viernes, 28 de marzo de 2014

GENESIS PROGPORTAJE: "A TRICK OF THE TAIL & WIND AND WUTHERING"


portadaatrick.hardrockmonsters2014
                Bueno… y ahora, ¿qué? Eso es lo que se preguntaban todos los seguidores del grupo en 1976, después de que el grupo se hubiera convertido en el Gran Dinosaurio que era entonces, y de una obra tan genial como excesiva, agotadora y grandilocuente como fue “The Lamb Lies Down”. Tanto, que supuso el límite para un miembro tan importante y esencial como Peter Gabriel, que huyó hacia terrenos más despejados y personales después de ese disco.
                Nadie sabía lo que iba a ocurrir con la banda… ¿se atreverían a incorporar a otro cantante? ¿A quién? ¿Quién era capaz de siquiera igualar lo que el monstruo Gabriel había creado?
                La solución la tenían más cerca de lo que imaginaban… concretamente, en casa. Era ese pequeño pero activo e inquieto batería, Phil Collins. Un hombre que, además de golpear los parches con efectividad, resultó ser un gran soporte vocal para Gabriel en las mejores épocas del grupo. Su timbre de voz era similar al del añorado vocalista, así que el grupo se arriesgó, quizás en exceso, a tomar la decisión. Collins pasaba a ser el nuevo cantante de la banda.
                Y… ¿las composiciones? Se dependía mucho de Gabriel también en ese aspecto. Sus intrincadas historias… ¿quién sería el encargado de desarrollarlas ahora? La solución llegó en Febrero de 1976, cuando “A Trick Of The Tail” vio la luz. Y resultó ser un disco menos complicado, por supuesto, que “The Lamb…”. Una segunda parte, o un disco similar a ese mastodonte hubiera sido, seguramente, un riesgo que hubiera acabado con la banda. Temas más sencillos, dentro de la ortodoxia Génesis (nadie puede negar, escuchando el disco, que son ellos), pero más sencillos.

caido genesis 2

                “Dance On A Volcano” abre las expectativas. Un Banks que se erigirá pronto en el auténtico líder en la sombra, gracias a su mayor presencia con los teclados, es el que lleva la batuta desde el principio. El grave bajo de Rutherford empasta el sonido de la banda, y Hackett sigue sacando trucos de la chistera, con ese sonido tan característico. Y, de pronto, la voz de Collins… reforzada con un eco para hacerla un poco más cavernosa, cercana a los registros de Gabriel. Suena un poco más aguda, pero bien situada en un tema cien por cien Génesis, con cambios de ritmo constantes, con una sección centro-final acelerada, muy similar a cosas como “The Musical Box” o “Supper’s Ready”. Seguro que la gente se quedó mucho más tranquila tras escuchar este primer tema.
                “Entangled”. Bienvenidos al mundo de los sueños. Si éstos tienen una banda sonora, es la de “Entangled”. Una canción donde Hackett y sus acústicas toman el mando, reforzadas por las de Rutherford. El resultado, el tema más onírico que os podáis imaginar, sobre todo en su sección final, donde a la orgía de notas acústicas se une el mellotrón de Banks. Me gusta pensar que hay gente que pone esta canción para que sus hijos pequeños puedan dormir plácidamente.
                Tras la siesta, las notas rockeras de “Squonk” nos devuelven a la realidad. Rutherford marca el ritmo con su bajo en este tema, que serviría para abrir muchos shows en directo de la banda a partir de entonces, sin ir más lejos, el que compone su disco en directo “Seconds Out”.
                Banks tiene su momento, como viene siendo habitual en todos los discos de Génesis. El de este trabajo es “Mad Man Moon”, una canción lánguida y melancólica, con una sección central más movida, algo a lo que Génesis nos tiene acostumbrados como grupo en muchas de sus creaciones.

caido genesis 3

                “Robbery, Assault & Battery” quizá sea el tema más flojo del disco, y ya deja entrever por algún lado la vena comercial que poco a poco se iría instaurando en el grupo. Después, la segunda parte acústica y onírica del disco, “Ripples”, muy similar en cuanto a concepto a la anterior “Entangled”, pero en la que Rutherford tiene más protagonismo que Hackett.
                La sombra de Gabriel seguía siendo alargada, y la notamos en la canción que da título al disco, un ritmo muy de cuento similar a los tempos de “Nursery Crime” o “Foxtrot”.
                Este disco se cierra con “Los Endos”, un tema prácticamente instrumental en su totalidad, y que firman los cuatro músicos. Es una especie de resumen de todas las canciones del disco, una práctica que retomarían años después cuando grabaran “Duke”.  Un cierre muy apropiado.
                En resumen, este disco cerraría muchas bocas en su momento. Pocos apostaban por la continuidad del grupo sin Gabriel y su imaginación, pero los cuatro músicos que sobrevivieron a esa hecatombe, como cuatro pedazo de músicos que eran, supieron estar a la altura de las circunstancias, y reinventar la banda, sin perder en ello un ápice de la identidad que les caracterizaba. Solo quedaba saber si esa victoria parcial que habían logrado iba a seguir teniendo continuidad, una duda que despejaría su siguiente trabajo, “Wind & Wuthering”, la última aportación de Hackett  en Génesis.
                Seguiremos informado….






