jueves, 26 de febrero de 2015

KEEL:" THE FINAL FRONTIER 1986"

portadafinalfrontier.hardrockmonster2015
MIRADA RETROSPECTIVA
En los 80 la escena metálica es un mar embravecido de tachuelas, pantalones de cuero, cinturones de balas y camperas, cadenas y peinados imposibles a lo largo y ancho de los cuatro puntos cardinales del globo terráqueo.

Todo hijo de vecino tiene su grupo de Heavy Rock y en America se dispara la fiebre con Van Halen primero y con el US Festival del año 83.
Judas y Scorpions han conquistado los USA, Quiet Riot desbancado del número 1 a Michael Jackson y Def Leppard avasallan al personal y copan las listas de éxitos con el fenomenal "Pyromania".

Luego vinieron los Crüe, WASP, Dokken y Ratt; y un poco después Black N Blue, Kix o Keel. Estos últimos salen directos de los clubs de L.A. con un contrato en el bolsillo después de varios incendiarios conciertos firmando con el sello "Sharpnel" para su debut, el macarra y Heavy rockero "Lay Down the Law".

Era 1984,el año de la Rata en el calendario chino, el año del "Out of the Cellar" no sería el año de Keel. Pero no les fue tampoco mal...se labraron su nombre, y "Gold Mountain" les concede grabar The Right to Rock" con Gene Simmons de productor. El disco funciona medianamente bien y aprovechando el tirón graban un año mas tarde su continuación: "The Final Frontier", nuevamente con Simmons produciendo.

Era 1986 y estaban ocurriendo un sin fin de cosas en el Heavy Metal y a velocidad de vértigo. Judas y Maiden experimentaban con los teclados, Van Halen volvían sin David Lee Roth mientras este regresaba con una fantástica banda...Y Keel publicaban su tercer disco, el mejor hasta esa fecha.

A la poderosa voz del carismático Ron Keel se unía el cancionero más acertado y rotundo de Keel hasta la fecha, despachado estupendamente por una banda en un óptimo momento de forma y con muy buenas ideas. El dúo de guitarras que forman Marc Ferrari y Brian Jay no juegan en las grandes ligas pero suenan con gran empaque, dando buenos riffs de Heavy Rock americano y solos de guitarra muy bien ejecutados.

fotobanda.hardrockmonster.2015

Casi todo en "The Final Frontier" suena excesivamente 80's...pero claro, el Heavy Rock en aquél momento era así, excesivo.
Esa producción de Gene Simmons con ese sonido de bajo tan marcado de Kenny Chasson y la batería de Dwain Miller sonando tan jodidamente 80's!... 

El disco se vende bien y la banda es nombrada mejor banda del año en USA para la revista "Metal Sludge" por delante de los mismísimos Judas Priest ¿Ron Keel una amenaza para el "Metal God"? ¡No por Dios! Pero hay carisma y ganas de comerse el mundo en cada estrofa cantada de las muy potentes "Arm on a Leg" o "No Pain no Gain" en las cuales Ron Keel se muere por el metal.

Por supuesto que los medios tiempos o baladas están aseguradas en esta clase de artefactos Heavy ochenteros. Ahí Ron Keel cumple y de paso da un respiro a sus cuerdas (de acero) vocales. "Becasue the Night" de Patti Simth y "The Boss" más la balada "Tears on Fire" son las elegidas para el reposo del guerrero.

Otros momentos en los que Keel dan la cara con buenos riffs y toneladas de Hard/Heavy son la inicial "The Final Frontier" o la wasp "RNR Animal", dos de los típicos himnos de la banda en aquella época.

¿Momentos cercanos al AOR? También. "Just Another Girl" y "Here Today Gonna Tomorrow"son dos pastillas de jabón para quitar tanto sudor Heavy metalero y añadir limpieza y buen olor donde el Heavy es normalmente kaos y mala hostia. Son dos temas mas simplones y que nos ponen en la pista de lo que será el cuarto álbum de la banda "Keel", que se publicaría un año mas tarde.

El Hijo de Ron Keel



lunes, 23 de febrero de 2015

HOODOO GURUS: ROCKPORTAJE "MERCADERES DEL ROCK EN LA TIERRA DE LOS AC/DC"

hoodoogurusportada.hardrockmonsters2015
STONEAGE ROMEOS 1984
La música de los Hoodoo Gurus estará siempre ligada a una parte importante de mi vida. A la banda australiana la descubrí en el año 93 cuando mi hermana me regaló para mi cumpleaños una copia del "Blow Your Cool", el tercer trabajo de la banda.

El disco me sonaba a una mezcla entre power pop y pop rock abundante de buenas guitarras y rebosante de perfectas y pegadizas melodías. La música de las bandas australianas no se que narices tiene, pero difiere lo suyo del Rock americano o británico, parece que lo recóndito del propio país también sirve para la música y las bandas que lo habitan.

