domingo, 29 de enero de 2012

SCORPIONS. Antes del gran salto



Scorpions, un nombre asociado a una época determinada del metal 80´s. Miles de adolescentes crecieron con su música y fueron participes de la subida a los altares del rock con un picotazo tan venenoso como el de "Love At First Sting". El metal y el pop se daban un auténtico atracón con los estribillos de "Rock You Like a Hurricane" o "Big City Nights", las emisoras de turno machacaban al personal con la eterna "Still Loving You"...
...Pero la época gloriosa de la banda ya había empezado antes, antes quizás incluso de los discos que hoy recordamos...



No se podrá decir aquello de que los teutones Scorpions no gozaron de tener en sus filas a grandes “hachas” de las seis cuerdas durante toda su historia como grupo, los hermanos Schenker, Uli- Roth, Matthias Jabs…

Discrepancias aparte de cual es la mejor época de la banda ( yo me quedo con lo grabado hasta el monumental “Tokio Tapes") con “Lovedrive”, Scorpions comenzaban un nuevo periplo con el guitarrista Matthias Jabs con el cual alcanzarian la mayor cota de popularidad, fama y ventas durante la década de los 80. Como aperitivo los “Scorps” sacaban este disco en 1979 y la verdad es que lo que hay en los surcos  merece y mucho la pena. Hay que contar que Michael Schenker huido de los UFO (sus peleas con Phil Mogg ya empezaban a ser míticas) grabaria guitarra solista en tres de los ocho temas de “Lovedrive”, por cierto, dos de esos temas los mejores de largo del disco ¿Pura coincidencia? No lo se, pero “Another Peace Of Meat” simplemente se sale desde su riff inicial y durante tres minutos y medio te golpean con un hard rock de muchisimos quilates y con Klaus Meine pletórico entre tanto riff y solo de guitarra.



Pero la otra pieza sublime de este disco es “Can’t get enough”, posiblemente el mejor tema de los Scorpions, una canción emparentada con la era Uli-Roth y los más salvaje que pudieron hacer para “Virgen Killer” o “Intrance” pero con Michael Schenker dominando las seis cuerdas como el sabe hacerlo, además Herman Rarabell y Francis Butchholz nos castigan con esa ritmica atronadora y Klaus Meine lo borda de nuevo.

Pero tambien el debutante guitarrista Jabs pone su grano de arena en la composición y en la guitarra junto a los más habituales Rudolf y Meine. “Lovin You Sunday Morning” es una hermosa manera de comenzar el disco, un temazo de más de cinco minutos donde se ve a unos Scorpions más comerciales pero sin perder el sonido caracteristico de obras antecesoras. “Always Somewhere” es la primera balada del disco, con sus partes cuasi-acusticas y Matthias Jabs dibujando bonitos solos en un lienzo al que le termina de dar colorido un genial Klaus Meine, una gran canción. “Coast To coast “es una instrumental bastante guapa compuesta enteramente por Rudolf Schenker.

El único pero que se le puede poner a “Lovedrive” es “Is There Anybody There”, un tema realmente flojo que no se que pinta en esta historia por lo que pasamos directamente al siguiente tema. En “Lovedrive” solo con oir su comienzo sabes que Michael Schenker lleva los galones colgados de nuevo, un riff marca de la casa e inconfundible, otra gran canción firmada por Rudolf Schenker y Klaus Meine.

Y para cerrar una de las baladas más celebres de los alemanes, “Holiday”. Archifamosa dentro de la comunidad hard rockera y metálica en la que Klaus Meine sobresale aunque no desmerece tampoco la labor de Matthias Jabbs y el bigotudo Schenker, todo un broche de oro para cerrar un notable disco producido por uno de los valuartes del sonido del grupo, Dieter Dierks.

El Hijo de Ron Keel



"Animal Magnetism" es el segundo disco de la etapa del guitarrista Matthias Jabs en la formación alemana y siempre ha tenido la mala fortuna de estar situado entre dos obras monumentales del grupo que son su anterior disco "Lovedrive" y el siguiente titulado "Blackout" dándome la sensación de haber quedado como una obra menor en la etapa más exitosa del grupo.

