martes, 25 de noviembre de 2014

QUATERMASS: "QUATERMASS" 1970

Quatermass fue una señera banda de hard rock progresivo, que parece tristemente condenada a ser una mera nota a pie de página en los anales de la saga Purple. Una auténtica pena ya que sin duda fueron un grupo realmente original, con un sonido único, unas composiciones espectaculares y tres músicos virtuosos en estado de gracia con una sólida carrera a sus espaldas.

quatermassfrontcover
MIRADA RETROSPECTIVA
La banda fue formada por tres genios de sus respectivos instrumentos, Mick Underwood a las baquetas, John Gustafson a las cuatro cuerdas y Peter Robinson a los teclados, los tres provenientes de Episode Six, aquella banda en dónde habían militado los jóvenes Ian Gillan y Roger Glover antes de unirse a los Purple.

Nuestros tres paladines decidieron continuar su carrera juntos como trío, e inspirados en grupos como The Nice, Vanilla Fudge o los propios Purple grabaron un disco soberbio que saldría a la venta en mayo del año 1970, un mes antes que el Deep Purple In rock, disco con el que guarda no pocas similitudes conceptuales.

Es de señalar el madurado sonido que consiguieron estos tres genios para el que sería su primer y último disco como Quatermass. Escuchándolo hoy en día todavía asombra ese sonido elaborado, complejo y visionario. Sin duda un álbum muy adelantado a su época y que influiría en muchos músicos y bandas posteriores.

El álbum comienza con Entropy una bella y calmada introducción a cargo de Robinson que nos prepara para el primer bombazo Black sheep of the family primer single del grupo con el que alcanzaron un éxito considerable. Una canción atemporal con un sonido de hammond poderoso que guía el tema de manera espectacular sobre un enérgico y magistral ritmo a cargo de Gustafson y Underwood. Según cuenta la leyenda este tema fue una de las múltiples causas por las que Blackmore abandonó a los Purple, ya que estaba obsesionado con él y quería incluirlo a toda costa en el Stormbringer, cosa que sus compañeros rechazaron de pleno. Sin embargo el buen Man in black se quitaría la espinita poco más tarde, ya sabéis de que hablo.

quatermassfotogrupo

Post war Saturday echo es un tema con una base blues que comienza de manera melancólica para ir ganando fuerza e intensidad combinadas con varios interludios, algunos más sosegados, otros completamente desbocados, en los que el piano brilla de una manera grandiosa. Una canción compleja que gana con sucesivas escuchas y en la que Gustafson nos demuestra que realmente puede cantar y transmitir dramatismo.

Mediante Good Lord Knows nos deleitan con una elegante balada que posee unos bellos arreglos para cuerda en los que Robinson demuestra su buen oficio.
Up on the ground es una obra maestra del rock duro con un descomunal riff de Hammond, un bajo encabritado y una batería de las que sientan cátedra. El crecendo instrumental de la parte central del tema comienza de manera apacible para desembocar en una hecatombe excitante justo a tiempo para retomar el tema principal y volarnos la cabeza.

Gemini abre la cara b del vinilo y es otro gran tema roquero en el que Robinson intercala magistralmente el Hammond con el piano, y nos regala unos solos de los que crean escuela. Así mismo es un tema con un gran trabajo vocal.

Make up your mind. Tema complejo estructuralmente, con un núcleo instrumental muy trabajado, con cambios múltiples de ritmo y tempos complicados. Inquietante a ratos y que muestra una maestría instrumental arrolladora.


Laughin’ Tackle es un tema supremo, extenso y técnicamente extraordinario en el que estos tres virtuosos gozan de espacio para mostrar sus complejas personalidades musicales y nos obsequian con una interpretaciones magistrales. Un tema con unas influencias clásicas claramente marcadas en el que apreciamos unos arreglos para cuerda realmente impresionantes. Un gran colofón a un disco excepcional. A modo de epílogo o coda podemos disfrutar de nuevo del sosegado tema de apertura de este álbum Entropy.

Las diferentes ediciones en cd de esta joya son muy recomendables ya que contienen sabrosos extras como Putting o One blind mice que salió al mercado como segundo single y es una gran canción de rock potente.

No puedo dejar de mencionar la fantástica portada a cargo de Hipgnosis, posiblemente uno de sus mejores trabajos.

En definitiva un álbum descomunal de rock duro con pinceladas de swing, blues, música clásica y avant-garde, que no debe ser olvidado ya que es un importantísimo miliario en la historia del rock que ha influido en múltiples artistas como Uriah heep o los primeros Rainbow. Una obra maestra valiente y sin fisuras, un milagro sonoro que no tendría continuidad ya que sus miembros entrarían a formar parte de otros proyectos tan interesantes como pueden ser Hard Stuff, Brand X o Ian Gillan Band. Pero eso, como se suele decir esa es otra historia.

Odiseo Haller 



1 comentario:

  1. ¿Hard Rock Progresivo? Veo en las guitarras un toque Rush más que importante. Lo escucharé. Me ha encantado la etiqueta que le has puesto.

    ResponderEliminar