jueves, 23 de agosto de 2012

MIRADA RETROSPECTIVA-JEFFERSON AIRPLANE "Surrealistic Pillow"



Esta semana "Mirada Retrospectiva" viaja al corazón de la psicodélia rock americana de finales de los 60, concretamente al año 1967, y visita a la banda más afamada y talentosa del Rock ácido de San Francisco: Jefferson Airplane.

El sexteto formado en el 65, tras un discreto debut ("Takes Off" 1966) , tocará el cielo sin falta de llegar al ácido (¿O si?) con su segundo trabajo, el brutal "Surrealistic Pillow".

Una de las causas de la ascensión meteórica a la fama del aeroplano californiano, ocurrió con el aterrizaje de la vocalista de Folk Grace Slick, que dotará con su espléndida voz dramatismo épico al grueso de las canciones de la banda, como en el caso de "White Rabbit", o marcará el acento Folk de temas deudores de "Mamas & The Papas" como en la preciosa "How do you Feel".

Sin lugar a dudas, son dos temas que Grace Slick  trae de su anterior banda ("The Great Society") los que planearán por encima del resto del cancionero, la hipnótico rockera "Someboy to Love" y la mencionada con anterioridad "White Rabbit", uno de los temas más celebres de la historia del rock psicodélico.

El sonido de este "Surrealistic Pillow" es deudor de lo que por esa época rumiaban dos bandas celebres, The Byrds y Buffalo Springfield. Pero Jefferson Airplane van un poco a lo suyo en el computo global que englosa a "Surrealistic Pillow", sentando cátedra uniendo estilos como el Folk Rock, el Rock ácido y la psicodélia; todo ello bajo el prisma "Caleidoscópico" del "LSD", todo un potenciador de ideas e imaginación al servicio de una panda de "Hippies" con ganas de cambiar el mundo a golpe de riff.


"SP" comienza de forma fulgurante con la imprescindiblemente ácida "She has Funny Cars", bellísimo tema que embelesa al oyente que no sabe si decantarse por lo musical o lo lírico, donde Grace Slick y Jorma Kaukonen hacen un trabajo bestial. 

"Some Body to Love" ya comentamos antes de donde procedía, es uno de los números más rockeros del disco y un "hit" imprescindible de la banda.

Otros dos temas tremendos de "SP" son las Folk-Rockeras "My Best Friend" y la todavía folk aunque psicodélica "Today". La primera de ellas está firmada por Skip Spence, ex guitarrista de la banda que había partido en pleno vuelo para formar los igualmente imprescindibles Moby Grape.

Más psicodélico e introspectivo es el final de la primera cara con la lastimera "Comin' Back to Me", un tema que exuda al mismísimo Dylan o a los Byrds.

La combinación perfecta entre Folk Rock y psicodélia responde al largo nombre de "3/5 of a Mile in a 10 Seconds". Puro Rock ácido moldeado por las robustas guitarras de Paul Kantner y Jorna Kaukonen, y adornado finalmente por una rockera estrofa cantada y un formidable estribillo. Steppenwolf seguramente que tomaron buena nota de este tema.


"DCBA" y "How do you Feel" juegan con la psicodélia Folk siguiendo los pasos de los Byrds, mientras que "Embryonic Journey" es un instrumental bastante lisérgico que es el perfecto consomé para uno de los platos fuertes del disco, la triposa "White Rabbit", el otro clásico imborrable de "Surrealistic Pillow".

Este fundamental y hermoso disco se cierra con "Plastic Fantastic Lover", otro de los temas más rockeros de esta obra maestra de nuestra música contemporánea. Un disco que fue producido por Rick Jarrard, un nombre ligado a los estudios de la "RCA", y que contó con un lider espiritual muy especial: Jerry Garcia

Caído en Little Big Horn






miércoles, 15 de agosto de 2012

NOVEDADES- TESTAMENT "Dark Roots of Earth"




Testament son uno de los grupos más grandes del thrash metal americano surgido en los ochenta y hay quien no duda en situarlos en un quinto puesto tras los Big Four. Su formación se mantuvo estable hasta que llegaron los malos tiempos que en los noventa afectaron a todos los grupos de rock duro de distinto pelaje, sufriendo cambios de formación en la que sólo se mantuvieron Chuck Billy y Eric Peterson (el alma de Testament). Pese a ello mantuvieron el nivel publicando discos más oscuros y agresivos, que entre algunos fans no calaron, pero de gran calidad (“The gathering” creo que es uno de sus mejores trabajos). Debido en gran parte a los serios problemas de salud de Billy vino un largo periodo de inactividad forzada que finalmente desembocó en la reunión de la formación original de la que tan sólo Louie Clemente no ha continuado. Publicaron un buen disco, “The formation of damnation” y cuatro años después consolidan su renacer superándose con un “Dark roots of earth” que puede estar perfectamente entre sus mejores obras.
El disco rebosa calidad y tiene suficiente variedad como para no hacerse lineal, algo que puede ocurrir en este tipo de estilo. Comienza con el riff directo, rápido y cortante de “Rise up”, tema que cuenta con un estribillo que pide a gritos ser coreado en directo entre Chuck Billy y el público. En “Native blood” (segundo single y tema elegido para hacer el primer video clip del disco) tenemos un tratado de autentico thrash metal de la vieja escuela pero con las miras puestas en el presente, unos certeros solos de Alex Skolnick (que si ya era un gran solista antes de salir del grupo ahora tras su crecimiento en los terrenos del jazz lo es aún más) y Eric Peterson y un Gene Hoglan añadiendo unos blast beats que aunque a algunos les chirríen encajan a la perfección en el tema, algo que también tenemos en otro de similares características, “True american hate”, posiblemente el tema más agresivo de todo el trabajo con unas guitarras de una potencia apabullante y un Chuck Billy que lo da todo.