Vale, quizás no sea el disco más redondo de la etapa en la que el grupo despegó definitivamente a nivel internacional, pero sí que fue el disco que abrió a los alemanes las puertas del éxito en las listas americanas. Y prueba de ello es que con este disco pasaron de ser teloneros de diferentes bandas cuando realizaban giras por los E.E.U.U. a encabezar su propia gira en el "Animal Magnetism Tour"
Y parte de la culpa de ese éxito se debe a la comercialización que experimentaron las composiciones que forman parte del disco. Comercialización que, por cierto, ya empezaron a desarrollar en su anterior disco, el impresionante "Lovedrive".

Buena muestra de ello es el tema que abre el disco. "Make it real" es toda una oda al buen gusto por las melodías comerciales y adictivas con un riff de guitarra inicial que te engancha desde el principio y poseedor de un estribillo maravilloso. Es con diferencia el tema más comercial del disco y con el que más rápido conectas cuando lo escuchas por primera vez además de ser un clásico incuestionable en la trayectoria del grupo.

 


Otro de los temas que por derecho propio ha pasado con el tiempo a ser otro clásico del grupo y formar parte indiscutible de los repertorios, más incluso que el tema anteriormente citado, es sin lugar a dudas "The zoo". Un tema que posee el encanto de tener un ritmo machacón y constante, un estribillo magnífico a la vez que comercial que tira de espaldas y un solo a cargo de Matthias Jabs en el que el guitarrista nos demuestra como usar el talk box de una manera magistral que te deja extasiado desde el primer momento.

Siguiendo con los temas más destacados del disco está "Don't make no promises (Your body can't keep)", un tema cañero y rockero a partes iguales con un estribillo también muy comercial y que, si no me equivoco, es la única aportación a nivel compositivo de Matthias Jabs en la historia del grupo. Lo cual me extraña viendo el nivel de este tema en concreto.

La balada de turno corre a cargo esta vez del tema titulado "Lady starlight". Quizás no esté tan inspirada como otras a las que nos tiene acostumbrados la banda, pero que duda cabe que es todo un baladón con unas melodías maravillosas y que desprende un intenso sentimiento que sólo la privilegiada voz de Klaus Meine sabe transmitir.

El resto de temas del disco siguen todos una onda hardrockera similar, con más acierto en algunos momentos, como puede ser en el caso del tema "Only a man", y menos en otros como en el tema "Twentieth century boy".

Mención aparte merece el tema que da título al disco, que así como ocurre en el caso del tema "China white" de su siguiente disco "Blackout", es una canción con un ritmo pesado y cansino que para mi es de los temas menos inspirados del disco. No obstante al grupo pareció gustarles este tipo de temas porque como ya he dicho volvieron a repetir la fórmula en su siguiente disco.

En la reedición del disco del 2001 se incluyó un tema que en su momento no formó parte del disco pero que sin embargo fue single del mismo titulado "Hey you" figurando en los créditos de dicha reedición como "rare single". Es un tema muy melódico y comercial que cobra más fuerza cuando llega el estribillo y en el que la voz de Klaus Meine suena en un tono irreconocible en las estrofas y que para mi personalmente es muy superior a algunos de los temas que el grupo sí decidió incluir en el disco.

Lo dicho, me da la sensación de que este disco a quedado como en un segundo plano en esta etapa de ventas millonarias del grupo, pero para mi no significa otra cosa que un pequeño paso atrás para coger impulso para lo que vendría más adelante.

Alvaro Kintana Urrastarazu



"Blackout" es el octavo disco de estudio de SCORPIONS y muy posiblemente su mejor disco.
Aunque "Love A First Sting" los terminó de encumbrar e hizo de ellos una banda que vendía discos como rosquillas es en "Blackout" donde el grupo empezó a saborear las mieles del exito a nivel mundial ya que el disco consiguió ser platino en E.E.U.U.

"Blackout" tiene su pequeña historia protagonizada por su vocalista Klaus Meine. Durante la grabación del disco el cantante tuvo problemas serios en las cuerdas vocales que le impedían cantar y que casi consiguen retirarle del mundo de la música. Pero después de someterse a cirugía y a una serie de extrictos ejercicios vocales Klaus Meine volvería con fuerzas renovadas para terminar de grabar el disco. El asunto fué tan serio que el grupo contó con la colaboración de Don Dokken para, en caso de ser necesario, grabar el disco y pasar a formar parte activa de la banda. Afortunadamente no fué necesario.

"Blackout" es un disco duro y potente pero sin olvidar la faceta melódica que forma parte de la banda desde sus comienzos.


