miércoles, 8 de noviembre de 2017

STONE FURY: "BURNS LIKE A STAR" 1984


blogdecaido2017

Y Lenny Wolf se fue hacer las americas desde las germanias en la era Reagan...y no fue para espiar para la antigua RDA no, era para rockear, conocer chavalas, grabar discos y ganar mucha pasta.

El bueno de Lenny tardó en hacer billetes de los grandes; eso ocurrió con Kingdom Come en la rampa final de los 80 a base de saquear  el catálogo de los Led Zeppelin para el debut de los Come, y de mejorar cosa fina con un segundo y estupendo disco de título "In Your Face".

Antes de todo esto nuestro colega había unido fuerzas con el guitarrista americano Bruce Gowdy, con el que se había asentado en la bulliciosa Los Ángeles del 84, ciudad totalmente tomada por aquel entonces por los  Great White, Dokken, Black N Blue, Keel, Rough Cutt y por supuesto las super novas metálicas Ratt, Mötley Crüe y WASP.

A Wolf y Gowdey se le unen el bajista Rick Wilson y el batería Jody Cortez, al menos durante un tiempo, ya que en el estudio otros dos músicos serán sus sustitutos en varios de los temas del único disco de  STONE FURY, así se llamará el invento.


"Burns Like a Star" fue grabado en el 84 y en un primer momento parece que el sello "MCA" confía en sus pupilos, a los que pone bajo el paraguas del super productor Andy Johns.Un señor que había trabajado con Humble Pie o los Free, era ahora el mentor sonoro de estos desconocidos pipiolos.

Y todo hay que decirlo, el disco es un estupendo álbum de Hard Rock melódico con las dosis precisas de dureza y con unas melodías que por buscar alguna comparación de la época quizás podrías encontrar en Dokken, aunque ambas bandas en lo que más pueden coincidir es en el número de componentes, cuatro.

De las canciones de estos Stone Fury me llaman la atención las melodías bastante misteriosas y muy trabajadas que canta Lenny Wolf perfectamente escudadas en unas guitarras muy bien cuidadas y tratadas al milímetro y de un bajo punzante y melódico que alejan al Heavy Metal de la música del cuarteto.

Wolf como ya sabemos de los Kingdom Come es un clon de Robert Plant, esa forma de cantar tan característica suya ideal para los setenta puede ser chocante dentro de un  envoltorio Hair Rockero, por contra ese timbre chillón es perfecto para canciones como "I Hate To Sleep Alone" o "Life Is Too Lonely", dos de las nueve canciones de un trabajo reeditado este mismo año por Rock Candy y que merece ser rescatado por todos los amantes del Hard Rock USA/Hair/Glam Metal.

El Hijo de Ron Keel 

-


No hay comentarios:

Publicar un comentario