martes, 30 de agosto de 2011

MIRADA RETROSPECTIVA


¿Que hace una banda de quinta fila como Tokyo Blade compartiendo blog con bandas como Rainbow, Judas o Def Leppard? Ni idea. Y es que este disco de los británicos metaleros, ni siquiera es uno de los trabajos de cabecera dentro de su discografía, ni tampoco es de los favoritos entre sus fans.

En realidad para este trabajo del 87, la banda vuelca todos sus esfuerzos en americanizar su sonido e imagen. En la portada ya se puede apreciar el cambio, al encabezar el nombre del grupo con el del guitarrista Andy Boulton, y una foto del mismo a la moda americana de la época. Más parece un disco de una banda tipo Ratt o Great White, que el de una formación del pelotón de los rezagados en la "NWOBHM".

Las nuevas pretensiones de encandilar en America para Tokyo Blade se van a quedar en eso precisamente, pretensiones. Las nueve canciones de "Ain't misbehavin'" por otra parte, no están nada mal.
Durante treinta y cinco minutos los fans de Dokken se lo pasarán bastante bien escuchando sucedáneos de la música de "Under lock & key" o "Tooth & nail".

"Heartbreaker" es un "Unchain the night" desde casi el comienzo y "Too much to sun" recuerda mucho al "Night rider" del "Breaking the chains". En "Watch your step" se suman a Dokken los primeros Black' N' Blue y en "Movie star" Kix y Loverboy se unen a la fiesta pro-hard-americana de los ingleses. Como podeís leer, estamos ante uno de los discos menos originales de la historia del rock duro metálico ¡Pero que diablos! Los temas son divertidos y pegadizos.


"Hot for love" en su enésimo intento de sonar a Dokken es hasta cojonudo. El desconocido Pete Zito (vocalista en este disco) se esfuerza más que nunca en emular a Don Dokken, y los riffs de Boulton se inspiran más de la cuenta en George Lynch. No hace mucho Boulton declaró que en aquella época estaba obsesionando con Dokken. No hace falta que lo jure.

No busqueis por lo tanto, otra cosa que no sea una decente (casi indecente) imitación de los primeros Dokken. Si es así, recibireis de buena gana temas como "Tokyo city", "Love & hate" o "Don' t walk away".
El disco ha sido reeditado por "Cherry red" en edición doble cd, siendo su compañero de caja el anterior álbum de la banda "Blackhearts & jaded spades".

Caído en Little Big Horn

lunes, 29 de agosto de 2011

DEF LEPPARD: LIVE & MORE


Seguramente que no es la mejor época para que Def Leppard saquen un disco en directo. Quizás perdieron una gran oportunidad de hacerlo después de la gira del "Hysteria", o que se yo, del "Adrenalize". Material bueno para ello tenían de sobra. Recordemos que el material en video que publicaron en los ochenta monstraba a una banda con un directo increible y con una puesta en escena que se beneficiaba de todos los beneplácitos que les otorgaba el éxito masivo. Otra de las cosas fundamentales en los directos de los de Sheffield era la de contar con una formación equilibrada y sobrada de calidad y carisma. El desaparecido guitarrista Steve Clark aunaba ambas y entre el resto de componentes se lo repartían.

Han pasado más de veinte años entre los Leppard que asombraron al mundo con la conjunción perfecta del pop y el hard rock, Steve Clark ya hace tiempo que no está entre nosotros y la banda hace lustros que no publica material propio decente, pero este directo por lo menos sirve para ponernos una sonrisa en la cara a rítmo de himno. Entre los temas que todo fan de los Leppard quiere escuchar ( "Animal", "Make love like a man") alguno rescatable de su floja última entrega (la potable "C' mon C' mon") y alguna cosilla más. Pero lo importante es volver a disfrutar del potente comienzo de "Rock! Rock (Till you drop)", de la fuerza de "Rocket" y la emoción contenida que nos proporciona una vez más "Animal".

Sorpresas cero, aunque personalmente hubiese preferido alguna como "Woman" o "God of war" en lugar de la totalmente prescindible "Nine lives", con todo, un placer para nuestros oidos "Too late for love", la melancólica y celebradísima "Foolin'" o la popera  y empalagosa "Love bites". Otras encarnaciones en directo de interes en esta primera parte de "Mirror Ball" son "Two steps behind" (del "Retro-active") y "Bringin' at the heartbreak", y por supuesto, y pese a la baja forzosa de Steve Clark, "Switch 625", el potente instrumental del "High' n' dry", que sigue siendo una de las bazas que la banda uliliza en directo para rockear duro.

