jueves, 4 de julio de 2013

MIRADA RETROSPECTIVA: MÖTLEY CRÜE- "NEW TATTOO" 2000


Ahora, toca recordar este disco. El octavo en estudio si eludimos el recopilatorio "Decade of Decadence", y que fue el bautismo satánico de los Crüe en la década "00".

Publicado en el Verano del 2000, "New Tattoo" fue un disco nuevamente atípico para los Mötley. El primer trabajo  que alteró el "ADN" de la banda fue el homónimo "Mötley Crüe".

En pleno bombardeo "Grunge" un Nikki Sixx obsesionado con dicho movimiento ficha a John Corabi para sustituir al rubiales Vince Neil.

En pocos años veríamos a Neil nuevamente en la banda, pero sus peleas con Tommy Lee dejan al ex de Pamela y Heather fuera de la banda para "New Tattoo". Lee estaba más interesado en hacer el ganso con los "Methods of Mayhem" que de tocar "Party Metal". Lo suple un excelente batería: Randy Castillo, ex entre otros de la banda de Ozzy, y que desgraciadamente moriría más tarde de Cáncer.

"New Tattoo" es un disco esperado para machacar nuevamente a los Crüe. Los Ángelinos se habían reunido a finales de los noventa para hacer pasta gansa con una gira en la que presentaban el esperpéntico "Generation Swine".


Obviamente, los que esperaban otra mierda de disco se quedaron con un palmo de narices y de los gordos.

Aquél "New Tattoo" recuperaba los himnos gamberros y puteros de los Crüe. El Rock and Roll duro y tabernero volvía al seno de la banda.

Los riffs de Mick Mars ahogaban en un vaso de agua ardiente el sonido rancio post-grunge industrial tardío del "Generation Swine".

Hace cinco años los fans de la banda subían en volandas un trabajo como "Saints of LA", pero no nos engañemos, ese disco no es tan grande y sinceramente creo que ha ido perdiendo la frescura que "New Tattoo" mantiene casi intacta.

El disco posee, y voy a empezar a hablar de las canciones, las dos mejores baladas de los "Mötley" en años. "Hollywood Ending" y "New Tattoo", nos recuperan el espíritu del "Home Sweet Home", y están cantadas realmente bien por Vince Neil.



Ya comentaba antes que este era un disco de guitarras. Mick Mars se gusta especialmente en "Hell or High Hells", "Treat me Like a Dog I Am" o la versión de los Tubes "White Punks Are Drop".

Nikki Sixx compone su mejor material en años. "First Band on the Moon", "Dragstrip Superstar", "She  Needs RNR"...Vince sigue cantando como pocos lo que a él le gusta ("Porno Star") y Randy Castillo definitivamente aporrea su batería con más clase que Lee.

Los tiempos en los que se publicó este disco ya eran otros, las huestes del Metal Ángelino deambulaban como zombies y eran pocos...Los Mötley volvían, querían convertirse en los Stones del Metal, acabarían creando su propio festival ("Crüe Fest") y seguirían engordando y pagando sus pufos gracias a discos como este.

Un disco que mejor o peor, trajo estabilidad a una banda acostumbrada a la rutina de caminar sobre el alambre y caerse de él.

Caído en Little Big Horn





No hay comentarios:

Publicar un comentario