martes, 27 de marzo de 2012

NOVEDADES



Más cerca del "Glitter Rock" que del "Glam Metal", por supuesto que más afines al "Sleazy" de Hanoi que al "Party Metal" de los Mötley. Así han sido toda su carrera discográfica los "Crash Street Kids". Pero por encima de todo, una banda que respira Rock And Roll sin bomba de oxígeno, no suenan tramposos y su honestidad hasta ahora sigue intacta, a prueba de bombas.

El éxito les ha dado plantón como a otras bandas de las cuales han esnifado parte de su esencia musical, cultural y estética. Pongamos por ejemplo tres nombres: Enuff Z Nuff, Redd Kross y Urge Overkill. Todo un trío de corazones rotos por la industria del rock. Crash Street Kids es la pieza que faltaba para redondear este puzzle de "Loosers" Rockeros.

"Sweet Creatures" vuelve a ser un buen disco, y ya lleva tatuado en su frente que será disco de culto en un futuro no muy lejano. La catequesis de Rock And Roll Glammy y festiva empieza con la veloz "Sweet Creatures", un tema eléctrico que deja en bragas a la mitad de grupos actuales nórdicos y haría bien en encender las alarmas sobre la reputación musical de algunas celebridades Glam de los 70 con derecho de pernada por la prensa "Gafapastosa" de este país. 

"Asylum" mejora aun más el  rendimiento del comienzo del álbum. Como si de un coche con gasolina super se tratase al meter la primera bufa este tema. Entre los Redd Kross del "Third Eye" y el "Ruby Tuesday" de los Stones (Si aun no has escuchado esa maravilla  titulada "Between The Buttons" no se a que esperas colega). 


"Bang Bang" (You're Beautiful)" es como meterse en un jacuzzi de espuma a rítmo Stoniano y del "Personality Crisis" (Ese tremendo tema de los sobrevalorados New York Dolls), mientras que "Sad Julie" recupera a los mejores Sloan (Aquella banda canadiense de powerpop que nos alegraba los veranos a finales de los 90).

Los Urge Overkill asoman la cabecita en "Bad Yeah Bad!", un título tan bobo como otros del álbum, pero no menos que la inmensa mayoría de temas que publicaron los entrañables "The Sweet" en la década de los 70. "Mary, Queen Of The Rock" es un potente comprimido efervescente de Pop Rock contra la depresión que si fuese más metalera podría competir con un buen tema de los Poison.

Así, uno tras otro van cayendo temas de "Sweet Creatures", pura fiesta, puro divertimento, en definitiva, las tres palabras que suenan mágicas para la gran mayoría de nosotros: Rock And Roll!!!!

Caído En Little Big Horn





jueves, 15 de marzo de 2012

VAN HALEN. Y con ellos llegó el escándalo!!!!! Segunda parte


Cuando llevas tres discos grabados que son cojonudos, imagino que la exigencia para el cuarto ha de ser mayor. Cuando Van Halen publicaron "Fair Warning" dieron las sensación de que las canciones les habían quedado bastante normalitas ¿Como coño puede ser normal un disco que contiene dos jodidas maravillas como "Unchained" o "Sinner Swing????
Lo que parece normal o habitual puede llevar al aburrimiento ¿Daba la sensación de eso "Fair Warning" en 1981????

Han pasado casi 31 años desde la publicación del álbum y el tiempo finalmente ha dejado las cosas como VH merecían, "FW" es un disco de Rock duro brillante, tan pulido como los anteriores, pero quizás algo más oscuro. 
Que nadie piense que VH se convierten en visionarios avanzados del "Grunge" una década antes, no es eso. Las letras siguen en general apostando por el cachondeo, la fiesta y el sexo desenfrenado, pero musicalmente las canciones son menos espontaneas que las de sus anteriores obras. Suenan más encorsetadas y rígidas...o esa es la sensación que tengo cada vez que me enfrento a "FW".

Cuando algo funciona ¡No lo toques! De ahí que en este cuarto trabajo vuelvan a trabajar VH con el mismo equipo de los tres primeros albums. Ted Templeman es nuevamente productor. Templeman no era un fan abierto del Rock duro o del Heavy Metal. Prefería trabajar en discos de bandas tipo "Little Feat". Pese a todo, Templeman estuvo en uno de los mejores discos de la historia del Rock duro americano, el debut de "Montrose", un trabajo por el que Eddie Van Halen siente algo más que un profundo respeto. Y a eso le añadimos parte de la mejor discografía de los VH, la banda que revolucionó  el Hard Rock a finales de los 70. Para no estar cómodo con el género pesado lo hizo realmente bien el jodido!

