jueves, 23 de febrero de 2017

BLUE CHEER "BLUE CHEER" 1969: TROGLODITAS DEL ROCK DURO VOL 18


Una de las bandas más brutales de la primera hornada del Proto Heavy Rock fueron los americanos BLUE CHEER. Afincados en San Francisco de donde eran oriundos, laceraron al personal a base de indómito y furibundo Rock duro ácido en el 68 con "Vincebus Eruptum", un esputo de guitarras sangrantes y mala leche que daba otra vuelta de tuerca al significado del "Power Trio" puesto en boga por bandas como Cream.

Sólo pasaron ocho meses y en Agosto publican "Outsideinside" nuevamente bajo la estela de temible trío, algo que termina con "New Improved!" en los albores del 69, ya que para el siguiente trabajo y cuarto, el combo pasa a ser cuarteto con la inclusión del teclista Ralph Burns Kellogg. El batería y miembro original Paul Whaley sale de la banda aludiendo diferencias con el resto del elenco y su sustituto será Norman Mayell.

"Blue Cheer" es el homónimo trabajo de los de frisco y quizás pasa por ser el menos conocido de sus primeros cuatro discos de estudio. Con anterioridad la banda había abandonado el sonido ácido de sus inicios por un Rock Duro Blues con pinceladas Folk y psicodélicas más comercial, con tendencias garajeras que recordaban a los Steppenwolf que estaban de moda en aquellos días.

Pese a los cambios de formación y sónicos, el discos es un impecable trabajo donde el Rock que reinaba en la California del último año de la década de los sesenta se reivindica tema a tema.

Del Rock Soul vía Steppenwolf de la inicial y genial "Fool", con su armónica, su optimismo vocal y sus estupendas guitarras ácidas, se pasa a tendencias más comerciales y poperas como las de "You´re Gonna Need Someone", entre Spencer Davies Group y los Stones más accesibles.

 "Hello L.A. Bye Bye Birmingham", tema del binomio Davis-Bramlett para Nancy Sinatra, es adaptada por el cuarteto con acierto, para rockear duramente a continuación con la estupenda "Saturday Freedom", tema compuesto por el guitarrista Bruce Stephens con patrones similares a los que Humble Pie utilizará en sus discos de los primeros setenta.

Para cuando ataca "Ain´t That The Way" Blue Cheer sesgan el sonido garage de unos Standells o los Seeds de Sky Saxon y lo convierten en un Rock Duro ácido de mucha engundia, gracias a unas tremendas guitarras.

El arranque de la otra cara del disco no puede ser mejor, el brutal "Rock & Roll Queens" con sus pianos juguetones y sus guitarrazos suben la temperatura del álbum que se mantendrá con la muy Small Faces y atmosférica "Better When We Try".

El Rock ácido a la Steppenwolf retorna en "Natural Man" y se mantiene en "Lovin´You´s Easy", cerrando Blue Cheer el disco con "The Same Old Story", un Rock & Roll de taberna, taburete, jarra cervezera y caña a presión que deja buen gusto en boca y sonrisa en la cara. De todas todas, estupendo trabajo el cuarto de los Blue Cheer.


viernes, 17 de febrero de 2017

KING CRIMSON: "USA" 1975


Desgraciadamente KING CRIMSON vuelven a la primera plana del blog por culpa de una perdida. John Wetton cerro está puerta hace unos días y hemos decidido rendirle homenaje con "USA", el fantástico directo que la banda británica grabó en suelo americano en el comienzo del Verano del 74, unos meses antes de la grabación del icónico "Red" y seis meses después de "Starless & Bible Black".

En ese momento la banda está encarnada por el homnipresente Robert Fripp a las guitarras y melotrón, Bill Bruford a la batería, el violinista David Cross que también se hará cargo de los teclados y el melotrón, y John Wetton al bajo y a la voz.

El tortuoso camino de la noche comienza con la acongojante "Larks´Tongues In Aspic Part II", abracadabrante instrumental que lleva al filo de lo imposible los instrumentos de King Crimson, con sus torrentes de melotrones descontrolados, violines chirriantes, guitarras acompasadas y desacompasadas, y el bajo berbiquí de Wetton que logra abrir orificio en el imaginario del entregado oyente.

¿Que no he dicho nada de Bruford? Memorable es la palabra.


