martes, 3 de octubre de 2017

TOM PETTY & THE HEARTBREAKERS: "INTO THE GREAT WIDE OPEN" 1991


Hoy era el día para una reseña de los Great White. Os juro que ni por lo más remoto del mundo pensaba en tener que cambiar sobre la marcha y a toda hostia de planes, pero el corazón de Tom Petty es el culpable de que ahora mismo vayas a leer sobre "Into The Great Wide Open".

Mirándolo bien, podía ser cualquier otro. "Full Moon Fever", "Damn The Torpedoes" o el delicado "Wildflowers"; pero finalmente me he decidido por este trabajo ¿La razón? Pues que me parece un disco irresistible y me apetecía en este momento que estoy escribiendo tenerlo de fondo, aparte de que contiene "Learning To Fly"  o "Into The Great Wide Open".

 En la emeroteca de este blog, hay un estupendo artículo sobre la primera etapa de Petty escrito por "Beriboogie", uno de los primeros colaboradores de este blog. También podrás encontrar reseña sobre su último disco de estudio, el despampanante "Hypnotic Eye", un disco ligado a una época importante de mi vida como lo ha sido casi toda la música del de Gainesville.

El pasado año estuve en Austin (Texas) durante quince días. Sería demasiada suerte que Petty se pasase por esa ciudad o cualquier otra del estado del la estrella solitaria. Al menos tuve la suerte de ver en el típico tugurio made in USA una fenomenal tributo band  de manera inesperada, al menos algo es algo.

"Into The Great Wide Open" a mi me sigue sonando a "Full Moon Fever", no totalmente, parcialmente lo hace, y también a los Traveling Wilburys claro que sí. La producción de Jeff Lyne junto al glorioso Mike Campbell y al propio Petty suena cristalina, dando brillo a los Heartbreakers que como una lampara maravillosa recién frotada hacen aparecer esas evocadoras piezas a lo Byrds que Petty hace enormes, dándoles ese impulso rockero que ni el mítico "The Boss" es capaz de alcanzar más que en contadas ocasiones.

La calma profunda de "Learning To Fly"  contrasta con el acelerón turbo inyección de "Makin´Some Noise". El masterpiece tan Wilburys como Roger McGuinn de "Kings Highway" abre una perlada alfombra sobre la que se levanta el formidable tema título con su impagable estribillo, con esa cadencia tan maravillosamente "looser" y el crepuscular western sónico de "Two Gunslingers".

"The Dark Of The Sun" es una de las seis canciones con el estigma Lynne/Petty, una amarga rodaja rockera con las acústicas que repican en tus oídos como lo hacen las voces, la voz de Petty y todo lo que nos pueda tocar el bueno de Benmont Tench.

"All Or Nothing" suena misteriosa entre letras pesarosas y "All The Wrong Reason" en la que pone voces el mismísimo Roger McGuinn se pilla un buen pedo de Folk Rock respondido por el Rock FM de "Too Good To Be True". Son tres canciones que brillan con palidez comparadas con otras de sus hermanas del repertorio Heartbreakers, pero no hay muchos artistas capaces de mirar a la cara de ese sol sin salir abrasados.

Una de las escandalosamente buenas del álbum para mi es "Out In The Cold", Mike Campbell vertical y a tumba abierta puntea mientras los Heartbreakers le dan caña de la buena y Petty nos deleita, canta y aulla.

El aullido se convierte en lamento para un fan de Petty que sabe que no habrá más Petty para ver, ni nuevas canciones para escuchar. El dolor y la pena se mitiga con cada disco al azar que saques de la estantería, o cada vez que hagas sonar "You And I Will Meet Again" o "Built To Last"; no habrá mejor tributo que ese.



No hay comentarios:

Publicar un comentario