"Fair Warning" arranca con un tema poderoso y típicamente Van Halen. No es un tema explosivo aunque parece que va a serlo con esos 33 segundos de riff inicial de Eddie absolutamente matadores. 
El resto transcurre por la senda ganadora del mejor repertorio de la banda, incursiones "Tapping" de Eddie y un Lee Roth sensual que arma un gran estribillo con la inestimable colaboración de Michael Anthony, un monstruo en las labores vocales de acompañamiento. 

Los "VH" menos solubles nos los bebemos en "Dirty Movies", un tema menor dentro de su discografía, ciertamente oscuro pero lleno de momentos excitantes, y es que esos riffs, la voz de David y ese ritmo caliente de Alex y Michael pocas veces nos han mostrado un mal camino, música por y para el espectáculo puro y duro.
"Sinner Swing" es la canción perfecta para llevarnos al estado mental puramente Van Halen. Ya sabéis, tema cachondo, playero y adictivo. En esta ocasión es un rápido tema que une "Swing" (como bien reza el título ) con Rock duro.

"Hear About Later" podría parecer normal comparada con "I'm The One" o "Beatiful Girls". Quizás, pero sigue sonando inconfundiblemente Van Halen, obviamente los Van Halen que nos gustan, los de "Diamond Dave" of course...!!!!


Si me dicen que resuma la carrera de "VH" con una sola palabra no utilizaría un adjetivo, diría simplemente "Unchained". Sinceramente creo que "Fair Warning" puede seguir envejeciendo feliz sabiendo que esta jodida obra maestra hecha canción estará en sus surcos para siempre. El riff me parece el más descomunal que ha grabado Eddie; Lee Roth la canta de puta madre y el estribillo rockea con un par. Es el tema de Rock duro perfecto, tres minutos y medio de auténtico subidón. Vamos, que se les puede perdonar hasta la insustancial "Push Come To Shove", claro que se redimen con "So This Is Love", otro tema increíble, rockero, alegre y marchosón, con un estribillo playero al doscientos por cien...otro grandísimo órdago de los Van Halen.

El colofón con el instrumental de distorsión de bajo de Michael Anthony "Sunday Afternoon In The Park" y la veloz "One Foot Out The Door" demuestran que "Fair Warning" completa con éxito algo que muchas bandas anhelan, un poker de discos casi perfectos.

El Hijo de Ron Keel












...Y en 1982 llegó "Diver Down"...Y el culpable fue el tema de Roy Orbison "Pretty Woman". Van Halen eligieron el mítico tema de los 60 como sencillo, la jugada les salió muy bien. El tema funcionó en las emisoras de radio y captaron oyentes más allá del umbral del Hard Rock y el Heavy Metal.

El éxito del sencillo obligó a plantearse el dilema sobre un nuevo disco, el problema era que la banda tenía pocas canciones nuevas compuestas, así que deciden grabarlas junto a cinco versiones de clásicos entre las que está, como no, "Pretty Woman". 

Durante los años 70, Van Halen demostraron tener un "Don" especial para convertir temas de otras bandas en suyos. Muchos clubs y grabaciones de la época saben como los primeros "Mammoth" y luego Van Halen se las gastaban con el material de bandas como "ZZ TOP", "Montrose" o Led Zeppelin". Para ellos, que habían vuelto a inmortalizar el "You Really Got Me" de los Kinks, preparar los covers de "Diver Down" era poco más que un juego de niños.


Las canciones elegidas y luego grabadas fueron bastante superiores al "Pretty Woman". Empezaban con "Where Have All The Good Times Gone", un tema de los Kinks que los británicos habían grabado en 1965. La reproducción era bastante fiel a la original, aunque ganaba en rudeza gracias a los riffs de guitarra de Eddie y la potente pegada de Alex Van Halen.

Otro de los temas escogidos fue "Dancing In The Streets", otra conexión entre los hermanos Van Halen y los hermanos Davies de los Kinks, ya que estos últimos lo habían grabado en los 60, aunque el tema es original de Marvin Gaye. 