caido genesis 4
1977

                El octavo album en studio de Génesis resultó ser uno de los más satisfactorios para la banda. Personalmente, Tony Banks y Steve Hackett siempre han mostrado una especial debilidad por este trabajo, aunque todos sabemos que no es uno de los más conocidos ni representativos para el gran público. De hecho, estoy seguro que mucha gente a la que le gusta Génesis no sepa siquiera de su existencia.  Efectivamente, podría considerarse como uno de los álbumes más oscuros de su carrera.

                Ya había pasado lo más difícil, reemprender el vuelo tras la espantada de Gabriel. Y además, con nota. “A Trick Of The Tail” supuso un alivio para el grupo, y para todos sus seguidores. El espíritu seguía ahí. Ahora, había que continuarlo.

                La formación sería la misma que grabó la anterior reválida, esto es, Banks, Collins, Rutherford y Hackett. Aunque, para desgracia nuestra, éste iba a ser el último que contara con la aportación de este genial guitarrista. Supongo que a ello contribuyó en gran manera la incipiente orientación comercial que las composiciones del grupo iban tomando, algo no muy del agrado de Hackett, amigo de los sonidos más clásicos y experimentales, como posteriormente demostraría en cada uno de sus trabajos en solitario.

                “Eleventh Earl Of Mar” inicia el viaje. Se observa ya desde el principio menos clasicismo en las composiciones, y la batería de Collins ya no es tan lineal como en anteriores álbumes. Ya empieza a despuntar como una de las mejores baterías del progresivo.  La sección central de este tema, más acústica y atmosférica, aunque corta, es uno de los mejores momentos del álbum.

                “One For The Vine” es un de esos momentos estelares a los que Banks nos tiene acostumbrados. Un tema lánguido, dominado por sus melancólicos teclados, y Collins cantando de manera soberbia una canción que hay que degustar tranquilamente, en un tarde lluviosa, al calor del hogar. Aunque supongo que con temas como éste, Hackett no se sintiera especialmente cómodo, dadas las concesiones comerciales que empezaban a darse.  También hay tiempo para la experimentación, con toda una exhibición teclística por parte de Banks en algunas de las partes de la canción. Siempre que se habla de grandes teclistas del progresivo, solemos referirnos a Rick Wakeman, o Keith Emerson, espectaculares y grandilocuentes. Pero, señores, para mi, el puto amo es Tony Banks. Esos muros de sonido que era capaz de crear no los he oído ni creo que los vuelva a oir en mi vida.
                “Your Own Special Way” es uno de los puntos negros del disco. Un artefacto que pretende ser una balada acústica, pero que se convierte en un tema insulso y casi hasta cursi. Rutherford nos podría haber ahorrado el disgusto. Me sigo imaginando la cara de Hackett teniendo que grabar este bodrio.

caido genesis 5

.
                “Wot Gorilla”: instrumental, selvático, donde Collins con su batería y Banks con sus teclados toman el mando.  Exhibicionismo puro y duro. Seguro que en directo les funcionó de maravilla, porque es para éso, para exhibirse como músico. Un poco corto se me hace.

                Banks vuelve a la carga con “All In A Mouse’s Night”, un tema de corte Génesis clásico, donde planea el espíritu Gabriel. Le sigue el que para mí es el verdadero temazo del disco, “Blood On The Rooftops”, la verdadera aportación de Hackett a este disco. Soberbio solo acústico de entrada, que da entrada a un tema dramático y tristón, pero hermoso, muy hermoso, con Banks acariciando las notas de guitarra con su mellotrón. Uno de las mejores canciones que han grabado nunca Génesis.

caido genesis 6

                Y Hackett sigue haciendo de las suyas en el siguiente corte, “Unquiet Slumbers for the Sleepers…”, onírico como él solo al principio, pero que se convierte, gracias a “…In That Quiet Earth” (las dos canciones van unidas), en un momento,  en un torbellino de buen progresivo, con la espectacularidad instrumental a la que estos genios nos tienen acostumbrados.  Para incluírlo en el “Manual Del Perfecto Progresivo”.