Lo abre el tema que da título al disco, un tema duro y rockero con uno de los riffs de guitarra más famosos del Heavy Metal y con una energía y una intensidad apabullantes. Después de un grito infrahumano y la rotura de un cristal al final de "Blackout" seguidamente comienza "Can't Live Without you" con un ritmo repetitivo y machacón y un estribillo comercial y altamente adictivo especial para vacilar al público en directo haciendo que la gente lo cante hasta la extenuación.

Para seguir tenemos el tema estrella del disco, "No One Like You" es un tema que empieza fuerte con un sólo de guitarra para después continuar en un tono de semibalada y desembocar en un estribillo antológico y uno de los mejores de la historia del grupo. Temazo incuestinable.

Le sigue "You Give Me All I Need", que básicamente repite las estructuras del anterior tema alternando partes lentas con partes más rápidas pero sin llegar a la genialidad de su antecesora. No obstante es otro grandísimo tema comercial y melódico.

Para terminar la primera cara del disco, cuando entonces todavía no existían los cds, tenemos "Now", un tema frenético y aceleradísimo que podría ser a este disco lo que para "Lovedrive" fué "Another Piece Of Meat".

La segunda cara del disco comienza de manera explosiva a cargo de uno de mis temas favoritos del disco, me refiero a "Dynamite", un tema poderoso y cañero con un estribillo machacón que se repite hasta la saciedad y que servía al grupo para finiquitar los conciertos por aquella época antes de los bises. Sencillamente espectacular.

 "Arizona" es la siguiente, un tema comercial y festivo con unos riffs de guitarra marca de la casa y que para mi es una de las joyitas escondidas del disco. Me encanta. "China White" es un tema oscuro con un ritmo cansino marcado por los riffs de guitarra y también el más extraño de todo el disco.

Y para terminar el disco tenemos otra joya, esta vez en forma de balada, "When The Smoke Is Going Down" es un tema sublime, un tema maravilloso con una melodía increible que acompañada de la voz de Klaus Meine alcanza cotas inimaginables de una brillantez compositiva fuera del alcance del resto de los mortales.

Alvaro Kintana Urrastarazu





LA JOYA DEL SOL NACIENTE


Es indudable que algo hay entre nuestras bandas de Rock favoritas y la tierra de los emperadores. De allí salieron algunos de los mejores directos de la historia del Rock pesado. El caso de los alemanes no iba a ser diferente.

Con este directo Scorpions cierran su primera etapa y despiden con honores al hasta ese momento guitarra solista, Uli John Roth; un depredador de las seis cuerdas influenciado por Hendrix que en este directo nos enseña su lado más oscuro y agresivo.

Como muestra la portada, el Rock fiero e intenso es lo que domina este doble álbum publicado en 1978 y que recreaba con especial virulencia los temas de "In Trance", "Virgin Killer", "Taken By Force" y "Fly To The Rainbow". Aquí canciones como "Speedy´s Coming", "Steamrock Fever" o "Backstage Queen" alcanzan un nivel superior a las creaciones de estudio. Además, alternan la épica de "We´ll Burn The Sky" o "Fly To The Rainbow" con la inmediatez de clásicos del Rock and Roll llevados al Heavy Rock ("Hound Dog").

Quizás su siguiente doble en directo sea más famoso que este "Tokyo Tapes", pero no nos engañemos, el Rock duro en estado puro está en este grandioso álbum..."For Always Tokyo Tapes"!!!!...

Caído en Little Big Horn

domingo, 22 de enero de 2012

MIRADA RETROSPECTIVA



Leslie West nunca ha recibido las flores de otros compañeros de la Santa Compaña del mástil y el riff de guitarra. Hablo de Tommy Iommi o de Jimmy Page. Desde luego que ambas bestias pardas británicas superan al orondo guitarrista americano, pero el bueno de Leslie ha cincelado riff a riff parte de la historia del primer Rock duro.

Todo comenzó a los ocho años...West no se detuvo hasta que consiguió que su madre le comprase aquella primera guitarra y le pagase las clases a una profesora que por lo visto y oído no perdió el tiempo.

A mediados de los sesenta Leslie West forma parte de la banda "The Vagrants", pero la banda que le sacó las castañas del fuego fue MOUNTAIN. El combo grabaría varios discos en la década de los setenta, e incluso en otras posteriores aunque de manera más esporádica.

Hay pocas dudas sobre cual es el mejor disco de MOUNTAIN, "Climbing". El debut tiene todas las papeletas...

