viernes, 29 de abril de 2016

TYGERS OF PAN-TANG: WILD CAT 1980

Este 2016 ha empezado como un relampago en cuanto al Heavy Metal clásico en nuestro blog. The Rods, Picture y ahora TYGERS OF PAN TANG...

...Hace algún tiempo, Ritchie Moreno nos recordaba en una fenomenal retrospectiva "Spellbound", el segundo trabajo de los británicos, primero que grabaron con el hacha virtuoso del Metal y Rock Duro John Sykes.

portadatygerswildcat.hardrockmonsters016

Ahora es el momento de rendirse y arrodillarse ante "Wild Cat", su debut; un disco que no es demasiado popular pero que debería serlo, y que nosotros vamos a poner nuevamente en la primera plana que se merece.

De entrada deciros que la competencia dentro de la NWOBHM a la que pertenece "Wild Cat" era más feroz que la cubierta del disco. El debut de Maiden, el de Leppard, "Wheels of Steel", "Lightning to the Nations" de Diamond Head, los discos de los Mötörhead, la unión a la nueva ola metálica de unos renacidos Sabbath, Los Scorpions o los Judas Priest son nombres que obviamente hacen que el tigre parezca un gatito de angora, pero no subestimemos a la banda de Northumberland.

Porque las canciones amigos no van a llegar nunca a la altura de un "Prowler", pero si que tienen ese aura de rebeldia, inmediatez, urgencia y autenticidad del primer Heavy Rock 80´s. 

La ferocidad con que se las gastaba el Punk fue utilizada por las primeras bandas metaleras que supieron mixturar el elemento rocanrolero dentro de los riffs metalicos y de las guitarras dobladas copiadas a los Lizzy.

 A donde no llegaron las esqueléticas escalas de los Punk Rockers, triunfaron sobrados los peripuestos guitarras heviarras, dispuestos al más difícil todavía con sus seis cuerdas y en una descarnada competición por ver quien era el que sacaba más y mejores notas de sus amplis "Marshall".

Nuestro colegas tigres se pasaron el año 79 preparados para dar el salto pero no fue hasta el 80 donde y cuando sus zarpazos empezaron a ser tomados en serio. Comenzaron el año como cuarteto abriendo para bandas como Magnum o Maiden y terminaron con "Wild Cat" bajo sus patas y como quinteto atrapando en sus garras a John Sykes y despedazando con las mismas al vocalista Jess Cox, primera víctima de la voracidad del depredador y de su deseo de mejora.

fototygers80.hardrockmonsters016

Personalmente no creo que Jon Deverill (Vocalista de la banda en Spellbound) sea una barbaridad como vocalista, podría ser el Dickinson de los Tygers por el saliente Cox, que bien podría ser un Di anno, pero ambos vocalistas dentro de la segunda b y tercera división del Heavy Rock mundial.


Pese a todo Cox es el perfecto cantante para este debut, sobretodo en los temas rabiosos y apremiantes de mostrarse rockeros, donde los riffs y punteos mandan señales al bajo y a la batería de que el Heavy Metal ha llegado para dominar al lascivo mundo del Rock and Roll, y meter en cintura al desbocado y herido de muerte Punk, sometiendo su descontrolada y errática arritmia musical y absorviendo sus reivindicaciones de clase media.

La primera mitad del disco es la más excitante e inmediata con la explícita "Euthanasia" haciendo de telonera para "Slave to Freedom", "Don´t Touch me There", "Money" o "Killers", todos ellos himnos de perfil bajo dentro de la incipiente NWOBHM, pero de una militancia estricta y modélica.

 Nada es sobresaliente en "Wild Cat", ni siquiera notable, pero es lo suficientemente bueno y auténtico para que uno repare en "Fireclown" o "Wild Catz", esos primos de barrio pobre del debut de clase obrera transformada en media que es el debut de Iron Maiden.

Luego, cuando aminoran la velocidad semi descontrolada a velocidad Heavy de crucero tampoco les va del todo mal, se las apañan para que "Suzie Smiled" nos mantega sino en vilo, al menos atentos a sus correrías sonoras, como también ocurre con "Badger Badger", aunque la nombrada en último lugar acelera a fondo para empalmar con  "Insanity", un "Killers" primerizo que cierra un irregular pero encantador disco debut.

El Hijo de Ron Keel





No hay comentarios:

Publicar un comentario