Más curiosa fue la inclusión de "Big Bad Bill (Is Sweet William Now)", una canción Jazz que irritó a una pequeña parte de la parroquia rockera. Creo que sin razón ya que Van Halen son tan buenos que ya habían demostrado en discos anteriores que se desenvolvían perfectamente en estilos ajenos al Rock. Este tema ha quedado marcado por la participación del padre de los Van Halen, Jan Van Halen que toca el clarinete.

La última de las versiones de "Diver Down" es "Happy Trails", un tema de Dale Evans que no deja de ser una broma en manos del cachondo David Lee Roth. El material de la banda, como venía siendo habitual era de mucha calidad.


"Ham Em High" era el primer plato de cosecha propia del álbum, y pasó rápidamente a favorito de la muchedumbre "VanHelaniana". Era trepidante y alocado, mientas que "Secrets" y "Little Guitars" tenían  un toque ligeramente comercial. Pero ambos eran geniales y gozaban de todos los adornos que Eddie rubricaba con su guitarra y el desparpajo habitual de David y el resto del grupo.

"The Full Bug" tampoco era una castaña, todo lo contrario, sonaba exactamente igual a lo que la banda quería por entonces. Sin contar la introducción para "Pretty Woman", "Diver Down" sumaba dos excelentes instrumentales. "Cathedral" era el primero, y pasaba por un ejercicio acojonantemente abstracto del que costaba apartar la atención. "Little Guitar Intro" era un instrumental de corte clásico, 42 segundos de lucimiento en los cuales Eddie se divertía con un pequeño juguete que había adquirido poco antes de la grabación del disco.

"Diver Down" fue un éxito rotundo. Cosechó premios al mejor álbum de Rock del año en norte América, y los miembros de la banda triunfaron individualmente solo superados por leyendas de la talla de Robert Plant, Geddy Lee o Neal Peart.

Van Halen fueron nombrados segunda mejor banda en directo tras The Who, y pese a que la gira del disco fue más corta de los habitual, conquistaron Venezuela, Brasil, Uruguay y Argentina en la que fue primera visita a suelo sudamericano. A partir de aquí, del año 1983, ya nada sería igual...

Caído en Little Big Horn














El álbum de la ruptura.

Curioso, o quizá, no tanto. Tratándose de su álbum más exitoso, también fue el que disparó los egos, ya un poco subiditos, de los hermanos Van Halen y de su rubio frontman, Lee Roth, más ocupado en esa época en devaneos que poco tenían que ver con el rock.

Como disco, intachable, casi perfecto. Contiene parte de la agresividad de los primeros discos de VH (“Panamá”, “Hot for Teacher”), con pepinazos comerciales absolutamente irresisitibles (¿quién no ha oído “Jump”, aunque solo sea en un ascensor?).

Eddie se decanta en este álbum más por los sintetizadores (de los que, como no, también es un superdotado), que por el sonido crudo y duro de su guitarra. No estamos diciendo que se olvidara de ella, ni mucho menos, pero el sonido del disco es menos agresivo y guitarrero que los anteriores. La intro con “1984” ya es una declaración de intenciones de lo que viene a continuación.



De “Jump” poco podemos añadir. Si no fuera porque son Van Halen, seguramente sería de esas canciones que aborrecerías de tanto oírlas; pero bueno, siendo quien son, podemos consentir que la pongan en Kiss FM una docena de veces al día.

Y, aunque la segunda parte del disco baja un poco el voltaje (es complicado mantener el nivel con canciones como las tres primeras, excepto “Hot For Teacher”) la grabación sigue estando a la altura de lo esperado.

Grabado por entero en los estudios “5150” que Eddie posee en su casa (y que darían nombre al primer disco de Van Hagar), posee un sonido mucho más sofisticado y amable que sus anteriores trabajos, por lo que, si ya eran una banda exitosa de por sí, aquí ya lo reventaron todo.

 

Y, como suele suceder en estos casos, tanto éxito terminó emborrachándoles, con lo que la ruptura estaba servida. Roth y su ego salieron dando un portazo, y los hermanos Van Halen tuvieron que buscar una solución a toda mecha para que el exitazo no se les escapara de las manos. Curiosamente, la solución la tenían muy, muy cerca, con el Red Rocker pululando por allí. Y no fue mala solución, solo que los que nos criamos con pepinos como “Van Halen” o “II”, siempre hemos tenido claro que eso era otro grupo.

