martes, 25 de noviembre de 2014

QUATERMASS: "QUATERMASS" 1970

Quatermass fue una señera banda de hard rock progresivo, que parece tristemente condenada a ser una mera nota a pie de página en los anales de la saga Purple. Una auténtica pena ya que sin duda fueron un grupo realmente original, con un sonido único, unas composiciones espectaculares y tres músicos virtuosos en estado de gracia con una sólida carrera a sus espaldas.

quatermassfrontcover
MIRADA RETROSPECTIVA
La banda fue formada por tres genios de sus respectivos instrumentos, Mick Underwood a las baquetas, John Gustafson a las cuatro cuerdas y Peter Robinson a los teclados, los tres provenientes de Episode Six, aquella banda en dónde habían militado los jóvenes Ian Gillan y Roger Glover antes de unirse a los Purple.

Nuestros tres paladines decidieron continuar su carrera juntos como trío, e inspirados en grupos como The Nice, Vanilla Fudge o los propios Purple grabaron un disco soberbio que saldría a la venta en mayo del año 1970, un mes antes que el Deep Purple In rock, disco con el que guarda no pocas similitudes conceptuales.

Es de señalar el madurado sonido que consiguieron estos tres genios para el que sería su primer y último disco como Quatermass. Escuchándolo hoy en día todavía asombra ese sonido elaborado, complejo y visionario. Sin duda un álbum muy adelantado a su época y que influiría en muchos músicos y bandas posteriores.

El álbum comienza con Entropy una bella y calmada introducción a cargo de Robinson que nos prepara para el primer bombazo Black sheep of the family primer single del grupo con el que alcanzaron un éxito considerable. Una canción atemporal con un sonido de hammond poderoso que guía el tema de manera espectacular sobre un enérgico y magistral ritmo a cargo de Gustafson y Underwood. Según cuenta la leyenda este tema fue una de las múltiples causas por las que Blackmore abandonó a los Purple, ya que estaba obsesionado con él y quería incluirlo a toda costa en el Stormbringer, cosa que sus compañeros rechazaron de pleno. Sin embargo el buen Man in black se quitaría la espinita poco más tarde, ya sabéis de que hablo.

quatermassfotogrupo

Post war Saturday echo es un tema con una base blues que comienza de manera melancólica para ir ganando fuerza e intensidad combinadas con varios interludios, algunos más sosegados, otros completamente desbocados, en los que el piano brilla de una manera grandiosa. Una canción compleja que gana con sucesivas escuchas y en la que Gustafson nos demuestra que realmente puede cantar y transmitir dramatismo.

Mediante Good Lord Knows nos deleitan con una elegante balada que posee unos bellos arreglos para cuerda en los que Robinson demuestra su buen oficio.
Up on the ground es una obra maestra del rock duro con un descomunal riff de Hammond, un bajo encabritado y una batería de las que sientan cátedra. El crecendo instrumental de la parte central del tema comienza de manera apacible para desembocar en una hecatombe excitante justo a tiempo para retomar el tema principal y volarnos la cabeza.

Gemini abre la cara b del vinilo y es otro gran tema roquero en el que Robinson intercala magistralmente el Hammond con el piano, y nos regala unos solos de los que crean escuela. Así mismo es un tema con un gran trabajo vocal.

Make up your mind. Tema complejo estructuralmente, con un núcleo instrumental muy trabajado, con cambios múltiples de ritmo y tempos complicados. Inquietante a ratos y que muestra una maestría instrumental arrolladora.


Laughin’ Tackle es un tema supremo, extenso y técnicamente extraordinario en el que estos tres virtuosos gozan de espacio para mostrar sus complejas personalidades musicales y nos obsequian con una interpretaciones magistrales. Un tema con unas influencias clásicas claramente marcadas en el que apreciamos unos arreglos para cuerda realmente impresionantes. Un gran colofón a un disco excepcional. A modo de epílogo o coda podemos disfrutar de nuevo del sosegado tema de apertura de este álbum Entropy.

Las diferentes ediciones en cd de esta joya son muy recomendables ya que contienen sabrosos extras como Putting o One blind mice que salió al mercado como segundo single y es una gran canción de rock potente.