Es dificil saber la gasolina que les queda en el deposito a los Def Leppard. Cuando hay que enseñar los dientes, el Leopardo sigue haciendolo. Joe Elliot cumple en momentos exigentes tipo "Photograph" o "Rock of ages", y se deja  llevar en "Pour sugar on me" y "Let' s get rocked", dos de los grandes epinicios de la banda. Por cierto que el disco presenta tres temas nuevos en estudio; "Undefeated", "King of the world" y "It' s all about believin'". Ninguno es realmente un mal tema, pero están a miles de kilometros de la mayoria de las canciones que vienen en este directo. Entretenido.

jueves, 25 de agosto de 2011

AIRRACE: BACK TO THE START


Aor ochentero. Do you remember? Seguramente que pese a tener en "Shaft of light" (único disco hasta este año)  a Jason Bonham en sus filas, Airrace pasaron con más pena que gloria. Para los fans del aor, la banda y aquel disco eran de culto basicamente. No hace demasiado, las buenas gentes de "Rock candy" lo reeditaron, y en el año 2011 de nuestro señor, Airrace publican "Back to the start" con el sello monopolio "Frontiers".

Jason Bonham obviamente no está, pero si el excelente vocalista Keith Murrell y el solvente guitarrista y productor Laurie Mansworth. Entre los dos han concebido un disco entrañable de aquel aor que ellos ya practicaron, y otras bandas de las que Keith y Laurie chuparon su jugo, ya sabeis, los Boston, Journey, Foreigner, Survivor...

Sin buscar ser originales, han grabado un fajo de buenas canciones puramente veraniegas, y algunas rebosantes de mágia ochentera. Se les ha ido la mano ligeramente en "Two of a kind" o "When Baby", donde les expolian a Boston varios riffs y melodías (No son los primeros en hacerlo este año, ni han sido los más descarados) pero consiguen un par de temas jaraneros y muy pegajosos.

Otro par de dulces gominolas hard-aoreras son la inicial "Keep on going" y "Call me anytime", entretenidos y que nos catapultan a su primer disco, el entrañable y ya mencionado "Shaft of light".
"So long" es un corte de aor puro, mezcla entre el aor británico y el americano de los Survivor. El rítmo del tema salvando las distancias, es "Eye of the tiger" total.

"Back to the start", aparte de ser el tema que titula el disco, es un buen decálogo de Hard aor bien ejecutado, un tema con el cual, los descontentos con los nuevos Journey disfrutarán seguramente. Grandes guitarras, excelentes melodías vocales. Apuntad lo mismo de "Just one kiss", en la que otra vez resuenan ecos de los Boston al ser escuchada.

Apartir de este tema, el disco vira hacia el rock duro, tendiendo a diluirse las melodías almibaradas en riffs potentes y rítmos más machacones, como los de "Wrong way out" o "One step ahead"; esta última tiene un excelente toque a los Journey del "Escape".
En "Enough of you lovin'", el aor ya ha sido rebajado hasta la mínima expresión, hard rock ochentero fiero, con un sonido de la hostia y hasta deudor en mi opinión de los mismísimos Kiss del post maquillaje.
"You better believe it" vuelve a "hard-nockear", con una contundencia setentera sin paliativos, y "What do you want for me" vuelve al principio de la historia de Airrace, su debut.

"Back to the start" es un disco que curiosamente, no es tan inmediato como otros recientes lanzamientos aor del sello "Frontiers", pero su gracia reside ahí precisamente, en la tan manida frase "gana con cada escucha". Notable.