Esperemos que, después de haber esperado mucho tiempo para verlo, esta reunión, aunque incompleta (Wolfgang no tiene ni mucho menos el carisma de Michael Anthony), nos depare buenos ratos. Su nuevo trabajo, por ahí, apunta buenas, pero que muy buenas maneras.

Ricardo Moreno "Ritchie"










lunes, 5 de marzo de 2012

VAN HALEN. Y con ellos llegó el escándalo!!!!! Primera parte



Genios y figuras. Los Van Halen jugaron en la gran división del Rock durante muchos años e incluso llegaron a reinarla. Demostraron no tener rival encima del escenario llegando a descubrir las vergüenzas de intocables de capa caida como los Black Sabbath. Los cuatro miembros, Alex, Michael, Eddie y David merecen todos los honores, pero son sin duda los dos últimos los que se llevan la palma. El primero revolucionó al Rock duro con su guitarra y el segundo le añadió todo el picante y la mordiente como "frontman", formando un duo imparable de una maquina que funcionó a todo trapo hasta 1985...Amados por Gene Simmons, odiados por los mismísimos Aerosmith...VAN HALEN!! Los auténticos reyes del Rock pesado californiano.


Uno de los debuts más espectaculares de la historia del rock, así de simple. Cuando el hacha (nunca mejor dicho) de Gene Simmons puso sus zarpas encima de esta banda, sabía lo que hacía: de unos tales Mammoth que se ganaban la vida, como otras muchas bandas de la época, en locales angelinos, a todo un fenómeno de masas en los States. Un guitarrista que revolucionó la técnica, y que pasó por la derecha, a toda velocidad, a elementos que se las daban der ser los mejores manejando el mástil. Temas que enganchaban a la primera escucha para, décadas después, seguir instalados en tu cerebro de manera casi obsesiva. Una banda compacta, divertida, que igual disfrutaba en escenarios pequeños de locales como el “Whisky a Go Go”, como reventaba estadios.

            Tenían tan claro que el disco iba a ser un bombazo que hasta se atreven a incluír como tema un solo de guitarra. Bueno, deberíamos decir, EL SOLO DE GUITARRA. Si señores, el solo que comparte reinado con el de Hendrix en “Voodoo Chile” o el de Page en “Stairway To Heaven”. “Eruption” es algo más que eso, un solo de guitarra, para convertirse en un fenómeno musical: técnico y transgresor como hasta entonces no se había dado, creador de una escuela que, hasta la fecha, no ha tenido muchos alumnos aventajados. Eddie continúa siendo el absoluto dueño del copyright del estilo.

            Otro de los aspectos del disco es la inclusión de versiones, algo que sería posteriormente un denominador común en los discos de VH: en este, encontramos una versión atomizada del “You Really Got Me” de los hermanos Davies, que seguro estuvieron orgullosos de haber parido semejante tema para el lucimiento de los chicos de Roth.


Y dos temas que esenciales para comprender en sonido VH en toda su amplitud: “Running With The Devil” y “Ain’t Talkin’bout Love”. Con estas estructuras patentaron los Halen su sonido tan característico, y que ya no les va a abandonar nunca.

            Detrás de los espectaculares Eddie y David Lee Roth, una base rítmica compacta y musculosa, la del siempre sonriente Michael Anthony y el gran tapado en la sombra, el Sr. Alex Van Halen, uno de los baterías más imaginativos de la escena rockera, no siempre reconocido como tal (no quiero pensar lo que hubiera ocurrido si, cuando eran niños, Alex hubiera seguido con la guitarra y Eddie con la batería, tal y como habían pensado en su tierna juventud).

            Mención aparte para Ted Templeman, ese productor que era el quinto miembro de VH en la sombra, y que es en gran parte responsable de su característico sonido y del tremendo impacto de la banda.

            En definitiva, y como de vez en cuando se reconoce en estadísticas e historias del Rock, un álbum atemporal, de esos que da gusto poner en el coche en verano, cuando vas camino de la playa. O, qué coño, en pleno invierno, cuando caen chuzos de punta del cielo. Te alegra el día… vaya si te lo alegra.

