viernes, 17 de febrero de 2017

KING CRIMSON: "USA" 1975


Desgraciadamente KING CRIMSON vuelven a la primera plana del blog por culpa de una perdida. John Wetton cerro está puerta hace unos días y hemos decidido rendirle homenaje con "USA", el fantástico directo que la banda británica grabó en suelo americano en el comienzo del Verano del 74, unos meses antes de la grabación del icónico "Red" y seis meses después de "Starless & Bible Black".

En ese momento la banda está encarnada por el homnipresente Robert Fripp a las guitarras y melotrón, Bill Bruford a la batería, el violinista David Cross que también se hará cargo de los teclados y el melotrón, y John Wetton al bajo y a la voz.

El tortuoso camino de la noche comienza con la acongojante "Larks´Tongues In Aspic Part II", abracadabrante instrumental que lleva al filo de lo imposible los instrumentos de King Crimson, con sus torrentes de melotrones descontrolados, violines chirriantes, guitarras acompasadas y desacompasadas, y el bajo berbiquí de Wetton que logra abrir orificio en el imaginario del entregado oyente.

¿Que no he dicho nada de Bruford? Memorable es la palabra.


Wetton introduce su maravillosa voz en el "Palace Theatre" con "Lament", rapidamente la banda se sacude del alma un Rock Duro progresivo a base de baterías sádicas de Bruford, bajo trepanante de Wetton y de la guitarra circular del siempre ingenioso Fripp. Wetton canta con fuerza y mala leche uno de los temas estrella de "Starless & Bible Black".

El violín de Cross acompañado de unos platillos fantasiosos y el melotrón, disparan la primera salva de fuego de "Exiles", el bucólico y afrutado "bitter" prog-rockero que Wetton canta lastimeramente, transportándonos a los Crimson de Greg Lake, aunque el tema es una de las estrellas rutilantes del genuino "Larks´Tongues In Aspic". Estupendo solo envenenado de Robert Fripp.

"Asbury Park" es el recreo para King Crimson; ese tiempo de diversión en el que los tipos de la banda ponen todos sus recursos encima del escenario para goce del personal, entroncando con la potente y portentosa "Easy Money", mítica canción de la banda con otra gozada pseudo improvisada y estribillo "comercial". Me molesta la abrupta ruptura del tema como si fuese un tema de estudio antes de los siete minutos, realmente imperdonable y que no se ha subsanado en la reedición del 30 aniversario de hace unos años.

La sensacional "21 st Century Schizoid Man",con un descomunal Bruford precede a "Fracture", auténtica bacanal esquizo progresiva, que durante once minutos lleva al oyente al límite mediante su aquelarre sónico. La melancólica "Starless" con sus cortinas de melotrones, el bajo punzante y tristón como la misma voz de Wetton, y su ruptura musical de esquemas a mitad del tema, es la carta que Fripp nos enseña de lo que será el vibrante "Red", disco que cerrará una época de King Crimson pero que abrirá de par en par las puertas del Metal Progresivo futuro.

Artimus Alistair Babayobski






No hay comentarios:

Publicar un comentario