No puedo dejar de mencionar la fantástica portada a cargo de Hipgnosis, posiblemente uno de sus mejores trabajos.

En definitiva un álbum descomunal de rock duro con pinceladas de swing, blues, música clásica y avant-garde, que no debe ser olvidado ya que es un importantísimo miliario en la historia del rock que ha influido en múltiples artistas como Uriah heep o los primeros Rainbow. Una obra maestra valiente y sin fisuras, un milagro sonoro que no tendría continuidad ya que sus miembros entrarían a formar parte de otros proyectos tan interesantes como pueden ser Hard Stuff, Brand X o Ian Gillan Band. Pero eso, como se suele decir esa es otra historia.

Odiseo Haller 



martes, 18 de noviembre de 2014

ROAD: "ROAD 1972" TROGLODITAS DEL ROCK DURO VOL:6

road1972portada
Dentro del apabullante e inabarcable mundo de las bandas de Rock Duro que pulularon nuestro planeta entre finales de los 60 hasta mediados de la década siguiente, hemos rescatado para esta ocasión dentro de la saga "Trogloditas del Rock Duro" a los Norteamericanos Road.

Road no fueron populares, es más, tan solo grabaron y publicaron  su homónimo debut hace 42 años para el sello "Rare Earth Records", un sub-sello de la "Motown" para bandas rockeras del tipo Pretty Things o los Love Sculpture.

Pese a ser una banda totalmente de culto, y el disco recibir ese mismo adjetivo, Road tenían un músico con una carrera ciertamente contrastada: Noel Redding había sido bajista de la banda de Jimi Hendrix en discos tan emblemáticos como "Are You Experienced" (1967) o "Electric Ladyland" (1968) entre otros.

Anteriormente había formado parte de los Loving Kind con los que había publicado tres sencillos durante el año 66 y posteriormente formaría su propia banda con gente tan interesante como el guitarrista de Thin Lizzy Eric Bell.

Pero en 1972 lo intentó con un power trio al uso de los Cream y los Grand Funk Rairoad, acompañándolo el guitarrista Rod Richards y el batería Leslie Samson, con los que grabará en los "Record Plant" de Los Ángeles bajo la atenta mirada del productor Tom Wilson.

fotocontraportada

Wilson estaba de vuelta cuando les pusieron bajo su brazo protector a los Road. El tipo que había trabajado con artistas tan dispares como Dylan, The Mothers of the Invention o Nico de la Velvet, realiza un trabajo correcto al que quizás pudo sacar más partido viendo la calidad que ofrecen los músicos y la calidad de las siete canciones que vienen en este disco debut.

Lo que nos encontramos en este trabajo es Rock Duro americano deudor del "Hippismo", la psicodélia y el Rock ácido imperante a finales de los 60, pero que permaneció presente en muchos combos hasta bien entrada la década de los 70.

También el Blues Heavy acelerado tiene bastante presencia en un trabajo donde cada músico se siente protagonista, bien el guitarrista Rod Richards con sus potentes riffs y sus pedales "Wha Wha", como el bajo de Redding el cual dibuja endiabladas carreras disputando auténticos "Sprints" con Leslie Sampson, un batería de la escuela de Ginger Baker que hace un gran trabajo en este estupendo disco.

Un disco del que destacaría la canción inicial "I'm Traying" y la final "Road", un monumento de guitarras y bafles saturados a ritmo de Heavy Blues Rock que hará las delicias de todos aquellos que aman a bandas que van de Cream a Mountain, pasando por Blind Faith, Led Zeppelin o bandas seminales del tipo de los Bulbous Creation. El disco fue reeditado en el 2004 por el sello italiano "Akarma".

Caído en Little Big Horn






QUIET RIOT: QUIET RIOT 1988

¿Os acordáis de QUIET RIOT? Kevin Dubrow y Rhandy Rhoads graban los dos primeros trabajos de la banda que sólo se publican en Japón. Luego viene Ozzy que acojonado por la pericia del rubio guitarrista se lo lleva a su banda y QR parece que serán historia...

QR portada
MIRADA RETROSPECTIVA 
...Pero no! Resurgen de sus cenizas y graban "Metal Health" o como el Heavy Metal consigue su primer Número 1 en discos de ventaS allá por el año 83...

