viernes, 19 de diciembre de 2014

MICHAEL SCHENKER GROUP: "SANTANDER 2014"

Una vez más y van … la capital cántabra nos ofrecía la posibilidad de poder disfrutar de unos legendarios músicos.
En esta ocasión -no como en las precedentes- existía un “pequeño inconveniente” el evento estaba programado para un viernes. Ese inconveniente tenía la competencia de la ilusión, ante la cual tenía todo a perder, como así fue finalmente.

En este tipo de situaciones vale más coger la manta y liártela a la cabeza, pensando única y exclusivamente en lo que uno puede disfrutar y no estar dispuesto a perdérselo. Así qué, carretera y manta ahora que la conexión astur-cantabra esta más cerca, o es la cantabra-astur la que se acercó?  Sea como fuere, la comunicación entre ambas ha mejorado, pero dejémonos de conjeturas absurdas y vayamos a lo verdaderamente que nos interesa.


MSGSPAIN2014/blogdecaido/blogger/2014

Llegados a lugar correspondiente con tiempo prudencial antes de comenzar el evento, ya solo quedaba dejar que las manecillas del reloj fueran acercándose a la hora señalada por la organización.

La hora indicada  hacía sobre nuestros relojes, y la confusión sobre la misma se instalaba en nuestras cabezas. Mientras las entradas marcaban la actuación de dos grupos anteriores a los alemanes, por el escenario no aparecía nadie. Con lo qué dilucidamos que los llamados Maxxwell se caerían finalmente del cartel.
Ese era el verdadero motivo del retraso sobre la actuación de Fyre!  Previsto para las 21:30 dio comienzo a las 22 h.

Fyre! Es la banda encabezada por la argentina Alejandra Burgos, bien secundada por dos ex Metalium, Tolo Grimalt (guitarra) y Lars Ratz (bajo) y un joven baterista, Tomás Vidal.
Fueron la banda elegida para abrir la velada, y aprovecharon -como no- para presentarnos su disco debut “ Missy Powerful”.

Una buena puesta en escena gracias a la garra, entrega y pasión por parte de la front woman argentina, que se mete al público en el bolsillo gracias a su saber hacer y a su simpatía. Ella, con sus movimientos se gusta, con sus contoneos, se deja gustar y acaba atrapándonos. Tanto es así que el respetable les ovaciono al despedirse e incluso les pidió un último bis final. Para la ocasión interpretaron, lo que para un servidor fue un deslucido “Stairway to heaven”. Personalmente, aparte de la entrega de Alejandra es un grupo que no me transmite nada musicalmente hablando. Una banda para calentar el ambiente en conciertos de esta índole y poco más.


MSGespaña2014/blogger/2014/blogdecaido

Después de este pre-calientamiento, un tiempo para otear el ambiente que se respira en los aledaños y comprobar que había más románticos que juventud entre los asistentes. A escasos minutos del comienzo aún comprobábamos como seguía llegando gente  para dar a la sala el aspecto que verdaderamente se merecía la ocasión. Con la sala  prácticamente llena,  no demore más para  buscarme una buena ubicación para poder ver in situ al genio alemán a menos de diez metros.
Las luces se apagaron y la ansiedad se apoderaba del ambiente. Esa ansiedad no tuvo mejor medicina que la ofrecida por el “Doctor, Doctor”. Que mejor carta de presentación que uno de los mayores temas compuestos por el mago alemán. Nadie en sus cabales hubiese apostado ni un misero céntimo por este comienzo tan aplastante. Apoteósico.

Where the wild winds blow” de su, hasta la fecha último álbum “ Bridge the gap” hace las veces de preludio ante temas clásicos de las distintas formaciones de los integrantes del grupo. “Armed and Ready” “Natural thing” “Victim of Illusion”  hacen que los paladares más exigentes se relamen. Que felicidad!. Ver una banda de estas dimensiones disfrutar encima de un escenario. Clase, elegancia, y una superioridad acorde con lo que en su día han sido y siguen siendo.

Parece que han hecho un pacto con el diablo para rejuvenecer cuanto menos unos quince años. Una actitud encomiable desde el comienzo que no se puede más que agradecer.
Lovedrive” y un colosal “Coast to Coast” son el primer guiño hacia los Scorpions más clásicos, dan paso para volver a la etapa más actual y nos ofrecen ese tema en honor al  inmortal Ronnie James Dio “Before the devil knows you’re dead” con el que  Doggie White insta al público a acompañarle en el ritual gesto de la “mano cornuta”.