                Cerramos con uno de los temas que más advierten de por dónde van a ir los tiros a partir de ahora. “Afterglow” abandona el progresivo para meterse en terrenos mas pop. No es mal tema, pero después de alguna de las exhibiciones de las que disfrutamos en este disco, se hace ligero e intrascendente.
                Para un servidor, no es el mejor álbum de Génesis, pero tampoco, ni mucho menos, el peor. Yo lo consideraría como una especie de puente entre dos épocas: la clásica, dominada por el progresivo, y la moderna, ya en terrenos más rock-pop. Si, quizás algunos consideren que la salida de Hackett acabó con los verdaderos Génesis, y que a partir de ahí fueron otro grupo distinto. Es posible, pero los álbumes que vinieron inmediatamente después a “Wind & Wuthering” son una experiencia que todo amante de la buena música rock no debería desechar por éso. No os los perdáis.

                                                                                                                             Ritchie Moreno



Para completistas de la banda os dejamos el enlace que dedicamos en este mismo blog a los primeros años de la banda con Gabriel

http://blogdecaido.blogspot.com.es/2012/01/genesis-los-anos-de-peter-gabriel.html

MAGNUM "ESCAPE FROM THE SHADOW GARDEN"




NOVEDADES 2014

A estas alturas del cuento ya no creo que los británicos Magnum vuelvan a reverdecer viejos laureles con su nuevo material, pero han vuelto a cerrar un nuevo capítulo dentro de su dilatada carrera discográfica con uno de sus más brillantes trabajos.

Esta introducción bien podía ser el final de esta reseña o sobre cualquiera de sus últimos cinco trabajos. Pero no, estamos ante "Escape From the Shadow Garden", el trabajo número dieciocho de los ingleses; unos "Sheffield Wednesday" del Heavy Rock, unos currantes natos de las melodías Hard rockeras, en definitiva, una de las mejores bandas de "Classic Rock" de ayer viviendo hoy uno de sus grandes momentos.

Obviamente "Chase the Drangon", "On a Storyteller´s Night", "Vigilante" y "Winds of Heaven" son discos con temas asombrosos pero los últimos discos que han alumbrado no lo son menos.

"Escape from..." no es mejor ni peor que "On the 13th Day" o "Into the Valley of the Moonking", mantiene una línea similar de calidad notable que vuelve a rallar con lo sobresaliente.

Al igual que sus antecesores pero acentuandose incluso más, el álbum necesita de una fermentación adecuada, quiero decir con esto que un par de escuchas no serán suficientes, pero si dejarán cierta huella en nuestras cabecitas.

Ahora me vienen a la memoria tres o cuatro bandas que veneramos (no diré nombres para no levantar ampollas) que andan liados con innacabables "Farewall Tours", grabando refritos, acústicos varios o un disco cada ocho años.

Magnum no necesitan de eso, estos tíos son auténticos profesionales en el escenario y fuera de él. No necesitan escribir un libro sobre las "Groupies" que se han tirado o de la mierda que se han metido por su narices.

Porque lo que esta buena gente hace cada año y medio es escribir grandes canciones, elaborar estupendos riffs de guitarra y cantarnos historias que calan hondo en nuestra memoria. Tony Clarkin las escribe, Bob Catley vuelve a cantarnoslas tan bien como siempre.

Luego en su habitat natural que es el escenario seguro que vuelven a dejar a más de uno con la boca abierta. En "Escape From..." hay material de sobra para que Magnum lo defiendan en directo a capa y espada junto a sus últimos y flamantes trabajos.

Ocho de las nuevas canciones rozan el sobresaliente y no hay relleno ni mediocridad alguna. Les conocemos, sabemos quienes son y casi donde viven...no nos dan tregua ni tiempo a que nos olvidemos de ellos, siguen trabajando a la antigua usanza y ahí creo que reside parte de su éxito y aceptación. Son Magnum y en los últimos tiempos un seguro de dinero bien invertido.

Caído en Little Big Horn




jueves, 27 de marzo de 2014

RATT: "OUT OF THE CELLAR" ESPECIAL 30 ANIVERSARIO!!!!!


caido ratt 1
1984
Tal día como hoy de hace 30 años "Atlantic Records" sacaba a la calle el primer LP de la banda americana Ratt. Formados a mediados de los 70 en San Diego, el grupo se mudó a la Meca del cine y del Rock and Roll Los Ángeles y debutó con un mini-Lp titulado "Ratt" en 1983.

Pero fue hace justamente 30 años cuando los cinco tipos de Ratt lograron captar la atención de una generación de "Metal Heads" americanos con "Out of the Cellar", un disco repleto de himnos que mezclaban lo callejero con lo pastelero, y que contaba además de una imagen tan atractiva como potente, y de un sonido sensacional de la mano de Beau Hill, el hombre que explotó las virtudes de la banda pero que en un futuro cercano no supo eliminar ni las carencias ni los errores de la misma.