...Intentan repetir la fórmula con "Condition Critical" y pese a vender dos millones de copias la banda nunca queda satisfecha y al año siguiente QR III se convierte en un fiasco, y eso que de salida despachan 400000 copias del plástico en Norte América...

El caso es que Kevin Dubrow, líder y vocalista de la banda da la espantada y deja tirados a sus compañeros a los que les queda un álbum de contrato con la productora "Pasha Records". Stephen Proffer, productor de los primeros discos de WASP y de los tres primeros trabajos ochenteros de nuestros protagonistas será el encargado de producir el nuevo material de una banda a la que le suceden dos cosas bastante jodidas: Primera, no tiene material. Segunda y no por ello menos importante, no tiene vocalista.

En un principio se apuesta por John Corabi, joven vocalista y guitarrista que lidera la banda Angora con la que ha grabado una maqueta. Corabi parece ser que acepta el reto y graba una demo con varias canciones de los Quiet Riot que no terminan de convencer al personal de la banda.

Más suerte correrá el siguiente nombre que se vincula a la banda: Paul Shortino. Por aquella época Shortino ya es todo un veterano de la escena rockera americana, primero con los Rough Cutt con los que saca un par de trabajos y luego poniendo cara y voz al rockero "Duke Fame" en la peli de culto "This Is Spinal Tap".

El siguiente problema será el de adaptar las viejas canciones de la banda que DuBrow cantaba, al estilo "Coverdaliano" que maneja el nuevo vocalista. Una vez solucionada la papeleta, Shortino, el productor Spencer Proffer y dos de los miembros más veteranos de QR, a la sazón, el guitarrista Carlos Cavazo y el batería Frankie Banali, se sentarán delante de una mesa para darle vueltas a lo que será el en realidad, sexto trabajo de estudio de la banda. Se sumará a esta tarea el ex teclista de Alcatrazz Jimmy Waldo, que co escribirá cinco de las diez canciones y tocará el teclado en varios de los temas del disco.

foto de la banda hijo de ron keel

Lo primero que choca al oyente al escuchar este nuevo trabajo de QR es el cambio que propicia al sonido original de la banda el cambio de vocalista. DuBrow era un buen vocalista, influenciado por el "Glam Rock" de los años 70 y por vocalistas del tipo de Rod Stewart o Steve Marriott.

La escuela de la nueva voz de la banda Paul Shortino está claramente volcada al feeling Blues Rock de monstruos de la talla de Paul Rodgers o David Coverdale. Además, su timbre de voz es más agudo que el del vocalista dado a la fuga.

Queda patente desde la inicial "Stay With Me Tonight" o de la tercera canción del álbum "Run To You", que el fantasma de "Slide It In" de los Whitesnake y de temas tipo "Gambler" acechan en cada riff y sobre todo en las estrofas cantadas por Shortino.

Ni siquiera canciones festivas como "Callin'The Shots" o "I'm Fallin'" recuperan el inconfundible aroma metálico que impregnaba los surcos del "Metal Health" o el "Condition Critical". "QR" va en una linea inversamente proporcional a lo que cualquiera de sus seguidores podía esperar ganándose rapidamente antipatías entre algunos seguidores de la vieja guardia y entre los "gafapastosos" de aquel momento siempre ávidos de hacer trizas a cualquier banda de Hard Rock que tuviese el pelo rizado y teñido.

Ciñéndose exclusivamente al nuevo guión impuesto por la banda, "QR" es un excelente disco de Rock Duro melódico con cortes duros y concisos ("The Joker" o la Kiss/Journey "King Of The Hill"), medios tiempos pseudo aoreros que no están nada mal ("Run To You") o más Rock Duro guitarrero con los teclados de Jimmy Waldo respaldando a lo Purple/Rainbow ("In A Rush" y "Empty Promises").

En "QR" aún perdiendo el estigma original, tenemos a una banda en la que Shortino lo borda, Cavazo atina y Banali (Frank) lo pega, conjugando once cortes que se perdieron en la rueda del tiempo metálico pero que aquí recuperamos para todos vosotros.