Caído en Little Big Horn

sábado, 20 de agosto de 2011

MIRADA RETROSPECTIVA



"Rising" es el segundo disco en la discografía de RAINBOW, el segundo que Ronnie James Dio grabó con Ritchie Blackmore y el primero que el resto de componentes del grupo (Cozy Powell batería, Tony Carey teclados y Jimmy Bain bajista) grabaron con el "Man In Black", ya que el excéntrico guitarrista se deshizo del resto de componentes de ELF nada más terminar de grabar el primer disco de la banda titulado genéricamente "Ritchie Blackmore's Rainbow" y quedarse sólo con el pequeño vocalista. Al resto de componentes de ELF los consideraba mediocres para representar en vivo los temas que tenía pensados para su grupo recién formado.
"Rising" es un disco magistral, para mi mucho mejor que su predecesor, que ya es decir, y un disco donde Ritchie Blackmore dió rienda suelta a sus magistrales riffs de guitarra y donde se explayó todo lo agusto que pudo desarrollando unos solos sólo al alcance de unos pocos elegidos con una maestría absoluta y donde las melodías son parte fundamental del desarrollo general del disco.
Es el disco, además, donde Dio empezaría a desarrollar esa temática fantástica en las letras que más adelante desarrollaría ampliamente en sus posteriores proyectos, tanto en BLACK SABBATH como en solitario.
Es un disco más alegre que su predecesor, con un tempo en los temas más acelerado y con una producción a cargo de Martin Birch muy superior a "Ritchie Blackmore's Rainbow". Es en términos generales, un disco superior al anteriormente citado y uno de los mejores, si no el mejor, en la discografía de RAINBOW.

El disco comienza con el tema "Tarot Woman", sin duda uno de los destacados del disco, con una intro de teclado a cargo de Tony Carey y donde poco a poco empieza a sonar la guitarra de Blackmore con un riff secillo pero efectivo para desembocar en un ritmo pegadizo y un sólo de guitarra a cargo de Blackmore magistral. Una canción que en un principio iba a ser destinado para comenzar los conciertos del grupo pero que tuvo que ser desestimado por la banda ante la imposibilidad de la misma de conseguir que resultase en vivo tan efectivo como resultaba en estudio.
Le sigue "Run With The Wolf", con un tempo más lento que su predecesora, más en la onda de los temas de su primer disco donde destaca sobremanera el puente anterior al estribillo cantado maravillosamente por Dio. Un estribillo corto pero efectivo al que sigue el riff de guitarra que Blackmore se inventó para él y que hace que un tema en apariencia tan sencillo como este gane muchos enteros.
Le sigue "Starstruck", canción que el grupo ya tocaba en vivo durante la gira del disco anterior, y que me recuerda mucho a la etapa anterior del "Man In Black" en DEEP PURPLE, con un tempo muy festivo y un riff de guitarra altamente adictivo que hace de este uno de los temas destacados del disco. Es la única canción de este disco incluido en ese magnífico disco en directo de aquella gira titulado "On Stage".
A continuación viene "Do You Close Your Eyes", que comienza con un riff de guitarra sencillo a la vez que muy efectivo y que posee uno de los estribillos más comerciales del disco. Un tema que servía al grupo para terminar los conciertos de aquella gira en el único bis con el que deleitaban a su público y que ya interpretaba el grupo durante la gira de su anterior disco como ya ocurría con el tema anterior.
A continuación le sigue uno de esos momentos que se pueden catalogar como inmortales, un tema que representa para muchos de sus seguidores como la cima creativa de Ritchie Blackmore, me refiero a "Stargazer", es  magnífico, un tema fuera de serie, ocho minutos y medio de pura esencia RAINBOW, la quinta esencia de la filosofía Blackmore, una canción que en un principio iba a tener una parte central interpretada por la Orquesta Sinfónica de Munich pero que al final fué desestimada por el propio Blackmore al considerar que quedaba demasiado florido. Posee uno de esos estribillos comerciales a la vez que pomposos y épicos que te hacen darte cuenta de que esta gente no eran de este mundo. Por no hablar del sólo de guitarra que se inventó Blackmore para el mismo, un sólo extraordinario sólo al alcance de los más grandes.
Como ya he dicho, un tema inmortal, para mi el mejor de toda la discografía de RAINBOW, un tema que curiosamente el grupo apenas interpretaba en directo ya que les ocurría como en el anteriormente citado "Tarot Woman", que el grupo no conseguía trasladar al directo la magia que tenía en su versión de estudio.
Y para terminar el disco le sigue otro tema de más de ocho minutos, "Light In The Black" poco o nada tiene que ver con su predecesora, en este caso estamos ante una canción con un ritmo mucho más dinámico, enérgico y acelerado, un tema con un riff de guitarra muy comercial y altamente adictivo que en su parte central nos desvela una serie de sólos a cargo de Tony Carey con su Hammond y de Ritchie Blackmore con su Stratocaster que parece una lucha de poderes en la que parece que nadie gana al final. Un tema con unos ingredientes de Hard Rock progresivo que hacen las delicias de cualquier amante del universo de RAINBOW y en definitiva del universo del "Man In Black".

