jueves, 4 de mayo de 2017

INFORME POMP ROCK 77/80:STYX,ANGEL,PRISM...

1977
En el entorno universitario de Indiana está el cigoto de ROADMASTER, uno de los estandartes de lo que se llamaría a mediados de los 70 "Pomp Rock" junto a los legendarios Styx o los estupendos y reivindicables Prism. Debutarían en el 76 con "Roadmaster", publicando un año más tarde el sensacional "Sweet Music".
El disco es en verdad una perfecta aleación de los distintos estilos rockeros preponderantes en la década setentera, los treinta y siete minutos del plástico son el conejillo de indias que los jóvenes y experimentados miembros de Roadmaster eligen para darse un festín de Hard Rock, Funk Rock, Pomp Rock y Rock & Roll a secas.
Destaca ante todo la estupenda voz de Stephen Mac McNally, pero también las guitarras de Rick Benick y el teclado de Michael Read, músicos que empezaron siguiendo la estela de los Who, Cream o Jimi Hendrix y que desarrollaron sus habilidades cuando Kansas o Styx cogieron carrerilla y comenzaron el despegue de sus rutilantes carreras discográficas.
"Sweet Music" arranca con la ELO "It Doesn´t Mean A Thing"; trás ella un riff que suena como el aterrizar de un avión nos mete en el Rock Blues duro sureño de "I Must Be Dreaming", puro Reo Speedwagon en la música del "Lost In A Dream" y estribillo Styx made in "Equinox".


El Rock & Roll prosigue con la amena "You Move Me", donde hay Boogie Rock como en los mejores Status Quo y la Queen/Angel/Kiss "Been Gone Too Long", con unos riffs mangados al "Tie Your Mother Down" y una super potente base rítmica del bajista Toby Myers y el batería Bobby Johns.
Luego la sorprendente "I´Ll be Lovin´You" hará las delicias del personal con su incipiente y contagioso sonido discotequero licuado en marchoso y forzudo Funk Rock. "The Swang Song" evoca a los Eagles más campestres durante minuto y medio, para deleitarnos a continuación con un Pomp Rock de muy señor mío de título "You Come See Me" con teclados bombásticos como el género requiere, y voces a la Styx/Reo.
"Higher Higher" es un tema Hard Rockero poderoso y fenomenal al que no le faltan coros enfáticos, solos de guitarra a lo Brian May y teclados fantasiosos; mientras que Eagles y Boston planean como hienas carroñeras en "Circle Of Love".
El masterpiece del álbum queda para el final, "Sweet Music" es la mejor canción del disco, elevando el notable siete al diez del tema en cuestión. Aquí es donde el Pomp Rock medra en toda su hermosura. Los teclados desarrollan ese gusto tan exagerado y entrañablemente demodé en el que no faltan ni melotrones. Las guitarras están entre el Rock Duro y el progresivo, y las melodías vocales y musicales se postulan entre las aguas del nuevo AOR de Boston y el progresivo duro de los Styx del Crystal Ball, el Prog Pomp de Starcastle desarrollándolo con auténtica maestria y originalidad, cerrando posiblemente el mejor trabajo de la banda.


1977
PRISM y ROADMASTER están unidos por algo más que el sonido "Pomp Rock", en común tienen la desgracia de haber perdido a ambos vocalistas. Stephen McNally de los de Ohio lo hizo por motivos 
naturales (el maldito cancer), mientras que Ron Tabak lo hacía años antes, a mediados de los ochenta trás sufrir un accidente de motocicleta.
Prism debutan en el 77 con un apañado artefacto "Pomp Rockero" que se atiborra del sonido "Pomp" de los Styx de "Crystal Ball", desposeyendo el sonido progresivo que los de James Young y Dennis DeYoung arrastraban desde "Equinox".


"Spaceship Superstar" tiene a The Who en su punto de mira, mientras que "Open Soul Surgery" rockea duramente en la onda de unos Moxy o Derringer antes de endulzarnos con la balada caramelosa a la Styx  "It´s Over".
Como ya habían demostrado Styx a mediados de los 70, hasta los temas más prog tenían momentos de puro rockanrol, "Freewill" es divertida y nada pretenciosa, estribillo pegadizo, siendo vientos y piano los principales protagonistas del mismo.
A Prism se han asociado nombres con importancia dentro de la escena rockera canadiense, el productor Bruce Fairbairn colaboró como miembro de la banda y produce este debut, también Jim Wallace, nombre ligado a Bryan Adams entre otros, y Lindsay Mitchell, guitarrista de Prism y autor del tema que cierra el disco, la correcta "I Ain´t Lookin´Anymore".
Prism quizás no sea el debut soñado, es cierto, pero contiene varios temas destacables, apunten de la segunda mitad del disco las interesantes "Amelia" y "Julie", dos nombres propios que toca reivindicar en el día de hoy.




