miércoles, 14 de diciembre de 2016

GREG LAKE: "KING CRIMSON 69-70" "EMERSON LAKE & PALMER 1970"


Poco a poco van cayendo los héroes de nuestra música. Lemmy, Bowie...
...Keith Emerson en Marzo y ahora Greg Lake, muerte esta que nos ha pillado con la guardia baja. Se ha ido una de las voces dulces y más carismáticas del Rock progresivo además de un bajista fenomenal. Músicos tan influyentes como Pete Townshend, Ian Anderson o Fish han lamentado la muerte de un músico de un tiempo irrepetible dentro de la historia del Rock.


Su primera grabación como vocalista para los KING CRIMSON es considerada para muchos aficionados del progresivo como la más importante de su carrera. Sin desmerecer a Emerson, Lake & Palmer soy de los que cae rendido ante el mayestático debut de la banda de Robert Fripp, un guitarrista innovador que causará sensación desde sus primeros conciertos, y que dejará boquiabierto al personal, con un debut fuera de lo común, un colorido catálogo de tardo psicodélia rockera, con causticas sesiones Jazz y un explosivo cocktail de Rock que dará como resultado Rock Progresivo.

Lo curioso del asunto es que cuando en Octubre del 69 el debut de los Crimson salía a la calle, la banda estaba en estado de putrefacción; las tres cuartas partes del grupo estaban fuera y Greg Lake era uno de los que se iba para formar parte de un super grupo con Keith Emerson y el ex batería de Atomic Rooster Carl Palmer.

El debut implosionaba con "21 Century Schizoid Man", aventura psico-hard rockera salpicada de jazz en la que el bajo de Lake y la batería de Michael Giles suenan nucleares. Ambos músicos se marcan una mini jam que no deja títere con cabeza. Una demencial y filtrada voz de Lake hace furor junto a la guitarra de Fripp y una alucinante letra de Peter Sinfield.

FRIPP, LAKE & FRIENDS EN EL CAMPO
El kaos se torna calma en "I Talk To The Wind", bucólica y pastoral tonada con flauta, vientos y la dulcificada voz de Lake; una maravilla para todos nuestros sentidos. "Epitaph" incluye "March For No Reason" y "Tomorrow & Tomorrow", conformando una larga y eglógica mini suite donde las cortinas de melotrón son fundamentales para redondear ese ambiente tan opresivo que desprende.

El comienzo de la segunda cara con "Moonchild" que intoduce el tema "The Dream & The Illusion", comienza con un campestre cantar de Lake y la percusión de Giles junto a otros efectos como campanas y nuevamente melotrón, la guitarra de Fripp es suave y creativa durante los muchos minutos que ocupa el tema.

Para el final la mítica "In The Court Of The Crimson King", un dolmen sónico con marchamo fúnebre, montones de capas de melotrón, flautas, una letra alucinante cantada por un espectacular Greg Lake para cerrar uno de los mejores debuts de la historia del Rock; por música, letras y portada.




"In The Wake Of Poseidon" saldrá al mercado en Enero del 70, siendo el último trabajo en el que trabajará Greg Lake. Se trata de un disco que repite los mismos esquemas del debut.

 De entrada la respuesta al "21St Schizoid Man" llega de la mano de "Pictures Of A City", otro corte de Rock vanguardista que no llega a las cotas de espectacularidad del tema que abría el debut.

"Cadence & Cascade" también es continuista y prima carnal de "I Talk To The Wind". Nuevamente, tenemos ante nosotros, un tema pastoral con una melancólica melodía vocal de un Gordon Haskell que suple a Greg Lake. La flauta de Mel Collins es vital para entender el clima bucólico que respira.

Lake retorna en "In The Wake Of Poseidon" (canción), un "The Court Of The Crimson King" con una alta carga de Rock barroco que se retira ante el instrumental "Peace-A Theme", pieza para la guitarra de Robert Fripp.

Uno de los temas destacados de este segundo disco es "Cat Food", una merienda de estilos que bebe de los Beatles y que escupe Jazz, Prog Rock y Pop Psicodélico a partes iguales.

Quedan para el final la épica "The Devil´s Triangle", una mini saga dividida en cuatro partes donde los melotrones hacen estragos creando un ambiente altamente opresivo, y "Peace & End", vehículo para lucimiento de Lake con el que se cierra un disco desigual, en el que tan sólo estuvieron implicados al cien por cien Robert Fripp y Peter Sinfield, quedando el resto de músicos del debut en un segundo plano.



La carrera de Greg Lake continuará con uno de los trío definitivos de la historia del Rock. E,L & P se convertirán en maestros de lo excesivo; tres fuertes personalidades al servicio de un super grupo que dará que hablar por lo desmesurado de su propuesta musical y escenica, pero por encima de todo la genialidad que ya hizo acto de presencia en un bestial debut que igualaba en grandeza al debut de King Crimson, y sería lo más representativo del género Sinfónico-Prog-Rockero hasta la aparición de las obras maestras de Yes, Genesis o Jethro Tull.

"The Barbarian" abre incendiándolo todo a su paso,en una impresionante muestra de barroquismo en la que Keith Emerson desarma su Hammond con el bajo de Lake y la batería de Palmer dando cera por detrás. La banda arrima al ascua del sinfonismo rockero el "Allegro Barbaro" de Béla Bartók.

Con "Take A Pebble" se sube un peldaño más en muestras de pericia; teclados, baterías con precisos golpeos y malabares al por mayor, jams de bajo, y por supuesto la voz maravillosa de Greg Lake para una suite de más de doce minutos en las que caben el Rock progresivo, la música pastoral y el Folk Rock. Esta vez el virtuoso adaptado es Johann Sebastian Bach y su "Invención n 1 en do mayor".

SUPER TRÍO
La tercera toma del disco también es sobresaliente. "Knife-Edge" es un Rock duro sin guitarras, en los cuales los instrumentos que rockean duro son la batería petrea y persistente de Carl Palmer, el Hammond humeante de Keith Emerson y un bajo que sin sonar tan heavy como el de Chris Square en Yes, llega a bombear notas con un sonido de lo más crudo. Esta vez las adaptaciones del trío caen sobre la "Sinfonietta" de Leos Janácek y la "BWV" nuevamente de Bach.

La otra cara del disco queda relegada para tres composiciones del trío en la que cada uno pondrá sus habilidades al servicio de ellas; empezando por la suite "The Three Flates", complicada pieza desgranada en tres movimientos, uno de órgano y dos de píano para deleite de un Keith Emerson inconmensurable.

Para "Tank" es Carl Palmer sobre el que recae el peso principal del tema, baquetea sin piedad en otra pieza instrumental en la que es co protagonista el teclado de Emerson, con su arsenal pirotécnico de órganos y sintetizadores Moog, a la que se suma el bajo de Greg Lake.

Concluyen con la estupenda "Lucky Man", tema de Lake que destaca tanto por su melodía y estribillo, como por el solo de Moog que incluye Keith Emerson.

George A Custer




No hay comentarios:

Publicar un comentario