viernes, 2 de marzo de 2012

SCORPIONS. Antes del gran salto. Segunda parte



El refrán "a la tercera va la vencida" le viene como anillo al dedo a este tercer álbum de la banda germana ya que fue con este disco con el que la banda empezó a ser escuchada fuera de su país y el que les abrió el camino del éxito en la tierra del sol naciente.

Fue también el disco con el que la banda realizó su primera gira fuera de las fronteras de su Alemania natal llevándoles por media Europa y el primer disco en el que la figura del productor Dieter Dierks hace su presencia y que se mantendría junto a ellos durante los siguientes casi veinte años. Ambos, productor y banda, saldrían beneficiados de manera más que notable con esta relación en sus correspondientes carreras profesionales.

El hecho de que Dieter Dierks sea el productor del disco se nota y mucho con respecto a sus dos anteriores obras en las que precisamente la producción era la asignatura pendiente en los resultados finales de los dos discos de la banda, que si bien no eran malos discos, sobretodo el segundo titulado "Fly To The Rainbow", en el que la banda ya empieza a definir el sonido característico que les haría despegar en la década de los '70, y en el que ya nos podemos encontrar con algunos de sus clásicos de esa década, sí que se puede decir que el hecho de que el propio grupo se encargara de esa labor no les iba a llevar muy lejos.



Pero si algo hace grande a un disco es la calidad de los temas que lo componen, y de eso "In Trance" va sobrado. Aquí ya nos vamos a encontrar con clásicos indiscutibles del grupo en estos primeros años de carrera, tanto los temas más cañeros como la inicial y parcialmente cantada por Roth "Dark Lady", la rockera y enérgica "Robot Man", o el que para mi es el tema estrella del disco "Top Of The Bill", con uno de los riffs de guitarra más adictivos de la banda en estos años, destilan calidad por todas y cada una de las notas de las que están compuestas.
Tres temazos indiscutibles e indispensables que durante muchos años formaron parte de los set list en los conciertos en directo del grupo.

Si buscamos clásicos en la faceta más pausada y tranquila del grupo también los vamos a encontrar. Tres medios tiempos magníficos forman parte de la primera mitad del disco; "In Trance", "Life's Like A River" y "Living And Dying" son tres grandes canciones llenas de sentimiento y pasión. Sobretodo las dos primeras en las que aparte de las maravillosas melodías de las estrofas destacan sobremanera unos estribillos comerciales a la par que maravillosos que hacen de estos temas algo mágico.

Pero si además buscamos sentimiento y magia desbordantes no se puede dejar de lado dos temas que de eso van sobrados, y los dos compuestos por Ulrich Roth. Las baladas "Evening Wind" y "Night Lights". La primera maravillosamente cantada por Klaus Meine derrochando sentimiento como él sólo sabe hacerlo cuando interpreta un tema de estas características y la segunda es un tema instrumental en el que la protagonista en este caso es la guitarra de Roth. Las dos mágicas, las dos maravillosas.

"Sun In My Hand" y "Longing For Fire" completan el disco, la primera un seudo blues con toques psicodélicos cantada por Roth y la segunda un buen tema rockero que sin embargo, para quien escribe esto, están un peldaño por debajo del resto de temas que componen un disco que sirvió al grupo para ponerlo en la órbita de la primera división del Hard Rock europeo.
ALVARO KINTANA URRESTARAZU.





Pocos discos tienen un comienzo tan demoledor como "Virgin Killer". "Pictured Life" y "Catch Your Train" son temas de manual práctico, de esos que si existiesen las "Escuelas de rock" ( Como la de la película) deberían ser obligatorios.

Casi nunca he escuchado una guitarra como la de Rudolf Schenker emanar unos riffs tan atómicos y directos. Parecen sencillos, lo sean o no, suenan de muerte. En "Backestage Queen", límpios y cristalinos a lo John Fogerty; los solos de Uli Roth, directamente te matan.

Lo mires por donde lo mires, las comparaciones con Mathias Jabs, son odiosas. Escuchando como puntea el muy cabrón de Roth en todas las canciones del disco, acabas odiando a Mathias Jabs con todas tus fuerzas, y terminas preguntándote por qué Klaus Meine parecía un pelele en algunos cortes de "Love At First Sting", eran otros tiempos supongo. Escucharlo despellejarse vivo en "Virgin Killer" ( Uno de los cuatro temas firmados en solitario por Uli Roth) y no salir del asombro es todo uno.

Buchholz y Rudy Lenners por otra parte, forman la sección rítmica más achicharrante de los Scorpions. Uli Roth, es tan jodidamente bueno que hasta se atreve a cantar ¡ Vale! Preferimos a Klaus Maine, pero lo borda en la desquiciante "Hell- Cat" y en la pasadísima de vueltas, hipnótica y salvaje "Polar Nights".

Hay un par de intentos baladísticos bastante interesantes dentro del álbum. "In Your Park" y "Cryng Days", contienen esbozos de lo que serán las futuras baladas de los alemanes, talón de Aquiles de los Heavies ochenteros. Aunque "Cryng Days", deslumbra por sus riffs que le otorgan un aire cargado de misterio.

"Yellow Raven", con la que concluyen, si es una balada con todas las de la ley. Envuelta en riffs y solos de guitarras "Prog-Roqueros", hacen de cordón umbilcal con las dos primeras referencias del catálogo de los Scorps, que ni es peor, ni mejor que lo que vendría después. Simplemente diferente.