Obviamente durante aquel verano me puse a investigar y como la información de la banda era poca (antes de internet) y los fanzines en los que salían entrevistas o noticias sobre ellos difíciles de encontrar solo quedaba la baza de las tiendas de discos de música "Underground". En ciudades como Gijón u Oviedo había posibilidades que en Madrid o Barcelona aumentaban considerablemente.

Poco a poco fui ampliando mi colección de discos de los Gurus, empezando por el debut "Stoneage Romeos". El disco había salido en el 84 así que cuando me hice con él estaba apunto de cumplir su décimo aniversario.

"Stoneage Romeos" difería un tanto de "Blow Your Cool". Lo primero que me llamó la atención fue la producción, menos recargada y más directa que la del disco mencionado anteriormente o que la de su sucesor "Mars Needs Guitars".

El debut en larga duración (la banda ya había publicado algunos singles primero) era un compendio de excelente Garaje Rock mixturado con power pop y Killer Rock australiano. Las canciones eran soberbias y bastante originales, empezando por "Leiani", un místico Rock aborigen que la banda había grabado anteriormente y publicado como single. La versión del LP era bastante superior, con unas guitarras mucho más curradas y con una producción mucho más seria.

gurusfoto.hardrockmonsters2015

El comienzo del álbum ya dejaba claro que la banda atesoraba mucha calidad. "I Want You Back", la historia de un asesino sociopata vestida para la ocasión con un traje perfecto del mejor power pop posible. Las guitarras sonaban de maravilla y las voces de fábula; el estribillo era de los que no hacían prisioneros. Una manera inmejorable de comenzar un disco.

Uno de los temas emblemáticos de la discografía de los australianos es "Tojo". En él los Gurus cuentan en clave humorística una historia en plena segunda guerra mundial al grito de "Tojo", general y primer ministro nipón durante la contienda. El tema es puro power pop de guitarras, como lo es "Arthur", otro estupendo tema inflado como una bolsa de palomitas caliente repleto de frescas melodías e inteligente estribillo.

En la esfera que la banda dedica al Garaje Rock quedaros con la anteriormente nombrada "Leilani" y "Dig It Up", un tema que camina por derroteros cercanos a los de la banda de Iggi Pop The Stooges.

("Let's All) Turn On" tiene mucho que ver con los primeros singles de la banda cuando el sonido garaje mandaba principalmente. Es directo pero escurridizo, con leves gotas de riffs Fuzz y con un ritmo de bajo y batería muy marcado desde el comienzo del mismo.

Si hablamos de Pop también "Stoneage Romeos" tiene sus historias. La misteriosa "Zanzibar" y la final y esplendida "My Girl" dulcifican y de que manera las historias que impregnan las páginas de éste debut, siendo la que cuenta el amor entre dos perros mi preferida ("My Girl").

De nuevo los Gurus nos dan doble ración de garaje Rock atómico en dos temas que me parecen imprescindibles: La Rockera "I Was A Kamikaze Pilot" y la explosiva "In The Echo Zamber" demuestran que hay bandas de Garaje que no tocan bien ¡Tocan muy bien!

Alan Thorne fue el productor de un álbum grabado en Australia pero que fue masterizado en Hollywood, ciudad en la que se estaban llevando sonidos que nada tenían que ver con los protagonizados por los Hoodoo Gurus.



fotoportada.hardrockmonsters2015
1985

Tan solo catorce meses después los Gurus aussies regresarán con otro excitante y estupendo disco: "Mars Needs Guitars", un trabajo en el cual el sonido garaje va declinándose en pos de las melodías Power Pop que pasarían a englosar los treinta y tres minutos y medio del nuevo disco.

Este segundo trabajo me lo pillé en una tienda madrileña unos pocos meses después de hacerme con el debut "Stone Age Romeos", la curiosidad me picaba bastante, el debut me había dejado totalmente satisfecho y fantaseaba con otro disco de notable alto (estamos hablando de la época anterior a internet) repleto de himnos, algo que se cumplía a rajatabla desde los primeros acordes de la esencial primera canción, "Bittersweet".

El tema es uno de los himnos de la banda. Es un tema de dulce fraseo Pop que la voz de David Faulkner va casi recitando hasta llegar a un pre coro en el que las guitarras se desperezan dándose un pequeño festín de Power Pop. La canción funciona de maravilla entre el Pop y el Rock, es amable y tierna pero cabezona al mismo tiempo, un auténtico temazo de cracks.

El Garaje Rock que apasionaba en el debut vuelve a la carga en "Poison Pen", la segunda canción ya nos lanza cuesta abajo y sin frenos, parece que estaremos ante un segundo disco como la copa de un pino ¡Efectivamente!

fotobanda2.hardrockmonsters2015

"In The Wild" confirma nuestros mejores presagios; Power Pop y Garaje se embadurnan el uno al otro de melodías tan irresistibles como originales, las guitarras molan y el estribillo es sencillamente matador.

