jueves, 9 de octubre de 2014

SOUNDGARDEN "BADMOTORFINGER" 1991

Joder, que difícil resulta definir el término “grunge”. Yo soy de la opinión de que, en ese saco, malintencionadamente, se incluyeron a muchas bandas que poco tenían que ver con Nirvana, los presuntos inventores del género. Si acaso, la ubicación geográfica, Seattle, una ciudad que en los noventa hervía, musicalmente hablando.

soundgardenretrospectiva1
MIRADA RETROSPECTIVA
Porque, vamos a ver… díganme Vds, que coño tiene que ver una banda tan influenciada por el rock clásico americano de siempre, como Pearl Jam, con los aullidos maníaco-depresivos de Cobain. O que cojones hace una banda como la que vamos a comentar, Soundgarden, dignos herederos del sonido Black Sabbath, con esa misma historia. El caso era poner etiqueta, si o si, aunque ello conllevara el meter la pata de manera atroz.

En fin, hechas las pertinentes aclaraciones personales y, como diría mi padre, vamos al lío…

“Badmotorfinger” fue el tercer trabajo de la banda de Chris Cornell y cía. Una compañía que había sufrido varios cambios de alineación, y que, en este trabajo, encontró la formación que todos denominamos como “clásica”. Cornell y su increíble manera de cantar, alcanzando agudos a los que muy pocos se han acercado. Thayil y su guitarra extraña, unas veces aullante, otras, ululante.

 Difícil clasificar el estilo de este hombre, en apariencia tranquilo y sosegado, pero capaz de desatar tormentas de notas sin control, perfectas para los desquiciados temas de Soundgarden. Y una base rítmica al alcance de pocos grupos en este planeta. Shepherd y Cameron forman una sociedad en este disco que en algunos momentos se hace dueña y señora del cotarro. Saturación de graves, golpeo incesante… como si cada uno de los músicos fuera por libre pero, al mismo tiempo, ese caos formara parte de un todo homogéneo.

Con la dinámica “Rusty Cage” empieza ese caos organizado. Un tema que sabe a aceite de motor, e igual de denso. Esa densidad va a ser, al mismo tiempo, el denominador común de casi todos los temas de este trabajo. El dinamismo se interrumpe hacia el final del tema, convirtiéndolo en una canción que se arrastra, enfangada, por territorios psicodélicos inexplorados. De psicodelia saben también un rato estos cuatro elementos.

Le sigue “Outshined”, un medio tiempo entre sugerente y amenazador, con un estribillo demoledor, que da paso a una pesada, muy pesada (en el sentido más Sabbath de la palabra), “Slaves And Bulldozers”, con esa chirriante guitarra de Thayil, y un Cornell aullante que casi escupe trozos de laringe del esfuerzo al que somete a su garganta.

fotosoundgarden2
SOUNDGARDEN o la semilla del Grunge

La desquiciada, pero al mismo tiempo eficaz, “Jesús Christ Pose”, es quizá el punto álgido y más significativo del disco. Este tema define claramente el estado musical en el que la banda se encontraba en ese momento, y sirvió para patentar el sonido característico de la misma. Toda una experiencia, y un clásico al mismo tiempo.

Cuando aún no nos hemos repuesto de la experiencia anterior, “Face Pollution” y su urgencia nos golpean sin miramientos. Un tema casi punk, veloz, corto… y cortante.

Shepherd firma la siguiente, “Somewhere”, otro tema en el que reconocemos la marca del sonido que posteriormente hará perfectamente identificables a Soundgarden. La psicodélica parte final se hace un poco larga y monótona, algo que quizás no venía a cuento.

Yo particularmente noto la parte más grunge de este disco en “Searching With My Good Eye Closed”. Ahí si noto quizás la influencia de Cobain y Nirvana. Es por ello por lo que puede que sea uno de los temas en este disco que menos me llama la atención. El nivel del resto está muy por encima.

foto3soundgardenblogcaido
Cornell y cia haciendo sangre!
En algún sitio escuché que este era uno de los álbumes más representativos de “heavy metal” de todos los tiempos. Yo no me atrevería a decir tanto… ni siquiera a tachar este disco como “heavy metal”, pero supongo que todas esas conclusiones las sacó alguien escuchando “Room A Thousand Years Wide”, y su poderoso riff. Uno de los temas más potentes del disco, Cornell recitando y Thayil ululando su guitarra en un segundo plano, mientras el riff te golpea. Venga, vale… vamos a considerar ésto como auténtico metal, aunque ese ¿solo? de saxofón me rechina, y nunca mejor dicho, bastante.

La parte final del disco se abre con “Mind Riot”, quizá otro de los temas prescindibles, y Sabbath vuelven a reencarnarse en “Drawing Flies”, con una buena dosis también de rock clásico setentero. “Holy Water” es otro tema pesadote, quizá algo deslabazado, pero con fuerte influencia también del rock 70’s.

Nos vamos con “New Damage” y su aire bluesy, pantanoso. Para mi gusto, en esta última parte del disco, Soundgarden abandonan un poco su esencia principal para empaparse, pero bien empapados, de sus principales influencias.

Este grupo en esa época se convirtieron en una auténtica superpotencia, y algún avispado ejecutivo de la discográfica se dio cuenta del filón, intentando reconducir a la banda por senderos más convencionales. Aún darían algún coletazo de su poder en el siguiente, y potente aún, “Superunknown”, que combina la fiereza de este disco con esos derroteros mainstream a los que me refiero. Lástima que esa potencia se fuera diluyendo poco a poco en posteriores entregas, hasta quedarse casi en algo testimonial.

Uno de los mejores discos de rock duro de los últimos tiempos, al que algunos aún rendimos pleitesía.


Ritchie Moreno





4 comentarios:

  1. Pues nada tiene que ver: Soundgarden era Sabbath, los Stooges, Hendrix y Cream
    Alice In Chains Black Sabbath y Metallica, Nirvana Husker Du, Pixies, los Beatles (en los estribillos) y Pearl Jam Zeppelin, The Who y Neil Young

    Dicho esto, discazo y entradón. Léete la mía del Superunknown; es la última que he escrito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Gracias, amigo. ¿Dónde puedo leer la tuya del Superunknown?

      Eliminar
  2. Precisamente estaba pensando escribir una entrada de este sensacional BadMotorFinger...pero tu lo has hecho estupendamente. Gran disco y gran entrada!! ...y ya de paso muy recomendable también la del amigo Alex.

    ResponderEliminar