viernes, 17 de febrero de 2012

MIRADA RETROSPECTIVA



RAMONES, una marca con pedigrí para el Rock And Roll. Por un momento olvidémonos de las etiquetas. Vale, todo Dios sabe lo que el Punk Rock le debe a Joe, Johnny, Dee Dee o Tommy Ramone ¿Se lo debe el Rock And Roll en la misma medida? La respuesta está en los surcos de "Rocket To Russia" o "Leave Home".

El Punk como buen Rock And Roll cabreado con el "Establishment" musical de mediados de los setenta, contó con un buen altavoz de amplificación con los Ramones. Para los cuatro neoyorkinos el Punk se convirtió en algo más que una esporádica vacuna contra el Rock dominante de la primera mitad de la década. Mientras el sueño de los Sex Pistols acababa en pesadilla, Ramones se hacían fuertes con trabajos como "Road To Ruin" o "End Of The Century". La industria empezaba a respetarles y fuera de su país (En USA nunca terminaron de triunfar) los fans se expandían como la malaria (España, Argentina, Australia...)

Por supuesto que el choque de egos no estaba exento para ellos. Los primeros en quedarse en el andén fueron los baterías. Ni el original Tommy ni su sucesor Marky aguantaron tensiones, giras o grabaciones. De estas últimas tampoco surgían trabajos tan recomendables como los primeros discos de la banda, aunque seguían sumando himnos nuevos para la causa ("Kkk To My Baby" o "Psyco Therapy") de trabajos más bien mediocres como "Pleasent Dreams" o el todavía peor "Subterranean Jungle"

La mediocridad llamaba a la puerta de los Ramones y ellos en lugar de abrirla, le echaron un cerrojazo que respondía al nombre de "Too Tough To Die".
El primer nombre que hay que aprenderse de este octavo álbum en estudio de la banda es el del nuevo batería: Ritchie, que como no podía ser de otra manera recibía con gusto el mismo apellido que el resto de la banda. Aunque hay que señalar que Ritchie ya formaba parte de Ramones desde la salida del anterior "Subterranean Jungle". El nuevo fichaje grabaría con el grupo otros dos discos más, "Animal Boy" y "Halfway To Sanity".

La producción del anterior trabajo había sido un fiasco así que se trata de enmendar la plana con el ex batería Tommy Ramone y el experimentado productor Ed Stasium a los controles técnicos. La jugada sale bien y "Too Tough To Die" publicado el 1 de Octubre de 1984 suena como un cañón desde el primer acorde de "Mama's Boy". Un tema este de fisionomía 50's cantado más grave de lo normal por Joe Ramone, que explota en un ágil y agresivo estribillo altamente adictivo. Sorprende y mucho la fuerza   de Johnny Ramone y la contundencia de los rítmicos Dee Dee y Ritchie.


Ramones siguen sorprendiendo a propios y extraños con las dos siguientes canciones, las excelentes "I'm Not Friend Of Life" y "Too Tough To Die". Ambas están ligadas al alma de Dee Dee, pesimista y oscura la primera, visceral y rockera la que titula el álbum.

Pero para sorpresa "Durango 95". Se trata del primer instrumental del grupo y pese a lo repetitivo del mismo (Lo contrario sería lo raro) vaya que si cumple. El tema de Johnny se convierte en un clásico casi instantáneo y no hay concierto en el que no suene con fuerza durante sus 55 segundos gloriosos. 

Ramones van a por todas en este nuevo álbum, dando una nueva dimensión a su forma de entender el Punk Rock. "Wart Hog" es una brutal patada en la espina dorsal, un chute de Punk rápido y descerebrado destrozado vocalmente por un Dee Dee fuera de si. 

Otra de las grandes bazas de este magnífico disco son las melodías. Ramones nunca rehuyeron en álbums anteriores de estilos como el Pop. En "End Of The Century" producido por Phil Spector ya lo abordaron. En "Too Tough..." lo recuperan hasta en tres temas. "Chasing The Night"y "Daytime Dilema (Danger Of Love)" con sus aromas power poperos y sobretodo el bobalicón  "Hit-Single" "Howling At The Moon (Sha-la-la)", que viene a demostrar el estado de clarividencia compositiva por el que pasaba Dee Dee Ramone. 

Luego, la banda no rehuye de su ADN Punk rockero pero lo dotan de un sonido más pulcro y sobretodo moderno para la época, y que no ha quedado vetusto 28 años después de su grabación. 
Se vuelven sofisticados musicalmente, pacifistas y ecológicos en "Planet Earth 1988", cogiendo la directa nuevamente hacia la mala hostia que destapan "Human Kind", "No Go" y sobremanera "Endeless Vacation", esencia pura y dura todas ellas del famoso "One, two, Three..." que planea por su extensa y recomendada carrera discográfica.

Caído en Little Big Horn


No hay comentarios:

Publicar un comentario