viernes, 8 de junio de 2012

MIRADA RETROSPECTIVA BLUE OYSTER CULT



Blue Oyster Cult, excitante y sin par quinteto formado en Long Island con una historia tan inquietante como convulsa. Y es que en sus comienzos el vaivén de nombres en el seno del grupo era tan normal como los números uno que los Beatles aupaban a las listas por aquella época.

Eran los últimos sesenta y las drogas mandaban en las cabezas de managers y componentes de una banda metida en el fragor de la batalla psicodélica con nombres tan curiosos como "Oaxaca" o "Soft White Underbelly". 

De todas formas, algo vería en ellos Jac Holzman, capo de la Elektra cuando decide fichar a semejante pandilla para su sello discográfico. 
Digamos que en la banda ya estaba el líder espiritual, el guitarrista Donald "Buck Dharma" Roeser. Después de deshacerse de un vocalista yonki que no era capaz de memorizar las letras de la banda, fichan al vocalista y guitarrista Eric Bloom, la otra pieza fundamental de los ahora ya si, Blue Oyster Cult.

Los "BOC" son una banda sui generis, un rara avis dentro del Rock duro americano. A menudo comparados con los británicos Black Sabbath, la propuesta musical de "Buck Dharma" y los suyos va más lejos que la de las huestes de Ozzy y Iommi.

Principalmente, el sonido ancestral de BOC está mas presente en sus tres primeras obras que el poso Blues-Heavy que acompañaría solamente el debut de Black Sabbath. 
Blue Oyter Cult utilizan el Rock de los cincuenta al que metalizan a base de furiosos riffs guitarreros, sin olvidarse de pequeñas inyecciones de Garaje Rock, Psicodélia e incluso "Glitter-Rock", y es que la teatralidad en la música que en los setenta llevarán muy lejos tipos como Alice Cooper, ya asomaba en el debut de los BOC.


La simbología también es parte importante para esta banda. Ya desde este debut podemos contemplar su logo, que por cierto emularán bandas como los australianos Radio Birdman pocos años después.

Lanzado en Enero de 1972, "BOC" contiene un puñado de himnos primerizos para los fans de la banda, y es el trabajo que mejores resultados recoge de la semilla sembrada por la música de Cream o Steppenwolf en el cogote de Roeser y cia.

"Cities On Flame with Rock And Roll" y la inicial "Transmanicom MC" son dos muestras de la calidad de ese Rock duro con regusto "Sixties" que obviamente les ha marcado. Rock pesado que combinan con lisergia espacial de la buena en "Workshop of the Telescopes", e incluso son capaces de acercarse a su manera al "Country-Rock-Folk" en "Redeemed", donde dan un curso acelerado de Rock FM, para que algunas bandas vayan cogiendo puntos de cara a la mitad de la década (Bad Company, Boston, Journey...)


Si los Led Zeppelin construyeron un año antes una "Escalera al cielo", "BOC" quieren ir más lejos y se fabrican un "Starway to the Stars"rotundo y peleón, con unos riffs rockeros de tomo y lomo, y una letra compuesta seguramente, bajo los efectos del ácido, elemento parece que indispensable en los primeros tiempos de la banda. 

Aquí tendríamos una de las pocas coincidencias reales con Black Sabbath, la de unos músicos puestos a diario de "LSD", la otra sería la de que ambas bandas parieron dos bestias semi-satánicas a un lado y otro del atlántico, la inglesa con "Black Sabbath" y "The Wizard", y la americana con el endiablado ritmo de "Before the Kiss, a Readcup", o el compás fumeta de "Screams". 
En resumidas cuentas, un disco este indispensable.

Caído en Little Big Horn




No hay comentarios:

Publicar un comentario