El Hijo De Ron Keel 




EL APUNTE:

fotodedvdjapon89

Para completar esa época no estaría mal que le dieseis un vistazo a este video que la banda publicó en el 89 durante la gira de presentación de "QR" por tierras niponas. Japón ha sido siempre fiel a las bandas de la década de los 80 a pesar de los pesares y vuelve a quedar patente en esta grabación donde Shortino pone voz a clásicos de la banda ( "The Wild & The Young", "Party All Night" y "Cum'On Feel The Noize", Of Course!) y a una amplia selección de los nuevos temas del disco.

La banda se convierte en quinteto en directo con la colaboración del teclista Jimmy Waldo y Shortino se erige en el gran protagonista gracias a su presencia en escena y su voz, haciendo que temas que en estudio funcionaban bien en directo luzcan incluso más (ese genial "Stay With Me Tonight") .

El resto de la banda funciona a la perfección, demostrando Banali, Cavazo y Sean McNabb ser músicos de primerísima con cada uno de sus instrumentos. La filmación es regulera pero merece la pena echarle un ojo. 

El Hijo de Ron Keel


viernes, 7 de noviembre de 2014

HONEYMOON SUITE: "HONEYMOON SUITE" 1984

honeymoonsuite1984
MIRADA RETROSPECTIVA

Fértiles años los 80 para el AOR...
...Canadá fue uno de los países en los que se abonó más terreno para que creciesen bandas de ese estilo, una de ellas fue HONEYMOON SUITE.

La banda se formó a comienzos del año 81 fruto de la unión del guitarrista Derry Grahan y del vocalista Johnny Dee.

Ambos músicos tenía un extenso bagaje musical en bandas adscritas al círculo de Toronto y en el 83 ya contaban con otros tres miembros para rematar la faena, que no sería otra cosa que la gestación del primer álbum de Honeymoon Suite.

En la banda también estaban Ray Coburn como teclista, Dave Betts a la batería y Brian Brackstone al bajo (aunque en el disco vendría acreditado Garry Lalonde, músico que había estado en la banda AOR Toronto).
El disco lo produce Tom Treumuth y ve la luz el día de San Valentín de 1984.

La verdad es que éste debut no puede empezar de mejor manera. "New Girl Now" es un "Powerpop" de lo más inmediato; un himno urgente compuesto por Derry Grehan en sus años de mocedad con un notable resutado que me recuerda al Rick Springfield de discos tipo "Working Class Dog".

El estribillo del tema es estupendo, y la suma de teclado y guitarras le dan ese equilibrio aorero que lo lanzan como primer single al puesto número 27 de las listas de éxito del Canadá.

La siguiente canción "Burning In Love" también sería single, aunque de menos impacto y éxito que la anterior. Aun así estamos ante un tema divertido, que contó con un típico video clip para que la emergente por aquella época Mtv castigase con él a su audiencia.

fotohoneymoonsute

"Wabe Babies" que también fue otro sencillo de la banda, suena más ochentera. Encorsetada entre teclados típicos del AOR, es un tema muy notable gracias a su elegante y pulido estribillo.

Al igual que "New Girl Now", "Stay In The Life" es un clásico instantáneo y soluble como un azucarillo en leche. Musicalmente es muy sencillo y hasta repetitivo (melodía vocal y riffs) pero ahí radica el éxito del mismo. Es la cuarta canción del disco.

El primer acto se cierra con un tema que peca de monótono, "Now That You Got Me" es de lo más flojo de este debut.

"Funny Business" es todo lo contrario. Festiva, jovial e incluso guitarrera. Derry Grehan se pone tan duro como en el famoso anuncio de "Pepsi" que protagonizaba en los 80 y Johnny Dee canta perfectamente una placa en la que los teclados tienen más bien poco que contarnos.

La dinámica "Hearts On Fire" gustará tanto a fans de Bryan Adams como a fans de Loverboy y "Turn My Head" podría ir incluida perfectamente en el debut de Bon Jovi, que al igual que el debut de Honeymoon Suite saldría a lo largo del año 84.