En los 80 Mötley Crüe fueron diseñados para convertirse en los nuevos Kiss, Ratt tenían que ser los Aerosmith de aquella década. Y de entrada lo lograron. "Out of the Cellar" vendió tres millones de copias, algo que los Aerosmith ni soñaron con su seminal debut.

"Round & Round" era el tema que les puso en las emisoras FM, y la MTV realizó un trabajo perfecto con el video clip de esa canción para ir añadiendo luego los de "Back for More" y "Wanted Man".

Las canciones de este álbum son las mejores que la banda grabará en su vida, un decálogo perfecto del mejor Rock Duro y Metal americano, fresco y agresivo, pero con un envoltorio ligeramente almibarado.

caido ratt 2
Ratt no solo eran una banda de tipos pintados luciendo ropajes y pelos imposibles. Robin Crosby y Warren De Martini formaban una dupla a las seis cuerdas que no hacían prisioneros. Stephen Pearcy no era el nuevo Steve Tyler pero no le faltaba ni descaro ni chulería, además sin ser un gran vocalista si que lograba captar la atención del personal, sobretodo del femenino, y su voz era realmente vacilona. 

Luego estaban Bobby Blotzer y Juan Croucier, dos tipos que estuvieron ligados a Dokken y que aporreaban la base rítmica en este disco de puta madre. 

Las diez canciones de "Out of the Cellar" son realmente cojonudas. Ninguna de ellas supera los cinco minutos, siendo la tremenda "Scene of the Crime" la que más se acerca con sus cuatro minutos largos. Himnos inmediatos como "Wanted Man", "Lack of Communication", "The Morning After" o la celebrada "Round & Round" siguen manteniendo el tipo tres décadas más tarde. 

"She Wants Money", "I´m Insane" o "In your Direction" pueden hacer que un día malo te haga cambiar de cara, su descaro y la efervescencia del momento las hicieron grandes, sus estribillos pletóricos, sus letras de macarrismo infantil cuajaron para toda una generación que hoy 27 de Marzo se ha vuelto a levantar a pillar el disco de la estantería y hacerlo sonar nuevamente. Esa es la magia de "Out of the Cellar", el mejor disco de Ratt, un clásico del Rock Duro y Heavy Metal de la década de los 80.

El Hijo de Ron Keel

caido ratt 3
RATT en 1984




viernes, 21 de marzo de 2014

GREAT WHITE: "30 YEARS LIVE FROM SUNSET STRIP"

caido great white
NOVEDADES 
Otros veteranísimos que se resisten a dejarse morir. Superados de momento sus litigios con Jack Rusell el "Squalo" californiano prosigue su cacería con Terry Illous de los XYZ. Con este vocalista nos obsequiaron con "Ignition", una buena dentellada de Hard Rock que esperemos no sea la última.

De momento para seguir entreteniendo a los fieles que quedan, Great White tiran de repertorio con la excusa de la celebración de su 30 aniversario. Más que nada, me parece una jugada del sello que distribuye a la banda en Europa (Frontiers) para poner diez temas de toda la carrera de la banda al servicio de las cuerdas vocales de Terry Illous.

Una vez comprobado que no hay sorpresas en el repertorio (Salvo "Back to the Ritythm" del mismo álbum) nos queda eso si, el disfrute de una banda experimentada que ejecuta con precisión diamantes del Rock duro Blussy que van desde "Desert Moon", hasta el cover de Ian Hunter "Once Bitten Twice Shy", pasando por las fenomenales "Say Bay your Love" o "Mista Bone".




Nada nuevo bajo el océano que no sea el comprobar que Terry Illous domina a Robert Plant pero está más cerca de David Coverdale o Paul Shortino, y que en honor a la verdad da gusto oírle cantar clásicos del calibre de "Face the Day" con una clase y un feeling al alcance de unos pocos.

Pese a que estamos ante un disco entretenido, me sigo quedando con "Thank you Goodnight" y el tributo a Led Zeppelin, los dos grandes directos del gran blanco californiano.

Caído en Little Big Horn



EDDIE MONEY: "EDDIE MONEY" 1977

caido eddie money
MIRADA RETROSPECTIVA
Eddie Money, el chico mono de barrio neoyorkino que acaba besándose con la fama. Otro caso del "Sueño americano" cumplido en el país de las oportunidades (no para todos).
El chaval ya tenía inquietudes musicales desde su niñez y se había decidido por un instrumento de viento, el saxofón. Luego dejó el Saxo apoyado en un rincón y decidió seguir los pasos de su padre como "poli" del barrio.

