jueves, 10 de noviembre de 2016

ALICE COOPER: "KILLER" 1971

portadakiller.hardrockmonsters016

Conozco a un montón de seres metálicos por una parte y acérrimos del Hair por la otra que no soportan el antiguo material de Alice Cooper con su grupo, si, el de los setenta, ese que nos dejó varias obras maestras del rock and roll.

Unos se quedan con "Constrictor" y "Raise Your Fist & Yell", y los otros con "Trash" y "Poison"; perfecto, pero no entiendo esa fobia a un artefacto vital para el devenir de ambos estilos en la década de los ochenta.

"Killer" fue el primer disco de la banda que sin llegar a venderse como rosquillas, si que funcionó de puta madre, consiguiendo disco de oro y de platino posteriormente; y eso sin un jodido single que llevarse a la boca. En dos años, la "Alice Cooper Band", pasó casi de mendigar, a establecerse dentro del "Establishment Rockero".

Con los dividendos que fue dejando el álbum, la banda incrementó el atrezzo terrorífico para los conciertos que pasó de la boa que luce la cubierta de "Killer", propiedad de Neal Smith, a la horca con la que se ajusticiaba a Vincent Furnier "Alice Cooper" al final de la canción que titula el disco.

La primera cosa importante que uno nota al escuchar este trabajo, es el pedazo de sonido que tiene. Bob Ezrin que había co-producido "Love It To Death", se encargará en solitario de unas canciones que gracias a su habilidad y a sus consejos se convertirá en un auténtico clásico dentro de la discografía de la banda.

Temas que ganan gracias al aporte de una orquestación; o de unos vientos que en un principio los miembros del grupo no estaban por la labor de introducir, y que al final hacen brillar todavía más a temas como "Under My Wheels" o "Desperado", por citar tan sólo un par de ellos.

fotokilleralbumcooper.hardrockmonsters016

Precisamente, estos dos, que abren y cierran el primer acto de un disco cuasi conceptual basado en un asesino en serie, son de mis piezas favoritas del combo, y eso que han pasado 45 años, y Alice ha grabado un montón de clásicos populares para el Rock, Rock duro e incluso Heavy Metal.

"Under My Wheel", con esa entrada "Stoniana" y garajera, totalmente vacilona, con un riff estupendo y adictivo de Rick Derringer, que encima clava un estupendo solo, y ese saxofón terco como una mula, el estribillo inquebrantable y pegajoso...

..."Desperado", misteriosa y vodevilesca, como tantas otras de Cooper; con ese final apoteósico y su "I´m a killer, I´m a clown, I´m a Priest, that´s gone to town"...memorable!

Entre ellas dos maravillas más, "Be My Lover" y "Hale Of Flies". La primera es un tema rupturista de la temática Psico-killer del álbum. Es un rock and roll soberbio que recuerda en su riff al "Sweet Jane" de la Velvet de Lour Reed, aunque los miembros del combo de Alice y el mismo Alice juran y per juran que nunca habían pensado en la Velvet de la cual no se declaraba fan ninguno de ellos.

"Hale Of Flies" es una "Ballad Of Dwight Fry" mejorada; un puto temazo repleto de arreglos psicodélicos, dementes cambios de ritmo y una letra desasosegante. Fue compuesta inspirada en "21 Schizoid Man" de los King Crimson, Cooper quedó literalmente alucinado con el tema de Fripp y aún más con la puesta en escena que los británicos hacían de ella.

La otra cara de la galleta comienza con el enloquecido "You Drive Me Nervous", un tema que junto al siguiente "Yeah ,Yeah, Yeah" son de los menores y menos exigentes dentro de la discografía del de Detroit y su banda; y quizás también un pequeño bajón después de lo servido en el brutal primer acto.

"Dead Babies" recobra el vodevil, la locura y el terror en una espiral sonora en la que juegan riffs rockeros con arreglos entre las bandas sonoras a lo James Bond, y tratamientos barrocos pop con reminiscencias de los Kinks británicos.

Y finalmente el salto al vacio que supone "Killer" tema, en el que el culpable de todas la barbaries cometidas en cada canción es ajusticiado, en un tema sórdido y opresivo, de fondo prog-rockero y que conecta con el anterior "Love It To Death"; un final de postín para un disco cuatro sobre cinco estrellas.

El Hijo de Ron Keel


No hay comentarios:

Publicar un comentario