Wetton introduce su maravillosa voz en el "Palace Theatre" con "Lament", rapidamente la banda se sacude del alma un Rock Duro progresivo a base de baterías sádicas de Bruford, bajo trepanante de Wetton y de la guitarra circular del siempre ingenioso Fripp. Wetton canta con fuerza y mala leche uno de los temas estrella de "Starless & Bible Black".

El violín de Cross acompañado de unos platillos fantasiosos y el melotrón, disparan la primera salva de fuego de "Exiles", el bucólico y afrutado "bitter" prog-rockero que Wetton canta lastimeramente, transportándonos a los Crimson de Greg Lake, aunque el tema es una de las estrellas rutilantes del genuino "Larks´Tongues In Aspic". Estupendo solo envenenado de Robert Fripp.

"Asbury Park" es el recreo para King Crimson; ese tiempo de diversión en el que los tipos de la banda ponen todos sus recursos encima del escenario para goce del personal, entroncando con la potente y portentosa "Easy Money", mítica canción de la banda con otra gozada pseudo improvisada y estribillo "comercial". Me molesta la abrupta ruptura del tema como si fuese un tema de estudio antes de los siete minutos, realmente imperdonable y que no se ha subsanado en la reedición del 30 aniversario de hace unos años.

La sensacional "21 st Century Schizoid Man",con un descomunal Bruford precede a "Fracture", auténtica bacanal esquizo progresiva, que durante once minutos lleva al oyente al límite mediante su aquelarre sónico. La melancólica "Starless" con sus cortinas de melotrones, el bajo punzante y tristón como la misma voz de Wetton, y su ruptura musical de esquemas a mitad del tema, es la carta que Fripp nos enseña de lo que será el vibrante "Red", disco que cerrará una época de King Crimson pero que abrirá de par en par las puertas del Metal Progresivo futuro.

Artimus Alistair Babayobski






miércoles, 8 de febrero de 2017

DEVIL DOGS:" SATURDAY NIGHT FEVER" 1993


¿Es posible un disco que reúna la furia del Rock & Roll precámbrico de los cincuenta, la mala hostia de los Sonics y la catarsis electrificada del Punk Rock Australiano de Radio Birdman o los Saints?

Pues si, DEVIL DOGS, que además como son neoyorkinos saben que Ramones y Dictators eran la sangre rockera que hacía caminar al Punk en la Gran Manzana, y ellos la suministran en catorce bocados de High Energy Punk Rock Garajero, que hará que te muevas aunque tengas el culo encadenado a una silla.

Que no nos despiste su título, "Saturday Night Fever" sube la temperatura corporal gracias a la electricidad que sale del jodio discarral. Aquí no hay Tonis Maneros ni hostias, solo tres tipos que no es que no te hagan prisionero, te laminan y te devoran mientras caes rendido como un sonánbulo ante unas canciones infecciosas, rabiosas y auténticas; puro y canalla Rock & Roll.

"Saturday Night Fever" transcurre a una velocidad de vértigo, sin tiempo a coger aíre, la amalgama de riffs caen como panes llovidos del cielo, mientras la base rítmica hace un trabajo sucio que trepana.

¿Disco grabado en vivo? Tal cual, con público en un estudio; amigos, borrachos que pasaban por allí, realmente no lo se, pero seguro que salieron de la grabación completamente lacerados por este auténtico martillo pilón Punk Rockero.


Estamos en el 93 y Devil Dogs son una banda que tiene el culo pelado de dejarse la piel en los escenarios de medio mundo. En España tienen una labrada reputación ganada con sudor y quilates de decibelios desparramados, el respetable que les conoce mediante Fanzines y la reputada Ruta 66 disfruta de su rockanrol.

El imperio de las bandas de Los Ángeles se ha desmoronado y el Grunge gana, pero los amantes del Punk Rock y el Garaje Rock han vivido los 80 de otra manera diferente, los 90 serán mucho más productivos; los tipos del sello norteamericano Crypt tienen a los New Bomb Turks y a los Devil Dogs como abanderados a su causa de sonidos sucios, rápidos y sudoríficos.

Los perros infernales se unen en el 89 con la obligación de convertirse en redentores del rock & roll a base de Little Richards, Standells y Dead Boys. Debutan ese año con el homónimo trabajo y en un par de primaveras abrasan los toca discos con dos de cedeses y dos mini Lp´s, nada del otro mundo, pero crudo, muy crudo y rockero.