Finalmente cambió la placa y el revolver por las partituras musicales y emigró a California donde comenzó a buscarse la vida por los caminos que le llevarían al Rock and Roll.
Con un físico adecuado y su agridulce voz, Eddie consigue su primer contrato discográfico, no sin antes probar suerte con diferentes bandas de la costa oeste,  y en solitario graba su debut antes de que el Punk desembarcase en California trayendo su ruidoso mensaje desde la "decadente" Europa.

Era 1977 y la música disco y los Sex Pistols estaban en boca de todo Dios y el mercado discográfico daría un giro brutal ante la demanda de una juventud que en un número elevado estaba harta de los Led Zeppelin o los Yes.

Con los dinosaurios del Rock clásico en plena crisis de identidad que no de calidad, empiezan a proliferar bandas de Rock melódico al amparo de los Bad Company. Algunas de ellas formadas por músicos de sesión con muchos kilómetros a sus espaldas o directamente ingenieros de producción que eran también músicos (los Toto, Foreigner, Boston...)

Sin llegar a ser AOR si que se les puede considerar percusores del empalagoso y radiofónico sonido tradicional de la FM americana de la década de los ochenta.
Nuestro colega Eddie Money encaja como un guante blanco de un ladrón en un museo de arte; osea su música , la de su debut lo hace.
caido eddie money 2
El neoyorkino se hace acompañar de músicos de primer nivel y factura un estupendo trabajo de Rock melodioso que viene con dos panes bajo el brazo: "Two Tickets to Paradise" y "Baby Hold On". La primera es una estupenda tonada que combina con acierto Rock y Pop, posee además un deje latino en su ritmo que la hace más especial y como no, un estribillo de lo más contagioso y efervescente al que acompaña un riff de guitarra que le imprime esa vigorosidad característica del Rock duro de los setenta.

La mencionada "Baby Hold On" es aun más comercial que "Two Tickets..." y el auténtico "Hit-Single" de el debut de Eddie Money. Una canción Pop ¿Pero que hay de malo en ello si la canción es tan buena? Del mismo nivel o mejor es "Jealousys", un tema con madera de número uno.

Otras canciones interesantes de este debut son la Rockera "Wanna be a Rock ´N´Roll Star", que si la pillan por banda las chicas de las Donnas se cascarían una versión de miedo. La "West-Coast" "You´ve Really Got a Hold On Me"y el medio tiempo a lo "The Babys" (la banda de John Waite) "Save a Little Room in Your Heart for me" también destacan  y como no las dos últimas canciones del disco, "Got to Get Another Girl" y "Gamblin Man", dos artefactos de Rock potente a rivalizar con la música de unos Montrose o del sonido 70´s de los Reo Speedwagon.

Caído en Little Big Horn





viernes, 14 de marzo de 2014

VANDENBERG´S MOONKINGS

vandenberg 1
NOVEDADES 2014

Este año tenemos los regresos de dos grandes guitarristas que en su día dejaron huella en el hard rock. Por un lado Jake E. Lee que, lejos de seguir la onda hard rockera de raíces blues que abrazó con sus tan magníficos como infortunados Badlands, se ha descolgado con un disco que no se decide por un estilo y la mezcla termina haciendo aguas, y por otro a Adrian Vandenberg, cuyo trabajo podrá tener sus defensores y sus  detractores pero es más coherente.


Después de muchos años, demasiados, apartado de la música y dedicado a su otra pasión, la pintura, el holandés ha reclutado a tres jóvenes y desconocidos músicos para seguir por un camino no muy alejado del único y gran disco que nos dejó con Manic Eden, hard rock clásico con pasión por el blues, pero añadiendo en esta nueva aventura más énfasis en el rock de los setenta.

Un potente bajo a cuyo ritmo enseguida se abraza una contundente batería abre el tema inicial, “Lust and lies”, que sienta las bases de lo que será el resto del disco, un trabajo con una producción actual pero a la vez clásica, que permite respirar a cada instrumento y que el oyente disfrute de ellos.

  A partir de ahí  se nos ofrece una obra bastante homogénea, canciones como “Close to you”  con su marcado ritmo zeppeliano; “Good thing”, un delicioso corte que tiene sus raíces firmemente ancladas en el rock sin trampa ni cartón que se cultivaba en los setenta, muy de la escuela de Bad Company, con un estribillo contagioso cuyos coros femeninos le dan un plus sureño; “Breathing”, el medio tiempo elegido como single que no consideraría una balada tal cual, ya que esa definición la guardaría para “Out of reach”, con los mismos ingredientes (acústica y arreglos de cuerda) pero más lenta y emotiva y con un elegante Vandenberg, que demuestra durante todo el disco es un guitarrista que trabaja para las canciones, no para su lucimiento personal. Hablando del trabajo de las composiciones de Vandenberg, que las firma todas, es justo destacar el buen tándem rítmico que Sem Christoffel al bajo y Mart Nijen Es a la batería ofrecen.