En este trabajo asistimos al debut del batería Mark Kingsmill, un tío que suplía a James Baker, que había sido músico de la banda desde el 81 hasta el 84 en el que la banda publicó su debut. El nuevo batería dota de mas pegada a la banda, "Like Wow-Wipeout" es una de esas canciones en las que se aprecia que el cambio ha sido para mejor.

Durante buena parte de "Mars Needs Guitars" el Power Pop manda. "Show Some Emotions", "The Other Side of Paradise" o la misteriosa "She" hacen un trabajo que tiene que ver mas con bandas tipo Sunnyboys, tres canciones por cierto nuevamente impecables.

El tema que da título al disco en el cual los Hoodoo Gurus rockean al planeta Rojo, es otro sobresaliente y sudoroso tema cantado esta vez por Brad Shepherd, que logra el perfecto clímax garajero gracias a su auténtica voz, tan falta de técnica como repleta de vigor.

"Stone Age Romeos" y "Mars Needs Guitars" son dos discos esenciales dentro del Rock Underground de la década de los 80, dos discos irrepetibles que representaban el sonido indómito de la desconocida Australia, enseñándonos que había algo mas que canguros, desiertos, los Melbourne Demons o los AC/DC.

Caído en Little Big Horn



martes, 10 de febrero de 2015

HAREM SCAREM: "THIRTEEN"

fotoportadaharemsc.blogger.littlebighorn
NOVEDADES
No se puede negar que la vuelta a la actividad discográfica de los geniales canadienses Harem Scarem fue una noticia que a más de uno nos alegró el día por no decir el año.
El dúo Hess & Lesperance ha sido una de las mejores cosas que le ha ocurrido al rock melódico en toda su historia y sus ganas de no estancarse, probar cosas nuevas y arriesgarse han sido constantes y bien recibidas por sus fans menos intransigentes, ya que un puñado de ellos decidieron darles la espalda hace veinte años cuando publicaron la que, para quien esto escribe, es su obra maestra, “Voice of reason”.

Pero veinticuatro años después de su debut, es la primera vez que escucho un disco con su firma que parece haber seguido un patrón preestablecido, una fórmula más orientada a satisfacer a oyentes clásicos que a buscar algún pequeño nuevo giro. No me extraña, a la par que lo hace, que uno se ponga a leer críticas de este trabajo y todo sean alabanzas, ya sean de fans que llevaban pidiendo un disco que emulara el espíritu de “Mood swings” como de algunos como yo que disfrutaron con el ya mencionado “Voice of reason” o el controvertido y vapuleado (y yo añado buenísimo) “Big bang theory”.

¿Acaso estamos ante un mal disco? No, en absoluto, malo y Harem Scarem son agua y aceite. No se puede utilizar ese calificativo cuando uno escucha esas partes de guitarra iniciales de “Garden of eden” que son puro Lesperance, la potente voz de Hess y los característicos coros apuntalados por Darren Smith que, si bien giró con ellos tras los tambores para celebrar el aniversario y regrabación de “Mood swings”, aquí deja dichas labores al que es batería fijo desde la etapa Rubber, Creighton Doane (yo hubiera preferido a Darren de nuevo. No tengo nada en contra de Doane ya que hace muy bien su trabajo, pero Smith tiene un ataque más enérgico y además en directo le da un plus al grupo con el espectáculo que ofrece).

fotocontraportada.blogger.littlebighorn

“Live it” sigue los mismos derroteros y ahí empieza mi falta de entusiasmo, todo suena bien, pero son dos temas y ninguno se queda retumbando en la cabeza ni me sorprende mínimamente, cosa que arregla “Early warning signs”, con un toque más moderno, un estribillo que a día de hoy, tras muchas escuchas, es el único que no me saco de la cabeza y tiene uno de esos pequeños y maravillosos solos tan técnicos como melódicos que Lesperance sabe sacarse de la chistera.

En la parte más suave, “Whatever it takes”, que Hess conduce con una bonita melodía de piano, es la que se lleva el gato al agua, pero resto del disco no consigue encandilarme. Insisto, no es malo, no hay ningún tema que se pueda decir que no es agradable escuchar, pero yo cuando suena “Saints and sinners” tengo la sensación de estar ante una canción concebida como si hubiera podido entrar en “Mood swings”. Al menos para el cierre se guardan “Stardust” que es uno de los momentos que encuentro menos genéricos y su mezcolanza de sabor melódico clásico, filo moderno, el toque dramático antes de entrar en un buen coro y unos arreglos tipo Queen que añade Lesperance para arropar su solo, la convierten en una pequeña delicia.

No sé cuánto durará esta nueva andadura, pero espero que sea larga y fructífera y en la siguiente entrega haya alguna nueva sorpresa, aunque incluso si no la hay, el nivel de los temas que factura esta pareja de privilegiados músicos está bastante por encima de la media.

Albytor