viernes, 27 de julio de 2012

NOVEDADES-THE CULT "CHOICE OF WEAPON"



A pocos días del concierto de los veteranos The Cult en Barcelona me está sucediendo algo que por atípico creo que debo tener en cuenta.

Pese a que nunca he visto a la banda en directo (no sé por que extraña razón me perdí su concierto en Barcelona en la gira del "Ceremony" cuando yo era aún un alumno de instituto), me encuentro con que, a diferencia del 99% de las bandas que tuvieron su apogeo en los años de mi adolescencia, tengo interés en escuchar, además de sus clásicos inmortales, alguno de los temas del nuevo trabajo de Atsbury/Duffy & Co. Y eso es algo muy muy inhabitual. Y creo que la respuesta está clara. Se debe simplemente a que “Choice of Weapon” es, por increíble que pueda parecer (al menos a mí, que soy un escéptico total con los nuevos trabajos de prácticamente la totalidad bandas veteranas de rock), un disco que está a la altura de sus mejores trabajos. Y tratándose de una banda que cuenta con discos como “Electric” o “Sonic Temple”, esto son palabras mayores.

Este disco suena a The Cult por todos los costados, lo cual significa rock clásico, hard rock y rock psicodélico a partes iguales. Si a esto le añadimos, nuevamente, la mano del quizás mejor productor de rock de los últimos treinta años, Bob Rock, y la colaboración del gurú del sonido stoner, Chris Goss, nos es de extrañar que estemos delante de un disco de puro rock clásico que suena potente de cojones y actual como pocos. Y si lo aderezamos con lo fundamental, la inspiración, que parece que no pasó precisamente de largo en este disco, no podemos más que celebrar la salida de este “Choice of Weapon” y esperar a ver cómo suenan sus diez temas (obvio los bonus de su edición deluxe, operación de marketing que no suelen ser santo de mi devoción) al lado de “Love Removal Machine”, “Li’l Devil”, “New York City”, “Fire Woman”, “Edie (Ciao Baby)", ”She Sells Sanctuary”, “Ceremony”, etc, etc, etc..

Y para adentrarnos ya en el disco, empezaremos, como debe ser, por el principio. “Honey from a Knife” es un cañonazo que funciona a la perfección como tema introductorio. The Cult en su estado más reconocible, rock pesado y pasado de vueltas, Atsbury dando caña a sus cuerdas vocales y Duffy en plan machacón. Algunos hablan de un tema Ramoniano, yo no le veo tanto las similitudes pero sí tiene un punto sucio y punk, puro rockanroll con unos coros simples y brutos como una alpargata pero llenos de actitud.

“Elemental Light” es un tema que empieza lento y con un feeling muy especial para que acto seguido Duffy introduzca un riff de lo suyos y el tema poco a poco gane en intensidad. Un medio tiempo grandilocuente al estilo The Cult y con un estribillo muy reconocible y reiterativo que le va como anillo al dedo.

“The Wolf” es de nuevo puro rock’n’roll machacón, con un Duffy más Page que nunca y Atsbury tan Atsbury como siempre.

El cuarto tema es la primera balada del disco, “Life>Death”. Pero no nos confundamos, no es un balada cargada de azúcar destinada a sonar en las radiofórmulas donde antaño sonaban este tipo de melodías, es simple y llanamente un tema que sirve para trasmitir emociones, más que una canción es la plasmación de un estado de animo. Un momento importante del disco.

“For the Animals”, elegido como primer single del disco, es de nuevo un tema que podría figurar en cualquiera de los mejores discos de The Cult (es decir, del tandem Atsbury/Duffy). A destacar unos teclados a lo Stones/Faces/Quireboys/Diamond Dogs que van a las mil maravillas y unos coros simples y macarras que molan mogollón. Da ganas de poner voz impostada a lo Atsbury y berrear… “For the a…ni..mals..”

“Amnesia”. Riff made in Duffy para empezar, base rítmica de altura para continuar y Atsbury para rematar. Poco más hay que decir...

El séptimo corte es de nuevo un tema lento, “Wilderness Now". Un preciosa canción ambiental y llena de emoción contenida, como debe ser un buen tema lento que pretenda transmitir algo a quien lo escucha. Porque no olvidemos que “el rock, amigos, se escucha con el corazón”.

“Lucifer”. Tema muy compacto, donde se puede apreciar más que en ningún otro ese trabajo de producción que hace que un tema suene jodidamente actual y añejo a la vez. Hard-blues-psicódelico-stoner marca de la casa The Cult/Bob Rock//Chris Goss.


“A Pale Horse”, con Atstbury/Elvis dando caña, un buen estribillo, una base rítmica de altos vuelos y Duffy haciendo de las suyas.

“This Night in the City Forever” es también lenta, una maravilla con reminiscencias Morrison/The Doors que sirve de colofón a un disco completo que combina rock, energía, melodía y juega con todo tipo de emociones. Como sucedía antaño, diez temas, escasos 40 minutos son suficientes para vivir una experiencia emotiva y gratificante que nos reconcilia con el ROCK y con nosotros mismos.