...Este trabajo aparte de contar con la voz y fenomenal guitarra de Leslie West puede presumir de contar con el bajista Felix Pappalardi, músico este de gran experiencia como "Session-Man" y productor. No olvidemos que el bajista de Mountain fue productor de tres discos del super trío británico CREAM, con el cual conecta musicalmente el debut de Mountain. De hecho, el segundo tema de "Climbing" ("Theme For An Imaginary Western") apareció un año antes en el disco en solitario de Jack Bruce una vez que este dejara de formar parte de Cream.



Pero el inicio de "Climbing" viene marcado por dos temas de puro Rock pesado.
El "Hit-Single" "Mississippi Queen" y "Never In My Life". Ambos cortes se ven arrastrados por la marea que crea a su alrededor los riffs de West y una batería de Corky Laing atronante y "Heavy rockera".

"Never In My Life" repite la formula pero es aún más contundente y Heavy, aunque el tiempo de ejecución es similar, y mientras que el famoso "Hit" de la reina bailarina del "Cajún" es netamente rockero, este último tiene un ritmo más Blues Rock, más a lo Cream. Laing vuelve a patear su bombo como un poseso, baqueteando con energía, usando el cencerro como apoyo, mientras Pappalardi nos fríe los oídos con su brutal ritmo de bajo.

"Silver Paper" es otro de los temas notables de "Climbing". Es un excitante y abrumador corte  de militancia "Sureña" y melodías de corte "Soul". La sal la termina de poner Leslie West riff a riff...

Los fans de Cream tienen otra oportunidad para disfutar con la balada "For Yaguar's Farm". Agradable si, pero con momentos contundentes.


No sabemos si "To My Friend" está inspirado en el instrumental de Led Zeppelin "Black Mountain Side", le recuerda, y para mi también lo supera. Durante tres minutos y medio Leslie West da una clase magistral que desde el minuto dos y veintidós segundos es gloria Bendita. Supongo que el amigo en cuestión de West estará muy orgulloso.

Otro tema que nació para ser Rock Sureño es "The Laird". Esta memorable balada de reminiscencias Zeppelianas es otro de los puntos "G" de "Climbing".
Mountain alcanzarían repercusión mediática gracias a temas como estos o la salvaje "Sittin'On A Rainbow" con la que abriría muchas bocas en festivales tipo "Woodstock", donde seguramente no faltaba "Boys In The Band"; áspera, romántica, y con toda la contundencia de este fenomenal primer álbum de Mountain.

Caído en Little Big Horn


lunes, 9 de enero de 2012

GENESIS. Los años de Peter Gabriel
















 


Del resultado de la unión de unos músicos con inquietudes y formación universitaria saldrían los GENESIS. La banda liderada en sus primeros años por el camaleónico Peter Gabriel contaría con un nutrido grupo de interpretes hasta dar con aquellos que nos asombrasen en obras del tamaño de "Foxtrot" o "Selling England By The Pound". A mediados de los setenta y ya como valuartes de la vanguardia progresiva Gabriel decide poner punto y final a su trayectoria con la banda, dejando a Phil Collins como lider absoluto de GENESIS, lo que redundará en el final progresivo (y nunca mejor dicho) de la música de la banda en el "Prog Rock" y un acercamiento al Pop que les reportaría importantes réditos y la perdida de casi la totalidad de los viejos fans de la banda.

En este árticulo repasaremos los primeros cinco trabajos de GENESIS en la década de los setenta. Cuando dejaron su inocente Pop de corte Psicodélico para adentrarse en los tortuosos e insondables caminos del Rock Sinfónico y Progresivo...

caido genesis 1
TRESPASS
El 22 de Octubre del 70 salía a la calle la segunda obra de Genesis y con la cual empieza el periplo clásico de los ingleses que comprende desde ese año y disco hasta 1977, año por otra parte en el que ya no estaba Peter Gabriel en la banda. Se puede decir que con "Trespass" comienza el viaje de Genesis por los aún desconocidos mundos del Rock progresivo alejandose del Pop de corte Beatlesco que moraba en su primer disco.

Dentro de las seis canciones que componen este trabajo encontramos temas de gran factura junto a otros cuya aportación es más interesante que buena. Hay mucha calidad encuanto a los músicos y Peter Gabriel, pero las canciones flojean comparadas con muchas de las que estaban por venir, aunque si miramos a su debut, si salen ganando.

