viernes, 1 de junio de 2012

NEIL YOUNG "Everybody Knows This Is Nowhere" 1969


Neil Young y su patrimonio musical estará ligado para siempre como parte destacada del siglo XX. Cuando el polvo haya emborronado casi todas nuestras lápidas, "Harvest", "After The Gold Rush" o este disco seguirán en eterna reproducción una y otra vez. Así ha de ser...

...Nuestro músico canadiense hijo de periodistas comenzó a escribir su particular primera plana musical en los primeros 60. Aunque su primera gran marca mundial no la registraría hasta mediados de aquella década , y sería lejos de su habitat natural, ni más ni menos que en la soleada California y de la mano de Buffalo Springfield.

Con esta gran banda de Folk Rock, Country Rock y retazos Psicodélicos grabaría tres estupendos discos, luego rompería con los de la Costa Oeste para emprender un fulgurante maratón en solitario que todavía sigue vigente a día de hoy.

Su debut es un gran disco, pero el segundo es harina de otro costal...Lo primero fue rodearse de los Rockets, conocidos mundialmente como "The Crazy Horse"; el resto brotará del talento innato del canadiense y de tres musicazos que cuando se desbocan, no hay montura que les aguante el rítmo.

Este cuarteto rompe la pana con un disco maravilloso en el cual los Crazy Horse explosionan las estupendas creaciones de Young dando como resultado un disco de Rock desgarrador, Country y Folk Rock que se erigen como punta de iceberg dentro de una discografía totémica como pocas en la historia del Rock.


"Cinnamon Girl" abre el disco rockeando con crudeza y solidez. La melodía vocal de Young es estupenda pero lo es aun más envuelta entre los riffs del genial guitarrista de los Crazy Horse Danny Whitten, que dejó su impronta en este trabajo y que perdería la vida en su mejor momento como músico.

El Country Rock asola las melodías de otra genial canción: "Everybody Know This Is Nowhere". Una maravilla al alcance de unos pocos genios musicales que emociona hasta el tuétano. Aunque para emociones a flor de piel "Round & Round (I Wont Be Long)", un acústico Folk Rock rural que pone otra marcha al estilo de música que Neil Young practicaba en Buffalo Springfield.

"Down By The River", otra canción adimensional. Más de nueve minutos de emocionante Rock denso, con un estribillo de los que dejan huella y un trabajo espectacular  de los Crazy Horse que abruman con una magnética base rítmica e hipnotizan con los riffs y los efectos Fuzz de las seis cuerdas que maneja Danny Whitten.

Otra visita de Young y su banda al mundo del Rock de raíces ocurre al llegar "The Loosing End (When You´re On)", otro talentoso tema del canadiense que es primo segundo del Rock Sureño que no tardarían demasiado en enseñarnos los hermanos Allman entre otros.


Otro tema que juega con nuestros sentimientos y emociones es "Running Dry (Requiem For The Rockets)", dominado de principio a fin por una triste melodía que se acentúa cada vez que el violín tocado por Bobby Notkoff entra en escena. Una canción sublime.

Es complicado comenzar un álbum de manera increible y lograr cerrarlo de igual manera. Bien, Neil Young And The Crazy Horse vaya si lo hacen, y encima con un tema de más de diez minutos: "Cowgirl In The Sand" es Gloria bendita. Un medio tiempo que vuelve a poner al oyente contra la pared gracias a una densidad rockera fuera de lo común, y de unas melodías musicales y vocales que siguen sonando como Dios hoy en día, para alegría de Eddie Vedder...Y nuetra, claro!

Caído en Little Big Horn



1 comentario:

  1. Muy bueno el texto, enlazando datos "históricos" con la enumeración de canciones. Discazo, sin duda, aunque Neil tiene tantos de altura que no sabría si quedarme con éste o con otra docena!

    ResponderEliminar