"Rising" para muchos de sus seguidores, entre los que yo me incluyo, es la cima creativa de Ritchie Blackmore, sin olvidarnos de ese pequeño gran vocalista llamado Ronnie James Dio que no sólo intervino en la elaboración de las letras, que son todas suyas, si no que también fué parte importante junto a Blackmore de la composición de todos los temas que se incluyeron en este disco tan magistral. A partir de aquí vendrían otros discos, grandes también, cómo no, incluso llegaría el exito comercial de masas con otros discos que poco o nada tienen que ver con la música que el grupo creó para este disco, eso sí, la esencia pura de RAINBOW estuvo en todos ellos, la guitarra inmortal de Ritchie Blackmore es parte esencial de la música del grupo, para eso era su grupo, pero en mi humilde opinión, en ni uno de los siguientes trabajos que publicó el grupo consiguieron transmitir la magia que consigue transmitir este disco.
Como curiosidad me queda este apunte, aparte de los temas que Blackmore decidió que iban a entrar en el disco, el grupo también tenía compuestos otros dos temas, y estos eran nada más y nada menos que "Kill The King" y "Long Live Rock 'N' Roll", el primero lo compuso el grupo para dar comienzo a los conciertos ya que como lo he comentado antes "Tarot Woman" se les atragantaba y no había manera de que les quedase como a ellos les gustaba, y el segundo ya lo interpretaba el grupo de vez en cuando en algunos conciertos durante la gira perteneciente a este disco, de todas formas Blackmore decidió dejarlas a parte para que formaran parte de su siguiente disco.
 A.K.U.

jueves, 18 de agosto de 2011

NOVEDADES


El regreso de los mastodónticos Yes sin uno de sus fundadores (John Anderson), era cuando menos mosqueante. Para reemplazar lo irremplazable Benoit David, un desconocido del que se decía imitador de Anderson. Al escuchar el disco hemos descubierto que el tal David no se conforma con imitar al más puro estilo Arnel Pineda vs Steve Perry.

Los que se han copiado a si mismo son los propios Yes, pero no se asusten, no es en todos los temas y además el resultado es magnífico. El primer episodio corresponde a la suite  de cinco partes "We can fly" . Se da el caso de que hay un buen número de los componentes que grabaron el excelente "Drama", tanto por sonido como por la comentada línea del álbum; aunque "Overture" se alimente de la sangre de "Roundabout" y "We can fly" nos transporte con sus melodías a lo mejor de "Going for the one". Este tema me parece uno de los momentos más inspirados de Yes, refiriéndome al material de sus últimos veinte años. Lo más reconocible del caso son el bajo y guitarras de Squire y Steve Howe, mientras que las voces dobladas en el estribillo al modo John Anderson pueden llevar a la confusión y pensar perfectamente que el mítico vocalista de Accrington está interpretandola.

"Sad night at the airfield" repite con una preciosa intro de Steve Howe el "chorus" de la anterior pieza, después evoluciona hacia una balada sinfónica de lo más agradable, con una curiosidad, hay un solo hacia el final del tema en el cual Steve Howe me recuerda a David Gilmour.


"Madman at the Screens" vomita a los Yes del "The Yes album", un emocionante rock progresivo para nostálgicos setenteros, tan trillado por ellos mismos como genial. Los pasajes de Geoff Downes reviven con acierto a Rick Wakeman o Tony Kaye con el absoluto dominio de organos Hammond, pianos, melotrones...mientras, "Bumpy ride" y "We can fly reprise" cumplen perfectamente como instrumentales y repetición de la overtura de la suite.

La otra parte del disco se desarrolla de manera diferente a la de la suite, enarbolando la bandera del álbum "Drama" con "The man you always wanted me to be" como estandarte; brillante y agradable pop sinfónico ejecutado con elegancia por todos los miembros de Yes. "Life on a film set" es muy similar al tema "In the court of the Crimson King" de King Crimson en su primera parte, progresando musical y vocalmente hacia derroteros que identifico en los surcos del "Relayer". Los Yes más comerciales son los de "Hour of need", tan retro como acústico y acicalado.