1977
Sin lugar a dudas la abeja reina del Pomp Rock son Styx. Grandilocuentes, pomposos a más no poder...y finalmente los paladines de la simbiosis perfecta entre Rock Progresivo y el Arena Rock de los años 70. Dennis De Young es con sus teclados y su pizpireta manera de cantar el elemento principal de la música del quinteto, pero la ecuación "Pomp" no se resolvería sin la participación de los dos guitarristas principales de la banda en este disco: Tommy Shaw y James Young, los dos junto a DeYoung son los instigadores de las particulares melodías vocales que para bien o para mal son marca de la casa.
Los teclados en Styx son básicos para entender el sonido de la banda desde el comienzo de la andadura musical de la misma cuando eran una cabreada versión de los Grand Funk con teclas, subiendo tono e importancia apartir del quinto disco de la banda, "Equinox" acrecentándolo en el sexto "Crystal Ball" donde se pueden escuchar como en el anterior ecos de Yes, Genesis o Kansas, y disparándolo finalmente en "Grand Illusion".
Las canciones se las reparten entre el trío calavera señalado anteriormente que cantan con bravura cada una de sus partes. Son estupendas todas ellas pero destaco dentro del primer acto la imperecedera "Come Sail Away"; maravillosa de comienzo a fín, dominada por guitarras acústicas de orfebrería fina que entran en conflicto con guitarras duras y pomposas capas de teclados, el estribillo es trepanante de veras, una de las grandes canciones de toda la discografía de Styx. 
Cuando hay que ponerse duros la banda también sube el tono de sus amplificadores, los guitarristas ponen a tono sus juegos de pedales y sus efectos, mientras la base ritmica de los hermanos Panozzo hace su trabajo artesano de metrónomos humanos, entonces aparece un temazo como "Miss America".
Otras muestras de estupendo Rock pomposo se dejan ver en la balada semi acústica de corte prog "Man In The Wilderness", la fantasiosa "Castle Walls" o la última "Grand Finale", esta más dura y de aíres majestuosos, última bala de un estupendo álbum concepto. 



1978
                                                               
Todo el grano sembrado por Styx en el 77 con "The Grand Illusion" la banda lo recolecta un año más tarde con "Pieces Of Eight". Si aquellas canciones eran notables, en el nuevo disco alcanzan en muchos casos el sobresaliente; el Pomp Rock luce más pomposo y angular que nunca.
En un lado del ring melódico están Boston y en el otro Styx con una versión más grandilocuente y arriesgada que la de Brad Delp y sus muchachos, pero sin olvidar que las emisoras de radio son al final las que tienen que hacer llegar el mensaje a un oyente rockero que está atrapado por la vorágine voraz del Punk Rock.
En este nuevo disco los teclados siguen siendo el referente a la hora de guiar el camino a seguir de las melodías vocales y del resto de instrumentos, mientras que las tareas vocales vuelven a partirse en tres pedazos, uno para Tommy Shaw, otro para Dennis DeYoung y otro para James Young.
El Rock Duro ataca en la inicial "Great White Hope", con James Young pletórico acompañado de unas guitarras que no hacen prisioneros. Su reverso Prog-Pomp es la deliciosa "Sing For The Day" cantada por un Tommy Shaw que nos regala todas las guitarras tocadas del tema mandolina incluída.
Dentro del Rock rimbombante las sensacionales "I´M Ok" y "Lord Of The Ring"; la primera directa y repetitiva, la segunda mucho más rebuscada tanto vocal como musical, toda una encerrona a lo Queen del segundo álbum con guitarras a lo Brian May y también con el sello de unos Styx que ya dejan su propia marca en cada riff de guitarra, teclado o linea vocal.
"Blue Collar Man" no falta en los directos de la banda ni en sus recopilatorios, no es de extrañar ya que estamos ante un tema que acopia la esencia mísma de lo que es Styx y el sonido rockero por el que son famosos. El resto de temas no vuelan tan alto pero completan un disco cuasi exquisito con el minutaje típico de la época, cercano a los cuarenta minutos.


1978
Cruzando nuevamente la frontera volvemos a encontrarnos a los canadienses Prism, que en el 78 publican "See Forever Eyes" nuevamente bajo la atenta mirada de Bruce Fairbairn y con la idea de repetir el éxito al menos parcial en su país natal.
Así que repetición de esquemas, aunque las canciones suenan más maduras y trabajadas que las del primer disco, superando el efecto sorpresa con canciones ligeramente más atinadas. Sigue siendo puro "Pomp Rock" que en algunos momentos como los de "Nickels & Dimes" son Styx total, con unos coros que parecen los mismísimos DeYoung y Shaw los que los perpetran, y los efectos pomposos y espaciales del teclado que tanto Prism como Roadstar o Styx utilizan habitualmente para terminar de dar el enfoque a lo que es el sonido Pomp.
Los temas rockeros también están más logrados en este segundo trabajo de la banda, esas "Flyn" y sobretodo la muscular "N-N-N-N-O!" . Y si hablamos de medios tiempos, que sea la Power Pop "Take Me Away", una delicia compuesta por el guitarrista Allen Harlow; sin duda estas tres canciones y la homónima "See Forever Eyes" son las mejores bazas de un buen segundo disco.