Dándole un toque de versatilidad a todo el conjunto y concediéndonos una tregua surge la balada “made in Testament” “Cold embrace”, en la que las el tándem Skolnick-Peterson incluye melodías y solos que adornan inmejorablemente la canción y Billy canta con su tono característico en este tipo de temas. Y hablando de Chuck Billy, en general en todo el disco utiliza su timbre más clásico y menos, digamos, gutural, fortaleciendo la sensación de que estamos ante un trabajo que aúna de manera impecable todo lo ofrecido durante su carrera.
Greg Christian también deja su impronta en la intro de “A day in the death”, un medio tiempo brillante y otro de los mejores temas del disco. Tiene cierto sabor a la época de “Practice what you preach” pero lejos de sonar añejo es el mejor ejemplo de las raíces clásicas y tradicional sello de Testament sonando totalmente actual (algo parecido a lo que ocurre con el tema título y sus ecos de “The ritual”). Desde luego parte del mérito hay que atribuírselo a Andy Sneap y su producción, en la que todo suena en su sitio.
Sin duda este “Dark roots of earth” se colará entre los mejores discos del año y dentro del thrash no debería tener problemas en llevarse el primer puesto.
Como comentario final, destacar la edición en digibook, bastante cuidada y que además de las versiones de “Dragon attack” de Queen, “Animal magnetism” de Scorpions y “Powerslave” de Iron Maiden, incluye un dvd con un documental de media hora sobre la grabación del disco, un pequeño vistazo al equipo que utilizan Skolnick y Peterson comentado por ellos mismos y temas en directo.

Albytor



viernes, 3 de agosto de 2012

MIRADA RETROSPECTIVA-TED NUGENT "Weekend Warriors"



Si amigos, el puto "Motorcity-Madman" aparece por este blog, y siendo justos hay que decir que ya era hora...Si, ya sabemos que el tío Ted es un poco facha, y un racista de tomo y lomo, si hasta la hermandad del rifle le adora tras la muerte del gran "Marshall" de esa orden, el maravilloso Charlton Heston. Hagamos un poco de memoria...

Ted Nugent ya era todo un capullo de primera en sus años mozos, cuando era el guitarrista de los psicodélicos "Amboy Dukes"( Los del "Journey to the Center of the Mind") . El muy cabroncete siempre ha odiado las drogas y el alcohol, pues bien, uno de sus pasatiempos era el de esconderse en armarios para asustar a los miembros de su banda cuando estaban hasta las cejas de "LSD".

Por supuesto que nuestro hombre no estaba hecho para seguir un régimen en una banda, y menos con una pandilla de "Hippies" drogatas. En los 70 publica un trabajo titulado "Call of the Wild" (1973) en el que asume el protagonismo por completo dejando a los "Amboy Dukes" de escuderos. En el 75 se libera y "Epic" lanza su primer disco en solitario, un magnífico debut que sería secundado por los no menos excelentes "Free for All" (1976) y "Cat Scratch Fever" (1977).


En 1978 ve la luz nuestro álbum de hoy, "Weekend Warriors", otro salvaje (por momentos) guantazo del loco de Detroit, a base de Rock duro americano de segunda generación con apetencias canibalistas Blues, que no pierde ni desmerece al compararse con sus tres anteriores obras. Repite como productor el casi siempre fiable Tom Werman.

Ya la portada que es cojonuda y obra del británico Jeff Cummins, nos pone en sobre aviso de que Ted en este álbum sigue repartiendo hostias como panes en todos y cada uno de los riffs que se casca, y de que el relleno estaba bien para la repostería, pero no para su música. 

Derek St.Holmes ya no canta en esta banda, pero diablos, no importa, el guitarrista rítmico Charlie Hunn y el propio Nugent se encargarán de que no eches de menos al vocalista saliente.

Para el tío Ted, bromas las justas (solo las suyas claro está) y hace sonar de cojones su guitarra en temazos del calibre de "Need You Bad" (eso es un comienzo de álbum como el Demonio manda) o "I Got the Feelin'(yo también tengo ese puto sentimiento colega!)

 

Por el otro lado de la cara (si no sois esclavos de la era del Mp3 ya sabéis de que hablo) otros tres explosivos himnos para hacernos espumajear como idiotas. Si amiguitos, "Weekend Warriors", "Smokescreen" y "Cruisin'" eran esa clase de temas que hacían grandes al Rock duro en los años 70. Tres temas que huelen a pura juerga, cervezas y tías incluidas...

...Pero el deleite no termina aquí, seguirás meneando el culo con "Good Friend in a Bottle of Wine" y la cabeza hasta alcanzar dolor con la Blussy "One Woman"...Definitivamente habrá que terminar por darle la razón a esos rockeros talludos que llevan lustros contándonos la milonga de que ya no se hacen discos así...al final tenían razón los jodios...

El Hijo de Ron Keel