Oscar "Zep" Herrera (Rock not Dead web)




martes, 17 de julio de 2012

MIRADA RETROSPECTIVA-DEEP PURPLE "COME TASTE THE BAND"



Si hubo un disco imagino que jodido de grabar para Deep Purple fue "Come Taste the Band". Raro raro, una banda que fue prescindiendo de Rod Evans, Ian Gillan, Roger Glover, hasta llegar al más difícil todavía, Ritchie Blackmore, el puto amo y señor de los Deep Purple, fuera de la banda.

Meses convulsos para nuestros amigos que embutidos en su traje de Hard Rock-Funk-Soul le daban los galones de "Guitar-Hero" al prometedor Tommy Bolin. Junto a los carismáticos y veteranos Ian Pace y Jon Lord, seguían al pie del cañón por tercera vez David Coverdale y Glenn Hughes, que se repartían las voces y las composiciones de los nuevos temas con la ayuda ocasional del bigotudo Lord y del joven Bolin.

Bolin era un hacha fichado para apagar un fuego que ya era incontrolable en el seno de los Deep Purple antes de la marcha del "Hombre de negro". El problema es que el extintor no era ni de polvo ni de espuma. Bolin fue como echar agua al ácido sulfúrico, altamente inflamable. 

De todas formas, el joven ex guitarrista de los James Gang entre otros se marcaría un trabajo más que notable en este disco de los Purple. Por cierto, si tenéis la oportunidad de echarle una oreja y un ojo al directo "Phoenix Rising" de 1975 hacerlo. Coverdale/Hughes/Lord/Pace y el propio Bolin se liberan de las ataduras impuestas por el tirano Blackmore, para empezar a paladear el choque de egos entre Hughes y Coverdale. Una pena que la versión DVD solo contenga cinco temas. Da igual, "Burn", "Love Child", "Smoke on the Water", "You Keep on Movin" y "Highway Star" nos muestran a unos Deep Purple tan desconocidos como imprescindibles.

Lástima que la repentina muerte de Tommy Bolin nos dejara huérfanos de más trabajos del denominado "MarK IV".


"Come Taste the Band" en su época no fue un álbum popular. Ni siquiera más tarde. Siempre se le ha tratado como al bicho raro de la discografía de los británicos. Mancillado por la crítica y olvidado por el público rockero que se preparaba para el Punk...Ni el revival metálico de los 80 recordó a este fenomenal trabajo...Una pena, "Comin'Home" o "Lady Luck" son temas que se merecían mucho más. No solamente por la perfecta ejecución de la que hacen gala los Purple; como canciones del género pesado ambas se merecen matricula de honor. Jon Lord no se descabalga como en los discos más emblemáticos de la banda, pero remata tan bien como lo hiciera en el asombroso "Stormbringer" publicado un año antes.

No menos son "Drifter" o "Love Child", dos potentes y vigorosos temas que Coverdale chulea como nunca (o deberíamos decir como siempre) y que gozan de los pegajosos ritmos del bajo de Glenn Hughes.

Quizás las canciones de este disco no tengan el aura místico y mágico de un "Child in Time" o un "Highway Star", pero es imposible que al escuchar por primera vez "Gettin Tighter" no te entre un pequeño escalofrío y te preguntes ¿Quien coño suena tan jodidamente bien?? 
Son los Deep Purple tio...Los del "Come Taste the Band"!!!!

Caído en Little Big Horn

En memoria de Jonathan Douglas "Jon" Lord (9 de Junio de 1941-16 de Julio de 2012)







viernes, 6 de julio de 2012

MIRADA RETROSPECTIVA "STARZ" 1976



En los setenta se solía debutar así ¡A lo grande! y vaya que si estos cinco tipos de New Jersey lo hicieron, por lo menos en lo que se refiere a calidad y olvidandonos del número de ventas.

 Produce Jack Douglas, casi nada al aparato, menudos discazos venía de producirles a los Aerosmith. Así que con tales credenciales en su haber mantener el listón alto en el debut de estos cinco tipos era una obligación, y vaya si lo consigue...

A Starz se les compara con Kiss (Este disco patea a buena parte de la discografía setentera de los de New York, pero casi siempre el marketing triunfa más que el talento, que se lo pregunten a bandas como MC5 o Stooges), New York Dolls (Ya les gustaria tocar la mitad de bien que a los Starz) o Aerosmith (El vocalista de Starz coincide en morros con Tyler y las bandas lo hacen en la mala baba encima de un escenario).



Las diez canciones encuadradas en este disco son poderosas, puro Hard setentero sin conservantes ni colorantes; rendirse ante "detroit girls" o "live wire", reverenciar a "tear it down" o "night crawler" es un placer para cualquier amante del buen rock setentero y que ningún fan de Kiss debería perderse.

El summum de este disco es "boys in action", pura adrenalina chutada y con impacto súbito cerebral inmediato, además versionean con acierto el "over and over" de los MC5 del maravilloso "High Time".

 Disco redondo a reivindicar desde ya este debut de los Starz. Si no lo conoces hazte con él y si ya has tenido el gusto vuelve a tenerlo. STARZ RULES TIOS!!!

El hijo de Ron Keel