viernes, 14 de marzo de 2014

VANDENBERG´S MOONKINGS

vandenberg 1
NOVEDADES 2014

Este año tenemos los regresos de dos grandes guitarristas que en su día dejaron huella en el hard rock. Por un lado Jake E. Lee que, lejos de seguir la onda hard rockera de raíces blues que abrazó con sus tan magníficos como infortunados Badlands, se ha descolgado con un disco que no se decide por un estilo y la mezcla termina haciendo aguas, y por otro a Adrian Vandenberg, cuyo trabajo podrá tener sus defensores y sus  detractores pero es más coherente.


Después de muchos años, demasiados, apartado de la música y dedicado a su otra pasión, la pintura, el holandés ha reclutado a tres jóvenes y desconocidos músicos para seguir por un camino no muy alejado del único y gran disco que nos dejó con Manic Eden, hard rock clásico con pasión por el blues, pero añadiendo en esta nueva aventura más énfasis en el rock de los setenta.

Un potente bajo a cuyo ritmo enseguida se abraza una contundente batería abre el tema inicial, “Lust and lies”, que sienta las bases de lo que será el resto del disco, un trabajo con una producción actual pero a la vez clásica, que permite respirar a cada instrumento y que el oyente disfrute de ellos.

  A partir de ahí  se nos ofrece una obra bastante homogénea, canciones como “Close to you”  con su marcado ritmo zeppeliano; “Good thing”, un delicioso corte que tiene sus raíces firmemente ancladas en el rock sin trampa ni cartón que se cultivaba en los setenta, muy de la escuela de Bad Company, con un estribillo contagioso cuyos coros femeninos le dan un plus sureño; “Breathing”, el medio tiempo elegido como single que no consideraría una balada tal cual, ya que esa definición la guardaría para “Out of reach”, con los mismos ingredientes (acústica y arreglos de cuerda) pero más lenta y emotiva y con un elegante Vandenberg, que demuestra durante todo el disco es un guitarrista que trabaja para las canciones, no para su lucimiento personal. Hablando del trabajo de las composiciones de Vandenberg, que las firma todas, es justo destacar el buen tándem rítmico que Sem Christoffel al bajo y Mart Nijen Es a la batería ofrecen.

“Line of fire” es seguramente el tema más directo del disco, con un Jan Hoving cuya voz se aleja del registro más coverdaliano ofrecido en el resto de temas, y es que la influencia del líder de la serpiente blanca es más que descarado en “One step behind”, especialmente en sus versos iniciales.

 Y ya que mencionamos a su maestro, el disco se cierra con la colaboración de Mr. Coverdale en una nueva adaptación de “Sailing ships”, que si bien no mejora la original si le da un enfoque más acorde a esta nueva andadura de Vandenberg, y lo que pierde de fuerza épica lo contrarresta con nuevos arreglos de cuerda y una orientación más acústica y melancólica.

Esperemos que el bueno de Adrian retome a partir de ahora una actividad más regular y nos siga deleitando con trabajos de altura como este, los necesitamos.

Albytor



No hay comentarios:

Publicar un comentario