Autor: Caído En Little Big Horn




Este disco marcó el final de una época para el grupo, a la vez que fue el último que grabaría en estudio el que hasta entonces fue su guitarra solista Uli Jon Roth (o Ulrich Roth) y el primero que grabaría el que durante muchos años sería su batería Herman Rarebell.

Uli Jon Roth abandonó el grupo ante las desavenencias musicales con Klaus Meine y Rudolf Schenker, ya que estos estaban buscando un sonido diferente para el grupo, más comercial y actual, y esto era algo en lo que el guitarrista no estaba de acuerdo. Así que después de la gira que llevó al grupo por medio mundo, Japón incluido, y la edición del impresionante live "Tokyo Tapes", Uli Jon Roth decide abandonar la nave y empezar su carrera en solitario.

El legado musical que dejó Roth con los SCORPIONS es enorme y está repleto de fuerza y creatividad, ya que no sólo se dedicó a tocar su instrumento con una calidad fuera de toda duda, influido notablemente por Jimi Hendrix, algo que él nunca ha negado, si no que también participó notablemente en la composición de muchos de los temas del grupo, e incluso en algunos de ellos, los que él componía, participó activamente en las labores de cantante solista dándole un aire diferente al sonido general de la banda.

Este es el primer disco de los alemanes que escuché en mi vida allá por el '81 u '82, lo tenía puesto mi hermano mayor en el equipo de casa y nada más escuchar el primer tema "Steamrock Fever" el flechazo fue instantáneo, el estribillo del tema me atrapó al momento, es adictivo, directo y comercial. Un temazo cañero de tres minutos y medio que te engancha a las primeras de cambio y una manera genial de empezar un disco.
Pero lo mejor estaba todavía por llegar.

El segundo tema es una de esas canciones que no te explicas cómo no está incluida en los set list de la banda de manera obligatoria desde entonces. "We'll Burn The Sky" es un tema inmenso, un tema dividido en dos partes claramente diferenciadas. Una primera lenta y maravillosamente cantada por Klaus Meine como él sólo sabe hacerlo dotando al tema de unas sensibilidad increíble y una segunda más marchosa y cañera que hace que tus pies y tu cabeza empiecen a marcar el ritmo y tus cervicales sufran de manera inhumana. Para mi es uno de los mejores temas del grupo en toda su historia. Es mi debilidad y es una de esas canciones que me llevaría a una isla desierta si ninguna duda.


El disco sigue con "I've Got To Be Free", otro gran tema de puro Hard Rock compuesto por Roth y que para mi es una de las joyas escondidas del disco ya que si no me equivoco el grupo nunca llegó a interpretarla en directo. Una pena, porque este tema desprende fuerza y energía a raudales obligando a Klaus Meine a forzar su garganta ya que lo canta de una manera muy agresiva.

Después vienen "The Riot Of Your Time" y The Sails Of Charon", otros dos buenos temas de Hard Rock marca de la casa por aquel entonces, el primero marcado claramente por la guitarra acústica de Schenker y por la que por encima sobrevuela Roth con un riff de guitarra maravilloso y la segunda una composición de Roth con un riff de guitarra magnífico y un ritmo muy marcado y uno de los temas más versioneados del disco. El mismísimo Yngwie Malmsteen hizo una versión de este tema para su disco de versiones "Inspiration" lo cual lo dice todo.

A continuación llega el tema estrella del disco, o al menos el único que fue elegido como single. "He's A Woman, She's A Man" es un tema cañero que desprende energía pura y en el que destaca sobremanera el riff de guitarra inicial que te engancha a las primeras de cambio y un estribillo magistral de esos que te hacen cantarlo hasta que te quedas afónico. Es también otro de los temas más versioneados del disco y un clásico indiscutible en la historia del grupo. El cual incomprensiblemente tampoco lo interpretan en directo desde hace muchos años.

Para terminar el disco como tal le toca el turno a todo un baladón marca de la casa como es "Born To Touch Your Feelings", es sencillamente una canción maravillosa que desprende sentimiento y sensibilidad a raudales y que cantada por Klaus Meine alcanza cotas increíbles de pura magia rematada finalmente por unas voces femeninas que dotan al tema de unas sensaciones maravillosas.

En la reedición del 2001 se incluyeron dos temas. El primero "Suspender Love" fue en su momento la cara B del único single del disco y que más adelante aparecería en su versión en directo en el live "Tokyo Tapes". Es un gran tema con un ritmo muy marcado y en el que Meine canta de manera muy sugerente y sensual, y el segundo es el tema que quedó fuera de manera incomprensible en la reedición del 2001 del "Tokyo Tapes" titulado "Polar Nights", un temazo compuesto y cantado por Roth y que en directo cobra otra dimensión de la que tenía en estudio.

A mi "Taken By Force" es el disco que más me gusta de la primera etapa del grupo, quizás sea porque fue el primero del grupo que escuché, no lo sé, y aunque he de reconocer que otros discos de esa misma etapa como "Virgin Killer" o "In Trance" son también grandes discos, sobre todo el primero, me quedo de largo con este último que grabó el gran Uli Jon Roth para la banda alemana. Un disco sin rellenos, un disco donde todos los temas son buenos, muy buenos o extraordinarios y en el que curiosamente el guitarra no canta ninguno de los temas que compuso para el disco.

Alvaro Kintana Urrastarazu


No hay comentarios:

Publicar un comentario