Ricardo Moreno "Ritchie"






Menos de un año después de dejar al mundo con la boca abierta con su álbum de debut, los hermanos Van Halen, David Lee Roth y Michael Anthony vuelven al estudio para dar forma a la continuación de su fenomenal primer trabajo.

            Difícil tarea, el listón estaba muy alto, y ya no eran unos principiantes a los que se les podía dar el beneficio de la duda.

            VH lo solventó con otro disco que, si bien no era tan impresionante como su debut, si contenía gran parte de la esencia de ese primer trabajo. De hecho, muchos de los temas que lo componen ya estaban escritos en los tiempos en los que Gene Simmons se los agenció para su equipo. Por lo tanto, de esos mimbres no podía salir nada malo. Y así fue.

            El tema estrella, “Dance The Night Away” no posee la explosividad ni la contundencia de las canciones de su primer trabajo, pero coño, tampoco le hace falta. Un tema divertido, con clase, sin alardes. Simplemente, un tema para quedarte a gusto cuando lo escuchas, y una concesión a la comercialidad que a los VH les iba a venir muy bien en el futuro. Un tema ideal para las FM americanas, tan poderosas en esa época para encumbrar o defenestrar a grupos.

            Junto a este tema, otros no tan amables, que nos recuerdan con qué clase de tipos estamos tratando: “Somebody Get Me A Doctor”  podría haber estado perfectamente incluída en su primer disco, y “Spanish Fly” nos vuelve a dejar con la boca abierta ante lo que es una alarde de técnica y buen gusto por parte de Eddie.

            La versión, que no puede faltar: “You’re no Good”. Temas hechos para un calavera como Lee Roth: “Beautiful Girls”.

 


Un disco que confirmó a VH en primera división, si es que todavía quedaba algo que confirmar. A partir de ahí, los hermanos Van Halen, con todo el pescado casi vendido, se van a dedicar a experimentar con otro tipo de sonidos, un poco más alejados de la apuesta segura que eran su primer trabajo y este “II”.

            Y, para finalizar, un par de curiosidades que quizá alguno ya conoceis: la guitarra negra con listas amarillas que Eddie luce en la contraportada del disco, está enterrada junto con Dimebag Darrell, el malogrado guitarrista de Pantera. Parece ser que Eddie tuvo el detalle de cederla para ese evento al haberse enterado de que Dimebag siempre la había considerado como su “guitarra-fetiche”. Esa guitarra, en realidad, nunca llegó a oirse en este disco, simplemente aparece en las fotografías.

            También, la fotografía de la contraportada le costó un disgusto a Lee Roth. Al aterrizar del salto en el que se le ve en la misma, Roth se rompió un pie al ponerlo encima del pie de micro en el aterrizaje.

            Si es que estos chicos iban como locos….

Ricardo Moreno "Ritchie"





 
En 1980 Van Halen eran la banda de hard Rock más famosa de America (Les habian robado ese gran honor a sus venerados-odiados Aerosmith) y miles de jovenes les admiraban y adoraban como a unos nuevos "Mesias" del Rock. De hecho, los chicos se volvian locos cada vez que Eddie Van Halen dibujaba un tapping por los trastes de su guitarra y las chicas suspiraban con cada salto acrobático de 180 grados que "Diamond Dave" realizaba sobre un escenario.

El ascenso meteórico de la banda con sus dos primeros trabajos habia que refrendarlo lo más inmediatamente posible con un nuevo disco, el tercero en discordia: "las mujeres y los niños primero". Con lo cual, Ted Templeman (Que habia producido los dos primeros trabajos) y Don Landee se encerraron en un estudio Californiano durante dos semanas y medio junto a los miembros de la banda para gestar un impactante disco de nueve temas con todo el universo de sonidos que les habian hecho grandes. Nueve canciones que les llevarian al puesto número 6 del Billboard Americano. Después de esto, Van Halen ya no tendrian que seguir demostrando nada a nadie (Aunque la mayoria de críticos les seguirian odiando por sus continuos desplantes y sus maneras de "Rock-Stars") ya que su "Status" era tan grande como el de los grandes iconos del Rock.