“Line of fire” es seguramente el tema más directo del disco, con un Jan Hoving cuya voz se aleja del registro más coverdaliano ofrecido en el resto de temas, y es que la influencia del líder de la serpiente blanca es más que descarado en “One step behind”, especialmente en sus versos iniciales.

 Y ya que mencionamos a su maestro, el disco se cierra con la colaboración de Mr. Coverdale en una nueva adaptación de “Sailing ships”, que si bien no mejora la original si le da un enfoque más acorde a esta nueva andadura de Vandenberg, y lo que pierde de fuerza épica lo contrarresta con nuevos arreglos de cuerda y una orientación más acústica y melancólica.

Esperemos que el bueno de Adrian retome a partir de ahora una actividad más regular y nos siga deleitando con trabajos de altura como este, los necesitamos.

Albytor



DOKKEN: REEDICIONES "Tres Clásicos del Metal USA"



dokken rockcandy

La discografía 80´s de los Dokken necesitaba una revisitación. Los británicos del sello "Rock Candy", elegantes ellos, nos ofrecen como suele ser habitual unas semi lujosas ediciones de los tres primeros trabajos que los americanos publicaron en aquella década.


Así a bote pronto se siente la falta del fabuloso y furioso directo "Beast From the East", grabado en la gira por el país del Sol naciente llevada a cabo para presentar al otro gran ausente de estas reediciones, el impecable "Back for the Attack" publicado en las postrimerías del 87.

"Breaking the Chains", "Tooth & Nail" y "Under Lock & Key" son los protas principales, tres clásicos (menor el "Breaking") del "Pasteleo duro" de la primera mitad de los 80 en la ciudad de Los Ángeles.

Comenzando con el seminal "Breaking the Chains", un trabajo editado en Europa primeramente por el sello francés "Carrere" y que contó con la participación del bajista de los Accept Peter Baltes, aunque en los créditos era Juan Croucier (Ratt) el que vendría acreditado. Hay que reseñar igualmente que el batería de los Ratt Boby Blotzer tocaría en tres canciones del disco ("Young Girls", "Stick to your Guns" y Paris is Burning").

dokken 2 photo
1983
En 1983 el productor alemás Michael Wagener y Don Dokken masterizarán las diez canciones del álbum en territorio americano siendo reelanzado por el sello "Elektra" y vendiendo la pequeña cantidad (por aquél entonces) de cien mil unidades.

En esta nueva edición de "Rock Candy" llevada a cabo por Jon Astley podrás disfrutar de todo el poderío de los clásicos "Breaking the Chains", "I Can´t See you", "Live to Rock (Rock to live)" o de las menos recordadas y tremendas "Stick to your Guns" o "Young Girls", que suenan con la potencia y el volumen que se quedó en el tintero en sus primeras ediciones.

1984
La confirmación de que algo grande se mascaba con la banda de Los Ángeles llegó con el segundo LP de la banda, el trepidante "Tooth & Nail", uno de los grandes "Highlights" del Hard/Heavy americano de los 80 y el que colocaría a Dokken entre los gallitos del movimiento junto a Quiet Riot, Ratt, Mötley Crüe...

"Tooth & Nail" presentaba oficialmente a Jeff Pilson como bajista, y esta vez si, Mick Brown tocaría la batería en todas y cada una de las pistas del nuevo álbum, un álbum que sería tan atrayente  por el potencial Heavy de "Tooth & Nail" (canción) como por el Rock duro de melodías Pop ( "Just Got Lucky").

El disco nuevamente remasterizado por Jon Astley para Rock Candy fue un auténtico caos en su grabación original. Con Tom Werman (Cheap Trick, Ted Nugent, Twisted Sister) en el inicio de la grabación, siendo sustituido por el británico y residente en LA Roy Thomas Baker (Queen, Journey) y por el también residente en USA y alemán Michael Wagener.

dokken 3 photo

Lo más curioso de la grabación de este disco es que Roy Thomas Baker grababa por el día junto a George Lynch, Jeff Pilson y Mick Brown, dejando la noche para el otro productor Michael Wagener que hacía lo propio con Don Dokken.

De esta caótica grabación y de los problemas egomaniacos entre Don Dokken y George Lynch saldrían reforzados Dokken gracias a los tremendos riffs de guitarra que Lynch plasmó en el disco y de las maravillosas melodías vocales de Don Dokken.