Notable es el instrumental "Solitaire", en el cual Steve Howe saca la clarividencia que se le presume, inspiradísimo y clásico, si te cuentan que es un sobrante de una sesión setentera, picarias fijo. Finalmente la espacial "Into the storm", que deja muy buen sabor de boca para un buen disco, muy bien producido por Trevor Horn, y con una portada acojonante de Roger Dean

Caído en Little Big Horn

martes, 9 de agosto de 2011

REO SPEEDWAGON. Rock más allá del AOR



   INTRODUCCIÓN 

Formación de rock americana que nunca pretendió ocultar la indisimulable aura pop que su música poseía: melodías exquisitas, coros inolvidables, sonido perfecto .... rock que se perfecciona por la vía del pop. Pero haciéndonos sentir que su música rockea. Creadores de las ‘power baladas’ por excelencia, estos son los argumentos; éste es el camino, mediante el cual Reo Speedwagon se convirtió en la agrupación indispensable para una parte del público rockero de los últimos 38 años.

Los orígenes de la banda se remontan a 1.968 cuando dos estudiantes de la universidad de Illinois: el teclista Neal Doughty y el baterista Alan Gratzer deciden unirse para plasmar sus inquietudes musicales. En 1.970 el dúo se une al compositor Grary Richrath, luego se les uniría el cantante Terry Luttrel (sustituido en meses por Kevin Cronin) y el bajista Greg Philbin. El quinteto desarrollaba su música como banda local, consiguiendo cierta popularidad, pero sin conseguir publicar un álbum consistente. Después de dos álbumes ‘Reo 2’ y ‘Ridin´the storm out’ los enfrentamientos sobre hacia dónde debía ir la banda provocaron la salida del cantante y en su lugar entra Michael Murphy. Sin embargo, el nuevo disco pasó si pena ni gloria, y Kevin Cronin fue aceptado de nuevo. Al mismo tiempo, un nuevo componente, el bajista Bruce Hall pasó a formar parte de un grupo que buscaba plasmar las grabaciones con contundencia y energía en sus directos.
En 1.977 publicaron un excelso disco en vivo, llegando a ser disco de platino junto al éxito que alcanzó una de sus obras magistrales ‘You can tune a piano, but you can´t un a fish’. Las pobres ventas de su siguiente producción ‘Nine lives’ les hizo pensar que habían llegado a la cima de su éxito así que les sorprendió cuando en 1.980 editaron ‘Hy infidelity’ que fue número 1 en EE.UU, llevándoles a su etapa más gloriosa.
Ese renacer inesperado les llevó a un decaimiento con su siguiente publicación en 1.982 ‘Good trouble’, disco en el que se percibe el agotamiento de las larguísimas giras y conscientes de ello deciden parar durante un tiempo para introducirse de lleno en la nueva creación y reencontrarse con una inspiración que se tradujo en ‘Wheels are turnin’.
La descomunal repercusión estaba en su punto álgido, comenzando una decadencia con trabajos que aunque no tuvieron la repercusión de antaño, sí eran discos elaborados y muy pulidos.
En 1.990 Richrath y Gratzer dejan la formación y son sustituidos por músicos más jóvenes: Dave Amato y Bryan Hitt.
Después de giras mastodónticas y discos aclamados, la banda tenía que redefinirse y después de una etapa de transición, los nuevos músicos la habían reavivado y su sonido era tan poderoso como siempre.
Nos dejaron el legado de otras dos grandes obras, separadas en el tiempo, pero dándoles la libertad de seguir tocando en vivo en el que día tras día mejoran la calidad de sus representaciones, dejándonos la impronta de uno de los grandes de la historia.
IMPRESCINDIBLES:


                                                    HI INFIDELITY 1980


Curiosamente los críticos vieron a la banda como carente de imaginación y un estilo que se endulzó. Pero fue ese sonido simple y fiable el que captura todo lo bueno de su esencia. El grupo, con el paso de los años, había construido una gran audiencia con sus prestigiosos directos y, por contra, el cambio en la popularidad se les atribuye simplemente a la madurez y al trabajo duro.
La inclusión de baladas fue decisiva para el éxito comercial. En el trabajo destaca la balada ‘Keep lovin you’ canción que sale del alma y ‘Take it on the run’ vigorosa y rockera. Ambas canciones definen una era y le dan al álbum el poder necesario para sobresalir. El pegajoso ritmo de ‘Dont let him go’, el profesionalismo que irradian ‘Follow my heart’ e ‘In your letter’ hacen que Hi Infidelity sea considerada su mejor publicación.


