sábado, 19 de mayo de 2012

NOVEDADES



Menudo artefacto se acaban de sacar de la chistera los señores Wilson y Akerfeldt, líderes respectivamente, de Porcupine Tree y Opeth.
Algunos esperábamos un disco cercano a cualquiera de las dos bandas, si me apurais, más cercano a los trabajos de Opeth que a los de los Tree. Ni hablar. Nada de eso. Nos han descolocado a todos, señores..

Este es un disco difícil de comentar. Porque es difícil de escuchar. Puede que sea hasta difícil de entender. Oyendo el primer tema “Drag Ropes”, uno tiene que mirar si no le han colado algún CD de alguna banda sonora de una película de Tim Burton. Un tema oscuro, largo, denso, y, por supuesto, muy, muy alejado del rock. Empieza la inquietud: esto… ¿qué coño es? Atmósfera inquietante, coros casi operísticos… joder, toda una sorpresa. Aún no sabemos si agradable o no. El vídeo con el que han ilustrado este tema no tiene desperdicio, una historia inquietante donde las haya.
Parece ser que estos dos elementos se juntaron en varias ocasiones, con la intención de grabar canciones, sin ideas preconcebidas de lo que iba a ser esa colaboración. Se dedicaron a beber vino, y a dejar que la música fluyera. Y experimentaron… vaya si experimentaron. No sabemos si los efluvios del vino tuvieron algo que ver, pero gente como Robert Fripp, El Maestro Del Experimento, se sentirá muy identificado con esta música.



Avanzamos en el disco, y nos encontramos la verdadera joya del disco, el tema que da nombre al mismo. Una joya minimalista. Sonidos de una tormenta lejana, una guitarra acústica, la voz susurrante de Wilson, algún solo de guitarra floydiano pero minimalista también… y tenemos uno de los temas más hermosos que se hayan escrito en lo que llevamos de año. El final del tema es algo descacharrante, algo que nos encontraremos en alguna canción más, pero eso no le quita ningún mérito.

“Hag”, “Happy” y “Lock Howl” continúan con la atmósfera crimsoniana del disco, hasta llegar al tema final, “Ljudet Innan”, otro tema largo y atmosférico, casi instrumental en su totalidad.
La parte vocal de la mayoría del disco corre a cargo de Wilson, dejando a Akerfeldt más bien poco espacio en ese sentido. Y las instrumentales, corren a cargo de estos dos genios, excepto breves partes de percusión, en las que encontramos al siempre eficaz Gavin Harrison.

Lo dicho: a la hora de enfrentaros a este trabajo, no os dejeis influenciar por los trabajos o bandas de Wilson o Akerfeldt. Esto no tiene nada que ver. Liberaos de prejuicios, y preparaos para escuchar una amalgama de sonidos poco común. Extraños, hermosos… sonidos que invitan a la introspección. La primera vez no entra, la segunda, quizá tampoco. Dadle más escuchas.

Y se me olvidaba lo más importante: yo prohibiría escuchar este disco de día, o con cualquier clase de luz. En la oscuridad es donde toma su verdadera dimensión. Hacedme caso, os dirá cosas, muchas cosas….
Ricardo Moreno "Ritchie"


lunes, 14 de mayo de 2012

REEDICIONES



¿Quien coño es Max Webster? ¿Un guitar Hero desconocido? ¿Una decrépita "Glam-star" caída en desgracia? ¿Un teclista de una banda "Prog-rockera" de los 70?...Podría ser todos y ninguno al mismo tiempo...MAX WEBSTER es una banda que en Canadá (Su país de origen) petó bastante bien a mediados de los años 70. Cuatro tipos que bajo un nombre propio desarrollaban un rock duro bastante original, rallando en lo experimental en varias de las fases de las nueve canciones de este trabajo.

Sin ser Rock progresivo abiertamente, si que lo practican mezclándolo con otros estilos rockeros. Pero no esperéis largos desarrollos instrumentales ni bucólicos pasajes sonoros, el rock "Made-In" Max Webster puede captar elementos de la música de Genesis o King Crimson pero la banda liderada por el guitarrista y vocalista Kim Mitchell los aprovecha de otra manera bien distinta...

...O bien para acompañar una fuerte melodía rockera, o para añadir un poco de barroquismo a temas del estilo de "Toronto Tontos", un explosivo combinado de música rock entre Zappa y Captain Beefheart que parece que gozó de cierta popularidad en Canadá.


