jueves, 7 de noviembre de 2013

NOVEDADES: MOTORHEAD "AFTERSHOCK", SUPERCHUNK "I HATE THE MUSIC"

NOVEDADES:2013
Nuestro querido Lemmy Kilmister anda pachucho últimamente. El inexorable paso del tiempo y sobre todo la vidilla que se ha venido pegando fuera del escenario (ese deporte en el que es plusmarquista mundial llamado "Rock ´n´Roll Lifestyle") empieza a restar fuerzas al inglés.

Como no veo al bueno de Lemmy tomando zumos de "Fruco" en el futuro inmediato, posiblemente le empecemos a ver flaquear más pronto que tarde (ojalá sea muy muy tarde).

De momento Lemmy se ha puesto el gorro de soldado y sus viejos emblemas militares germanos, se ha servido otro chupito de "Jack Daniels" estando presto y dispuesto a rockear al personal con las canciones de su nuevo y flamante disco.

"Afershock", nuevo disco de Motorhead, el número 21 en su dilatada carrera "Metal-Cográfica", en la que nuevamente están a sueldo dos sanguinarios soldados del metal: Phil Campbell y el sueco Mikkey Dee.

Si no me falla el cerebelo, cuando escribí la reseña del anterior trabajo de la banda para la web de "Rockangels", alababa el estado de forma de la mente de Kilmister al escribir y elegir esas canciones, y al grupo entero por la ejecución maestra de las mismas. 

No hace falta ser un virtuoso para ser grande como es el caso. Basta con tener un repertorio legendario y unas nuevas canciones que estén a la altura.

Si Motorhead lo consiguieron con "The World is Yours", con "Aftershock" lo vuelven a conseguir, mejorándolo ostensiblemente, logrando la mejor producción de toda su carrera.


Las catorce canciones nuevas de este álbum suenan más cañón de "Navarone" que nunca, y tengo la certeza de que este disco es uno de los mejores trabajos de la longeva trayectoria de Motorhead.

Sin bajones, sin rellenos posibles. Motorhead vuelven a ser una imparable maquina de "Turbo-Rock" y Heavy Metal a día de hoy.

Hay hasta tres canciones que rivalizan con "Ace of Spades" en calidad y huevos, siendo la final "Paralyzed" mi favorita de ellas.

"Going to Mexico" es una canción que emula a un "Bomber" de nuestro tiempo, y los muy cabrones han incluido dos medios tiempos (¡Si, dije dos medios tiempos!) en la primera parte del disco. La "Blussy" "Lost Woman Blues" que lleva el alma de Bill Gibbons tatuada en sus acordes, y "Do you Believe", un Rock a lo Steppenwolf que Lemmy aúlla con su garganta de granito y alquitrán.

Nunca pensé que un disco de Motorhead estaría en mi Top 10 del año ¡Rayos y centellas Lemmy! ¡Que grande eres! ¡Hasta eso has conseguido!

El Hijo de Ron Keel





NOVEDADES:2013

Algunos les recordaréis de los primeros noventa. Su debut de aquel lejano 1990 parece perdido en el tiempo, como su sonido, una amalgama de Punk Rock adolescente y pre universitario que tendría su continuidad con dos excelentes trabajos.

"No Pocky for Kitty" y "On The Mouth" (del 91 y 93 respectivamente) convirtieron a Superchunk en una de las bandas veneradas por adolescentes con criterio, amantes del grunge, el "Noise-Pop", el Rock alternativo y gafa-pastas varios.

20 años después queda la sensación de que la banda de Carolina del Norte facturó un buen puñado de discos y singles en los que la banda sonaba y aún lo hace de manera rabiosa y potente, con melodía cuando era menester, y con guitarras asesinas cuando tocaba.

"For Tension" o "The Question is How Fast", que me acompañaban con la veintena recién estrenada han vuelto a colarse en mi mente gracias a "I Hate the Music", un disco con el cual Superchunk rompen con tres años de silencio, que parecen muy poco con los diez que transcurrieron entre "Here´s to Shutting Up" y "Majesty Shredding".

Superchunk en la década de Seattle lograron que una pequeña parte del público americano aficionado al buen pop y rock orientasen sus brújulas para localizar Chapel Hill, una pequeña ciudad de Carolina del Norte que contó con una interesante escena musical liderada por Polvo y estos Superchunk.


El paso de los años no ha echo cambiar demasiado el discurso y el sonido de este cuarteto. Si "On the Mouth" era tú disco seguramente que "I Hate the Music" te gustará, aunque la banda ha disminuido decibelios desde aquellos años a esta parte.

20 años solo se tienen una vez, y por eso es difícil que la banda apueste constantemente por el sonido turbio de los primeros noventa, y prefieran depurar aquella estridencia post adolescente por melodías de power pop más llevaderas y limpias.

Desde luego que no esté Steve Albini de productor como en aquel lejano "No Pocky for Kitty" supone un alejamiento de aquellos singulares postulados que marcaron una época.

El disco se lo han guisado ellos y han vuelto a ser los mismos de siempre aunque la velocidad sea más de crucero salvo contadas excepciones (La corta y super Punk "Staying Home" que no llega al minuto y medio de duración) y los arrebatos coléricos brillen casi por su ausencia.

"I Hate the Music" hará el efecto contrario al título, si es que eres amante de un tipo de Power Pop que une la parte más lacónica de Big Star con la bronca y las disculpas de las dos partes de la discografía de los Replacementes y el plus noventero de Bob Mould y sus Sugar. Altamente recomendable!

Caído en Little Big Horn



No hay comentarios:

Publicar un comentario