jueves, 21 de febrero de 2013

L.A.GUNS "VAMPIROS HOLLYWOODIENSES DEL SIGLO XX EN LA NUEVA CENTURIA"



La trayectoria de los L.A. GUNS desde comienzos de la década pasada es una de las más extrañas que he conocido. Los vaivenes de sus músicos podrían volver majareta al más paciente y fiel de sus fans, pero aun así, han sabido aguantar hasta la formación de dos bandas paralelas, una de ellas comandada por el inventor de la fórmula: Tracii Guns.

La fractura de los L.A .GUNS ha hecho más fuerte a la otra mitad del grupo, es decir Phil Lewis y Steve Riley. El mítico ex batera de WASP posee el 50 % de la marca L.A. GUNS.

Sin duda que los angelinos si son recordados por algo es por los años ochenta. Siempre he creído que el debut de la banda es el trabajo más sucio, macarra y "Sleazy" desde el lanzamiento del "Too Fast for Love" de los Mötley.

"Electric Gipsy", "One More Reason"o "Sex Action" son himnos para unos cuantos de mi generación.
Pero en los años noventa a la banda se le fue la pinza, y luego de grabar el estupendo "Hollywood Vampires" les dio por meterse en la mierda del Rock industrial. Total, que tiraron toda una década al contenedor, posiblemente muchos discos de esa época siguieron el mismo camino.



Con la reactivación (más ficticia que otra cosa) del rollo "Sleazy" en el comienzo de nuevo siglo, montada en torno al debut de los Buckcherry y a algunos nuevos discos de Mötley Crüe y varias reuniones de Cinderella, Poison o Great White entre otros, los L.A. Guns regresan (Aunque ellos como Dokken, no se habían ido del todo) y recuperan parte de la cordura perdida en la desquiciada década de los noventa para las bandas "Hair", y además se traen a Phil Lewis, que los había dejado plantados ante tanto espanto acumulado.

LOS DISCOS: 

 Este Disco salió a la calle en el 2001 bajo el sello "Spit Fire"  intenta revitalizar la maltrecha reputación


de los L.A.GUNS; y ¡Diablos! En unos cuantos temas lo consigue.
Tracii recupera su mejor pulso guitarrístico regando buena parte del álbum con sus riffs "Sleazy" rockeros de Joe Perry metalizado.

Que Phil Lewis iba a estar a la altura lo sospechabamos...

...Del disco debemos quedarnos obligatoriamente con el "Sleazy" inicio del álbum con ese "Man in the Moon" o la preciosa "Beautiful", un medio tiempo Beatles que Lewis convierte en jamón pata  negra.

La muy Aerosmith "Fast Talkin'Dream Dealer" (L.A.GUNS graban en 2001 un tema que sonaba  Perry/Tyler, algo que los propios "Toxic-Twins" eran incapaces de hacer) y la "Sleazy " metalera "Spider Web" mantienen el tipo, consiguiendo incluso que "Scream" nos lleve a los tiempos de sus dos primeros trabajos. 
Pero ahí se acaban las buenas noticias...el resto del álbum es irregular, buenas intenciones entre temas deudores de Led Zeppelin, de si mismos pero con pocas ideas, e incluso algún devaneo "Funk". 
De todos modos "Man in the Moon" es un disco disfrutable. 







Un año después los L.A.GUNS vuelven a la carga con "Waking the Dead". Los que acusaron a Tracii  guns de ser un guitarrista excesivamente Heavy Metal para una banda de "Sleazy" no sabían lo que decían antes del lanzamiento de este trabajo. 

Para ellos parece que van dedicados algunos cortes más "Heavies" de lo esperado, sobretodo después de haber escuchado "Man in the Moon".

"Don't Look at me that Way" o "Waking the Dead" llevan a la banda a una dimensión heavy que hace aguas sobretodo cuando Phil Lewis ha de desbocarse más de lo necesario...



De todas formas "Waking the Dead" no es un mal disco, en su conjunto supera a "Man in the Moon", y seguramente que el "Sleazy" Rock metálico de "Ok, Let's Roll", "Hellraisers Ball" o "Don't you Cry" deje satisfecho a los fans de los dos primeros artefactos de los L.A.GUNS.

Aunque hay que añadir que las fisuras entre los miembros de la banda llevaron al resquebrajamiento de buena parte de la misma. Antes de la grabación del disco Muddy y Mick Cripps salieron de la banda, dejando como único guitarrista a Tracii y al debutante Adam Hamilton al bajo.

Después de este disco Tracii forma junto a Nikki Sixx Brides of Destruction, y a partir de ese momento vuelven los desencuentros entre Tracii y Steve Riley/Phil Lewis, lo que acabará más adelante en dos versiones de L.A.GUNS.


EL MORDISCO DEL VAMPIRO

Con la banda ya partida por el ombligo publican los L.A.GUNS de Lewis y Riley un entretenido disco 

de versiones para presentar caras nuevas y obviamente dar el picotazo primero que unos posibles L.A.GUNS comandados por Tracii...nos quedamos con la copla y disfrutamos de un buen trabajo con revisitaciones tan acertadas como "Custard Pie" de los "Zepp" o "Marseilles" de los australianos "Angel City"...y curiosamente cuando nadie daba un mísero dolar americano por la banda publican "Tales From the Strip"; o como demostrar Riley y Phil Lewis que no necesitaban a Tracii Guns para grabar un buen disco.

Y es que estamos ante el mejor surtido de canciones desde "Hollywood Vampires" sin exagerar ni siquiera un poco.

"Tales" es un disco conceptual entorno a las miserias de la ciudad que les dio el nombre, redondo de principio a fin. Stacy Blades hace que te olvides completamente de Tracii pateándonos el careto riff a riff.

Potencia, contundencia, himnos macarrónicos "Sleazy's" para todos los públicos, baladas inconmensurables y un Phil Lewis cantando como nunca ¿Mejores canciones? "It Don't Mean Nothing", "Original Sin" y "Vampire" entre otras.




Lo que aparentemente nos ha quedado claro siempre con los Angelinos es que los miembros de la banda salen y entran en la misma sin que sus fans se 
enteren de la misa a la media la mayoría de las veces. Luego de grabar otro disco de versiones (el mediocre "Covered in Guns") el bajista Andy Hamilton sale y entra Scott Griffin que ya había entrado en contacto con la banda en el 2007, y que junto a Stacy Blades y el binomio inseparable Riley/Lewis publican "Hollywood Forever", que saldrá a la calle seis años después del excelente "Tales from the Strip".

"Hollywood Forever" puede ser perfectamente una continuación lírica y sonora del anterior trabajo, y aunque en las primeras escuchas la sombra del "Tales" parece muy alargada, finalmente caes rendido ante casi todas las canciones de las catorce que han grabado.

Sumamos ya himnos tan incendiarios como "I Won't Play", "Queenie" o la barbara "Eel Pie"...¡Si es que hasta se atreven a cantar un tema en la lengua de Cervantes! Si amigos, cierran el disco con "Araña Negra (Black Spider)", brutal serie "Z" "Sleazy" que hará reír a unos cuantos y divertirnos a casi todos.

Imaginamos que el "tbo" de marras angelino durará lo que quieran Riley y Lewis, pero hasta que ese día llegue esperamos seguir disfrutando de la música de estos vampiros ochenteros rehabilitados para el mundillo del Rock duro.

Caído en Little Big Horn


No hay comentarios:

Publicar un comentario