"It's Your Heart" y "Face To Face" cierran este primer disco, dejando muy buen sabor de boca, sobretodo con la Pop "Face To Face" y preparándonos para "The Big Price", un segundo disco que saldría dos años más tarde y que convertiría a Honeymoon Suite en una banda de éxito.

Caído en Little Big Horn



WAYSTED ROCKPORTAJE: BREGADORES DEL ROCK DURO

WAYSTED EP 1984
Waysted... qué gran banda. Y qué poca suerte, para los mimbres que manejaban. Un proyecto traído casi de los pelos, después de esa turbia historia que su líder, Pete Way, mantuvo junto a Eddie “Fast” Clarke (Motorhead) en ese supergrupo, que al final no lo fue tanto, llamado Fastway. El entrañable Pete no estaba por la labor de quedarse en el paro, después de su también turbia salida de UFO, y de este gran superproyecto, y después de una temporada cubriendo las espaldas de nada menos que Ozzy Osbourne, decidió que ya era hora de tomar la responsabilidad de liderar una banda a la altura de sus inquietudes e influencias musicales.

Para su primer trabajo, “Vices”, se rodeó, en su mayoría, de conocidos músicos de sesión (Frank Noon, Ronnie Kayfield), viejos compinches (Paul Raymond), y nuevas sorpresas, como la incorporación de un galés de voz rasposa, Fin More, un vocalista que iba a dar mucho que hablar al lado de Way. El resultado: un disco de rock clásico, que bebía mucho más de influencias como Faces que de la banda madre, UFO. Un disco correcto, pero sin el “punch” suficiente para colarse en las listas, en parte, por la mediocre producción a la que se vio sometido.

Tras este trabajo, y tras la renuncia de un peso pesado como Raymond a continuar en el proyecto, Way se vio en la tesitura de volver a empezar de cero, prácticamente, y conservando únicamente a Fin como vocalista, dio entrada a otro viejo amigo, Andy Parker, a los parches, y a otro nuevo fichaje, el jovencísimo Neil Shepherd, a las seis cuerdas. Un tipo joven, pero ampliamente influenciado por sonidos como los que Schenker o Chapman solían abastecer en UFO.

Y así surgió la idea de este EP. Un trabajo corto, pero muy intenso, de buen rock’n’roll, esta vez sí, muy influenciado por la banda madre, UFO.

Y no se puede empezar mejor un disco. El puñetazo inicial que es “Won’t Get Out Alive”, y sus apenas tres minutos de cera de la buena, te hacen sospechar que esto es un trabajo muy serio. Recuerdo haber despertado a una compañía entera, durante mi Servicio Militar, a las ocho de la mañana, con esta canción a toda mecha. Pocas veces me he sentido más satisfecho de mi faceta rockera. Velocidad y ferocidad a partes iguales para empezar el viaje, no está nada mal. Y el solo de Shepherd nos convence de que este chico es un fuera de serie.

Con “Price You Pay”, nos empezamos a sumergir en la gran influencia de UFO en este trabajo. Más que de UFO, de un tema suyo en concreto: “Too Hot To Handle”, un de los clásicos. Si, amigos, ese tema al que Way tenía un cariño especial. Tanto es así que, cuenta la leyenda, hubo que sacarle del escenario en un concierto de la banda británica, después de que el resto del grupo, y gran parte del público, se hubieran marchado ya. Way, borracho perdido, seguía desgranando las notas de esa canción él solo, en el escenario. Hubo que convencerle de que era hora de irse a casa. Grande, Pete.

WAY AL MANDO!!

Pues sí, cualquiera que conozca esta canción, comprobará que su tempo es exactamente el mismo que el de “Price You Pay”. No seré yo quien critique eso. Aquí, me van a perdonar, Parker es el rey. El sonido de su golpeo sigue siendo de los más contundentes que se puedan encontrar en el universo rockero. Y Shepherd, a lo suyo. Un solo final apoteósico, de revolcón guitarrero, mientras Fin aúlla y grita como un poseso. Temazo orgiástico.

Con “Rock Steady” pasa casi lo mismo que con el anterior tema: base “Too Hot…”, pero con otro formato, Una canción más standard, de himno y puño en alto, con un riff muy definido.