         YOU CAN TUNE A PIANO, BUT YOU CAN´T TUN A FISH 1978

La llegada del nuevo bajista Bruce Hall afianza más el estilo de la banda, que daba sus primeras señales románticas en temas como ‘Time for me toy fly’ y la deliciosa ‘Do you know where your woman is tonigh’, sucedánea de Fleetwood Mac.
La guitarra artesanal de Gary Richrath y la voz rejuvenecida y apasionada de Cronin, nos ofrece temas como ‘Roll with the carges’ que demuestran que definitivamente la banda se reafirma.
Con el paso de los temas las guitarras suenan más poderosas con ello demostraron que podían hacer rock & roll cuando quisieran. Aún así, los seguidores del rock podían argumentar que Reo hacía que todo sonara demasiado amigable, carente de tensión, pero su profesionalismo y canciones elaboradas les ayudaron ante las críticas. En definitiva, un lanzamiento que trata de filtrar todo más con la razón que con la emoción.

CUATRO ELEGIDOS:

                               R.E.O. 1976

La vuelta definitiva de Cronin desemboca en un quinto álbum que les traslada a su período dorado. El momento de Reo Speedwagon ha llegado...., el comienzo con ‘Keep pushin’ se convierte en un clásico instantáneo que, a día de hoy, la banda sigue interpretando en vivo. El lanzamiento nos muestra que no todo el rock tiene espíritu juvenil. Hay muchos rockeros que suenan adultos, atemporales, sin importar la edad que tengan; el mensaje que intentan transmitir, del público al que pretendan llegar.
Gary Richrath contribuye con un tema instrumental ‘Thurkey trot’ y nos abre las puertas para sucesivas interpretaciones posteriores.
La autenticidad que nos ofrecen es una sensación que adorna casi todo el disco en realidad; los aires de grandeza de una banda que se sabe brillante, logra contagiar y convencer en cada uno de los ocho temas.


                            NINE LIVES 1979

Si los seguidores del rock consideraban a Reo un grupo falto de intensidad, el comienzo de este trabajo con ‘Heavy on your love’ o ‘Drop it’ demuestra lo contrario de una banda en el cenit de su interpretación con unos sonidos duros que huelen a flor de juventud. Novedosa fue la interpretación vocal de un Bruce Hall de ‘Back on the road again’ bonito regalo para los fans, dándole un plus a este lanzamiento. A pesar de la dureza del disco es de obligado cumplimento un momento power-pop ‘I need you toningth’, que descansa cómodamente sobre una adecuada base rítmica y unas teclas envolventes del inestimable Neal Doughty.
Es un álbum infinito con una personalidad arrolladora forjada por una evidente evolución que, honestamente creo, reúne todos los ingredientes para transformarse en un disco clásico de la banda.


           FIND YOUR OEN WAY HOME 2007

La banda encuentra el equilibrio perfecto de saber mezclar la selección de sus canciones, que se reencuentran con el sonido que les dio origen en los 70´s y con el mejor sonido que los mantiene en este 2007.
El productor Joe Vanelli se integra a Reo como un componente más, colaborando incluso en los teclados con Doughty.
La voz de Cronin se mantiene inalterable y más sabia con el tiempo, manteniendo su pasión, afinación y entrega que lo hace único. Su espíritu de superación lo demuestra en su creación en forma de balada ‘I need to fall’, donde sabe entregar la belleza de un momento romántico con pasión.
Y qué decir del mejor trabajo del guitarrista Dave Amato, en el que su capacidad queda demostrada con varios temas. Especialmente en la canción ‘Everything you feel’. Además, en los coros roza la perfección.
Todo ello resume un extraordinario trabajo para un esperado regreso.


                                        WHEELS ARE TURNIN 1984

La combinación de elegantes baladas con canciones de estilo pop-rock con dosis de energía, son la esencia del disco. Las composiciones de Cronin son más sólidas y se reconoce uno de los mejores momentos románticos de la banda: ‘Can´t fight this feeling’, transmitiendo cómo del sentimiento más noble se puede llegar a sufrir. Contiene un toque elegantísimo de piano conjuntado con la magistral voz de Cronin.
En cada canción del disco se nota a la banda más viva que nunca, como en ‘I do wanna know’ incluyendo turbulentos toques de guitarra y piano.
Son temas destacables ‘Break his spell’ y ‘Thru the window’ que reseñan una muy buena producción con una gratificante instrumentación que nos deleita con buen rock&roll. Los mismos éxitos obtenidos por Hi Infidelity les fueron otorgados cuatro años después por éste portentoso lanzamiento.