Anthony Philips hace un muy buen trabajo a la guitarra, sobremanera la guitarra de doce cuerdas, y también la acústica, que represantan parte de lo mejor de Trespass, logrando pasajes muy bellos en temas como "Looking for someone" o "Dusk", este último muy campestre  y bucólico, con cierto toque folk.

caido genesis 2

 Pero el músico que aventaja a todos en este disco, incluido Peter Gabriel es el teclísta Tony banks, que ya incluye aquí un interesante trabajo con el Melotrón, con el que crea brillantes momentos en casi todas las canciones hasta el climax que supone "The knife". El músico más "oscuro" del disco es John Mayhew, batería semiprofesional que abandonaria la nave junto al guitarrista Philips antes de la grabación de "Nursery Crime" siendo sustituido como todos sabeis por Phil Collins que daría el toque maestro a las percusiones en el devenir de Genesis.

De las canciones destacaría la inicial "Looking for someone", misteriosa tonada empezada a capela por Gabriel que va a modo de crescendo hasta llegar a un épico final que nos abre la puerta de lo que será "The musical box" en su siguente album. Obviamente la comparación puede resultar odiosa, pero es una buena canción que ya nos muestra el nuevo sonido de Genesis. Otros temas como "White mountain", "Visions Of The angels" ( ese piano que tanto me recuerda a lo que Mark Kelly haría con Marillion en Misplaced Childhood) o "Stagnation" están llenos de buenas intenciones pero no acaban de ser redondos.

Redonda si es, y el primer gran cásico de Genesis, "The Knife", la poderosa y casi Heavy canción que cierra "Trespass". Un tema que gira entorno a la violencia y a la revolución conducido por un sorprendente Anthony Philips que si hasta ahora se mostraba como dulce y acústico aquí se rebela con aplastantes riffs roqueros que noquean al oyente sin piedad. La agresividad de Gabriel y las teclas de Banks son el otro pilar sobre el que se apoya este temazo que se convirtió en uno de los favoritos de los fans en los primeros años de la banda y como no, en el mejor tema de este disco, un trabajo irregular pero que guarda belleza e indiferencia a partes iguales y alguna que otra sorpresa

Caído en Little Big Horn






caido nursery
NURSERY CRIME


El primer disco importante de la banda británica sin lugar a dudas es este. La llegada de Steve Hackett y Phil Collins se me antoja definitiva en el empaque y ensamblaje de la banda y su sonido. La producción la verdad es que flojea si lo comparamos con lo que estaba por venir pero hasta el momento Genesis solo habian dejado un solo tema memorable (The Knife) y en este disco ya podemos hablar de unos cuantos.

De entrada la suite "The Musical Box", una de las canciones definitivas de ya no solo la banda sino del género progresivo. Comienza lánguida y tranquila para terminar como un torbellino sinfónico progresivo con influencias de Bethoven, además no le faltan momentos Hard Rockeros y como digo lo mejor es el apogeo final con ese Gabriel completamente fuera de control, sublime.


Otro tema que me dejó impresionado desde la primera escucha es "The Return Of Giant Hogweed", muy barroco y hard roquero pero sin olvidarse de otros estilos como el jazz y el progresivo.
Para los que tenemos vinilo, abre la cara b o lado dos "Seven Stones", maravillosa composición que brilla aun más según va llegando a su conclusión merced al uso del melotrón por parte de Banks que me pone literalmente los pelos de punta cada vez que tengo el honor de escucharla.

 "Harlequin" es un temazo bucólico que me gusta muho y "The Fountain Of Salmacis" una canción repleta de dramatismo y emoción que es otra de las mejores de esta obra maestra del rock. Tampoco debemos olvidar "Harold The Barrel" y "For Absent Friends", dos temas menores pero de mucha calidad.

Caído en Little Big Horn








Menuda obra maestra que los Genesis nos dejaron en 1972, bueno, en realidad grabaron entre 1971 y 1974 cuatro discos que pueden recibir ese tratamiento con todo merecimiento. Con este disco apuntalan la sobriedad de su anterior album (Nursery crime) y encuentran un mejor sonido que en la nueva remasterización del rollo ese del cd/sacd mejora aún más.

caido foxtrot
"Watcher in the skies" abre de forma brillante contandonos las aventuras de un ente extraterrestre a su llegada al planeta tierra, ese principio con el melotrón de Banks dandolo todo pronto se convierte en algo trepidante y seña de identidad para cualquier fan de la banda. Los que hayais visto alguna actuación de la época (imagino que una gran mayoría en dvd o video) o a los The Musical Box (Banda tributo) recordareis las pintas de Peter Gabriel en este tema.

