lunes, 8 de diciembre de 2014

THE JOE PERRY PROJECT: "LET THE MUSIC DO THE TALKING 1980"

joeperryportadafrontal-blogdecaido
MIRADA RETROSPECTIVA
Si en la actualidad los Aerosmith sacasen un disco con la dignidad de cualquiera de los trabajos del proyecto de Joe Perry en solitario en los 80, un servidor daría palmas con las orejas.

Perry, un tío con carisma y talento, un extraordinario guitarrista que puso hierro candente a muchas de las mejores canciones del Rock Duro americano de la década de los 70, y que influenció y de que manera a tipos como Slash o Tom Keifer ¡Casi nada! ¿Verdad???

Cierto es que sin Tyler o el resto de los Aerosmith aquellas canciones no serían lo que son, pero Perry es esencial en la existencia de joyas de riffs duros como pueden ser "Back in the Saddle" , "Rats in the Cellar" o "Sweet Emotion" por citar tres que me han venido a la cabeza, podía haber citado otras tres u otras tres más...

El caso es que en las postrimerías de la década de los setenta, Aerosmith eran un puto polvorín con varios de sus miembros encima de los mismísimos barriles de pólvora con la mecha prendida. Tyler y Perry eran los que más colgados estaban y parte de la fortuna que ambos se habían ganado durante aquella época era pasto de los camellos de medio mundo.

Pese a todo los muy cabrones habían logrado grabar sendos discazos, a saber "Draw the Line" y "Nights in the Ruts".
Hay tipos por ahí que dicen que son discos mediocres...¡Una mierda! ¿Como coño van a ser mediocres dos discos en los que hay temas como "Draw the Line" o "No Surprize??? Que mala es la envidia joder.

A lo que iba, los Aerosmith apunto de tirarse por un barranco y Joe Perry presto y dispuesto a publicar su primer disco en solitario. Era el año 79 y Columbia, compañía de los de Boston será la encargada de lanzar el disco que publique el guitarrista tóxico con dobles intenciones: Sacar tajada si el álbum funciona bien, y tener cerca a Perry de sus ex compinches por si en el futuro la cosa volvía a funcionar.

Pero para esta nueva "adventure", Perry se rodea de músicos bastante menos conocidos que sus compañeros habituales de fatigas, siendo el bajista David Hull (músico ligado a Ted Nugent o Joe Cocker) el más conocido. Ralph Morman es el elegido para cantar los temas de Perry haciéndolo más que correctamente, incluso bien en vario de los temas del disco. La batería caerá en manos de Ronnie Stewart, un músico de sesión del que poco se sabe aparte de los dos discos grabados con la banda de Joe Perry.


joeperrycontraportada blogdecaidoY si amigos, "Let the Music do the Talking" es un disco feliz que hace feliz gracias a un vibrante Rock endurecido y que comparte su mala leche con otros estilos puramente americanos como el Blues Rock o el Funk en menor cuantía. 

Los dos grandes temas de este debut de Joe son los dos primeros de cada cara. La homónima "Let the Music do the Talking" es la mejor. El tema lo conozco desde hace muchos años. Recuerdo que un colega tenía un LP de bandas del sello "CBS" que aquí lo mal llamaron "La Movida Heavy" en el que venía este temazo junto a otros de bandas tan poco heavies como "The Romantics" o los "Cheap Trick"...pese al título, era un discazo...

La canción que empieza con una machacona linea de bajo, entra a matar con los riffs rockanroleros de Perry y desemboca en un estribillo de tomo y lomo. Que tema tan cojonudo y fiestero. Desde luego que  ya no encontraremos nada igual en todo el álbum, pero no importa, el disco sigue siendo cojonudo.

La cara B comienza con "Rockin' Train", un "Soul-Funk- Rock" Hardrocker patea culos que une a James Brown, Aerosmith, Ted Nugent y a los Grand Funk. En este tema Perry vuelve a estar enorme, aunque la sección rítmica es volcánica y Funky, y Ralph Morman esputa feeling a mansalva. Un temazo vaya.

Pero el disco no solo son estos dos temas, que si, estos son los sobresalientes, luego los tenemos muy buenos y buenos. Del notable no bajamos en sus 36 minutos y medio de duración...ya podéis hacerme caso y pinchar "The Mist is Risising" para recuperar a los decadentes Aerosmith de finales de la década de los setenta. Los riffs de Perry lo hacen inconfundible amiguitos...

El disco lo produce Jack Douglas. O sea que tenemos asegurado buen sonido y arreglos de puta madre. No en vano estamos hablando del productor de los Aerosmith y el de los mejores discos de los Cheap Trick.

"Let the Music do the Talking" salió al mercado un 6 de Marzo de 1980 y despachó 250000 copias en USA, lo que no estaba nada mal para el debut en solitario de una estrella que después de estrellarse entre sus miserias trataba de levantar cabeza con un disco mejor que alguno de los discos posteriores que grabaría con su banda de toda la vida.

El Hijo de Ron Keel






1 comentario:

  1. Siempre ha sido uno de los guitarristas más talentosos. Yo flipé cuando le vi en el Hellfest; y sacar este álbum era lo mejor que le podía pasar si tenemos en cuenta que Aerosmith en los ochenta, a principios, estaban quemados. Muy bueno.

    ResponderEliminar