martes, 29 de septiembre de 2015

WHITE LION: PRIDE & BIG GAME REEDICIONES

Un disco que necesitaba una remasterización era éste, bueno éste y "Big Game", al final Rock Candy los saca al mercado con los habituales caramelos que nos gustan a los fans de este tipo de discos (fotos, historias y bonus tracks) y obviamente lo principal, una mejoría de unos discos que tienen mucha miga.

portadapride.2015.hardrockmonsters
1987
Sobremanera "Pride", un trabajo típico en un enfoque a vista de pájaro de lo que se llamó "Hair Bands" pero atípico si se profundiza un poco en la idiosincracia de la banda.

White Lion, un grupo que reune a un guaperas danés huído de España después de putearnos la vida con los jodidos "Mabel" (Mike Tramp)  y a un guitarrista de gusto exquisito y técnica depurada llamado Vito Brata.

Los dos juntos ya habían probado suerte en Alemania grabando un disco que en un principio solo vería amanecer Japón ("Fight To Survive") antes de que "Pride" se convirtiese en uno de los grandes discos del género melódico merced principalmente a dos canciones, la empalagosamente maravillosa "Wait" y la empalagosa y no tan maravillosa balada "When The Childre Cry".

Pero antes de que esto ocurriese la banda se trasladaría de su original nucleo rockero-urbano de New York a la más de moda en aquellos tiempos Los Angeles, meca dominada por bandas que Tramp amaba como Mötley Crüe, Poison o Van Halen, y precisamente hay dos cosas que tienen su paralelismo con Eddie Van Halen, Vito Brata, un guitarrista con un innovador sonido de guitarra que parecía estar destinado a ocupar el puesto de Eddie en los altares del Rock Duro, y los estudios donde White Lion grabarán "Pride"; ni más ni menos que los "Amigo Studios" en los cuales Van Halen registraron sus tres primeros discazos.

Pero antes de que la estupenda "Hungry" abriese fuego en la versión que conocemos, la banda ya había grabado un "Pride" muy lejos de los estudios californianos donde los Van Halen rompieron moldes...

fotowhitelion2015.hardrockmonsters

Alemania conoció una primera versión mucho más cruda según cuentan los miembros de la banda producida por Peter Hauke. Una vez escuchada por los miembros del grupo rechazaron esos temas (que a mi si que me gustaría escuchar) y volvieron a US para grabar una nueva versión del disco con el productor de Dokken Michael Wagener.

En esta ocasión Brata y cia quedarán entusiasmados con el enfoque de un productor que da el toque melódico por el que suspiraban, sobretodo el cantante Mike Tramp, poseedor de unas cuerdas vocales construidas para no sufrir los excesos del vil metal  y que era perfecta para un Rock azucarado como el que White Lion van a practicar primero en "Pride" y luego en "Big Game".

Se han dicho muchas tonterías sobre "Pride"; yo tengo claro pese a que la producción y su sonido deja "algo" que desear, que es un disco soberbio de Rock melódico, uno de los "Highlights" maravillosos de su tiempo, Ok, no es "Pyromania", pero todos sus temas tienen melodías hardrockeras a raudales, riffs cojonudos, punteos de vértigo y lo principal por encima de su sonido: CANCIONES.

Canciones excitantes ("Hungry"), urgentes ("Don´t Give Up" y "All You Need Is Rock N Roll") y casi siempre entrañables y con el sonido característico del Rock amable americano de su época ("Sweet Little Loving", "Wait"). 

En otro escalón quedará "When The Children Cry", balada que nos guste o no reportó pingües beneficios a White Lion, una banda que vendió dos millones de copias de este "Pride".

fotoportadabigame.2015.hardrockmonsters
1989
Pasados dieciseis meses de gira casi interrupida de presentación de "Pride", la banda entra nuevamente en estudio para grabar "Big Game", tercer disco de la banda y que tenía el difícil reto de superar las excelentes ventas de su antecesor.

obviamente el disco se encaró de manera inversa a la de "Pride", un trabajo con unas canciones machacadas hasta la extenuidad por la banda durante más de dos años y que incluso se grabó en dos ocasiones frente a unos nuevos temas que Mike Tramp y Vito Brata compusieron en tres días, y que pese a su innegable calidad hacía aguas en alguno de ellos.

De entrada ni "Goin´Home Tonight" ni "Dirty Woman" son dos temas muy brillantes, y eso que Brata ejecuta dos solos de guitarra preciosísimos; sobremanera patina el primer tema, ñoño en el estribillo y muy monótono en su conjunto. "Dirty Woman" enmienda la plana pero solo parcialmente, musicalmente pocos peros, pero el estribillo peca de soso.

Al rescate "Little Fighter", ahora si, temazo marca de la casa. Riff reconocible, estribillo de manual y solo de guitarra sobresaliente de Brata, que toca con el mismo gusto con el que Tramp teje las lineas vocales de esta hermosa tonada ecologista a mayor gloria del barco de la organización "Greenpeace" "Rainbow Warrior".

hardrockmonsters.fotobanda.2015

"Big Game" fue nuevamente producido por Michael Wagener, en los mismos estudios, buscando discográfica, productor y banda reverdecer viejos laureles sin lograrlo. El sonido peca de los mismos vicios que "Pride", demasiada opacidad dentro de un sonido limpio que nunca se pudo apreciar realmente. En la masterización de ambos discos por parte de Jon Astley se corrige parte del entuerto y el sonido de ambos discos mejora sustancialmente.

Con mejor o peor sonido "Big Game" sigue ofreciendo una de cal y una de arena. "Broken Home" es una discreta balada/medio tiempo y "Baby By Mine" un buen Hard Rock de corte clásico con buenos riffs de Brata, potente sección ritmica y un excelente trabajo vocal de Mike Tramp.

Potable es "Living On The Edge" con la banda destapando su caudal melódico a vena abierta y más que convincente "Let´s Get Crazy", el tema Van Halen de White Lion que cabalga entre alegres riffs y fenomenales solos de Brata encerrados en una base de Rock And Roll bajo/batería y de la "Sugar" voz de Mike Tramp.

La irregularidad vuelve a picar con furia en las postrimerias de "Big Game", "Don´t Say It´s Over" deja un sabor agridulce, "If My Mind Is Evil" es de lo más heavy de la banda con unas guitarras muy Dokken, "Radar Love" una entretenida versión que mejora a la original y "Cry For Freedom" un final tan desconcertante como el inicio del album.

En definitiva, lo mejor estaba por llegar (ese fenomenal "Mane Attraction") pero "Pride" y "Big Game" siguen siendo un par de discos muy disfrutables que encima han ganado cuerpo con sus respectivas reediciones por parte de los británicos de Rock Candy Records.

El Hijo de Ron Keel

fotobanda.hardrockmonsters
LOS WHITE LION EN EL 89








No hay comentarios:

Publicar un comentario