viernes, 20 de junio de 2014

QUEENSRYCHE "THE WARNING" 1984 MIRADA RETROSPECTIVA


1984
La alternativa norteamericana a Iron Maiden, se decía a mediados de los 80. Hubo quien fue más allá en esa definición, para tacharlos de copia descarada de los británicos. Quizá no le faltara razón, porque un servidor, en su día, hizo la prueba con alguno que llegó a preguntarme qué disco de Maiden era ése. 

warningportada.hardrockmonsters2014

Tras un EP tan fresco y avasallador como el que contenía ese himno que es y será, “Queen Of The Reich”, Tate, DeGarmo y compañía tenían ante sí la verdadera prueba de fuego. Componer un larga duración que estuviera, por lo menos, a la altura de la calidad que había demostrado su primer pero corto trabajo. 

La discográfica estaba por la labor de tirar la casa por la ventana con estos chicos: de productor, nada menos que James Guthrie, un tipo experimentado con bandas del calibre de Pink Floyd. Orquestaciones a cargo de Michael Kamen, un tipo asiduo a las buenas bandas sonoras de películas. Otro figura como Neil Kernon como ingeniero de sonido y mezclas… joder, todo un elenco de artistas para unos primerizos. Quizá les tocara la lotería por aquella época. 

Y… el resultado ? Pues un disco de metal clásico, muy muy clásico, con un sonido pulcro, quizás demasiado pulcro. He de reconocer que a mí me costó entrar en este disco. Me pareció que no estaba, ni mucho menos, a la altura de las expectativas que se habían creado. Esperaba mucho más. Y me encontré con un disco de metal correctito, pero nada nuevo bajo el sol. Con el tiempo, he aprendido a apreciar este trabajo en toda su amplitud. Para mí, hoy, y viendo cómo ha evolucionado la banda desde entonces, creo que fue un buen comienzo. No era, como digo, algo precisamente progresivo, sino algo más bien clásico. Pero echando la vista atrás me cuadran ahora ese tipo de composiciones.

Un tema como “Take Hold Of The Flame” bien podría haber formado parte de “Operation: Mindcrime”. La vena melancólica y acústica, liderada por DeGarmo, en canciones como “No Sanctuary” o el comienzo de “Roads To Madness” la encontraremos posteriormente en todos sus trabajos. Por cierto, si alquien no había notado la influencia Maiden en este disco, cosa harto improbable, que se de una escucha a la última parte de “Roads…”. Joder, casi clavan el “Hallowed By The Name” en su sección final.

the warning foto 2 keel´s son
La experimentación la encontramos en “NM156”, una experimentación a la que se atrevían con descaro, y que alcanzaría su punto culminante en el siguiente trabajo, “Rage For Order”, para un servidor, su obra cumbre, no comprendida del todo por mucha gente.

Y temas metálicos de manual como “En Force”, “Child Of Fire” o la feroz “Deliverance”. 
Como he dicho antes, quizá el sonido en estos temas, de haber sido más crudo, los hubiera dotado de mayor pegada. Las guitarras suenan afiladas, pero no atronadoras, y ese matiz le resta contundencia al trabajo. Eso sí, los solos… esos solos… simultáneos a veces, combinativos otras, de DeGarmo y Wilton, ya en este disco señalan cual va a ser la verdadera marca de la casa. Inconfundibles. 


 La voz de Tate parece de otro planeta.
 En ese sentido (y que nadie se me moleste, por favor), le gana por goleada a la voz de Bruce Dickinson.  Y en este trabajo empezamos a descubrir las habilidades de uno de los baterías más versátiles, pero más desconocidos, del metal progresivo: Scott Rockenfield.

El disco salió en 1984, pero hay una re-edición del mismo, remezclado, del año 2003, que incluye temas en directo, bastante recomendable. Aunque la banda, y particularmente Geoff Tate, no esté muy contenta con esa remezcla.

Definitivamente, es un disco que, para mi gusto, ha aguantado como ha podido el paso del tiempo, y dándole ese tiempo, escuchas, y alejándonos de prejuicios y comparaciones, es un trabajo soberbio. Metal de manual, y un aperitivo del sonido progresivo que posteriormente predominaría en la banda.

Ritchie Moreno



No hay comentarios:

Publicar un comentario