jueves, 1 de noviembre de 2012

NOVEDADES: MAGNUM "On the 13th Day"



Hay discos entretenidos ("Monster" de Kiss), discos extraordinarios ("Clockwork angels" de Rush) y discos mágicos. A este último grupo pertenecen las nuevas doce canciones de los británicos Magnum.
"On the 13th Day" es la cúspide de un elegante castell discográfico que comenzó a elevarse a mediados de los 70 con varios singles y un par de albumes en los que cohabitaban el rock progresivo, el rock duro y muchas influencias de Queen.
En los 80 endurecieron su sonido en plena NWOBHM con su primer gran disco "Chase the Dragon", y cuando parecía que Magnum empezaba a estancarse se sacaron de la manga el disco del antes y el después de Magnum "On a storytellers night".
"Vigilante" y sobremanera "Wings of Heaven" les colocaron al mismo nivel de otras bandas AOR, pero con un plus de calidad y unos tipos sin ningún sexappeal, lograron vender muchos discos sin tener la fachada de unos heavys ochenteros recién salidos de la peluquería.
Y es que los miembros de Magnum siempre han aparentado ser (sobretodo ahora) esos vecinos normales que tocan la guitarra el fin de semana sin molestar demasiado.
Si pasamos por alto los 90, la actividad de Magnum desde mediados de la década pasada se ha vuelto del todo volcánica.
Con el entrañable barbudo del sombrero, Tony Clarkin, más inspirado que nunca casi año a año, han ido cayendo discos de bastante calidad y que recuperaban parte del encanto ochentero de la banda, pero sabiendo sonar actuales.
"Princess Alice and the broken arrow" y "Into the Valley of the Moon King" ya eran dos discos más que interesantes y "The Visitation" aunque repetía los esquemas de los dos anteriores tampoco estaba del todo mal. 
Con "On the 13th Day" Magnum alcanzan la cúspide con una obra intensa, repleta de épica y muy pero que muy hermosa.
En un principio Bob Catley parece que canta más ronco que en anteriores trabajos. Con las escuchas lo que capto es a un Catley más agresivo e intenso, lo suficiente para dar esos matices geniales de su voz a las ideas que Clarkin ha querido plasmar para este maravilloso disco.
Aunque por supuesto Catley sigue cantando magistralmente, tejiendo maravillosas melodías con su voz, y es que Catley no es un tio tan reconocido como Paul Rodgers o Robin Zander, pero como sigue cantando el Angelito.
Del disco nada malo que decir. Lo dicho, es increible que una banda en estos tiempos tan extraños para el Rock, sea capaz de publicar año a año buen material.
"On the 13th Day" en algunos momentos parece un disco concepto con temas entrelazados, pero no es más que un discazo de Rock duro melódico sin paliativos.
Ese comienzo con "All the Dreamers", con una itro de 1:20 cercana a Iron Maiden que se convierte en una fiel seguidora de "On a Storytellers Night" durante siete minutos épicos que se quedan cortos, como los cinco y medio del tema que titula el disco, aspero pero muy melódico, con un estribillo tan Magnum pero con una base rítmica más potente y contundente.
Precisamente esos dos adjetivos es lo que no le falta a "Dance the Black Tattoo", el tema más heavy que recuerdo de Magnum donde Clarkin mete caña a su guitarra y de que manera, siendo parte importante Harry James con los palos que le da a su batería, con partes plagadas de redobles más acordes con estructuras típicas del Heavy Metal.
"Blood Red Laughter" y "From Within" no se diferencian demasiado de lo grabado en sus tres anteriores obras, pero mejor acabadas, mucho más redondas, con estribillos que entran mucho mejor y melodías super pegadizas.
Y por supuesto, como no podía faltar en un disco de Magnum la cara más amable de la banda no se esconde, aparece y de que manera...el AOR pero del bueno alumbra en dos temazos increibles, "So let it Rain" y sobretodo "Shadow Town" son el puro y mejor Magnum de siempre, o "Blood red Laughter, "Broken Promises", todo un ramillete de temazos. Incluso una balada como "Putting Things in Place" es capaz de enervarnos y de dejarnos al borde del K.O. técnico.
Tony Clarkin y Bob Catley seguramente no volverán  a ganar tanta pasta con sus discos como en los 80. Pero como músicos deverían estar orgullosos de lo que está ocurriendoles durante estos últimos años, y sobre todo de "On the 13Th Day". Quizás su obra más completa en 35 años de carrera.
Caído en Little Big Horn




No hay comentarios:

Publicar un comentario