1978
Si hablamos de POMP Rock por narices hemos de nombrar a ANGEL, una de las bandas definitivas de ese genero y de las más originales, que pese a tener influencias obvias de bandas de Rock de los setenta e incluso alguna de ellas del mundo Prog Rockero, desarrollaron y desplegaron un sonido único y reconocible, que podía competir con los Styx de turno sin pisarles el sonido a estos.
Apoyados principalmente en los teclados fantasia de Greg Giufria, Angel destacaban igualmente por las melodías vocales de Frank Dimino y el apoyo prestado por el resto del combo en las voces.
En los números más rockeros podías escuchar retazos de Rush, Kiss o Led Zeppelin, representados en este estupendo "White Hot" en temas tan poderosos como "Under Suspicion"  o "Ain´t Gonna Eat My Heart Anymore", donde la batería de Barry Brandt repartía mandobles a la John Bonham y el bajo de Felix Robinson expectoraba notas como si de Chris Squire se tratase.
En "Got Love If You Want It" parecen Cheap Trick y en "Stick Like Glue" inventan un Pomp Glam Rock que le hubiese gustado cantar a Paul Stanley y que Mott The Hoople robarían para sí mismos, mientras  "Flyng With Broken Wings (Without You)" está a la altura del mejor material de la ELO.
"White Hot" es un discazo, pero cualquiera de los discos que grabaron en los setenta es altamente recomendable, "On Earth As It Is In Heaven", "Angel" o "Helluva Band" son discos muy notables y con caracter, lo mejor es que el relleno brilla por su ausencia en cualquiera de ellos.



1979


El año 79 va a dejarnos discos importantes dentro del género Pomp como el segundo trabajo de Roadmaster ("Hey World") o "Cornestone" de Styx, pero los dos trabajos más destacados para un servidor son el "Armageddon" de Prism y el debut de Airborne, banda de Denver que contaba en sus filas como guitarrista y uno de sus vocalistas a Beau Hill, el futuro productor de los discos más exitosos de Ratt será parte importante de las diez canciones de este trabajo.
El disco tenía todos los condimentos para haber sido un éxito, canciones mil por mil pegadizas repletas de estribillos arrebatadores y la producción de Keith Olsen, que era por aquel entonces un buen colega de los miembros de la banda.
"The Lady Knows Best" inicia con potencia el disco, nos vienen a la cabeza los mejores Styx, alcanzando el sumun en "Ghost Of Love", una fuerza de la naturaleza Pomp aorera con la desenvoltura de los Styx más atinados y con unas guitarras rockeras a lo Scholz/Goudreau que tiran de espalda.


El otro condimento destacado que Airborne explota con atino son los juegos vocales deudores tanto de Brad Delp como de Dennis DeYoung, hay buenas muestras de ello a lo largo y ancho del redondo ("Thats Where My Love Goes", "Feel Like Lovin´").
Otras bandas importantes rockeras como los Angel de Greg Giuffria o los Kiss tampoco escapan de la tela de araña caza melodías de Airborne, escuchad la final "Optimystical" para comprobar que no solo de Styx vivían estos chicos del medio oeste americano.
Una pena que CBS dejase en la estacada a una banda con un potencial como el que atesoraba Airborne, con una terna de músicos que estarían en el futuro ligados a la producción de discos y como músicos de sesión a sueldo en varios trabajos importantes de las siguientes décadas.

1979
Con su tercer trabajo "Armageddon" Prism no van a entrar en el Olimpo del Rock of course, pero si que elevarán sus ventas alcanzando disco de platino y terminarán el año 79 como una de las bandas referentes dentro del Rock canadiense.
Lejos de parir una obra maestra si que ofrecen un producto mejor acabado que sus dos anteriores intentonas, por un lado se quitan todos los puntos que les cosían a Styx y aunque quedan secuelas logran desarrollar un sonido propio de Rock con pompa y Pop chillón y colorista, con arreglos orquestales para darle un enfasis grandilocuente nuevamente bajo la atenta mirada del productor y colega Bruce Fairbairn.
A "Armageddon" viene ligado el nombre de Bryan Adams que antes de despegar con su fulgurante carrera discográfica hará de escriba para bandas como Kiss o Prism a los que "regala" tres composiciones (dos en realidad ya que una viene firmada a medias con el guitarrista de Prism Lindsay Mitchell) una de ellas junto a su colaborador habitual Jim Wallace, que en aquella época firmaba con el nombre de Rodney Higgs.
Precisamente las canciones de Adams destacan como es el caso de "Jealousy", con esos toques a los ABBA/Cheap Trick, y también "You Walked Away Again" que viene firmada en solitario por el de Ontario.
Otras pequeñas alhajas que contiene "Armageddon" amén del tema título son la final "Mirror Man" y la inicial "Comin´Home", que junto a las mencionadas canciones de Bryan Adams redondean un disco de Rock amable y ameno, Prism aún no eran AOR pero iban por el camino correcto hacia él.

Artimus Alistair Babayobski


No hay comentarios:

Publicar un comentario