TRES PERLAS:

               RIDIN´ THE STORM OUT 1973

Debido a diferencias creativas Kevin Cronin deja la banda y se integra Mike Murphy a la voz. Éste es el álbum donde la banda comienza a encontrarse a sí misma y, aunque conservaba elementos de su bar-boogie-band, se acercaba bastante al estilo que mejor les definiría.
La consistencia de la grabación resultó en tracks como ‘Ridin´the storm out’ en la que esos minutos sólo confirman la sensación de estar ante una canción inmensa, inalcanzable e intocable. Una composición redonda, perfecta, que te toca cada nervio. ‘Son of a poor man’ un tema clave más blusera, llena de armonías y melodías espectaculares, en las que la voz de Murphy le añade dramatismo a la interpretación vocal. El resto del trabajo nos demuestra que éstos son los argumentos; éste es el camino mediante el cual Reo se ha convertido en una agrupación indispensable del público rockero.

                       GOOD TROUBLE 1982

El aspecto más atractivo de la grabación es su sonido. La producción presenta un buen trabajo a nivel musical. Su comienzo nos traslada a un tema ‘Keep the fire burnin’ con una calidad que permite disfrutar en profundidad todos los matices de los instrumentos, gracias a la guitarra acústica y el piano, y de la voz llena de pasión de Cronin. La producción del bajista Bruce Hall ‘Girl vith the Herat of gold’, tema esplendoroso, melodía y sincronización, con unos coros cargados de dulzura que aportan intensidad.
No falta el tema en el que Neal Doughty nos traslada en ‘I´ll follow you’ a ese toque sublime al álbum.
El remate lo logra Reo con ‘The key’ un registro simplemente brillante, que con el resto hacen sincronizar con la esencia más íntima y profunda de la formación.

                                              LIFE AS KE KNOW IT 1987

A pesar de que la crítica maltrataba a la banda, en plena madurez edita un sólido material demostrando que si estos tipos siguen adelante es porque la música es la pasión de sus vidas. Lo más notable es el deseo del grupo por probar algo nuevo y se ponen en manos de los compositores Tom Kelly y Billy Steinberg, que ponen de manifiesto que sus contribuciones difieren mucho de la esencia más rockera emocional de la formación.
Aún así, sobresale la balada de terciopelo ‘In my dreams’ en la que el mayor mérito parece recaer en la banda completa, que se une a una fantástica melodía. Difícil negarse a los encantos de un tema como éste. La rítmica ‘That ain´t love’, tal vez menos provocadora, pero no por eso pierde adrenalina. En definitiva, esta publicación nos recupera la hermandad y espíritu de su etapa más exitosa.

EL POLIZÓN:


                     REO SPEEDWAGON 1971

Los comienzos de la banda difieren mucho sobre el estilo que les dio fama una década después. Reo contiene todos los clichés de la época del movimiento hippie y su germinar se convierte en una tremenda banda de rock con tintes blues y ciertos matices progresivos. En este primer disco se pone de manifiesto el blues-boggie de un tema como ‘157 riverside avenue’, impulsado por un piano rockero de Neal Doughty y una incendiaria guitarra de Gary Richrath, que nos cautiva por su acelerado y vigoroso ritmo. Destaca la voz del carismático Luttrel en un notable momento como en ‘Lay me down’, tema que muy bien pudiera haber construido Jeff Beck, pero al que le falta un poco más de talento para ser memorable.
Sin duda, los conocedores sólo de su estilo más aor se verán gratamente sorprendidos de sus raíces.

JESUS MUJICO INSUA

                   LIVE, RECOPILATORIOS, DVD´S

La banda se está acercando a su cuarta década y sus gloriosos directos siguen cautivando la atención de sus seguidores. Por lo tanto, es indispensable adquirir sus discos en vivo donde muestran energía, excelencia y brillantez. Dos de ellos son documentos ineludibles, a la vez que únicos, lo que sorprende en una trayectoria tan extensa.
El primero es ‘Live you get what you play for’ (1977), con registros de los primeros años en diferentes escenarios, donde la banda nos muestra un trabajo en vivo de gran fuerza.
‘Arch allies live at Riverport’ (00) es el otro álbum, grabado en St. Louis que, junto a la banda Styx, nos muestra un show de alta vigencia y una gran calidad musical. Incluye interpretación conjunta entre ambas formaciones para los temas ‘Blue collar man’ de Styx y ‘Roll with the changes’ de Reo.