"TIme Table" es otra canción muy buena, es cortita y la preside sobretodo el piano de Banks, nuevamente Gabriel está perfecto...y "of course", en "get-em out by friday", sublime!

Llega "Can-utility and the coastliners", tema energico a la par que hermoso, otra obra maestra que a mi me "flipa" mucho. Resulta llamativo como una banda puede crear unos climax como lo hacen estas grandes bandas progresivas de los 70, pasando de la calma sonora a la tempestad con una naturalidad que asusta.


"Horizons" es el pequeño aperitivo antes del gran festin que supone "Supper's Ready" ¿El tema definitivo de Genesis? ¿La cumbre del género progresivo?
 La canción es toda una demostración de pericia por parte de toda la banda, con unos cambios de rítmo geniales, partes acústicas y electricas, flautas y un sinfín de notas multicolores. También hay agresividad y un final de suite que te deja hecho polvo trás más de 20 minutos de virtuosismo para enmarcar. Es jodido hablar de un tema como este y conpartirlo aquí, esto hay que escucharlo en casa con tranquilidad y fijarse en todos y cada uno de los matices de la canción, las pequeñas-grandes historias que la componen que la han convertido en algo tan grande.

Decir para terminar que la versión del "Foxtrot" que viene en el  Box-set de Genesis en su segundo cd te encontrarás con un concierto para la tv belga donde interpretan cuatro temas entre los que se encuentran "The Musical Box" y "the Fountain of Salmacis" y una curiosidad en blanco y negro de la tv italiana con un tema en directo ante un joven público concentrado en cada movimiento del grupo, una pequeñisima entrevista al grupo, Peter Gabriel maquillandose...ambas filmaciones corresponden a 1972.

Caído en Little Big Horn







            “Vendiendo Inglaterra por una Libra”... extraño título el elegido para nombrar a uno de los discos de rock progresivo de los 70 por excelencia. A día de hoy, son incontables las bandas progresivas de los 80, 90, e incluso del nuevo siglo, influenciadas por el sonido de este disco. Unos tales Marillion o IQ saben mucho de lo que digo.
            La obra cumbre de la época Gabriel: teatro, dramatismo, sarcasmo…. El disco donde empieza a despuntar un tal Phil Collins, no solo a los tambores (aunque, las partes vocales que introduce en este disco son lo, digamos, menos bueno de este trabajo, el chico estaba aún un poco verde para asumir esas responsabilidades). El trabajo donde Tony Banks descubre los sintetizadores electrónicos y los empasta en el sonido de la banda. No todo iban a ser mellotrones. Donde Hackett empieza a demostrarnos que en esa época también existían guitarristas técnicos, muy técnicos entre los progresivos. Donde Rutherford es la baza oculta de la banda (siempre lo ha sido, para beneficio, gran beneficio del grupo).

            También, el disco donde la banda asoma por derroteros más comerciales. “I Know What I Like” se convirtió en un éxito en Inglaterra, e hizo que el grupo incluso se viera obligado a aparecer en engendros como “Top Of The Pops”, los cuarenta principales de la época (¿os imaginais a un tipo como Gabriel, en esa época, con toda su parafernalia teatral, compartiendo escenario con Rihanna?).




Los high del disco: el tema inicial, “Dancing with the Moonlit Knight, “Firth Of Fifth” y, sobre todo, la monumental “The Cinema Show”, una continuación a obras anteriores como “The Knife” o “Supper’s Ready”. Más pulida, en parte, como ya dije, por la introducción de elementos electrónicos en los teclados. La canción que hay que escuchar en un viejo desván, rodeado de arcones con todo tipo de recuerdos… no hay mejor banda sonora para un momento como ése, o similar. Larga, densa, cambiante. Melancólica a veces, divertida otras…

            Con este disco, Génesis se conviertieron en lo que mucha gente ve a día de hoy en ellos: un megadinosaurio musical, con todas las ventajas e inconvenientes que ello supone. Hubo un antes y un después de ese disco: se acabó la espontaneidad, ahora os vamos a exigir mucho más, chicos, y vais a tener que cumplir aunque no os apetezca mucho. A partir de ese momento, empiezan las giras mastodónticas, por Europa, USA, etc. Los tranquilos chicos de la campiña inglesa se ven tragados por toda la vorágine del mainstream, y la banda lo iba a notar en su sonido.