Eran tiempos de máxima diversión para la música dura y sus seguidores, todavia estaban lejos los amaneramientos que tanto daño harian a las bandas americanas por culpa de las grandes corporaciones y las propias e insaciables ambiciones de las mismas años después. Por eso un tema como "And The Cradle Will Rock" era perfecto para iniciar un disco como este. El riff inicial de Eddie no fue hecho por una guitarra y si por un teclado que estaba pasado através de un amplificador Marshall que le otorgaba ese parecido guitarrero. Un tema poderoso repleto de "Overdubs" y riffs sensacionales. Al final de la canción si te fijas bien y conoces los primeros discos de Van Halen puedes dislumbrar un guiño al "Aint Talk About Love" del primer trabajo en forma de riff.



Siguiendo los mismos derroteros de la primera canción nos damos de bruces con "Everybody Wants Some". Si todo es perfecto en este tema más un solo de guitarra que es puro espectáculo, para el análisis quedan las labores rítmicas perfectamente conjuntadas de Michael Anthony y Alex Van Halen que forman un duo de demolición imparable en todo el disco. En "Fools" vuelven a dar una sobervia clase de aguante y quite a las guitarras del genio Eddie y a las locuras vocales de David Lee Roth que sigue enervandonos como solo él sabe hacerlo en "Romeo Delight", poderoso corte que serviria a la banda como overtura para sus conciertos durante varios años.

En los dos primeros trabajos de estudio, Eddie hacia gala de su poder en un par de cortos pero brutales instrumentales; en "Tora-Tora" lo vuelve hacer aunque no te deja con la boca abierta como en "Eruption" si es un preludio perfecto para la correosa "Loss Control" que entra a matar desde la primera nota de riff.

Que Van Halen dominan a la perfección varios estilos dentro del Rock( Se labraron su inicial carrera musical a base de covers clásicos del género) queda patente en "Take You Whiskey Home" y "Could This Be Magic" en las que hacen un ejercicio retrospectivo de Rock sureño primero y Country Rock después en el que demuestran que además de ser grandes músicos y tener un excelente sentido del humor, a la hora de hacer voces (Michael Anthony ¡Que grande!) tienen pocos rivales. Otra muestra de esto último lo vuelven a realizar en "Its A Simple Rithyme" con la que cierran la tercera obra maestra de su corta pero imparable hasta el momento carrera discográfica.

Caído en Little Big Horn










viernes, 2 de marzo de 2012

SCORPIONS. Antes del gran salto. Segunda parte



El refrán "a la tercera va la vencida" le viene como anillo al dedo a este tercer álbum de la banda germana ya que fue con este disco con el que la banda empezó a ser escuchada fuera de su país y el que les abrió el camino del éxito en la tierra del sol naciente.

Fue también el disco con el que la banda realizó su primera gira fuera de las fronteras de su Alemania natal llevándoles por media Europa y el primer disco en el que la figura del productor Dieter Dierks hace su presencia y que se mantendría junto a ellos durante los siguientes casi veinte años. Ambos, productor y banda, saldrían beneficiados de manera más que notable con esta relación en sus correspondientes carreras profesionales.

El hecho de que Dieter Dierks sea el productor del disco se nota y mucho con respecto a sus dos anteriores obras en las que precisamente la producción era la asignatura pendiente en los resultados finales de los dos discos de la banda, que si bien no eran malos discos, sobretodo el segundo titulado "Fly To The Rainbow", en el que la banda ya empieza a definir el sonido característico que les haría despegar en la década de los '70, y en el que ya nos podemos encontrar con algunos de sus clásicos de esa década, sí que se puede decir que el hecho de que el propio grupo se encargara de esa labor no les iba a llevar muy lejos.



Pero si algo hace grande a un disco es la calidad de los temas que lo componen, y de eso "In Trance" va sobrado. Aquí ya nos vamos a encontrar con clásicos indiscutibles del grupo en estos primeros años de carrera, tanto los temas más cañeros como la inicial y parcialmente cantada por Roth "Dark Lady", la rockera y enérgica "Robot Man", o el que para mi es el tema estrella del disco "Top Of The Bill", con uno de los riffs de guitarra más adictivos de la banda en estos años, destilan calidad por todas y cada una de las notas de las que están compuestas.
Tres temazos indiscutibles e indispensables que durante muchos años formaron parte de los set list en los conciertos en directo del grupo.