La segunda parte del disco ya comienza a ser otra cosa. Nos trasladamos a un terreno más acústico, con “Hurt So Good”, una delicia de canción de principio a fin. En este tema, Fin More se hace con el protagonismo, y aunque su voz no pasará a la historia como una de las más técnicas y melodiosas, creo que, para esta canción, es la perfección en forma de vocalista. Nadie podría cantar ese tema como él.

Y, para finalizar, el tema más ambicioso del disco: “Cinderella Boys”. Un tempo bluesy, para comenzar, en el que el atronador bajo de Way marca el ritmo, y que se transforma, hacia la mitad de la canción, en un tema más dinámico, en el que cualquiera podría jurar que es Paul Chapman el que se encarga del solo. La historia de unos chavales barriobajeros, influenciados por los duros de las películas de Hollywood para sobrevivir en las calles. Way quizá sepa mucho del asunto. Un fin de fiesta espectacular.

Casi veinticinco minutos (ese es el único “pero” de este trabajo, su escasa duración), de una banda que, en ese momento, podría haber sido una superpotencia, si se le hubiera prestado la suficiente atención. Giras con gigantes del tamaño de Iron Maiden intentaron aupar a los chicos a la primera división, pero el invento seguía sin cuajar del todo. Way tendría que dejar de beber, por un momento, y pararse a pensar, de nuevo, en como hacer de este grupo algo grande, como merecían.



        Ritchie Moreno



1985
Vuelta a empezar para Pete Way. Este hombre estaba condenado a reinventarse en sus proyectos. Tras el relativo éxito del EP anterior, “Waysted”, que a muchos, entre los que me incluyo, nos hizo frotarnos las manos con una reencarnación de los mejores UFO, vino otra vez la debacle. Andy Parker abandonó el proyecto, y Neil Shepherd, cuyos solos nos habían deslumbrado en ese trabajo, decidió tomar caminos más metálicos, y unirse a una nueva edición de los Tygers Of Pan Tang. De nuevo, Way en solitario pero, eso sí, acompañado de su fiel escudero, el vocalista Fin.

Way, en un momento de lucidez, se diría en un momento: “para qué voy a buscar sucedáneos, si puedo tener al original”. Y… voilá… consiguió para su enésimo proyecto la colaboración de su viejo amigo de fechorías y compinche en UFO, otro borrachín como él: el viejo zorro de Paul Chapman. No sé si conoceis la historia del su apelativo, “Tonka”. “Tonka” era la marca de unos coches y camiones de juguete, de los años 70, conocidos también como los “indestructibles”. 

Pues bien, Paul “Tonka” Chapman era también eso, indestructible… pero bebiendo. No me puedo imaginar una gira de UFO en los primeros 80 con tres personajes de la calaña de Way, Chapman y Mogg, dejando sin existencias las licorerías de las ciudades donde tocaban. Impresionantes estos tres forajidos.

Pues, con la baza de Chapman ya asegurada, era cuestión a agenciarse un golpeador a la altura de las circunstancias. Y vaya si se consiguió: nada menos que Jerry Shirley, el viejo bateador de bandas como Humble Pie, y que ya había tocado con Pete Way en ese intento de superproyecto que fue Fastway, con Eddie “Fast” Clarke, de Motorhead. El problema fue que Shirley no pudo ser acreditado en este disco como miembro oficial del grupo, por temas contractuales, justo lo que le ocurrió a Way con Fastway en su día.

foto de los waysted

Pero… vayamos a la música. Este disco no es tan crudo como lo fue el anterior trabajo. Y tampoco está tan influenciado por los UFO más clásicos. Lo está, y no en todos los temas, por los UFO de la época de Chapman. La inicial “Hang’em’High” así nos lo avisa, o temas como “Land That’s Lost The Love” o “Manuel”.

También ya va habiendo concesiones a cierta comercialidad, como “Heaven Tonight”, un tema que funcionó tan bien, que existe una revisión del mismo, no tan cruda, en el posterior, y más AOR trabajo de la banda, “Save Your Prayers”, con Danny Vaughn a las voces. “Hi Ho My Baby” también da muestras de esa comercialidad, con un riff potente, pero muy arropado por teclados, que hacen su aparición en este disco para quedarse, definitivamente. “Rolling Out Of The Dice” es del mismo estilo.