 “Lord of the lost and lonely” la que un servidor considera mejor canción del disco “Bridge the gap” con esas melodías propias marca de la casa Schenker, hicieron bajar por momentos  la intensidad del show como  no podría ser de otra manera. Tal vez ante el desconocimiento de la mayor parte del público anclado en su etapa más clásica y otros perdidos ante el maremágnum de discos editados.


MSGSpain2014/blogger/blogdecaido2014

Sea como fuere la situación se reconduce con tres clásicos más a modo de grandes éxitos. “Let it roll” “Shoot, shoot” e “Into the arena” ese tema instrumental, con el cual Michael demuestra toda su ya conocida maestría y destreza a las seis cuerdas. Pero sobre todo deja en evidencia que no hace falta ser el mayor de los virtuosos corremastiles para ser un guitarrista de otro planeta. Único, en cuanto a las melodías de sus solos, es ahí donde se muestra insuperable pasen los años que pasen.

Vigilante man” nos descubren un adelanto de lo que será un nuevo disco de este proyecto- por el que pocos aventuraban tanto tiempo entre nosotros- muy en línea de lo que han grabado con anterioridad... “To hot to handle” pone a prueba nuestras gargantas bastante machacadas de corear tantos clásicos durante lo que llevamos de concierto. “Rock you like a hurricane” no hace más que constatar que en los temas de Scorpions es donde White sufre más. Y es que Meine es mucho Klaus.

 “Rock Bottom” esa canción. Esa canción, que cualquier rockero que se precie debe tener entre sus elegidas como mejor canción de la historia del rock. “Lights Out” forma el primer bis, momento de flaqueza de Doggie, para el que parece que en la sala no tiene el suficiente oxigeno. Posteriormente se repone y nos ofrece un tema a la altura del concierto. Segundo y último bis, “Blackout” que no hace más reafirmarnos los problemas de Doggie para llegar a ciertos tonos. De todas maneras y después de lo visto y ofrecido son más que disculpables.
Las luces del escenario se apagan y dan paso a la luz blanca de la sala  lo que permite ver los rostros de satisfacción, emoción y el sudor compartido después de tal tamaño concierto que para muchos quedara  guardado de por vida en la “retina mental”.

Una banda que vive una nueva juventud  que desprende ganas y humildad con un repertorio aplastante, una apuesta ganadora 100% que hace las delicias de los más exigentes. Si bien, alguien podría oponerse diciendo que van a lo fácil y que no arriesgan. Pero su grandeza es tan grande ….. que a estas alturas pocos músicos coetáneos suyos pueden llegar a emocionarte como ellos lo consiguen.


MSGSPAIN2014/blogger/blogdecaido2014

Doggie White cumple su papel incluso mejor de lo que un servidor se esperaba, como decía antes sufre en los temas de Scorpions y es en los de UFO donde más cómodo se le ve. Francis Bucholz y Herman Rarebell, base rítmica de los Scorpions más clásicos están en una forma envidiable para su edad, y dispuestos a aprovechar esta nueva oportunidad que el rock les ha dado.

 En los temas de Scorpions parecen dar un paso al frente como haciéndolos suyos - en cierta manera lo son-  obviemos la estética de Herman con esa camiseta de deporte como el que va a jugar un partido de solteros contra casados. Wayne Findlay, el escudero de lujo a los teclados y guitarras rítmicas, excepto en los temas de Scorpions en los que el propio Michael le cede el honor de todo el protagonismo, muy sobrio durante toda la actuación.

Hablar de Michael a estas alturas me parece una incongruencia. De todos es sabido que si su estado físico y mental confluyen en el mismo punto es uno de los más grandes, por no decir el mejor guitarrista que hay en la actualidad. Con este proyecto parece que ha echado el freno de mano a su particular montaña rusa, se ha asentado y ese punto confluye. 

Es otro Michael, que ha rejuvenecido como una veintena de años y se le ve disfrutar encima de un escenario y no deja de tener una sonrisa de oreja a oreja. No le estorba ni su gorro inseparable después de más de hora y media de actuación.
Su efigie con la Gibson flying V es inmortal. Un músico de otro planeta.
 
Mientras muchos de sus contemporáneos se arrastran sobre los escenarios, el volátil alemán borra sus malos momentos y no hace más que acrecentar su leyenda.
Después de  una clase magistral de rock, el trayecto de vuelta a casa se hace incluso más corto- como si hubiesen acabado el tramo de autovía que falta para nuestra disposición- la falta de horas de descanso al día siguiente son insignificantes, una mera anécdota. Ya se sabe, sarna con gusto no pica y este tipo de sarna me encanta! Quiero otra ración, Santander.  

Días después la emoción aún me embarga y mi veneración y devoción hacía el pequeño de los Schenker es aún mayor si cabe.
 
 Michel Couz Fdz



No hay comentarios:

Publicar un comentario