jueves, 14 de marzo de 2013

NOVEDADES- ADMIRAL SIR CLOUDESLEY SHOVELL "Don hear it ...fear it"



Con un "Artwork" y una estética 70's que tira de espaldas, tenemos ante nosotros el primer LP de los británicos "Admiral Sir Cloudest Showell".

La triposa portada del álbum ya nos pone al loro de que nos podemos encontrar parapetados en los surcos de este trabajo que saca el sello independiente especialista en "Stoner" rock, Pshic y prog entre otras cosas "Rise above".

portadaadmiral.hardrockmonsters013
Pues bien, se trata de siete temas patea caretos de Rock durísimo "Old School" que dejará como a un abuelo "chocho" a todos aquellos que se nos pone cara de risa cuando escuchamos el nombre de "Blue Cheer", o el de otras bandas que trataron de hacerse un cocido en los 70, y como mucho les quedó para un caldo de pollo. Me refiero a los británicos "Incredible Hog", o los más vendidos y técnicos "Fuzzy Duck", "Captain Beyond" o los suizos "Toad" entre otros, y los más actuales "Black Mountain".


Como los primeros que nombramos, estos ingleses son tres hard rockeros con pinta de fumetas que hace tres  años publicaron un EP llamado "Return to zero".

Luego, ya en 2011 grabaron los siete pepinazos de este disco que se publicó el año pasado, y que como suele ocurrir, es uno de esos trabajos que se le quedan a uno en el tintero y muchas veces por atender a memeces que no merecen demasiados miramientos.

De todas formas, y como se suele decir, nunca es tarde si la dicha es buena, y coño, en esta ocasión vaya que si lo es.



Louis-Comfort-Wiggett, Bill Darlington y Johnny Gorilla son las tres fierecillas indomables que ponen sobre esta guija de Hard rock pesado títulos tan explícitos como "Mark of the beast", "Devil Island" o "Death". Seguro que el mismísimo Aleister Crowley les apadrinaría de estar vivo hoy.

fotoadmiral.hardrockmonsters013


El disco hay que decir de él que suena de puta madre, sin fisuras. Y el trío calavera de marras demuestran una pericia y una pegada total.


Quizás la primera escucha puede dejar un pelín saturado al personal ante tanta amalgama decibélica, pero con la segunda escucha ya te das cuenta del peligro y del malestar general que te producen esta gentuza del Rock.

Velocidad, parones, arreones, cabalgadas de mástil, riffs muy venenosos, bajos desenfrenados, baterías matadoras y voces que nos conducen al caos rockístico es lo que palparás al darte de bruces con temazos de la talla de "Scratchin'& Sniffin", que recuerda a los Sabbath un montón, o en "The last run". "Killer Kane", el corte que cierra esta sesión espiritista con el mejor rock "Stoner" setentero es realmente asombrosa.

No los conocía ¡Maldita sea! Pero estos pavos hacen sonar a los estupendos Wolfmother o a los prometedores "Rival Sons" como a una banda de Rock melódico.

Su música quizás esté más cerca de unos "Black Mountain" o de los "Witchcraft", no se, el caso es que estamos ante un gran debut. Lo juro por mi puñetera cabellera!! 


Caído en Little Big Horn








No hay comentarios:

Publicar un comentario