Dan con la tecla en el 93 con este "Saturday Night Fever" producido por Kurt Bloch de los Young Fresh Fellows que los hace sonar termonucleares pero adoptando una linea melódica que les "suaviza" las malas artes Punk Rockeras de las que son hábiles trileros.

No hay piedad posible durante los catorce temas, si acaso un par de respiros más efímeros que un boca a boca en un ahogado; temas propios escupidos por la banda y covers de los Stones y de los Victims triturados para tí amigo rockero, para que lo sigas devorando con gusto, a lo canibal.



miércoles, 1 de febrero de 2017

JOE WALSH: "THE SMOKER YOU DRINK, THE PLAYER YOU GET." 1973


El riff de guitarra es definitivo, totémico. Empezar así es tocar el cielo y hacértelo tocar. Te sientes como el piloto del aeroplano de la portada, liberado por un solo riff, en éxtasis. El píano es realmente el primero que lo hace...

...me refiero al riff de "Rocky Mountain Way", se ha adelantado a Joe Walsh que inicia con esa voz nasal suya: "Spent The Last Year, Rocky Mountain Way"...
 El Blues y el Rock Duro ya no se detendrán en tu camino durante los próximos cinco minutos, en los que aún queda lo mejor...

Walsh introduce una técnica desconocida hasta ese momento que estrena para "Rocky Mountain Way", el "Talk Box". No me voy a liar a dar explicaciones, solo deciros que es un dispositivo que permite al músico que lo emplea cambiar la forma del sonido usando la boca. La novedad sale de puta madre y Walsh deslumbra utilizándolo cuando lo que esperas es un solo de guitarra.

El solo viene a renglón seguido, cuando ya se te ha quedado cara de gilipollas lo remata con un punteo rockero y pasional que es acompañado por piano, bajo y batería que han acelerado sus ritmos justo después de la sesión Talk Box, para acabar en un climax total. Un desparrame de tema que justifica todo lo que es "The Smoker You Drink, The Player You Get".

El tema es tan grandioso que la primera vez que escuchas el disco te cuesta valorarlo en su justa medida ¿Como hacerlo después de escuchar "Rocky Mountain Way"? ¿Se siente uno decepcionado? Quizás un poco...

WALSH rockeando en el 73
Pero siendo justos después de la adrenalina inicial sabes que seguir ese ritmo sería misión imposible salvo para Black Sabbath o los Deep Purple de "In Rock" por poner dos ejemplos de Rock abrupto. 
..."Books End" y "Wolf" son dos temas bucólicos, Soft Rock tirando a progresivo el primero y Folkie el segundo.

El tono se mantiene con la atmosférica "Midnight Moodies", un elegante instumental con percusión "timbalera", flauta juguetona y hábiles artimañas guitarrísticas.

El Rock se congratula de volver en "Happy Ways" y "Meadows". Ambos temas contienen clichés que se repetirán años más tarde en los Eagles cuando Walsh sea parte de la banda americana y grabe con ellos "Hotel California" y el magnífico "The Long Run". Ese tono cuasi campestre que se respira, es conseguido por una producción a medias entre Walsh y Bill Szymczyk; otro nombre ligado a la estratosférica carrera de la banda de Glen Frey y Don Healey.

"Dreams" es otra balada de esmoquin, con un ambiente a lo Supertramp donde el piano lleva la batuta. "Days Gone By" un estupendo Pop sinfónico de reminiscencias Beatles vía George Harrison y "Daydream (Prayer)" un épico medio tiempo con unos estupendos arreglos vocales con sabor Eagles que no llega a los dos minutos de duración. 

"The Smoker You Drink, The Player You Get." aunque viene rotulado junto al nombre de Joe Walsh en la cabecera del álbum, en realidad es el segundo trabajo de Barnstorm, trío compuesto por el bajista Kenny Passarelly, el batería Joe Vitale y el propio Walsh, que en este disco son cuarteto al incluir al teclista Rocke Grall; músicos que seguirán en nómina en el siguiente "So What",  junto a otros nombres entre los que estarán los Eagles Randy Meisner o Glen Frey.

Artimus Alistair Babayôbski