Muestras hay unas cuantas: "Don´t Close your Eyes", "Heartless Heart", "When Heaven Comes Down" y por supuesto las fabulosas "Into the Fire y "Turn on the Action" que convertirían en disco de platino a "Tooth & Nail".

dokken 4 photo
1985
...Y "Tooth & Nail" fue un gran éxito, así que la banda repitió la experiencia al año siguiente. En 1985 el Metal está en lo más alto; Scorpions y Maiden publican sus respectivos discos en directo, Ratt y Mötley Crüe "Invasion of your Privacy" y "Theatre of Pain". Ozzy y DIO están en la cúspide de sus carreras en solitario y las nuevas bandas de Hard Rock y Metal USA luchan por un puesto en la élite; Queensryche, Keel, Armored Saint o nuestros amigos de Dokken.

Las fricciones entre Don Dokken y George Lynch siguen en primera línea de fuego, aunque afortunadamente Jeff Pilson y Mick Brown son ajenos a este juego "de la ruleta rusa" que las dos partes más egocentricas de la banda llevan a cabo.

Michael Wagener y Neil Kernon producen un disco que es casi tan redondo como el anterior. Quizás el sonido de las nuevas canciones sea superior, suenan con más empaque y la guitarra y la voz solista brillan más que en el anterior disco. Asistimos a un ensamblaje perfecto entre melodía y caña, consiguiendo Dokken el sonido por el que serán recordados para siempre.

De mano, el comienzo no puede ser mejor. "Unchain the Night" es el comienzo soñado merced a un riff de Lynch tan espectacular como misterioso. La canción se convierte en un clásico más instantaneo que el cacao soluble; como la sensual "The Hunter", un tema que catapulta a Don Dokken a la cabeza de los vocalistas del metal emergente junto a Geoff Tate de Queensryche.


"In my Dreams" es el tema más comercial del nuevo disco y llega al puesto 77 de las listas americanas. La cancion es otra de las preferidas entre sus cada vez más numerosos fans. La mirada Heavy llega de la mano de "Lightning Strikes Again" y "Til´the Livin´End", los temas que cierran las respectivas caras de los antiguos vinilos.

Otro de los intratables del disco es "It´s not Love". Un sobresaliente Rock duro de estribillo pastel que marca la dirección a seguir en el siguiente y excitante "Back for the Attack" (ya tratado en este blog). Solamente "Slippin´Away" y "Don´t Lie to me" impiden que este disco supere en calidad al anterior "Tooth & Nail", quedando ambos a la par englobados dentro del mejor Metal grabado en los años ochenta.

Aparte de el sonido remasterizado de los tres discos, Rock Candy nos ofrece su habitual libreto de fotos y comentarios acerca de las grabaciones de los mismos, siendo la de "Tooth & Nail" la única que contiene material diferente al de su edición original que la forman "Just got Lucky" (versión single) y "Alone Again" (en directo desde Japón).

El Hijo de Ron Keel




viernes, 7 de marzo de 2014

NOVEDADES: RON KEEL "METAL COWBOY"


cowboycaido
NOVEDADES 2014

Una de las primeras alegrías de este nuevo año me la acaba de dar el veterano Ron Keel. En esta ocasión el músico americano prescinde de buena parte de su banda y del sonido de la misma para volver a adentrarse en un estilo en el cual se mueve con soltura: El Rock sureño.

No es la primera vez que se decanta por este estilo, a mediados de la década pasada ya nos enseñó sus cartas de buen "Tahúr" con los "Iron Horse", con los que publicó un par de tozudos álbumes de Hard Heavy sureño.

Después volvió con KEEL y el excelente "Streets of Rock & Roll", publicado hace más de tres años, los que ya son unos cuantos sin nuevo material del rockero afincado en Nevada.

Y hay que decir que Mr Ron Keel se lo curra de narices con sus once nuevas canciones (catorce en la versión larga) en las que encontrarás buen Hard Rock sureño metalizado para la ocasión, por lo que el título de "Metal Cowboy" viene ni que pintado.

El disco no tiene desperdicio alguno desde el segundo "number one", y Ron Keel pone su potente voz al servicio de unas canciones que se van convirtiendo en himnos con cada nueva escucha.


"Long Gone Bad" y "My Bad" por poner rápidamente dos ejemplos, recurren al Rock sureño de los últimos Skynyrd ¡Vaya dos temazos! ¿Y  que decir de "What Would Skynyrd Do? Si "Metal Cowboy" es un magnífico disco es gracias a tributos tan sinceros, respetuosos y tan bien interpretados como en este caso.

Otra canción fabulosa es "Wild Forever", un AOR sureño que me recuerda a los momentos de oro que tenían los 38 Special en los lejanos ochenta.