En lo que respecta a los recopilatorios, existen una variedad de discos muy interesantes empezando por el publicado en el 1988: ‘The hits’, donde incluyen dos temas nuevos, la balada ‘Here with me’ que se transforma en éxito absoluto, y la canción ‘I don´t want to lose you’ que fue interpretada por el baterista Grahan Lear. Resume a la perfección su trayectoria, partiendo de sus éxitos ochenteros y terminando con los de la década anterior con el remate final de una irrepetible versión en directo de ‘Ridin on the storm out’.
El éxito con las baladas los transforma en una banda pionera en el estilo. La gran cantidad de canciones que se convirtieron en clásicos motivaron al grupo a editar un nuevo álbum en 1999 llamado ‘The ballads’, que incluye sus mejores temas. La novedad fue la inclusión de dos canciones nuevas: ‘Just for you’, prodigioso tema compuesto por Jim Peterick y Cronin que rememoraba a las grandes baladas del grupo, y ‘Till the rivers run dry’ otra aportación de Cronin en su estilo más característico.

Visualmente no existen testimonios de la primera década, y el primer video con actuación en vivo (1981) lleva el nombre ‘Live infidelity’, contiene temas pertenecientes al glorioso álbum. Pero además la cinta contiene temas de anteriores producciones, como ‘Like you do’, ‘Ridin the storm out’ o ‘Roll vith the changes’.
En 1.991 se lanza un nuevo video ‘Vido anthology: 1978-1990’. Una gran producción con 16 temas, en el que se incluyen video-clips y temas tocados en vivo. Se estrena el video-clip ‘Live it up’ de 1990 con el debut del guitarrista Dave Amato.
Si queremos sumergirnos en un concierto completo, la mejor elección es ‘Live in the heartland’ (08) donde se nos muestran 120 minutos pletóricos, en un ambiente íntimo, entusiasta, cultivando una atmósfera especial donde se nos refleja el verdadero espíritu de unos músicos consumados. Donde no tienen por qué demostrar su calidad. Pero la banda muestra una alegría fuera de lo común para seguir tocando, más por un motivo para seguir entorno a la música. Finaliza con sendas entrevistas a Cronin y Doughty hablando sobre la historia de la formación, orgullosos de sus logros.

JESUS MUJICO INSUA

lunes, 8 de agosto de 2011

WARREN HAYNES: MAN IN MOTION


Warren Haynes ha dejado a buen recaudo su "Mula", para enfrascarse en un nuevo álbum en solitario en el que da rienda suelta a diferentes estilos que van desde el Soul al Funk, pasando obviamente por el Blues rock. Deja a un lado la introspección más "Jam" de Gov't Mule o Allman Brothers Band y ataca con una colección imparable e irresistible de música tocada y cantada como mandan los cánones y las buenas costumbres (que diría aquel) dentro del mejor rock americano.

Sobresaliente y sin titubeos el comienzo con la espléndida y Soul rockera "Man in motion", repleta de señas "Stax" y "Motawn" y con unos solos a lo BB King matadores. "River's gonna rise" es otro tema enorme; ese teclado "Wurlitzer" es la base en la que descansan la calidez de unas guitarras sensacionales y unos coros de mujer negra irresistibles. Uno de los mejores temas de este 2011 para un servidor.

Otro pedazo de tema irresistible es "Everyday will be a holiday". De melodía hermosa y solo sobrenatural en el cual si se desarrollan en la base rítmica bajo/batería ciertas evidencias de la Mula. Si hay una canción con un "Groove" más soul que los demás, posiblemente "Sick of my shadow" sea esa canción. Pero los elementos Funk acuden rapidamente al rescate, guitarras "Wah wah", pianos y teclados, sección de vientos...otra jodida maravilla, rock and roll tocado con las entrañas; del alma hacia afuera.

"You wildest dream" es una balada descomunal que homenajea seguramente a grandes como Wilson Pickett, Sam Cook o Otis Redding; más alma y corazón, más nudo en la garganta. Hervida con el caldo sobrante de "Everyday will be a holiday" está "On a really lonnely night", fresco y ligero cockteil del mejor Rock, Soul, Funk y Blues aliñado con toques a banda sonora "Blacksplotation" setentera.

Relajantes y ciertamente etéreas son las dos siguientes tonadas "Hastiesburg hustle" y "A friend of you", aunque creo que esta última juega en una liga mayor. Una canción es buena, la otra, enorme.

Y el disco se cierra con "Take a bullet"y "Save me", que siguen con la mísma tónica sónica de "Man in motion", dos buenas canciones pero un pelín por debajo del resto del álbum, y es que hasta el final, lo nuevo de Warren Haynes (Excelente cantante, mejor guitarrista) ralla el sobresaliente.