como "Speedy´s Coming", "Steamrock Fever" o "Backstage Queen" alcanzan un nivel superior a las creaciones de estudio. Además, alternan la épica de "We´ll Burn The Sky" o "Fly To The Rainbow" con la inmediatez de clásicos del Rock and Roll llevados al Heavy Rock ("Hound Dog").

Quizás su siguiente doble en directo sea más famoso que este "Tokyo Tapes", pero no nos engañemos, el Rock duro en estado puro está en este grandioso álbum..."For Always Tokyo Tapes"!!!!...

Caído en Little Big Horn

1 comentario: