viernes, 24 de febrero de 2012

NOVEDADES



¡Habemus nuevo disco de Van Halen! Algunas voces fueron críticas los primeros quince minutos. Que si el single ("Tattoo") no era digno de la banda, que si la portada copiaba descaradamente la cubierta de otro álbum... Pero la realidad es que ni en nuestros mejores sueños húmedos hubiésemos fantaseado con un disco como "A Different Kind Of Truth". Encima tema a tema se disipan las dudas sobre la química de los hermanos Van Halen con David Lee Roth o sobre el nuevo bajista, el hijo de Eddie.

Sobre este último caso hay que decir que si las pistas de bajo son realmente suyas, y no las ha grabado papá, el chaval sino tiene un gran futuro por delante, al menos podrá fardar de haber grabado uno de los mejores discos firmados por la banda, ni más ni menos que la reunión de su padre y tío con el gran "Diamond Dave" 28 años después del ya "Classic Rock Album" "1984".

De David Lee Roth se podría escribir bastante más. En los bolos que rulan por internet desde que volvió al redil de los VH se le ve cuasi pletórico. En las trece canciones de "A Different..." el espejo en el que se miró Vince Neil entre otros está soberbio. Aquel Frontman fuera de serie que parecía escapado de un circo vuelve en su mejor versión con casi sesenta tacos. Lee Roth ataca las canciones del nuevo álbum como si este fuese el último disco que vaya a grabar con Van Halen. Quizás, por si las moscas, Diamond Dave lo borda. Está claro que su voz no llega tan lejos como las de otros, pero sigue impartiendo lecciones magistrales de "Feeling", que vamos, que no hay que dar más explicaciones ¡Es el puto David Lee Roth! Y con eso ya está todo dicho.

Eddie Van Halen y su estado físico/mental también estaba en el punto de mira. No era para menos viendo su curriculum vitae de entradas y salidas de hospitales o centros de desintoxicación. Comentarios sobre abusos de sustancias y sobre si no tocaba una castaña...Finalmente y gracias a Dios parece que manos, dedos y talento han salido adelante. Por que hacía muchos lustros que la guitarra de Eddie no crujía como en este álbum. Por fin han regresado aquellos riffs característicos, originales e inigualables. Da igual que sean temas rápidos, más rápidos o de corte Blues. Eddie está en cada corte del álbum atómico, casi volcánico. Se recupera canción a canción al mejor Van Halen, aquel guitarrista que hacia furor en los años 80.


Su hermano Alex, también hace un trabajo de artesano en este disco, a este si que no le iba a faltar curro cantase o tocase el bajo uno u otro (Hagar, Cherone, Michael Anthony...) y encima, como ha hecho toda la puta vida, demostrando que es un gran músico.

Al final, el que pierde en todo este asunto del nuevo álbum de Van Halen es Sam Hagar. Al "The Red Rocker" se le volverán los pelos canos cuando escuche el nuevo material de su antigua banda. Ninguno de los discos que grabó con el grupo, ni tan siquiera los estupendos "5150" o "F.U.C.K." igualan a este tremendo "A Different Kind Of Truth". Luego la volatilidad emocional de Eddie o la personalidad simpar de David Lee Roth pueden acabar con el idilio, pero de momento que nos quiten los bailado a los fans, que babeamos cada vez que volvemos a escuchar "Outta Space", "Stay Frosty", "Big River"  o la imparable "China Town". Y todo esto sin hablar del primer single, una tal "New Tattoo", que por cierto no está nada mal.

El Hijo de Ron Keel


No hay comentarios:

Publicar un comentario