El cuarteto destaca por la potencia y originalidad del sonido guitarrero de Kim Mitchell, combinado con un sutil, ágil y efectivo teclado a cargo de Terry Watkinson y un agresivo bajista calveras con melena y barba (Una combinación matadora) que responde al nombre de Mike Tilka. Sus nombres no me decían nada hasta el momento, a partir de ahora ya será otra cosa...Por otra parte, no nombrar al batería Paul Kersey sería un acto de felonía , y es que este buen hombre aporrea su instrumento al estilo de Bun E Carlos (Cheap Trick), lo que no es moco de pavo. Además, ambas bandas (Cheap Trick y Max Webster) tienen algo en común, una música directa pero estrafalaria, combinando originalidad musical con estética friki.

Estas buenas gentes asociaron sus ideas al productor de Rush Terry Brown, con el que grabarían dos discos más en los últimos 70, "High Class In Borrowed Times" y "Mutiny Up My Sleeve", dos discos aprovechables si, pero ninguno con la exagerada inmediatez y originalidad de este debut de 1976 reeditado por "Rock Candy". Desde ya entre mis discos favoritos del rollo setentero gracias a temazos de la talla de "Hangower", "Here Among The Cats"o "Only Your Nose Knows"...Ya estáis tardando en descubrirlos!!!

Caído en Little Big Horn




viernes, 4 de mayo de 2012

MIRADA RETROSPECTIVA



Donita Sparks...¿De verdad que esa mujer no tiene un par de pelotas? No tengo dudas, Mrs Sparks, Suzi Gardner y Dee Parks suman más mala hostia y rockean más que la mitad de "Possers" y "Metal Heads" de la década de los 80. De una buena parte de la "Brigada de la laca" mejor no hablar...

Se de buena tinta que son varios los grupos de gallitos que se han cagado en los pantalones antes de saltar al escenario después de ver como se las gastaban las chavalas en vivo y en directo.

La Sparks nunca se ha andado con chiquitas, ella no es miembro de las Vixen, así que en sus conciertos  igual le daba por bailar medio despelotada como por lanzar compresas y tampones al respetable ¿Finas y seguras las L7? Más bien desvergonzadas e irreverentes, otra muesca más del "Rock and roll Lifestyle"...

...Desde finales de los 80 L7 son militantes con carnet del exclusivo club del "Rock Independiente", lo que luego llamarían "Alternative Rock". Con un primer LP del año 88 que no escucharon ni sus padres cuando salió, pero que conocimos muchos en 1993, un año después de que la banda publicase su trabajo más recordado: "Bricks Are Heavy"

Entre medias quédense con este nombre, "Smell The Magic", álbum del año 90 y que la banda tituló así por el olor a mierda que se respiraba en el callejón al que daba el estudio de grabación donde la banda lo estaba registrando.

Luego llegaría el 92, y con él "Smell Like Teen Spirit"...Y uno de sus contemporáneos fue el sencillo "Pretend We're Dead", un pegajoso "Pop Metal Grunge" que les sonrió y de que manera. Luego vendría "Hungry For Stink" en el 94, con una portada horrenda y el recordado "Andres" como tema más destacado de un trabajo bastante irregular.


L7 se pasarían tres años encalladas y en 97 se hacen a la mar como trío publicando "The Beauty Process: Triple Platininum", un disco a la altura de "Bricks Are Heavy".

Las exigencias "Post Grunge" no parece que hayan aplacado ni la ira sónica ni el nivel de los nuevos temas. L7 rockean descarada y descarnadamente durante todo el álbum. Pisan a fondo en "Bad Things", donde forjan a su manera el universo metálico que a ellas les gustaría reinar. 

Dominan posesivamente a golpe de riff en los lascivos ritmos de "Must Have More" y "Bitter Wine". Vician el aire insuflandonos envolventes cortes de insano "Doom Rock" en la genial "Drama" o en la narcisista "Me, Miself & I" (Inspirada seguramente en el "Wild Thing" de los Troggs); abordan el "Post Grunge" en las oscuras melodías de "Non Existent Patricia" y la desquiciante "Lorenza, Giada, Alessandra"...

...En fin, que durante 46 minutos L7 no dan tregua ni a Dios es Cristo, mostrando madurez como banda rockera (Esa fenomenal "Off The Wagon") y ejecutando un Pop rock moderno de lo más mono cuando se lo pide el cuerpo ("Moonshine") , con clase y sobre todo testiculina, mucha testiculina.

Caído en Little Big Horn