Si buscamos clásicos en la faceta más pausada y tranquila del grupo también los vamos a encontrar. Tres medios tiempos magníficos forman parte de la primera mitad del disco; "In Trance", "Life's Like A River" y "Living And Dying" son tres grandes canciones llenas de sentimiento y pasión. Sobretodo las dos primeras en las que aparte de las maravillosas melodías de las estrofas destacan sobremanera unos estribillos comerciales a la par que maravillosos que hacen de estos temas algo mágico.

Pero si además buscamos sentimiento y magia desbordantes no se puede dejar de lado dos temas que de eso van sobrados, y los dos compuestos por Ulrich Roth. Las baladas "Evening Wind" y "Night Lights". La primera maravillosamente cantada por Klaus Meine derrochando sentimiento como él sólo sabe hacerlo cuando interpreta un tema de estas características y la segunda es un tema instrumental en el que la protagonista en este caso es la guitarra de Roth. Las dos mágicas, las dos maravillosas.

"Sun In My Hand" y "Longing For Fire" completan el disco, la primera un seudo blues con toques psicodélicos cantada por Roth y la segunda un buen tema rockero que sin embargo, para quien escribe esto, están un peldaño por debajo del resto de temas que componen un disco que sirvió al grupo para ponerlo en la órbita de la primera división del Hard Rock europeo.
ALVARO KINTANA URRESTARAZU.





Pocos discos tienen un comienzo tan demoledor como "Virgin Killer". "Pictured Life" y "Catch Your Train" son temas de manual práctico, de esos que si existiesen las "Escuelas de rock" ( Como la de la película) deberían ser obligatorios.

Casi nunca he escuchado una guitarra como la de Rudolf Schenker emanar unos riffs tan atómicos y directos. Parecen sencillos, lo sean o no, suenan de muerte. En "Backestage Queen", límpios y cristalinos a lo John Fogerty; los solos de Uli Roth, directamente te matan.

Lo mires por donde lo mires, las comparaciones con Mathias Jabs, son odiosas. Escuchando como puntea el muy cabrón de Roth en todas las canciones del disco, acabas odiando a Mathias Jabs con todas tus fuerzas, y terminas preguntándote por qué Klaus Meine parecía un pelele en algunos cortes de "Love At First Sting", eran otros tiempos supongo. Escucharlo despellejarse vivo en "Virgin Killer" ( Uno de los cuatro temas firmados en solitario por Uli Roth) y no salir del asombro es todo uno.

Buchholz y Rudy Lenners por otra parte, forman la sección rítmica más achicharrante de los Scorpions. Uli Roth, es tan jodidamente bueno que hasta se atreve a cantar ¡ Vale! Preferimos a Klaus Maine, pero lo borda en la desquiciante "Hell- Cat" y en la pasadísima de vueltas, hipnótica y salvaje "Polar Nights".

Hay un par de intentos baladísticos bastante interesantes dentro del álbum. "In Your Park" y "Cryng Days", contienen esbozos de lo que serán las futuras baladas de los alemanes, talón de Aquiles de los Heavies ochenteros. Aunque "Cryng Days", deslumbra por sus riffs que le otorgan un aire cargado de misterio.

"Yellow Raven", con la que concluyen, si es una balada con todas las de la ley. Envuelta en riffs y solos de guitarras "Prog-Roqueros", hacen de cordón umbilcal con las dos primeras referencias del catálogo de los Scorps, que ni es peor, ni mejor que lo que vendría después. Simplemente diferente.

Autor: Caído En Little Big Horn




Este disco marcó el final de una época para el grupo, a la vez que fue el último que grabaría en estudio el que hasta entonces fue su guitarra solista Uli Jon Roth (o Ulrich Roth) y el primero que grabaría el que durante muchos años sería su batería Herman Rarebell.

Uli Jon Roth abandonó el grupo ante las desavenencias musicales con Klaus Meine y Rudolf Schenker, ya que estos estaban buscando un sonido diferente para el grupo, más comercial y actual, y esto era algo en lo que el guitarrista no estaba de acuerdo. Así que después de la gira que llevó al grupo por medio mundo, Japón incluido, y la edición del impresionante live "Tokyo Tapes", Uli Jon Roth decide abandonar la nave y empezar su carrera en solitario.

El legado musical que dejó Roth con los SCORPIONS es enorme y está repleto de fuerza y creatividad, ya que no sólo se dedicó a tocar su instrumento con una calidad fuera de toda duda, influido notablemente por Jimi Hendrix, algo que él nunca ha negado, si no que también participó notablemente en la composición de muchos de los temas del grupo, e incluso en algunos de ellos, los que él componía, participó activamente en las labores de cantante solista dándole un aire diferente al sonido general de la banda.