            Pero bueno, cualquier cosa que hicieran después, incluídas las tremendas metidas de pata de los ochenta, se les perdona cuando has terminado de escuchar esta obra de arte. Han cumplido con la Humanidad, y así se les debe reconocer. ¿Si ha envejecido bien con el paso del tiempo? Este disco ya era viejo, y clásico, cuando salió.
En eso reside todo su encanto.

Ricardo Moreno "Ritchie"







            “Y con él llegó el escándalo”, podría haberse titulado. La historia de Rael, el inmigrante que intenta sobrevivir en la gran metrópolis norteamericana.

            Un trabajo a medio camino entre la obra de arte, el disco conceptual, el rock progresivo más añejo… y la presión por parte de las discográficas de sacar un trabajo monumental, que lance definitivamente a la banda en los USA. Las giras mastodónticas, de innumerables conciertos. El reto de ser la mejor banda de la hornada progresiva que en esos momentos dominaba el mundo.

            Gabriel se saca de la chistera una historia compleja, densa, a veces incluso, incomprensible. Y la historia la adorna con elementos progresivos, rockeros o incluso … punks ¡!!!!. Si amigos, “Back In NYC” es considerada por muchos como una canción con estructuras punkies. Añadamos a esto la estética de Gabriel en los conciertos: se acabaron los disfraces aparatosos y los maquillajes inquietantes. Pelo corto y chupa de cuero.

            Pero el resto de la banda no está por esta labor. Gabriel había asumido el mando, y alguno de los miembros no estaban conformes en sacar un trabajo de tamaña magnitud así, a matacaballo, con tantas prisas y tantas presiones. A día de hoy, gente como Tony Banks aún dice que se aburría tocando los temas de este disco. Cuestión de gustos, a mi “In The Cage” me parece una de los temas básicos de Génesis de toda su carrera, precisamente, por trabajos como el de Banks en esa canción.

            Y el sonido del grupo se resintió. Tanto, que al final Gabriel decide hacer las maletas, y buscar la experimentación fuera de la banda madre. A partir de ahí, empieza una carrera en solitario soberbia, plagada de éxitos pero, evidentemente, muy lejos del sonido del grupo que le hizo grande.


¿Qué podemos encontrar en todo este batiburrillo de estilos? Temas clásicos, que podrían haber sido incluídos de discos como “Selling…”: “In the Cage”, 100 % mellotrones desbocados. “Carpet Crawlers”, susurrante y misteriosa. Y, sobre todo, la majestuosa “The Lamia”. El mejor tema que le he oído a Génesis nunca. Siempre he creído que era la canción más representativa del grupo, la que contenía todas esas dosis de teatralidad, dramatismo, melancolía, etc que a los “die-hard” fans de la banda nos gustan. Siempre he pensado que grupos como Marillion, en sus primeros trabajos, tan influenciados por Gabriel y Cía, tenían que haber hecho una versión de este tema.

            Encontramos también temas comerciales, como no podía ser de otra manera, dado el cariz que estaban tomando los acontecimientos: “The Lamb Lies Down On Broadway”, “Back In NYC”.

            Y temas extraños, muy extraños. Tanto, que ni siquiera son canciones: son intros ruidosas, murmullos, sonidos inconexos… ¿canciones?

            Algunos lo consideran una obra maestra. Otros, el golpe de gracia para una de las bandas de rock más imaginativas de la historia. Yo soy de la primera opinión: este disco, y mira que han pasado años, no ha sido comprendido aún en toda su extensión. Si, de acuerdo, se necesitan muchas escuchas para conectar, aunque solo sea en una pequeña parte, con el denso mensaje que se nos envía. Pero hay que tener paciencia, amigos. Sereis ampliamente recompensados una vez conecteis.

            Lo que vino después… bueno. Creo que trabajos como “A Trick Of The Tail” o “Wind & Wuthering”, con Hackett aún en sus filas, son dignas continuaciones del legado de Gabriel. Pero cuando Collins tomó las riendas definitivamente, ahí ya fueron otro grupo. Te puede gustar más, o menos, pero son otro grupo.

            Muy alejado de historias como la de Rael.

Ricardo Moreno "Ritchie"