Luego las "Countrys" "Just Like Tennessee" y "Singers, Hookers &Thieves" (cantada ésta junto a Paul Shortino) desprenden elegancia y sonido añejo, listas para ser catadas con un buen chupinazo de "Jim Bean" entre guitarras Slide y letras que parecen sacadas del último testamento de Charlie Daniels y su banda.
Hay otros temas que como "The Last Ride" o "Evil Wicked Mean & Nasty" Ron Keel recupera la vena macarra de su banda sin el Ron delante (Keel), pero es "The Cowboy Road" la canción super cinco estrellas de este disco, un temazo que solo un tío con el culo pelado como Ron Keel es capaz de sacarse de la manga, y que con la ayuda del Tesla Frank Hannon a las seis cuerdas todavía suena mucho mejor. Notable alto.
Caído en Little Big Horn


MIRADA RETROSPECTIVA: LED ZEPPELIN "IN THROUGH THE OUTDOOR" 1979

in the evening blog de caido
MIRADA RETROSPECTIVA

Qué recuerdos me trae este disco… mi primer contacto con el Gran Dinosaurio. Recuerdo estar un día en casa, siendo chaval, escuchando la radio… canciones que ahora me provocarían cierto sonrojo…  y de pronto empezar a escuchar los primeros acordes de “In The Evening”. Me voló la cabeza. Ese riff contundente de Page… quiénes serían estos tipos ??? Por qué no he tenido yo noticias de ésto antes ??? Había otros mundos, aparte de Earth, Wind & Fire y Supertramp.
    Busqué como loco información sobre estos individuos. En algún sitio alcancé a ver un póster suyo: increíble imagen, Plant con su melena rubia al viento y, a su lado, un Page en éxtasis con su Les Paul, y con su negra melena sobre la cara. Lo que me faltaba, una imagen insuperable, macarresca… dos tipos a quienes no presentarías a tu hermana ni de coña.
    Así que busqué la cinta (sí, sí, la cinta de cassette, en aquella época el plato giradiscos era poco menos que una quimera en mi casa), hasta que la encontré… en un mercadillo !!! Indigno comienzo para mi idilio con Zeppelin… unos monstruos de la Historia del Rock, mezclados con Rafael Farina, Arévalo, Los Indios Tabajaras… joder.
    Pero… como decía mi padre… al lío. A ver… por mucho que se empeñen los puristas zeppelinescos, un disco que empieza con un trallazo como “In The Evening” no puede ser un mal disco. De acuerdo, en este trabajo tomó las riendas el oscuro de John Paul Jones, en vista de la indolencia y el hastío que parecía rondar a Page y Plant. Y Jones era (es) un tipo que gusta de la experimentación, de la novedad, de hacer las cosas de otra manera. Se nota entonces su larga mano en cosas como “Carouselambra”, un extenso tema compuesto de varias secciones, donde los teclados adquieren un tono dominante, pero en el que la guitarra de Page adquiere unos matices, además de los clásicos, muy experimentales en algunos momentos.
in the light

    El disco es toda una amalgama de estilos, siempre desde la óptica Zeppelin. Temas más o menos ortodoxos, como el inicial “In The Evening”, “All My Love” o “I’m Gonna Crawl”. Rock sureño, como el que nos ofrecen en “Hot Dog”. Experimentos donde Bonham parece llevar el peso, como el divertido “Fool In The Rain” (atentos a ese momento “bossa-nova” que se marca el Dinosaurio). O “South Bound Saurez”, canción que mezcla varios estilos diferentes.
    Evidentemente, no estamos ante el típico disco de Led Zeppelin. De hecho, este disco, y el siguiente “Coda”, son a menudo denostados por esos puristas recalcitrantes como trabajos hechos con “sobras” de otros discos. A mí, desde luego, este “In Through The Outdoor” no me parece, ni mucho menos, una sobra de nada. Que más quisieran muchos grupos actuales hacer un pedazo de disco como éste, lleno de frescura, experimentación y sorpresa, sin perder para nada la ortodoxia de Zeppelin.
    El único “pero” que creo se le puede poner es que fue el canto del cisne de la banda. Poco después de su aparición, ocurría la tragedia, ésa de la que la banda, por el momento, no ha podido reponerse nunca: la muerte de Bonham nos privaría de quién sabe cuantas obras maestras que le quedaran al monstruo en la chistera.
    Vamos, dejémonos de remilgos y cuadrículas, y empecemos a considerar a este trabajo como uno (otro) de los indispensables de Page, Plant y Cía. ¿A qué seguro que alguno matabais por que, ahora mismo, se descolgaran con un nuevo disco, aunque fuera como éste? ¿Eh, canallas?

                            Ritchie Moreno