Este es el primer disco de los alemanes que escuché en mi vida allá por el '81 u '82, lo tenía puesto mi hermano mayor en el equipo de casa y nada más escuchar el primer tema "Steamrock Fever" el flechazo fue instantáneo, el estribillo del tema me atrapó al momento, es adictivo, directo y comercial. Un temazo cañero de tres minutos y medio que te engancha a las primeras de cambio y una manera genial de empezar un disco.
Pero lo mejor estaba todavía por llegar.

El segundo tema es una de esas canciones que no te explicas cómo no está incluida en los set list de la banda de manera obligatoria desde entonces. "We'll Burn The Sky" es un tema inmenso, un tema dividido en dos partes claramente diferenciadas. Una primera lenta y maravillosamente cantada por Klaus Meine como él sólo sabe hacerlo dotando al tema de unas sensibilidad increíble y una segunda más marchosa y cañera que hace que tus pies y tu cabeza empiecen a marcar el ritmo y tus cervicales sufran de manera inhumana. Para mi es uno de los mejores temas del grupo en toda su historia. Es mi debilidad y es una de esas canciones que me llevaría a una isla desierta si ninguna duda.


El disco sigue con "I've Got To Be Free", otro gran tema de puro Hard Rock compuesto por Roth y que para mi es una de las joyas escondidas del disco ya que si no me equivoco el grupo nunca llegó a interpretarla en directo. Una pena, porque este tema desprende fuerza y energía a raudales obligando a Klaus Meine a forzar su garganta ya que lo canta de una manera muy agresiva.

Después vienen "The Riot Of Your Time" y The Sails Of Charon", otros dos buenos temas de Hard Rock marca de la casa por aquel entonces, el primero marcado claramente por la guitarra acústica de Schenker y por la que por encima sobrevuela Roth con un riff de guitarra maravilloso y la segunda una composición de Roth con un riff de guitarra magnífico y un ritmo muy marcado y uno de los temas más versioneados del disco. El mismísimo Yngwie Malmsteen hizo una versión de este tema para su disco de versiones "Inspiration" lo cual lo dice todo.

A continuación llega el tema estrella del disco, o al menos el único que fue elegido como single. "He's A Woman, She's A Man" es un tema cañero que desprende energía pura y en el que destaca sobremanera el riff de guitarra inicial que te engancha a las primeras de cambio y un estribillo magistral de esos que te hacen cantarlo hasta que te quedas afónico. Es también otro de los temas más versioneados del disco y un clásico indiscutible en la historia del grupo. El cual incomprensiblemente tampoco lo interpretan en directo desde hace muchos años.

Para terminar el disco como tal le toca el turno a todo un baladón marca de la casa como es "Born To Touch Your Feelings", es sencillamente una canción maravillosa que desprende sentimiento y sensibilidad a raudales y que cantada por Klaus Meine alcanza cotas increíbles de pura magia rematada finalmente por unas voces femeninas que dotan al tema de unas sensaciones maravillosas.

En la reedición del 2001 se incluyeron dos temas. El primero "Suspender Love" fue en su momento la cara B del único single del disco y que más adelante aparecería en su versión en directo en el live "Tokyo Tapes". Es un gran tema con un ritmo muy marcado y en el que Meine canta de manera muy sugerente y sensual, y el segundo es el tema que quedó fuera de manera incomprensible en la reedición del 2001 del "Tokyo Tapes" titulado "Polar Nights", un temazo compuesto y cantado por Roth y que en directo cobra otra dimensión de la que tenía en estudio.

A mi "Taken By Force" es el disco que más me gusta de la primera etapa del grupo, quizás sea porque fue el primero del grupo que escuché, no lo sé, y aunque he de reconocer que otros discos de esa misma etapa como "Virgin Killer" o "In Trance" son también grandes discos, sobre todo el primero, me quedo de largo con este último que grabó el gran Uli Jon Roth para la banda alemana. Un disco sin rellenos, un disco donde todos los temas son buenos, muy buenos o extraordinarios y en el que curiosamente el guitarra no canta ninguno de los temas que compuso para el disco.

Alvaro Kintana Urrastarazu