Incluso nos vamos a encontrar con temas de rock’n’roll clásico, vieja escuela, de manual, como “Dead On Your Legs”, o esa deliciosa revisión, y homenaje, a Chuck Berry, llamada “Around and Around”, que cierra este disco.

Un trabajo que pretendía ser ambicioso, con más medios, pero que volvió a fallar comercialmente. Había aún que pulir muchas cosas para conseguir el éxito en los medios, y ello pasaba por renegar, en gran parte, del sonido crudo y duro que a Way le gustaba, ese deje tan claramente UFO, y un paso por la peluquería, como esa época demandaba en muchos músicos. Empezaba a deshacerse el mito de una banda que, para algunos de nosotros, son algo más que de culto. Eran los últimos de la resistencia de un estilo que había predominado en el hard rock y el metal durante una década.


       Ritchie Moreno





martes, 4 de noviembre de 2014

DEF LEPPARD: "ON THROUGH THE NIGHT" (EL PRIMER RUGIDO DEL LEOPARDO SORDO!!!)

littlebighornhijoderonleppardonthrough
MIRADA RETROSPECTIVA
¿Creéis que soñaban Def Leppard con conseguir el éxito que les reservaba la vida cuando estaban grabando su debut allá por el año 79?
Pues yo creo que si ¿No dicen que soñar es gratis? Pues yo imagino que unos chavales (algunos como Rick Allen de 17 años) poco más que adolescentes, fans de UFO o Thin Lizzy, seguramente que fantaseaban con tener su particular "Doctor Doctor" o su "The Boys Are Back In Town"...
...Pero eso amigos míos llegaría un poco más tarde...
...De todas formas, los Leppard ya tenían mimbres para convertirse en algo grande en el futuro. Era el año 79 y habían grabado un EP que los ponía en la tesitura de comandar la Nueva ola de Heavy Metal británico que venía para renovar a la vieja que formaban bandas de la que estos chavales de Sheffield eran fans (UFO, Purple, Budgie...) aunque más tarde demostrarían que la paleta sonora que les influenció era bien distinta (Mott The Hoople, Mott, Slade, Bowie, The Sweet...).

"On Through The Night" sale al mercado en Marzo de 1980 y lo componen once cortes originales del grupo producidos por el productor de los Judas Priest Tom Allom. 
El disco es un buen debut, no es maravilloso vale, pero si que tiene bastante calidad.

Def Leppard demuestran en él ser jovenes con hambre capaces de componer para su primera obra cuatro o cinco himnos primerizos de altura.

El himno proletario metálico "Rock Brigade" abre las hostilidades con un potente riff de guitarra y una trepidante sección rítmica. Joe Elliott lo da todo...
..."Wasted" fue otro de los temas recordados de aquél trabajo y uno de los supervivientes en su repertorio actual.

littlebighornkeelhijofotogrupodleppard
JOVENES DE SHEFFIELD CON SED DE GLORIA
"Wasted" es otro disparo en la nuca a base de riffs de un par de jovenes guitarristas con mucha mucha hambre (los estupendos Pete Willis y Steve Clark). Ese tema y "Rock Brigade" son los temazos con mayúsculas del debut de los Sheffield, pero en el resto del álbum hay aún espacio para canciones muy muy buenas...

..."Hello America" es el primer guiño descarado a la tierra que conquistarían tres años más tarde con "Pyromania". Es un tema rockero comercial con un estribillo bastante interesante.

Luego hay otros temas más intensos e inspirados: "Satellite" o "When The Walls Came Tumbling" pertenecen a la calaña de la "NWOBHM".

"iT Don't Matter" y "It Could Be You" pertenecen al mundo del Rock Duro de los 70 del que estaban dispuestos a escapar hasta las bandas de aquella época (UFO, Sabbath...) y "Sorrow Is A Woman" entre otras pertenecen a esa clase de canciones que tienes en tú debut por aquello de que hay que rellenar el álbum.

Un álbum que se ha quedado casi en una anécdota comparado con lo que estaba por llegar, pero que no deja de ser un disco sano, jovial, intenso y jodidamente auténtico. 

El Hijo de Ron Keel