jueves, 21 de junio de 2012

NOVEDADES- RUSH "CLOCKWORK ANGELS"



Bueno, pues ya lo tenemos aquí. El vigésimo álbum de los canadienses. Se dice pronto. Una carrera intachable, unos músicos alabados por todo el “business”, álbumes que a veces se hacen esperar más de la cuenta, pero con la boca llena de agua… unos Cracks, señores, unos Cracks

Y… ¿qué tenemos aquí? Un álbum conceptual. Sí, de esos que los canadienses manejan a la perfección: “2112”, “Hemispheres”… y alguno dirá: ¿Un álbum conceptual? ¿En 2012? Pues sí, los Maestros han vuelto. Haciendo lo que mejor saben.

Una nueva muestra de que estos señores juegan en otra Liga, la Liga más grande en la que se puede jugar: ¿La del Hard Rock? ¿El Progresivo? ¿Heavy Metal?... no, amigos, Rush son éso… Rush. No hay engaños, sabes a lo que vienes con ellos.

Vayamos al álbum: “Caravan”… un tema que ya tenían trabajado desde 2010. Típica estructura de los canadienses: fuerza y suavidad, ambos combinados para dar forma a un tema que te prepara para lo que está por venir. Perfecta introducción.

“BU2B”. Otro de los temas anticipados. Intro acústica… ¿suavidad?... no amigos, el riff de Lifeson, uno de los más poderosos del álbum, te deja claro que no. Vamos a seguir dando guerra, nos queda mucha batería.

“Clockwork Angels”… preciosa intro… pero… un tema que no sigue patrón alguno. Esa elegancia y esa fuerza combinadas… seguro que uno de los que dará más juego en la que suponemos será gira de presentación de esta maravilla.



Llegamos a “The Anarchist”, un tema que a mí, personalmente, me recuerda a alguno de los de mi álbum favorito de los canadienses, “Signals”. Digamos, una especie de “New World Man” o “Digital Man”. También, reminiscencias de “Counterparts”.

Otro de los riffs poderosos del álbum: “Carnies”. Si señores, tipos con casi 60 años son capaces de crear riffs como éste. La única pega es que la canción se haga un poco más ligera a medida que avanza, ese riff habría que mantenerlo, coño….

“Halo Effect”: la canción más elegante (¿comercial?) del disco. Ligero aire a “The Trees”, y una sección de cuerda muy, muy acertada. La apuesta segura de este trabajo, un single que rompería en listas, si Rush fueran una banda de listas, que, afortunadamente, no son.

“Seven Cities Of Gold”. Entramos en la fase más clásica del disco. Aquí nos vamos a encontrar una parte en la que los fans más antiguos de la banda se van a encontrar con cosas que creían olvidadas. Si, si, ese aire pseudo-Zeppelin de sus primeros trabajos. Una grata sorpresa.

“The Wreckers”. Otra concesión a lo comercial, pero maravillosa, como cada vez que esta gente se adentra en esos terrenos. Otro single en potencia.

Y, señores, llegamos al pepinazo del disco… o del año ¿????("Headlong Flight") Madre mía, o “Oh, My God”, que dirían ellos, que peazo de trozo de tema. No me puedo imaginar este artefacto en directo: una salvajada. El que dude, en algún miserable momento de su vida, de cómo las gasta esta gente, después de 20 álbumes, que se eche una oreja a la sección central de este tema: una sección rítmica poderosa como pocas hay en este planeta, y un solo de guitarra para caer de rodillas. No sé si quedará algún culo sin patear después de oír esto. Quiero morirme después de haber visto este tema en directo, si no, mi vida no habrá tenido sentido.

Buenos temas hasta el final: “BU2B2”, “Wish Them Well” (recuerdos a “Moving Pictures”) y la preciosa “The Garden”, el tema del que parece más orgulloso está el Sr, Lee.

Por mí, pueden tardar otros cientos de años de parir un disco, si el resultado al final es como éste. Ahora, solo falta que se decidan de una maldita vez a hacernos una visita. Mataré a quien sea por una entrada.

Cuando hay un álbum de Rush en medio, el tema “álbum del año” queda muy, pero que muy condicionado.

Haceos un favor, y compradlo (sí, compradlo, no seais piratas), ya mismo.

Ricardo Moreno "Ritchie"





No hay comentarios:

Publicar un comentario